Los pró­xi­mos pa­sos de la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Lu­cas Vi­lla­mil cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En las úl­ti­mas cam­pa­ñas el au­men­to del área con trigo y maíz fue una bue­na no­ti­cia, pe­ro el cam­po sigue plan­tean­do desafíos. El clima y los años de deu­da agro­nó­mi­ca obli­gan aho­ra a to­mar nue­vas me­di­das pa­ra la re­cons­truc­ción de la fer­ti­li­dad fí­si­ca del sue­lo. Ha­blan los es­pe­cia­lis­tas.

Cre­cie­ron las áreas de trigo y maíz y se ba­lan­cea­ron las ro­ta­cio­nes, pe­ro los pro­ble­mas agro­nó­mi­cos es­tán le­jos de des­apa­re­cer. Cla­rín Ru­ral Re­vis­ta con­ver­só con pro­duc­to­res y téc­ni­cos de di­ver­sas re­gio­nes pro­duc­ti­vas y di­fe­ren­tes vi­sio­nes pa­ra plan­tear ejes de de­ba­te de ca­ra a los pró­xi­mos años.

Ro­ta­cio­nes El trigo ocu­pó 4,6 mi­llo­nes de hec­tá­reas en la cam­pa­ña 2016/17, el maíz ocu­pó 5,8 mi­llo­nes y la so­ja 19 mi­llo­nes de hec­tá­reas.

El co­mien­zo de una nue­va cam­pa­ña agrí­co­la siem­pre es buen mo­men­to pa­ra mi­rar el ho­ri­zon­te, y pa­ra eso es in­dis­pen­sa­ble em­pe­zar por una eva­lua­ción del pre­sen­te. Co­mo era de es­pe­rar, la qui­ta de re­ten­cio­nes de­ri­vó en un im­por­tan­te cre­ci­mien­to de las áreas des­ti­na­das al trigo y al maíz, lo que se tra­du­ce en una ro­ta­ción de cul­ti­vos mu­cho más ba­lan­cea­da y be­ne­fi­cio­sa pa­ra el sue­lo. Pe­ro en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo to­da­vía que­dan va­rios in­di­ca­do­res de alar­ma. Cla­rín Ru

ral Re­vis­ta con­ver­só con téc­ni­cos y pro­duc­to­res de di­fe­ren­tes re­gio­nes y vi­sio­nes pa­ra tra­zar al­gu­nas lí­neas de de­ba­te ha­cia el fu­tu­ro.

“El nue­vo Go­bierno ge­ne­ró un gran cam­bio en las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra to­do el sec­tor, es­to no es po­co pa­ra una ac­tivi­dad en la que el lar­go pla­zo, la pre­vi­si­bi­li­dad y los mer­ca­dos son fun­da­men­ta­les. Pe­ro fal­ta por ha­cer, es­tá cos­tan­do equi­li­brar los sis­te­mas de pro­duc­ción des­pués de mu­cho tiem­po de es­pe­rar que pa­se la tor­men­ta”, sin­te­ti­za el pro­duc­tor tu­cu­mano Hu­go Ja­pa­ze. Lue­go des­ta­ca que el cam­bio de áni­mo se re­fle­ja en la in­ver­sión en tec­no­lo­gía, ma­qui­na­rias, fer­ti­li­za­ción y ro­ta­cio­nes, y di­ce: “Po­der dia­lo­gar con el Go­bierno en bús­que­da de so­lu­cio­nes es un gran cam­bio. Es­to ge­ne­ra una mo­ti­va­ción en los equi­pos de tra­ba­jo que hay que apro­ve- char pa­ra ge­ne­rar cam­bios en las or­ga­ni­za­cio­nes”.

Por su par­te Carlos Gros­so, quien ge­ren­cia una em­pre­sa de siem­bras en gran par­te de la zo­na nú­cleo san­ta­fe­si­na, reite­ra que los prin­ci­pa­les cam­bios en el sis­te­ma fue­ron el cre­ci­mien­to del trigo, el maíz, el gi­ra­sol y el sor­go, y ex­pli­ca que “el efec­to am­bien­tal de ca­da hec­tá­rea de gra­mí­neas es po­si­ti­vo”. Pa­ra po­ner­le nú­me­ros a la fo­to se pue­de ci­tar la Guía Es­tra­té­gi­ca pa­ra el Agro de la Bol­sa de Ro­sa­rio, que cal­cu­la que el área tri­gue­ra pa­só de 3,9 mi­llo­nes de hec­tá­reas en la cam­pa­ña 2015/16 a 4,6 mi­llo­nes en la cam­pa­ña 2016/17, y que el maíz pa­só de ocu­par 4,9 a 5,8 mi­llo­nes de hec­tá­reas en el mis­mo lap­so. El úni­co cul­ti­vo que per­dió área fue la so­ja, que pa­só de 20,2 mi­llo­nes de hec­tá­reas a 19 mi­llo­nes. A pe­sar de los in­con­ve­nien­tes cli­má­ti­cos que afec­ta­ron a mu­chas zo­nas, en­tre los tres prin­ci­pa­les cul­ti­vos se es­pe­ra una co­se­cha fi­nal de más de 110 mi­llo­nes de to­ne­la­das.

Pe­ro Gros­so acla­ra que con es­tas va­ria­cio­nes no al­can­za pa­ra es­ta­bi­li­zar al sis­te­ma vis­to co­mo un to­do. “Los ba­lan­ces de nu­trien­tes si­guen sien­do ne­ga­ti­vos (se­gui­mos ex­por­tan­do mi­ne­ra­les jun­to a los gra­nos)

y la pér­di­da de nu­trien­tes se co­rre­la­cio­na con pér­di­das de pro­pie­da­des fí­si­cas de nues­tros sue­los. A sue­los con me­no­res nu­trien­tes y con pa­rá­me­tros fí­si­cos de­te­rio­ra­dos le co­rres­pon­den cul­ti­vos con me­no­res te­chos y pi­sos de pro­duc­ción”, di­ce. El cam­bio, se­gún ex­pli­ca Gros­so, es gra­dual e im­per­cep­ti­ble de una cam­pa­ña a la otra, pe­ro de muy al­to im­pac­to. Lo ejem­pli­fi­ca de la si­guien­te ma­ne­ra: “Una per­so­na que au­men­ta 20 ki­los en 20 años pa­sa de ser un atle­ta a un obe­so, aun­que un ki­lo por año u 80 gra­mos por mes son po­co per­cep­ti­bles. Esa es la reali­dad de nues­tros ba­lan­ces de nu­trien­tes”.

Pe­ro en tren de ana­li­zar el pro­ce­so por el que pa­sa­ron los sue­los ar­gen­ti­nos en los úl­ti­mos años no se pue­de de­jar de con­si­de­rar el com­po­nen­te cli­má­ti­co, que fue de­ter­mi­nan­te. “An­te los ex­ce­sos hí­dri­cos que es­tá ha­bien­do los pro­duc­to­res ya no te­ne­mos he­rra­mien­tas pro­pias. Nos pe­gan unos agua­ce­ros im­pre­sio­nan­tes que nos aga­rran con na­pas a muy po­ca pro­fun­di­dad y se diez­man los ren­di­mien­tos, se pier­den lo­tes en­te­ros, se pier­de las opor­tu­ni­da­des de fe­cha de siem­bra y en al­gu­nos casos el cien por cien de la in­ver­sión”, re­mar­ca el pro­duc­tor cor­do­bés Ger­mán Fo­gan­te. Y aña­de: “En es­te con­tex­to nos que­da re­cu­pe­rar mu­cho de lo que se pier­de por la sa­li­ni­za­ción, la pér­di­da de es­truc­tu­ras del sue­lo es im­pre­sio­nan­te y los cul­ti­vos ya no lo­gran el ni­vel de de­sa­rro­llo al que es­tá­ba­mos acos-

Con­ti­núa la pér­di­da de nu­trien­tes y de ma­te­ria or­gá­ni­ca en los sue­los El au­men­to en el uso de her­bi­ci­das so­lo ge­ne­ró la apa­ri­ción de más ma­le­zas di­fí­ci­les

tum­bra­dos”.

La si­tua­ción que plan­tea no es ex­clu­si­va de la zo­na nú­cleo. Des­de el NOA, Ja­pa­ze tam­bién ad­vier­te so­bre las ma­te­rias pen­dien­tes que se ha­cen evi­den­tes, es­pe­cial­men­te en for­ma de ma­le­zas. “La si­tua­ción se agra­va año a año con nue­vas re­sis­ten­cias, pe­ro el pa­que­te tec­no­ló­gi­co y las ro­ta­cio­nes de ac­ti­vos, su­ma­do a la ro­ta­ción de cul­ti­vos, ayu­dan a ma­ne­jar la si­tua­ción con la que nos te­ne­mos que acos­tum­brar a con­vi­vir”, di­ce.

Al res­pec­to, Gros­so es muy crí­ti­co. “Con res­pec­to a ma­le­zas la es­tra­te­gia más usa­da es la reac­ti­va, son es­tra­te­gias de ca­da pro­duc­tor, pe­ro no exis­te una es­tra­te­gia a ni­vel país. Ca­da uno ha­ce lo que pue­de con lo que tie­ne, que ge­ne­ral­men­te sir­ve pa­ra lle­gar a la pró­xi­ma cam­pa­ña. La ma­le­za no re­co­no­ce los lí­mi­tes de ca­da cam­po y si bien un ma­ne­jo más efi­cien­te se vi­sua­li­za en lo­tes más limpios, na­die es­ca­pa a la pro­ble­má­ti­ca”, ilus­tra.

Lue­go de­ta­lla que en cin­co años se tri­pli­có el uso de her­bi­ci­das no gli­fo­sa­to y se mul­ti­pli­ca­ron por cin­co las ma­le­zas re­sis­ten­tes o di­fí­ci­les. “Via­jan­do por la ru­ta ve­mos lo­tes ca­da vez más su­cios. A ma­yor pre­su­pues­to en con­tro­lar ma­le­zas se mul­ti­pli­can las pro­ble­má­ti­cas, es­tá cla­ro que va­mos per­dien­do la ba­ta­lla y la es­tra­te­gia de­be ser re­pen­sa­da”, re­mar­ca el pro­duc­tor, y afir­ma que la sa­li­da pa­ra es­te pro­ble­ma es un plan a lar­go pla­zo li­de­ra­do por el Es­ta­do.

Fo­gan­te tam­bién re­mar­ca la res- pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do en cuan­to al ma­ne­jo del agua y ad­vier­te que es im­pe­rio­so el de­sa­rro­llo de in­fra­es­truc­tu­ra hí­dri­ca, pe­ro lue­go de­ta­lla lo que de­ben ha­cer los pro­duc­to­res. “Te­ne­mos que re­cons­truir fer­ti­li­dad fí­si­ca, re­com­po­ner es­truc­tu­ra, ni­ve­les de ma­te­ria or­gá­ni­ca. Hay que usar cul­ti­vos de co­ber­tu­ra que apro­ve­chen esa agua de las na­pas sin com­pe­tir con el cul­ti­vo prin­ci­pal. Hoy, una so­ja de pri­me­ra sin cul­ti­vo an­te­ce­sor, sin puen­te ver­de, no de­be­ría pa­sar”.

Por par­te del Es­ta­do, la en­ti­dad que de­be­ría es­ta­ble­cer los ejes de de­sa­rro­llo es el INTA. Su ac­tual pre­si­den­te, Ama­deo Ni­co­ra, ex­pre­sa de es­ta ma­ne­ra su vi­sión res­pec­to al fu­tu­ro de la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na y el rol del ins­ti­tu­to. “El gran desafío que es­ta­mos te­nien­do en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo ar­gen­tino se re­su­me en la in­ten­si­fi­ca­ción sos­te­ni­ble. Yo ten­go cla­ri­dad de que la de­man­da de ali­men­tos en el mun­do va a cre­cer de ma­ne­ra im­por­tan­te, pe­ro tam­bién el mun­do nos es­tá re­cla­man­do que lo ha­ga­mos res­pe­tan­do el am­bien­te. So­mos lí­de­res en sis­te­ma or­ga­ni­za­cio­nal de la agri­cul­tu­ra, so­mos lí­de­res en sis­te­ma de siem­bra di­rec­ta -más del 97 por cien­to de nues­tra su­per­fi­cie es­tá en sis­te­mas de siem­bra di­rec­ta- y eso es­tá cla­ra­men­te de­mos­tran­do que el pro­duc­tor ar­gen­tino cuan­do se dan las con­di­cio­nes es ávi­do de adop­tar tec­no­lo­gía”.

En es­te con­tex­to va­le la pe­na co­no­cer la vi­sión de Eduar­do Cer­dá, de la

cá­te­dra de agroe­co­lo­gía de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la Uni­ver­si­dad de La Plata, quien des­de ha­ce años vie­ne acom­pa­ñan­do a pro­duc­to­res y mu­ni­ci­pios en el de­sa­rro­llo de una al­ter­na­ti­va via­ble pa­ra el fu­tu­ro del sis­te­ma agrí­co­la. “Los prin­ci­pios que an­tes no se tu­vie­ron en cuen­ta son los de la eco­lo­gía, en­ten­der me­jor los pro­ce­sos biológicos na­tu­ra­les y lle­var­los a un agroe­co­sis­te­ma. Los ecó­lo­gos ha­cían eso en los Par­ques Na­cio­na­les, en los sis­te­mas pre­ser­va­dos, y los agró­no­mos nos fui­mos yen­do ha­cia la quí­mi­ca, la fer­ti­li­za­ción, los in­su­mos y nos hi­ci­mos muy em­pre­sa­rios atrás del mar­gen bru­to, atrás de la ren­ta, y de­ja­mos de ver la in­te­gra­li­dad del sis­te­ma que ma­ne­já­ba­mos”, re­co­no­ce.

Lue­go ex­pli­ca que en las ex­pe­rien­cias que él ase­so­ra se tra­ba­ja prin­ci­pal­men­te en la cons­truc­ción de fer­ti­li­dad. “En la me­di­da que em­pe­za­mos a ha­cer cul­ti­vos re­cu­pe­ra­do­res de fer­ti­li­dad nos em­pe­za­mos a sa­lir un po­co de los fer­ti­li­zan­tes, que mu­chos de ellos son bas­tan­te tó­xi­cos pa­ra los ci­clos de nu­trien­tes que tie­nen que ver con la so­lu­bi­li­dad que ge­ne-

Es ho­ra de re­pen­sar tam­bién la den­si­dad de los cul­ti­vos y la fe­cha de siem­bra Hay pro­vin­cias que ya es­tán pre­mian­do prác­ti­cas co­mo el uso de puen­tes ver­des

ran los mi­cro­or­ga­nis­mos. Una vez que pu­di­mos des­an­dar ese ca­mino y me­jo­rar la fer­ti­li­dad los cul­ti­vos em­pie­zan a te­ner otra salud, otro equi­li­brio, y ahí se en­fer­man me­nos. El fer­ti­li­zan­te sos­tie­ne un ren­di­mien­to pe­ro no ge­ne­ra fer­ti­li­dad”, lan­za el agró­no­mo.

Res­pec­to a las ma­le­zas, prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de la ma­yo­ría de los pro­duc­to­res, Cer­dá di­ce que la cla­ve es la pro­tec­ción del sue­lo, tra­ba­jar en siem­bra di­rec­ta con un buen ta­piz con cul­ti­vos aso­cia­dos, no ha­cer mo­no­cul­ti­vo. “Y tam­bién tra­ba­jar dis­tin­to con la den­si­dad de los cul­ti­vos, la dis­tan­cia en­tre hi­le­ras, un ajus­te de la fe­cha de siem­bra a ca­da lu­gar”, de­ta­lla. Y en ma­te­ria de pla­gas, afir­ma: “Los in­sec­tos eli­gen las plan­tas que tie­nen sín­to­mas de en­fer­me­dad. Ha­bi­tual­men­te las plan­tas más des­equi- li­bra­das son las que ata­can”.

El téc­ni­co de la Uni­ver­si­dad de La Plata ase­so­ra a pro­duc­to­res en las lo­ca­li­da­des de Benito Juá­rez, Gua­mi­ní, Bo­lí­var, Gua­le­guay­chú, Las Flo­res, Ro­que Pé­rez y Tres Arro­yos, y ase­gu­ra que en to­tal ya hay más de 20.000 hec­tá­reas pro­du­cien­do ba­jo otro pa­ra­dig­ma. “Es­ta­mos lo­gran­do ren­di­mien­tos si­mi­la­res pe­ro con un cos­to mu­cho más ba­jo por­que no es­ta­mos usan­do in­su­mos”, di­ce, y aña­de: “No es­ta­mos ha­blan­do de cul­ti­vos dis­tin­tos, es­ta­mos ha­blan­do de di­se­ños dis­tin­tos y muy adap­ta­dos a las ca­rac­te­rís­ti­cas del pro­duc­tor. La fer­ti­li­dad se va cons­tru­yen­do en el cam­po, se aga­rra pri­me­ro un lo­te, des­pués otro, de acuer­do a las po­si­bi­li­da­des de ca­da cam­po va más rá­pi­do o más len­to. En uno de los cam­pos que ha­go se­gui­mien­to eco­nó­mi­co en Bo­lí­var ba­ja­mos 25 por cien­to el cos­to en el pri­mer año al cam­biar un po­co el en­fo­que de uso de agro­quí­mi­cos, y aho­ra ya lo he­mos ba­ja­do al 50 por cien­to. Y he­mos com­pa­ra­do dis­tin­tos años - bue­nos y ma­los- con tec­no­lo­gía in­dus­trial y con tec­no­lo­gía eco­ló­gi­ca y el mar­gen es el do­ble”.

Pe­ro a pe­sar de plan­tear va­rios cam­bios im­por­tan­tes, Cer­dá de­fien­de una de las ba­ses del sis­te­ma ac­tual: la siem­bra di­rec­ta. “La di­rec­ta vino al país pa­ra cui­dar los sue­los, me­jo­rar los sis­te­mas, pe­ro no es­ta­ba pre­vis­to que tu­vie­ra tan­to agro­quí­mi­co. Es más, en los pri­me­ros desa­rro­llos se de­cía que con unos años de ha­cer siem­bra di­rec­ta ibas a de­jar de usar agro­quí­mi­cos. La cues­tión se fue pa­ra el otro la­do, pe­ro no­so­tros se­gui­mos pen­san­do que la siem­bra di­rec­ta tie­ne que ver con la sim­pli­ci­dad de siem­bra, con en­con­trar­le un ta­piz per­ma­nen­te al sue­lo, una pro­tec­ción”, afir­ma.

A es­ta al­tu­ra, Gros­so es el en­car­ga­do de in­tro­du­cir en el de­ba­te un con­cep­to muy en bo­ga en es­tos tiem­pos: las lla­ma­das “bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las”. “El pro­duc­tor ar­gen­tino es muy apa­sio­na­do por su tra­ba­jo y efi-

cien­te en el ma­ne­jo de su sis­te­ma de pro­duc­ción, pe­ro las pro­ble­má­ti­cas ac­tua­les ex­ce­den los lí­mi­tes de ca­da pre­dio. No al­can­zan las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las en for­ma in­di­vi­dual pa­ra blin­dar­se con­tra las pro­ble­má­ti­cas de na­pas, fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra, re­sis­ten­cias de ma­le­zas, pla­gas y en­fer­me­da­des. Las pro­ble­má­ti­cas ac­tua­les de­ben en­ca­rar­se a ni­vel de cuen­cas, re­gio­nes, agro eco­sis­te­mas. Ese es el gran desafío del sec­tor pú­bli­co, me­dian­te in­cen­ti­vos a las bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las trans­for­mar

Mu­chos re­cla­man que se re­gla­men­te el uso de se­mi­llas y de agro­quí­mi­cos

El as­cen­so de las na­pas obli­ga a to­mar me­di­das in­te­gra­les en­tre las re­gio­nes

bue­nos ma­ne­jos in­di­vi­dua­les en prác­ti­cas co­lec­ti­vas que den so­lu­ción a los ac­tua­les pro­ble­mas y nos po­ten­cien co­mo co­mu­ni­dad agroa­li­men­ta­ria”, di­ce el san­ta­fe­sino.

Y en ma­te­ria de me­di­das po­lí­ti­cas, el tu­cu­mano Ja­pa­ze agre­ga otros te­mas. “Es im­pres­cin­di­ble, pa­ra lo­grar la pre­vi­si­bi­li­dad, de­fi­nir por ley el uso de se­mi­lla, apli­ca­cio­nes de fi­to­sa­ni­ta­rios, uso del sue­lo y al­gún ti­po de ré­gi­men que ayu­de al de­sa­rro­llo y la com­pe­ti­ti­vi­dad de las eco­no­mías re­gio­na­les”, enu­me­ra.

Mien­tras tan­to, se­gún Ni­co­ra “el sec­tor agrí­co­la, ha­cien­do bien las co­sas no de­be­ría te­ner pro­ble­mas en nin­gún la­do”. “Hoy los pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios dis­po­ni­bles son diez ve­ces me­nos da­ñi­nos que lo que ocu­rría vein­te años atrás. ¿Por qué te­ne­mos pro­ble­mas? Por­que qui­zás no te­ne­mos nor­mas cla­ras pa­ra to­do el mun­do igual, no nos da­mos el es­pa­cio pa­ra ge­ne­rar eso. Te­ne­mos que en­fo­car­nos en tra­ba­jar en bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las. Si en esas bue­nas prác­ti­cas es­tá la ne­ce­si­dad de un uso ra­cio­nal y sus­ten­ta­ble del sue­lo... y, ten­drá que en­trar. El in­te­rés ge­ne­ral tie­ne que es­tar ob­via­men­te por en­ci­ma del in­te­rés par­ti­cu­lar en es­tas co­sas, so­bre to­do en re­cur­sos que son tan im­por­tan­tes pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad de la ac­tivi­dad co­mo es el sue­lo. No ten­go en cla­ro si eso tie­ne que ir por una ley, pe­ro sí te­ne­mos que ge­ne­rar gran­des acuer­dos e ins­ti­tu­cio­nes só­li­das pa­ra que los man­ten­gan”, di­ce el pre­si­den­te del INTA.

El mea cul­pa es­tá he­cho e ideas so­bran pa­ra re­ver­tir la si­tua­ción, aho­ra es cues­tión de que el cam­bio de pa­ra­dig­ma se ha­ga reali­dad en el lo­te.

DIE­GO GIUDICE/BLOOM­BERG

Un nue­vo ama­ne­cer. El ma­ne­jo pro­duc­ti­vo pre­va­len­te en los úl­ti­mos años y los fac­to­res cli­má­ti­cos ge­ne­ra­ron una de­gra­da­ción del sue­lo que aho­ra hay que re­ver­tir.

DA­NIEL ACKER/BLOOM­BERG

Es­pi­gas. El trigo es un cul­ti­vo es­tra­té­gi­co pa­ra cu­brir los cam­pos en in­vierno y pa­ra re­cons­truir fer­ti­li­dad.

Char­co. Los ex­ce­sos hí­dri­cos afec­tan a los cul­ti­vos y de­gra­dan la es­truc­tu­ra del sue­lo.

Sue­lo. Hay con­sen­so en la ne­ce­si­dad de re­cons­truir la fer­ti­li­dad fí­si­ca de los sue­los a par­tir del ma­ne­jo.

Re­sis­ten­tes. Un lo­te de so­ja con sor­go de ale­po en el NOA, una pos­tal muy tí­pi­ca de los úl­ti­mos años.

Ro­ta­ción in­ten­sa. Maíz na­cien­do so­bre res­tro­jo de trigo, una bue­na no­ti­cia pa­ra el agroe­co­sis­te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.