El mi­xer, esa he­rra­mien­ta que re­vo­lu­cio­nó a la ga­na­de­ría

Es la he­rra­mien­ta que re­vo­lu­cio­nó a la ac­tivi­dad per­mi­tien­do in­ten­si­fi­car la pro­duc­ción de car­ne y de le­che, pe­ro pa­ra sa­car­le pro­ve­cho es im­por­tan­te co­no­cer ca­da de­ta­lle de su fun­cio­na­mien­to.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Juan B. Rag­gio cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Co­no­cer los se­cre­tos de es­ta má­qui­na ayu­da a ma­xi­mi­zar la efi­cien­cia de to­do el es­que­ma.

El mi­xer es una de las he­rra­mien­tas que per­mi­tie­ron in­ten­si­fi­car el ne­go­cio ga­na­de­ro en los úl­ti­mos años, lo cual re­sul­tó im­pe­rio­so an­te el au­men­to del va­lor de la tie­rra a raíz del in­cre­men­to de los már­ge­nes agrí­co­las. In­cre­men­tar la car­ga ani­mal y la pro­duc­ción in­di­vi­dual (por ani­mal, ga­nan­cia de pe­so o pro­duc­ción de le­che), fue el ca­mino pa­ra lo­grar un ne­go­cio com­pe­ti­ti­vo con la agri­cul­tu­ra.

El mi­xer brin­da el mez­cla­do ho­mo­gé­neo en po­cos mi­nu­tos y per­mi­te in­te­grar la can­ti­dad de ca­da com­po­nen­te de la ra­ción de acuer­do a la pres­crip­ción del nu­tri­cio­nis­ta.

Con la ba­lan­za electrónica compu­tari­za­da en el mi­xer se con­tro­la de ma­ne­ra ágil y exac­ta la can­ti­dad de ca­da nu­trien­te in­cor­po­ra­do a la ra­ción, y tam­bién la can­ti­dad del me­nú que se des­car­ga en ca­da tra­mo del co­me­de­ro de acuer­do a la can­ti­dad y ti­po de ani­ma­les a ali­men­tar. Es­tas ba­lan­zas con compu­tado­ra me­mo­ri­zan has­ta 100 ra­cio­nes dis­tin­tas con 20 in­gre­dien­tes dis­tin­tos y lan­zan avi- sos acús­ti­cos y/o vi­sua­les que in­di­can al ope­ra­dor la can­ti­dad exac­ta de car­ga o des­car­ga en ca­da ope­ra­ción. Así que­da bas­tan­te re­suel­to el error hu­mano.

Otro de los ade­lan­tos vis­tos en los mi­xers es un sis­te­ma de trans­mi­sión de da­tos de ma­ne­ra si­mul­tá­nea a una compu­tado­ra re­mo­ta pa­ra que se pue­da ha­cer el se­gui­mien­to de ca­da ope­ra­ción. Es­tos be­ne­fi­cios y otros ha­cen que los es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria di­gan que el mi­xer es a la ga­na­de­ría co­mo la agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión es a la agri­cul­tu­ra.

La evo­lu­ción del mi­xer

Los mo­de­los que hoy se ofre­cen en el mer­ca­do no de­jan de ge­ne­rar no­ve­da­des in­tere­san­tes a te­ner en cuen­ta a la ho­ra de ele­gir una uni­dad que se aco­mo­de a las ne­ce­si­da­des de la em­pre­sa. Y en ello jue­gan un pa­pel im­por­tan­te el ti­po de ali­men­to que se uti­li­za co­mo fuen­te de ca­da nu­trien­te -y acá se con­si­de­ra la zo­na don­de se pro­du­ce-, el cos­to de even­tua­les fle­tes, el ti­po de ani­mal y la can­ti­dad de ani­ma­les, en­tre otras cues­tio­nes. Y to­do ello, más allá del ser­vi­cio téc­ni- co y en­tre­na­mien­to que la em­pre­sa ven­de­do­ra del equi­po le ofre­ce al usua­rio.

En­tre los as­pec­tos a con­si­de­rar al ele­gir un mo­de­lo es con­ve­nien­te no ol­vi­dar el as­pec­to de cos­tos de ope­ra­ción del equi­po. Y aquí tie­ne que ver el tiem­po de mez­cla­do, re­la­cio­na­do con el con­su­mo de com­bus­ti­ble y ho­ras de tra­ba­jo. Ade­más de la ca­li­dad de la ra­ción en as­pec­tos co­mo el mez­cla­do en ex­ce­so, que tie­ne que ver con el mi­xer y sus pres­ta­cio­nes.

En­tre las úl­ti­mas no­ve­da­des se en­cuen­tra un mo­de­lo de tres sin­fi­nes ho­ri­zon­ta­les con 12 me­tros cú­bi­cos de ca­pa­ci­dad en su ba­tea. Dos sin­fi­nes es­tán ubi­ca­dos en la zo­na de arri­ba de la ba­tea con fi­los en su por­ción pos­te­rior de las alas. En tan­to que el ter­cer sinfín, ubi­ca­do en la ba­se de la ba­tea, tie­ne fi­los en to­da la lon­gi­tud de sus alas, los cua­les es­tán en­fren­ta­dos tam­bién en to­da su ex­ten­sión a una con­tra­cu­chi­lla re­gu­la­ble an­cla­da en la pa­red de la ba­tea. La for­ma es­pe­cí­fi­ca de la ba­tea, cu­yo per­fil acom­pa­ña al sinfín in­fe­rior, ayu­da al pro­ce­sa­mien­to de la fi­bra en tiem­po ré­cord pa­ra mi­xers ho­ri­zon­ta­les. Así las co­sas, en 4 a 6 mi­nu­tos el equi­po mez­cla los 12 m3 de ra­ción con­te­ni­dos en su in­te­rior, in­clui­da la frac­ción que co­rres­pon­de al heno en

ro­llo. Otro de­ta­lle de im­por­tan­cia a la ho­ra de ha­blar de mi­xers y sus pres­ta­cio­nes es có­mo se con­for­ma el equi­po que lo acom­pa­ña. En tal sen­ti­do es bueno re­cor­dar al trac­tor uti­li­za­do y sus ca­rac­te­rís­ti­cas, más allá de la po­ten­cia. Por ejem­plo, es bueno con­si­de­rar que su ca­pa­ci­dad de fre­na­do, de­fi­ni­da no só­lo por sus fre­nos sino tam­bién por su pe­so y ro­da­do, sea su­fi­cien­te pa­ra de­te­ner de ma­ne­ra pre­ci­sa al mi­xer car­ga­do. Que la to­ma de po­ten­cia del trac­tor, ade­más de ofre­cer el ré­gi­men nor­ma­li­za­do in­di­ca­do pa­ra el mi­xer -la ma­yo­ría de las ve­ces las 540 rpm- tam­bién cuen­te con un sis­te­ma de ac­cio­na­mien­to que per­mi­ta la co­ne­xión y des­co­ne- xión del mo­vi­mien­to sin que ello im­pli­que des­gas­te de em­bra­gues o ro­da­mien­tos de ma­ne­ra pre­ma­tu­ra.

El mi­xer re­quie­re mo­vi­mien­to de la to­ma de fuer­za en for­ma al­ter­na­ti­va, es de­cir que es bueno de­te­ner el mo­vi­mien­to de ro­ta­ción en al­gu­nos tra­mos del tra­ba­jo pa­ra lue­go vol­ver a co­nec­tar­lo. El em­bra­gue in­de­pen­dien­te con un me­ca­nis­mo de aco­ple y des­aco­ple sue­le ser una bue­na op­ción en es­te as­pec­to. Asi­mis­mo, el an­cho del trac­tor no de­be in­ter­fe­rir con la des­car­ga del mi­xer en el co­me­de­ro. Es­to a ve­ces se re­suel­ve con la tro­cha y otras con un ro­da­do an­gos­to, o am­bas.

Por otro la­do, la ca­ja de cam­bios con una marcha len­ta o el mo­tor con la su­fi­cien­te fuer­za pa­ra tra­ba­jar a ba­ja ace­le­ra­ción du­ran­te la des­car­ga per­mi­ten que el equi­po avan­ce a ba­ja ve­lo­ci­dad en la dis­tri­bu­ción en el co­me­de­ro. Otro de­ta­lle a no ol­vi­dar es la pa­la fron­tal y su trac­tor, que se uti­li­za pa­ra la car­ga del mi­xer. La al­tu­ra y la dis­tan­cia de la ba­tea de la pa­la res­pec­to del trac­tor que per­mi­ta li­ber­tad y agi­li­dad de mo­vi­mien­tos sin que se da­ñe el bor­de del mi­xer.

¡A co­mer!

Las nue­vas pres­ta­cio­nes in­clu­yen ma­yor efi­cien­cia en el mez­cla­do de las ra­cio­nes y me­did­cio­nes pre­ci­sas que per­mi­ten lle­var un con­trol de ca­da lo­te de ani­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.