Cuan­do se ob­tie­nen re­sul­ta­dos es el mo­men­to de ce­le­brar

Ge­ne­rar bue­nos re­cuer­dos a par­tir de los ob­je­ti­vos cum­pli­dos en la em­pre­sa ayu­da a for­ta­le­cer a los equi­pos de tra­ba­jo.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Fer­nan­do Preu­mayr El au­tor es con­sul­tor pri­va­do y pro­fe­sor de Com­por­ta­mien­to Hu­mano en el Pro­gra­ma de Agro­ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Aus­tral.

Fer­nan­do Preu­mayr des­ta­ca la im­por­tan­cia de ge­ne­rar bue­nos re­cuer­dos a par­tir de ca­da lo­gro.

Una de las co­sas que las per­so­nas más va­lo­ran es el am­bien­te de tra­ba­jo. Sin em­bar­go, las em­pre­sas pue­den con­ver­tir­se en es­pa­cios don­de se res­pi­ra ten­sión. Los dien­tes apre­ta­dos de­trás de los ob­je­ti­vos sue­len con­ver­tir el am­bien­te la­bo­ral en al­go pe­sa­do y has­ta ago­bian­te. Si to­do el fo­co es­tá pues­to en los re­sul­ta­dos y en el sen­ti­do del “de­ber ha­cer” per­de­re­mos de vis­ta la di­men­sión pro­fun­da de los lo­gros. Aca des­ta­ca­re­mos el va­lor de ce­le­brar es­tos lo­gros.

Pa­rar y mi­rar pa­ra atrás

Una vez que ter­mi­na­mos una cam­pa­ña, un plan de tra­ba­jo, es bueno pa­rar y mi­rar atrás. Con­si­de­rar los bue­nos re­sul­ta­dos co­mo lo­gros es fuen­te de sa­tis­fac­ción, es una mo­ti­va­ción al­ta­men­te po­si­ti­va pa­ra to­do un gru­po de tra­ba­jo.

No se pue­den de­jar pa­sar es­tos mo­men­tos co­mo si so­lo fue­ran par­te de “lo ló­gi­co, lo es­pe­ra­do, el re­sul­ta­do na­tu­ral”, o pen­san­do co­mo al­gu­nos pa­dres que se li­mi­tan a de­cir a sus sus hi­jos des­pués de al­go me­ri­to­rio “que no han he­cho más que cum­plir con su de­ber”.

Los lo­gros son mu­cho más que me­tas al­can­za­das u ob­je­ti­vos cum­pli­dos, son al­go que in­clu­ye a la gen­te. Así co­mo un “desafío” sue­na más personal que un ob­je­ti­vo, un lo­gro im­pli- ca una par­ti­ci­pa­ción e in­vo­lu­cra­mien­to vi­tal en el tra­ba­jo. Lo­grar al­go es al­can­zar­lo des­pués de un es­fuer­zo im­por­tan­te.

Otra con­di­ción de es­ta pers­pec­ti­va es que mues­tra la di­men­sión co­mún y com­par­ti­da de un sin­nú­me­ro de ta­reas y es­fuer­zos in­di­vi­dua­les. Es una prue­ba de lo que un equi­po es ca­paz de con­se­guir tra­ba­jan­do du­ro, que no pue­de pa­sar­se por al­to. Hay que pa­rar y des­ta­car­lo.

Por eso ce­le­brar es tan im­por­tan­te, es ha­cer en cier­ta for­ma un ho­me­na­je a la vi­da que vie­ne jun­to al de­ber de ca­da día. Es dis­ten­der, es po­ner áni­mo, ale­gría y mo­ti­vos pro­fun­dos pa­ra fes­te­jar. El que es in­ca­paz de ce­le­brar, con el tiem­po se ha­ce in­ca­paz pa­ra ver y dis­tin­guir lo im­por­tan­te de lo ac­ce­so­rio, de leer la tra­ma in­vi­si­ble que hay de­trás del tra­ba­jo.

En­con­trar el mo­men­to

Si el obs­tácu­lo pa­ra fes­te­jar es el tiem­po, ha­brá que en­con­trar­lo. Si no te­ne­mos tiem­po pa­ra es­to, es si­nó­ni­mo de que no te­ne­mos vi­da pa­ra ello, ya que el tiem­po es so­lo una me­di­da de la vi­da. Quien di­ce no ten­go tiem­po pa­ra ce­le­brar, es­ta di­cien­do no me im­por­ta, no va­le la pe­na. En el fes­te­jo y la ce­le­bra­ción po­de­mos en­con­trar va­lo­res co­mu­nes y re­lan­zar nues­tros pro­yec­tos. No se dan una idea del va­lor pe­da­gó­gi­co de es­te ac­to. Es una ma­ne­ra de re­for­zar el va­lor que le da­mos a la di­ver­si­dad: la va­rie­dad en el mi­rar, el pen­sar y las for­mas de ha­cer, pe­ro la uni­dad en los lo­gros co­mu­nes.

Hay que per­mi­tir que nues­tra gen­te se suba al bar­co de los lo­gros, aún cuan­do pen­se­mos que no son pre­ci­sa­men­te los ar­tí­fi­ces, hay que de­jar el cálcu­lo de la­do y ser ge­ne­ro­sos en es­te sen­ti­do. For­mar par­te de un equi­po con re­sul­ta­dos y lo­gros es tam­bién una ma­ne­ra de co­men­zar a sa­car lo me­jor de ca­da uno. A ve­ces su­po­ner una vir­tud es ya una ma­ne­ra de pro­mo­ver­la.

Así en­ton­ces bus­que­mos en nues­tros tiem­pos mo­men­tos pa­ra eva­luar el tra­ba­jo y ce­le­brar. Un fin de año, un fin de ci­clo, una bue­na co­se­cha, una vi­si­ta de al­guien o lo que sea nos da la po­si­bi­li­dad de en­con­trar bue­nas ex­cu­sas pa­ra ce­le­brar lo­gros y for­ta­le­cer el es­pí­ri­tu co­mún.

Bue­nos re­cuer­dos, co­mu­ni­ca­ción y he­ri­das

Los lo­gros y su ce­le­bra­ción son una fuen­te inago­ta­ble de bue­nos mo­men­tos pa­ra to­dos. Es­to no es so­lo “pa­sar­la bien” , es mu­cho más que eso. Es fun­da­men­tal­men­te la ba­se pa­ra te­ner bue­nos re­cuer­dos en el am­bien­te de tra­ba­jo. Esos bue­nos re­cuer­dos son co­sas que nos unen a los de­más, así co­mo los ma­los re­cuer­dos nos ale­jan de los am­bien­tes don­de los vi­vi­mos o de las per­so­nas.

¿Aca­so to­dos no te­ne­mos pre­sen­te que cuan­do nos jun­ta­mos con viejos com­pa­ñe­ros de co­le­gio ha­bla­mos siem­pre de lo mis­mo? Las anéc­do­tas y cuen­tos nos re­mi­ten a lo bueno que vi­vi­mos jun­tos. Eso es mo­ti­vo de unión y afi­ni­dad. Si nues­tra em­pre­sa es cau­sa de bue­nos re­cuer­dos ha­bre­mos lo­gra­do su­mar, de­jar un ras­tro que per­du­ra. Es­ta­mos más cer­ca de ser una em­pre­sa atrac­ti­va.

Ade­más, los bue­nos re­cuer­dos nos fa­ci­li­tan la co­mu­ni­ca­ción, la in­ter­ac­ción con los más pró­xi­mos. Cuan­do he­mos si­do com­pa­ñe­ros de ta­rea y de ello guar­da­mos bue­na sen­sa­ción to­do se­rá más fá­cil. La cer­ca­nía ayu­da a ha­cer más fá­cil lo di­fí­cil co­mo la con­vi­ven­cia, que no es sen­ci­lla.

Otra co­sa en que ayu­da jun­tar­se y ce­le­brar es a res­ta­ñar he­ri­das, su­pe­rar los ma­los en­ten­di­dos, las di­fe­ren­cias. Na­die es “tan ma­lo o com­pli­ca­do” cuan­do he­mos po­di­do com­par­tir un buen am­bien­te. Li­mar las di­fe­ren­cias es par­te del tra­ba­jo de ges­tio­nar equi­pos y per­so­nas, ha­cer sa­lir a flo­te lo me­jor de ca­da uno en lu­gar de lo peor. Una em­pre­sa que ge­ne­ra bue­nos re­cuer­dos es un lu­gar a don­de más de uno qui­sie­ra tra­ba­jar. Don­de se es re­co­no­ci­do, don­de se tie­ne un lu­gar. Ce­le­brar lo­gros for­ma par­te de es­te pro­pó­si­to. No al­can­za con te­ner em­pre­sas sus­ten­ta­bles, efi­ca­ces y pro­duc­ti­vas. En el fu­tu­ro la lla­ve de la em­plea­bi­li­dad es­ta­rá aso­cia­da a es­ta atrac­ti­vi­dad, fru­to del buen am­bien­te y la aper­tu­ra.

Ha­cer sen­tir a nues­tra gen­te que han si­do exi­to­sos o ca­pa­ces es una ma­ne­ra de ir in­flu­yen­do en la cul­tu­ra de la em­pre­sa. Los re­sul­ta­dos po­si­ti­vos re­afir­man va­lo­res y creen­cias so­bre las que se sus­ten­ta la cul­tu­ra. Si pre­mia­mos la ini­cia­ti­va, to­le­ra­mos los erro­res, co­rre­gi­mos con cri­te­rio, ayu­da­mos y acon­se­ja­mos, va­mos ci­men­tan­do un gru­po só­li­do y dis­pues­to a arries­gar pa­ra me­jo­rar lo que tie­nen en­tre ma­nos. Por eso, ce­le­brar es un signo inequí­vo­co de apo­yo y aliento que no de­be­mos perder opor­tu­ni­dad de ha­cer.

Son­ri­sas. Si la em­pre­sa es cau­sa de bue­nos re­cuer­dos se ha­brá de­ja­do un ras­tro po­si­ti­vo que per­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.