UN GA­NA­DE­RO CON PIEL DE AGRI­CUL­TOR

Bernardo Whisky ve a la ga­na­de­ría co­mo una for­ma de di­ver­si­fi­car­se y ex­ten­der su know­how agrí­co­la.

Clarin - Revista Rural - - Portada - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Bernardo Whisky cuen­ta por qué apos­tó por la ha­cien­da tras un lar­go ca­mino con los gra­nos.

Fue con­tra­tis­ta, lue­go aco­pia­dor, ar­mó un pool de siem­bra y aho­ra pro­du­ce car­ne

Su abue­lo du­ran­te 40 años y su pa­dre otros 40 fue­ron ad­mi­nis­tra­do­res de cam­pos en la zo­na de Le­loir, en el sur bo­nae­ren­se. Cria­do en el ám­bi­to ru­ral, bien ci­men­ta­do a par­tir de ese le­ga­do, Bernardo Whisky ha pa­sa­do por di­ver­sas ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das a los agro­ne­go­cios pa­ra sor­tear dis­tin­tos mo­men­tos del país: pro­duc­tor, con­tra­tis­ta, aco­pia­dor, agri­cul­tu­ra de com­mo­di­ties y es­pe­cia­li­ties, y des­de ha­ce unos años, tam­bién ga­na­de­ría.

“A la fuer­za, los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos so­mos de go­ma, nos adap­ta­mos a lo que va y vie­ne”, re­su­mió. Una de las cla­ves, ha­cer una pro­duc­ción de car­ne más sen­ci­lla y pa­ra­me­tri­za­da que pue­da ser lle­va­da ade­lan­te con efi­cien­cia con al­gu­nos po­cos co­no­ci­mien­tos.

Cuan­do ter­mi­nó la es­cue­la pri­ma­ria em­pe­zó a tra­ba­jar en un cam­po de cría de su ma­dre en Do­lo­res. Cuan­do se ca­só com­pró unas má­qui­nas y arran­có co­mo con­tra­tis­ta. Des­pués, preo­cu­pa­do por­que no te­nían dón­de en­tre­gar el ce­real por­que ha­bía que­bra­do la Coo­pe­ra­ti­va de Ge­ne­ral Ma­da­ria­ga ar­mó unos si­los y ca­si sin dar­se cuen­ta se con­vir­tió en aco­pia­dor. Por en­ton­ces, ya no po­día ha­cer­se car­go del equi­po de ma­qui­na­rias, y de­ci­dió ven­der­las y, jun­to a familiares y ami­gos, ar­mó un pool de siem­bras so­bre cam­pos arren­da­dos. “Era fi­nes de los 90, y em­pe­za­mos a ha­cer cul­ti­vos nue­vos pa­ra la zo­na co­mo so­ja, ar­ve­ja y col­za”, re­cor­dó Whisky.

El aco­pio mar­cha­ba bien pe­ro ha­ce unos años un gru­po de sin­di­ca­lis­tas le fre­na­ron la en­tra­da y sa­li­da de ca­mio­nes du­ran­te una se­ma­na. “Eso me hi­zo re­fle­xio­nar y pen­sar que así no iba”, con­tó. Y si­guió: “Era la épo­ca en que la so­ja va­lía 600 dó­la­res/to­ne­la­da, ven­dí la plan­ta y es- tu­ve a pun­to de ir­me a Uru­guay, pe­ro con­se­guí un cam­po en don­de ha­bía na­ci­do, Ma­ce­do, y ahí de­ci­dí em­pe­zar un pro­yec­to ga­na­de­ro que me per­mi­ta di­ver­si­fi­car con lo que ha­ce­mos de agri­cul­tu­ra en el pool”.

¿Có­mo es el plan­teo? La idea es que to­do cam­po en el que la so­ja no pa­sa de los 2000-2500 ki­los/hec­tá­rea sea des­ti­na­do a la pro­duc­ción ga­na­de­ra. “Hoy el nú­me­ro es que con una so­ja de 3000 kg/ha y un al­qui­ler de 200 dó­la­res, de­ja 40 dó­la­res pa­ra el bol­si­llo del que siem­bra, es­tás ha­blan­do de 20 ki­los de car­ne, no es na­da, y ese pro­duc­tor, en­ci­ma, no duer­me”, re­la­tó Whisky.

Co­mo pa­ra re­afir­mar su teo­ría, Whisky des­ta­có que “hoy así, co­mo es­tá el ne­go­cio, mu­chos cam­pos agrí­co­las son ren­ta­bles só­lo pa­ra los due­ños”. Así, los cam­pos que al­qui­lan pa­ra pro­du­cir gra­nos “son los de al­ta pro­duc­ción agrí­co­la” o to­man “esos cam­pos de me­nor po­ten­cial agrí­co­la pa­ra ha­cer ga­na­de­ría”.

Lo que Whisky bus­có ha­ce diez años, cuan­do se me­tió en el ne­go­cio ga­na­de­ro fue “te­ner al­go más se­gu­ro” por­que “la agri­cul­tu­ra le­jos del puer­to, con arren­da­mien­tos al­tos y ren­di­mien­tos ines­ta­bles no es ne­go­cio pa­ra los pro­duc­to­res”.

Así las co­sas, la idea fue vol­car 30 años de ex­pe­rien­cia en el sec­tor, pa­ra vol­car­la a ha­cer una “ga­na­de­ría con vi­sión agro­nó­mi­ca”. Los dos ne­go­cios es­tán bien se­pa­ra­dos aun­que se en­tre­la­zan en un pun­to: la pro­duc­ción de gra­nos pa­ra ser con­ver­ti­dos en car­ne.

La ga­na­de­ría se desa­rro­lla en 3200 hec­tá­reas pro­pias y la agri­cul­tu­ra (con el pool) en 3000 hec­tá­reas arren­da­das a ter­ce­ros. “La gé­ne­sis del plan­teo ga­na­de­ro tu­vo, ade­más de las cues­tio­nes téc­ni­cas pro­duc­ti­vas, un escollo que sor­tear: la fal­ta de mano de obra, por eso de­ci­di­mos sis­te­ma­ti­zar un plan­teo sen­ci­llo y de fá­cil pues­ta en prác­ti­ca”, re­su­mió Whisky. Y aler­tó: “Los hi­jos de los gau­chos se van a vi­vir al par­ti­do de la cos­ta, tra­ba­jan en chan­gas, son bar­man o ba­ñe­ros apro­ve­chan­do el ve­rano y los fi­nes de se­ma­na lar­gos, y no quieren ir al cam­po”.

En es­te con­tex­to, el ob­je­ti­vo fue plas­mar un plan­teo que cum­pla tres re­qui­si­tos: ren­ta­ble, sen­ci­llo y de es­ca­la. Hu­bo que sim­pli­fi­car las la­bo­res pa­ra que “el cam­po lo pu­die­se tra­ba­jar cual­quie­ra con una sim­ple ca­pa­ci­ta­ción y sin ma­ne­jar el la­zo o el ca­ba­llo”. Ar­ma­ron co­sas sim­ples, co­mo man­gas de ace­ro inoxi­da­ble ti­po aus­tra­lia­nas por las que pue­den pa­sar 1000 ca­be­zas en cua­tro ho­ras y ac­ce­so por ca­lles a cual- quier po­tre­ro.

Em­pe­za­ron con la re­cría, un es­la­bón no tan com­ple­jo que per­mi­tió in­cor­po­rar ese personal que ve­nía de la agri­cul­tu­ra y de la plan­ta de si­los. Por otro la­do, du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da (res­tric­cio­nes a la ex­por­ta­ción me­dian­te) el maíz que sem­bra­ban se da­ba co­mo si­los de au­to­con­su­mo bus­can­do agre­gar va­lor al ce­real le­jos del puer­to. Así, lo­gra­ron au­men­tar las car­gas, la ve­lo­ci­dad de en­gor­de y no­vi­llos con más ki­los, uni­for­mi­dad, ca­li­dad.

“Eli­mi­na­das las re­ten­cio­nes subió el pre­cio y las in­efi­cien­cias que te­nía­mos a cam­po que­da­ron en evi­den­cia, so­bre to­do en el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co”, re­co­no­ció el ase­sor de Whisky, Ga­briel San­dín. Es­to obli­go a re­di­rec­cio­nar la ga­na­de­ría ha­cia una gran re­cría a pas­to y ter­mi­na­ción a co­rral.

“El ob­je­ti­vo es que el ani­mal me­ta 200 ki­los a pas­to, des­de los 170 ki­los al des­te­te has­ta 370 ki­los an­tes de en­trar al co­rral, en unos 300 días, con ga­nan­cias de pe­so dia­rias de en-

Sim­ple. Whisky en la man­ga cir­cu­lar, una es­truc­tu­ra por la que pue­den pa­sar 1000 ca­be­zas en cua­tro ho­ras.

Es­truc­tu­ra. La al­ta in­ver­sión ne­ce­sa­ria pa­ra la ga­na­de­ría ha­ce que sea im­por­tan­te aso­ciar­se, di­ce Whisky.

Ha­cien­da. Si la so­ja no al­can­za los 2.500 ki­los, el cam­po va a ga­na­de­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.