EL CHOCLO FUE EL CUL­TI­VO SAL­VA­DOR

En el sur de Santa Fe, Pa­blo Pa­la­cios cuen­ta que es­ta vez fue el ce­real el que ti­ró los nú­me­ros pa­ra arri­ba.

Clarin - Revista Rural - - Portada -

En el sur de Santa Fe, el maíz aguan­tó me­jor el agua y les sal­vó la ro­pa a mu­chos.

Con­ten­to. Pa­la­cios en un lo­te mai­ce­ro cer­ca de Ve­na­do Tuer­to. Allí mu­chos ocu­pa­ron el 40% del área con el ce­real, que ofre­ce un pre­cio es­ta­ble y se ban­ca me­jor el ex­ce­so hí­dri­co. pre­pa­ra­das pa­ra an­dar en agua y ba­rro, se pue­de co­se­char bien. Por to­do, Pa­la­cios es­tá se­gu­ro que “el maíz nos vino a trac­cio­nar el ne­go­cio” y que “si se hu­bie­ra re­pe­ti­do la si­tua­ción del año pa­sa­do en la que la so­ja te­nía más par­ti­ci­pa­ción la si­tua­ción hu­bie­ra si­do otra”.

Con­sul­ta­do so­bre las bre­chas de ren­di­mien­to que es­tán lo­gran­do com­pa­ran­do lo que se lo­gra en cam­pos pro­me­dio de pro­duc­to­res con lo que se lo­gra en en­sa­yos a ni­vel de lo­te (no par­ce­la), Pa­la­cios cree que aún que­da mu­cho por ex­plo­rar. “Cual­quier téc­ni­co de la zo­na ha vis­to maí­ces de 160-170 qq/ha, so­jas de más de 60 y tri­gos de 70 ó más”, se en­tu­sias­mó el ase­sor y pro­duc­tor del sur san­ta­fe­sino.

La qui­ta de re­ten­cio­nes pa­ra las gra­mí­neas per­mi­tió a los téc­ni­cos vol­ver a “ju­gar” con dis­tin­tas es­tra­te­gias de in­su­mos, con más fer­ti­li­zan­tes, vol­vien­do a las mez­clas quí­mi­cas y no só­lo las fí­si­cas, au­men­tan­do vo­lú­me­nes, ha­cien­do aná­li­sis de sue­los, ma­pean­do lo­tes, etc. “Con un me­jor nú­me­ro, los ase­so­res po­de­mos con­ven­cer más fá­cil a los pro­duc­to­res que si el aná­li­sis pi­de 300 ki­los de urea pon­gan esos 300 y no 150 ki­los co­mo nos de­cían an­tes”, re­la­tó Pa­la­cios.

El ase­sor es­tá con­ven­ci­do que “la su co­se­cha en no­viem­bre-di­ciem­bre. “Tu­vi­mos una muy bue­na co­se­cha fi­na con mu­chos lo­tes de 6000 ki­los por hec­tá­rea (kg/ha) y al­gu­nos de 7000, cuan­do el ren­di­mien­to pre­su­pues­ta­do ron­da los 4500 a 5000”, di­jo Pa­la­cios.

La zo­na en la que se mue­ve Pa­la­cios es Ma­ría Te­re­sa, Vi­lla Ca­ñás y Teo­de­li­na, lo­ca­li­da­des muy cer­ca­nas a Ve­na­do Tuer­to. Por esos la­res, la siem­bra grue­sa arran­có sin pro­ble­mas y la ma­yor su­per­fi­cie de maíz es lo que aho­ra, a co­se­cha, es­tá “sal­van­do la ro­pa”.

Los pro­ble­mas em­pe­za­ron pa­ra la zo­na pa­ra fi­nes de 2016, post co­se­cha de trigo, cuan­do hu­bo que pa­rar la siem­bra, pri­me­ro por­que no ha­bía agua, y des­pués por­que no pa­ra­ba de llo­ver. “Nos que­dó una bue­na por­ción de su­per­fi­cie de so­ja de se­gun­da sin sem­brar y hu­bo pér­di­da pa­ra los cul­ti­vos im­plan­ta­dos, so­bre to­do pa­ra la so­ja de pri­me­ra”, re­pa­só el ase­sor.

Y lue­go des­ta­có: “To­da­vía no pue­do de­cir en por­cen­ta­je las pér­di­das, pe­ro sí sé que cual­quier lo­te de 50-70 hec­tá­reas, que es la me­dia de los lo­tes que te­ne­mos por es­te ba­rrio, tie­ne 2 a 3 hec­tá­reas que se anega­ron, en­tre un 7 y un 10 por cien­to, a lo que hay que su­mar­le la su­per­fi­cie que no se pu­do sem­brar y las mer­mas por ca­li­dad”. ten­cial de ese lo­te”.

Por to­do es­to, el ase­sor con­si­de­ró que en pro­me­dio, va a ser una cam­pa­ña peor que la pa­sa­da pa­ra la so­ja. Ya la so­ja de pri­me­ra que se co­se­chó co­mo se pu­do, en­tre llu­via y llu­via rin­dió 5-6 qq/ha me­nos. Los cam­pos que nor­mal­men­te rin­den 45 qq/ha es­tán por de­ba­jo de los 40. Pa­ra colmo de ma­les, la so­ja tie­ne el do­ble pro­ble­ma de que ade­más de es­tar “flo­ja de ki­los” es­tá sin bue­nos pre­cios.

El que sa­có el pe­cho es­te año es el maíz. Pri­me­ro con más su­per­fi­cie que la cam­pa­ña pa­sa­da pro­duc­to de la qui­ta de re­ten­cio­nes. Pe­ro, ade­más, no su­frió tan­to el ex­ce­so de agua, y se las arre­gló pa­ra lle­gar a los 110-130 qq/ha ha­bi­tua­les en la zo­na. “Pro­duc­to­res de 400-500 hec­tá­reas que al año pa­sa­do sem­bra­ron un 10-15 por cien­to de maíz, es­te año sem­bra­ron 35-40 por cien­to con el ce­real. Y es­to per­mi­te hoy te­ner otro nú­me­ro y vi­sión de la cam­pa­ña”, re­pa­só Pa­la­cios. Y ar­gu­men­tó: “El maíz man­tie­ne el pre­cio, esos $2400, que si bien no son los $3000 que su­pi­mos te­ner, son ra­zo­na­bles”.

Por otro la­do, en la vo­rá­gi­ne que sig­ni­fi­có po­der co­se­char es­te año, el maíz dio un plus de tran­qui­li­dad. In­clu­so si hay agua en el cam­po, con má­qui­nas dua­les y do­ble trac­ción Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com “Con la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble to­da­vía que­da mu­cho por apli­car pa­ra se­guir cre­cien­do en ren­di­mien­to, pe­ro pri­me­ro hay que ha­cer al­gu­nas co­sas bá­si­cas”, opi­na y sus­cri­be el ase­sor y tam­bién pro­duc­tor del sur san­ta­fe­sino, Pa­blo Pa­la­cios. En diá­lo­go con Cla

rín Ru­ral Re­vis­ta Pa­la­cios po­ne fa­ros cor­tos pa­ra ana­li­zar una cam­pa­ña com­ple­ja y de ex­ce­sos hí­dri­cos en la zo­na pe­ro tam­bién se ani­ma a los fa­ros lar­gos pa­ra ima­gi­nar el po­ten­cial agrí­co­la.

Pa­ra ha­blar de la cam­pa­ña 2016/17 que se es­tá in­ten­tan­do ter­mi­nar de co­se­char (al mo­men­to de la no­ta), no hay que sos­la­yar có­mo vie­ne la zo­na des­de la cam­pa­ña an­te­rior. El agua con la que se co­se­chó la 2015/16 atra­só la im­plan­ta­ción del trigo (fal­ta de pi­so en mu­chos lo­tes) pe­ro lue­go por suer­te le per­mi­tió un buen desem­pe­ño du­ran­te el ci­clo del cul­ti­vo has­ta

La ecua­ción más com­pli­ca­da la tie­ne el que sem­bró y lo per­dió, por­que tie­ne un cos­to hun­di­do que no va a re­cu­pe­rar. Y Pa­la­cios des­ta­ca otro pro­ble­ma: “Al­re­de­dor de los ba­jos con agua que se perdieron o no se pu­die­ron sem­brar, hay una su­per­fi­cie que tie­ne ren­di­mien­tos me­no­res al po-

tec­no­lo­gía es­tá”, no só­lo la de in­su­mos sino tam­bién las ma­qui­na­rias que per­mi­ten ha­cer apli­ca­cio­nes di­fe­ren­cia­das por am­bien­te, o una co­rrec­ta im­plan­ta­ción (cla­ve en maíz). “Los úl­ti­mos años, las tec­no­lo­gías que más nos han da­do re­sul­ta­do son las más sim­ples, y en esas cues­tio­nes bá­si­cas to­da­vía que­da mu­cho por ajus­tar”, re­co­no­ció Pa­la­cios. Pri­me­ro sem­brar bien, fer­ti­li­zar lo ne­ce­sa­rio y ele­gir el hí­bri­do o va­rie­dad co-

No se es­pe­ra un año con gran­des ren­ta­bi­li­da­des en cam­po al­qui­la­do

rrec­tos; des­pués, pen­sar en mi­cro­nu­trien­tes, di­vi­dir apli­ca­cio­nes, agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión, etc.

Co­mo re­su­men, Pa­la­cios con­si­de­ró que “no va a ser un año de gran­des ren­ta­bi­li­da­des”, por­que la so­ja tie­ne pre­cios ba­jos y lo co­se­cha­do se pro­me­dia con las pér­di­das. “En cam­po pro­pio la ren­ta­bi­li­dad va a ser bue­na, en plan­teos mix­tos (pro­pio y arren­da­mien­to) va a se­guir te­nien­do un nú­me­ro po­si­ti­vo, pe­ro el que tra­ba­ja en cam­po arren­da­do 100 por cien­to co­mo no­so­tros va a te­ner un nú­me­ro más ajus­ta­do es­te año, que nos va a obli­gar a re­pen­sar có­mo en­ca­rar la cam­pa­ña que vie­ne”, con­clu­yó.

So­ja. Su­frió mu­chas pér­di­das.

Has­ta las ma­nos. Las co­se­cha­do­ras en­te­rra­das en el ba­rro fue­ron una ima­gen fre­cuen­te en es­ta cam­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.