Los de­ta­lles que cons­tru­yen el éxi­to en la siem­bra de fi­na

Pre­pa­rar co­rrec­ta­men­te la má­qui­na pa­ra la siem­bra de tri­go pue­de ser de­fi­ni­to­rio pa­ra el éxi­to de la cam­pa­ña.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Juan B. Rag­gio cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Pa­so a pa­so, có­mo ca­li­brar la sem­bra­do­ra pa­ra que ca­da se­mi­lla cum­pla con lo pla­ni­fi­ca­do.

Pron­to da­rá co­mien­zo la cam­pa­ña de fi­na y en­ton­ces se­rá fre­cuen­te en­ca­rar la siem­bra de tri­go en lo­tes que vie­nen de maíz, con su bro­za grue­sa, ca­ñas y to­co­nes que son una gran co­sa pa­ra el sue­lo pe­ro que le pue­den com­pli­car el tra­ba­jo a la me­jor sem­bra­do­ra, siem­pre que no se ten­gan en cuen­ta algunas cla­ves.

Pa­ra re­cor­dar con an­te­la­ción

- Que la cola de la co­se­cha­do­ra en­tre­gue los res­tos de co­se­cha con una dis­tri­bu­ción uni­for­me. Es­to es así ya que nin­gún tren de siem­bra po­drá sor­tear con éxi­to las de­sigual­da­des ge­ne­ra­das por una cola de má­qui­na que no tra­ba­je con un buen es­par­ci­do de pa­ja y gran­zas. Es de­cir, se im­po­nen los des­pa­rra­ma­do­res de pa­ja y los es­par­ci­do­res de gran­zas. - La hu­me­dad del per­fil y la lim­pie­za del ras­tro­jo son re­le­van­tes. La au­sen­cia de ma­le­zas es­tá re­la­cio­na­da con el con­su­mo de hu­me­dad del lo­te: si la hu­me­dad es ex­ce­si­va, con na­pas cer­ca­nas a la su­per­fi­cie, se­rá un in­con­ve­nien­te me­nor com­pa­ra­do con lo­tes don­de la na­pa es­ta pro­fun­da o se vie­ne de una se­ca im­por­tan­te. - El aná­li­sis de sue­lo y ni­ve­les de los nu­trien­tes prin­ci­pa­les: fós­fo­ro, ni­tró­geno, cul­ti­vo an­te­ce­sor (el maíz in­cre­men­ta la con­ve­nien­cia de au­men­tar las do­sis de ni­tró­geno), la­bo­reo o di­rec­ta (la di­rec­ta au­men­ta la po­si­bi­li­dad de ne­ce­si­tar ma­yo­res do­sis de fer­ti­li­zan­te). En tri­go, el asun­to pa­sa por el rin­de po­ten­cial y por la ca­li­dad del grano ob­te­ni­do.

An­tes de la siem­bra

- El diá­me­tro de las cu­chi­llas. La pro­fun­di­dad de la cu­chillla de­pen­de­rá del ti­po de sue­lo (por de­ba­jo del sur­ca­dor, a la mis­ma pro­fun­di­dad o me­nor), pe­ro la mis­ma cu­chi­lla no pue­de cla­var­se a una pro­fun­di­dad más allá del ter­cio de su diá­me­tro o me­dio ra­dio. De lo con­tra­rio no gi­ra­rá pa­ra cor­tar el ras­tro­jo y lo em­pu­ja­rá. Re­sul­ta­rá un sur­co mal he­cho, que re­dun­da­rá en una ma­la ubi­ca­ción de la se­mi­lla. - El sur­ca­dor do­ble dis­co o mo­no­dis­co es­ta­rá sin des­gas­te ex­ce­si­vo de su diá­me­tro y la luz en­tre los dis­cos (en un bi­dis­co) o en­tre dis­co y za­pa­ta (mo­no­dis­co), se­rá la co­rrec­ta pa­ra ha­cer un fon­do de sur­co en “V” y no “W”. De es­ta ma­ne­ra to­das las se­mi­llas que­da­rán a la mis­ma pro­fun­di­dad, ge­ne­ran­do uni­for­mi­dad en la emer­gen­cia. - Las rue­das ni­ve­la­do­ras, sin des­gas­tes en su ban­da de ro­da­du­ra, en sus ejes, y en sus an­cla­jes. Si exis­ten mo­vi­mien­tos más allá del gi­ro, ha­cer los cam­bios de pie­zas ne­ce­sa­rios. - Si hay apre­ta­do­ras (colita o rue­da) con­tra el fon­do del sur­co que ofrez- can un des­gas­te o de­for­ma­cio­nes (pro­duc­to, a ve­ces, de re­tro­ce­der con la má­qui­na cla­va­da), se­rá ne­ce­sa­rio pro­ce­der a la re­po­si­ción de to­das las pie­zas ne­ce­sa­rias. - Las rue­das ta­pa­do­ras con su re­sor­te bien co­lo­ca­do, con sus mo­vi­mien­tos sin des­gas­tes ta­les que de­no­ten os­ci­la­cio­nes axia­les (la­te­ra­les) más allá de los de subida y ba­ja­da y gi­ro co­rrec­tos. - Ar­ti­cu­la­cio­nes de bas­ti­do­res (so­por­tes de cuer­pos de siem­bra ta­les co­mo pa­ra­le­lo­gra­mos ar­ti­cu­la­dos o bra­zos lar­gos), li­bres de des­gas­tes que de­no­ten os­ci­la­cio­nes la­te­ra­les. -Las tol­vas lim­pias, y si hay ra­ja­du­ras en sus pa­re­des o fon­do, re­pa­rar­las. Lo mis­mo los gol­pes, y los pun­tos o zo­nas de óxi­do de­ben ser pin­ta­dos. Ve­ri- fi­car en el fon­do de las tol­vas la pre­sen­cia de ta­lu­des con­duc­to­res de se­mi­lla ha­cia los do­si­fi­ca­do­res y ele­men­tos que ayu­den a la au­to­no­mía de la má­qui­na. - Los do­si­fi­ca­do­res que es­tén li­bres de ro­tu­ras, des­gas­tes y pun­tos de óxi­do. Ve­ri­fi­car la au­sen­cia de des­gas­tes en los me­ca­nis­mos de gi­ro (rue­das den­ta­das, ca­de­nas y unio­nes car­dá­ni­cas. Cam­biar las pie­zas que sean ne­ce­sa­rias. El eje en per­fec­to es­ta­do de lim­pie­za, sin de­for­ma­cio­nes. - Los tu­bos de ba­ja­da. Ve­ri­fi­car el an­cla­je fir­me en la ba­se de la tol­va, y lue­go, que su tra­yec­to­ria se en­cuen­tre en una po­si­ción que evi­te la acu­mu­la­ción de se­mi­lla en tra­ba­jo o du­ran­te los gi­ros en las ca­be­ce­ras y cam­bio de lo­te. - El tren ci­ne­má­ti­co, con sus rue­das den­ta­das, ca­de­nas y unio­nes car­dá­ni­cas sin des­gas­tes, y con bue­na lim­pie­za y lu­bri­ca­ción en ca­so que sea in­di­ca­da. La ten­sión de las ca­de­nas se­rá la co­rrec­ta a fin de evi­tar los sal­tos de las mis­mas en los dien­tes de las rue­das den­ta­das, o el des­gas­te pre­ma­tu­ro de los pun­tos de gi­ro. Ve­ri­fi­car el ni­vel de acei­te de las ca­jas de cam­bio. - La rue­da mo­triz con su ro­da­du­ra en buen es­ta­do, los re­sor­tes de car­ga con co­rrec­ta ten­sión y con co­rrec­ta pre­sión de in­fla­do. Es­tos va­lo­res, co­mo tan­tos otros de los que en es­te lis­ta­do de ajus­tes se men­cio­nan, se en­cuen­tran en el ma­nual de uso y man­te­ni­mien­to de la sem­bra­do­ra. El pa­ti­na­mien­to de es­ta rue­da cam­bia la den­si­dad de siem­bra. En las gran­des uni­da­des con más de una rue­da mo­triz pue­de ha­ber di­fe­ren­cias de pa­ti­na­mien­to en­tre rue­das, so­bre to­do si ca­da una de ellas arras­tra di­fe­ren­te can­ti­dad de do­si­fi­ca­do­res. Es­te de­ta­lle quie­re re­sol­ver­se re­cu­rrien­do a di­fe­ren­tes pre­sio­nes de in­fla­do y ten­sio­nes en los re­sor­tes de car­ga, pe­ro se ne­ce­si­ta tiem­po ex­tra de pues­ta a pun­to. - Las rue­das de trans­por­te y sus hor­qui­llas. La pre­sión de in­fla­do co­rrec­ta es ne­ce­sa­ria pa­ra el buen tra­ba­jo y trans­por­te de la má­qui­na. El co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de es­tos con­jun­tos evi­ta­rán de­mo­ras en el mo­men­to de la siem­bra. -El cir­cui­to hi­dráu­li­co (subida y ba­ja­da de la má­qui­na o de los cuer­pos de siem­bra, los mar­ca­do­res, el le­van­te

de la lan­za de tra­ba­jo, sin fu­gas de acei­te en las man­gue­ras y unio­nes.

En la ca­be­ce­ra del lo­te

- Ve­ri­fi­car la den­si­dad de siem­bra con las me­di­cio­nes de ri­gor (con­sul­tar ma­nual de la má­qui­na) ca­da vez que se cam­bia de se­mi­lla. En un mis­mo tri­go di­fe­ren­cias de ca­ma­da de se­mi­lla sue­len arro­jar di­fe­ren­cias de pe­so y, por en­de, di­fe­ren­cias en la den­si­dad de siem­bra. Las ta­blas de den­si­dad de siem­bra pro­vis­tas con la má­qui­na son so­lo orien­ta­ti­vas. - Con tras­mi­sio­nes elec­tro­hi­dráu­li-

Ca­da vez que se cam­bia de se­mi­lla se de­be vol­ver a me­dir la den­si­dad de siem­bra La car­ga en ca­da cuer­po de­be ser la jus­ta pa­ra que las rue­das no pa­ti­nen

cas o eléc­tri­cas, el con­trol de la den­si­dad de siem­bra es con­cep­tual­men­te el mis­mo que con las de ca­de­nas y rue­das den­ta­das, so­lo que aho­ra se de­mo­ra me­nos tiem­po en el pro­ce­so. Es ne­ce­sa­rio ve­ri­fi­car que las cons­tan­tes de cálcu­lo en la compu­tado­ra son las co­rrec­tas, pa­ra lo cual se prac­ti­ca una de­ter­mi­na­ción de dis­tan­cia re­co­rri­da y se­mi­lla en­tre­ga­da en ella. Con una ve­ri­fi­ca­ción ca­da tan­to es su­fi­cien­te. Ló­gi­ca­men­te con es­tas trans­mi­sio­nes, no exis­te rue­da mo­triz, por en­de tam­po­co pa­ti­na­mien­to de la mis­ma. - Ya en el lo­te, con­tro­lar la car­ga en los cuer­pos. La mis­ma no de­be ser ex­ce­si­va (com­pac­ta­ción del te­rreno y des­gas­te de las rue­das ni­ve­la­do­ras y sus an­cla­jes) ni de­fi­ci­ta­ria, (se­mi­llas fue­ra del sur­co o sin pro­fun­di­dad desea­da y uni­for­me). Cuan­do fal­ta car­ga, las rue­das li­mi­ta­do­ras o ni­ve­la­do­ras no mar­can su pi­sa­da en el ras­tro­jo, y pue­den lle­gar a des­li­zar­se so­bre el sue­lo sin gi­rar (pa­ti­nan) du­ran­te su avan­ce. Si la car­ga es ex­ce­si­va, las rue­das mar­can su pi­sa­da en el ras­tro­jo (es­te de­ta­lle es más evi­den­te en ras­tro­jos po­bres de bor­za). Si la car­ga es su­fi­cien­te, cuan­do la má­qui­na es­ta cla­va­da, no po­de­mos ha­cer gi­rar a es­tas rue­das de ma­ne­ra ma­nual. - Pro­fun­di­dad de siem­bra. El pun­to an­te­rior se re­fie­re a la co­rrec­ta pe­ne­tra­ción de los sur­ca­do­res en el sue­lo, y es­ta per­mi­ti­rá al­can­zar la co­rrec­ta pro­fun­di­dad de siem­bra, que se re­gu­la en ca­da cuer­po de ma­ne­ra in­di­vi­dual pe­ro en la mis­ma po­si­ción en to­dos ellos.

Con es­tas con­si­de­ra­cio­nes se re­du­ce la po­si­bi­li­dad de la­men­tar mer­mas de plan­tas sem­bra­das o de rin­de por erro­res hu­ma­nos.

Pa­ra ir pen­san­do. El aná­li­sis de sue­los, hu­me­dad del per­fil, es­ta­do de ras­tro­jos y si­tua­ción de ma­le­zas de­ben ha­cer­se con an­ti­ci­pa­ción pa­ra no te­ner sor­pre­sas du­ran­te la siem­bra.

Do­si­fi­ca­do­res. De­ben es­tar sa­nas, sin des­gas­te ni pun­tos de óxi­do.

La pro­fun­di­dad de las cu­chi­llas de­pen­de del ti­po de sue­lo, pe­ro no pue­de su­pe­rar 1/3 del diá­me­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.