¿Ma­rrón o púr­pu­ra? A no con­fun­dir el co­lor de la man­cha

El ti­zón mo­ra­do, una en­fer­me­dad de fin de ci­clo de la so­ja, tie­ne sín­to­mas muy pa­re­ci­dos a los de la man­cha ma­rrón, por lo que la eva­lua­ción vi­sual ya no es su­fi­cien­te.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Marcelo Car­mo­na Es fi­to­pa­tó­lo­go y dic­ta cla­ses en la cá­te­dra de fi­to­pa­to­lo­gía de la Fa­cul­ta de Agro­no­mía de la UBA. Fran­cis­co Sau­tua In­ge­nie­ro Agró­no­mo, pro­fe­sor de fi­to­pa­to­lo­gía en la Fa­cul­ta de Agro­no­mía de la UBA.

El ti­zón mo­ra­do en la so­ja es­tá desa­rro­llan­do sin­to­mas vi­sua­les que pue­den ser con­fun­di­dos.

Es­pe­cia­lis­tas des­de la siem­bra en el es­ta­dio ve­ge­ta­ti­vo V4. Cer­cos­po­ra es­tá ca­si siem­pre pre­sen­te en las ho­jas, pe­ro en for­ma asin­to­má­ti­ca, y apa­ren­te­men­te se vuel­ve ac­ti­va y co­lo­ni­za aún más los te­ji­dos del hos­pe­dan­te en eta­pas pos­te­rio­res del cre­ci­mien­to de la so­ja, lue­go de la flo­ra­ción.

Du­ran­te la cam­pa­ña 2016/2017, re­le­va­mien­tos de en­fer­me­da­des en cul­ti­vos de so­ja rea­li­za­dos por la cá­te­dra de Fi­to­pa­to­lo­gía de la FAU­BA en la zo­na nú­cleo de la Re­gión Pam­pea­na han de­ter­mi­na­do la pre­sen­cia de nue­vos sín­to­mas fo­lia­res cau­sa­dos por es­pe­cies de Cer­cos­po­ra spp. Es­tos sín­to­mas son ex­tre­ma­da­men­te si­mi­la­res a los de la Man­cha Ma­rrón, cau­sa­da por Sep­to­ria gly­ci­nes en las ho­jas, y fue­ron re­gis­tra­dos en el ter­cio su­pe­rior del ca­no­peo.

Es­ta pro­ble­má­ti­ca su­ma desafíos adi­cio­na­les al es­tu­dio y ma­ne­jo de es­te pa­to­sis­te­ma. Mu­chos téc­ni­cos es­tán ac­tual­men­te eva­luan­do sín­to­mas de Ti­zón cau­sa­do por Cer­cos­po­ra co­mo si fue­ran sín­to­mas de la Man­cha Ma­rrón, ya sea en en­sa­yos de eva­lua­ción de ge­no­ti­pos y/o de fun­gi­ci­das.

Por lo tan­to, los au­to­res re­co­mien­dan la in­cu­ba­ción del ma­te­rial ve­ge­tal eva­lua­do pa­ra te­ner pre­ci­sión en el diag­nós­ti­co de los agen­tes cau­sa­les, es­pe­cial­men­te cuan­do los sín­to­mas no son los tí­pi­cos del Ti­zón mo­ra­do y se en­cuen­tren en el ca­no­peo su­pe­rior. La­men­ta­ble­men­te, la eva­lua­ción de sín­to­mas vi­sua­les por sí so­los ya no ga­ran­ti­za la cer­te­za del diag­nós­ti­co.

Ac­tual­men­te, los au­to­res se en­cuen­tran in­ves­ti­gan­do cuá­les se­rían los agen­tes cau­sa­les in­vo­lu­cra­dos en el de­sa­rro­llo de los di­fe­ren­tes sín­to­mas en las di­fe­ren­tes re­gio­nes de Ar­gen­ti­na, en con­ve­nio con la Uni­ver­si­dad de Loui­sia­na en EE. UU. y con el Ins­ti­tu­to de Bio­tec­no­lo­gía del INTA Cas­te­lar, asis­ti­dos par­cial­men­te tam­bién por un con­ve­nio en­tre la Fun­da­ción de la FAU­BA y la com­pa­ñía BASF. Se lle­va­rán a ca­bo prue­bas de ino­cu­la­ción y mo­le­cu­la­res. Asi­mis­mo, es­te gru­po de in­ves­ti­ga­ción se en­cuen­tra es­tu­dian­do la sen­si­bi­li­dad de es­tas es­pe­cies a los di­fe­ren­tes prin­ci­pios ac­ti­vos fun­gi­ci­das. El Ti­zón Mo­ra­do y la Man­cha Púr­pu­ra de la so­ja, cau­sa­dos por es­pe­cies de Cer­cos­po­ra spp., son en­fer­me­da­des de dis­tri­bu­ción glo­bal pre­sen­tes en to­das las re­gio­nes don­de se cul­ti­va la so­ja y pue­den cau­sar pér­di­das de ren­di­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vas. En los úl­ti­mos años, el gran au­men­to de la pre­va­len­cia, in­ci­den­cia y se­ve­ri­dad de es­tas en­fer­me­da­des en to­das las áreas pro­duc­to­ras de so­ja ar­gen­ti­nas es­tá re­la­cio­na­do con el au­men­to de la siem­bra di­rec­ta ba­jo mo­no­cul­ti­vo, los cam­bios en los pa­tro­nes cli­má­ti­cos y la siem­bra de ge­no­ti­pos sus­cep­ti­bles sin in­tro­duc­ción de resistencia ge­né­ti­ca.Tam­bién po­dría es­tar re­la­cio­na­do con cam­bios en la vi­ru­len­cia del pa­tó­geno.

Pa­ra ma­ne­jar es­tas en­fer­me­da­des, la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das es la úni­ca so­lu­ción a cor­to pla­zo en con­di­cio­nes de cam­po, ya que to­das las va­rie­da­des de so­ja son sus­cep­ti­bles, la resistencia ge­né­ti­ca es es­ca­sa y las em­pre­sas de se­mi­llas ac­tual­men­te no tie­nen un pro­gra­ma es­pe­cí­fi­co de me­jo­ra­mien­to pa­ra lo­grar resistencia a es­tos agen­tes cau­sa­les. En con­se­cuen­cia, la ne­ce­si­dad de con­trol quí­mi­co ha­rá que el uso de fun­gi­ci­das pa­ra los pró­xi­mos años sea una prác­ti­ca de ma­yor di­fu­sión e in­ten­si­fi­ca­ción.

Siem­pre se aso­ció al Ti­zón Mo­ra­do y Man­cha Púr­pu­ra de la se­mi­lla de la so­ja cau­sa­dos por Cer­cos­po­ra ki­ku­chii con sín­to­mas de ti­zón fo­liar y manchado de se­mi­lla con ca­rac­te­rís­ti­cos co­lo­res mo­ra­dos. Es­ta co­lo­ra­ción se de­be a la pre­sen­cia de una to­xi­na fo­to­ac­ti­va de­no­mi­na­da cer­cos­po­ri­na y reac­cio­nes de de­fen­sa de la plan­ta. La to­xi­na cau­sa es­trés oxi­da­ti­vo que pue­de da­ñar las ho­jas.

El hon­go ata­ca to­das las par­tes de la plan­ta. En las ho­jas, los sín­to­mas se ca­rac­te­ri­zan por la pre­sen­cia de man­chas de co­lor ma­rrón ro­ji­zo-púr­pu­ra, de as­pec­to ru­go­so, que se unen y for­man gran­des man­chas ne­cró­ti­cas que re­sul­tan en el ti­zón.

El Ti­zón Mo­ra­do es con­si­de­ra­do una en­fer­me­dad de fin de ci­clo (EFC), ma­ni­fes­tan­do cons­pi­cua­men­te los sín­to­mas en es­ta­dios re­pro­duc­ti­vos avan­za­dos, a par­tir de R5-R6. El hon­go es en­dó­fi­to, lo que sig­ni­fi­ca que una plan­ta pue­de no mos­trar sín­to­mas du­ran­te 90 o más días des­pués de ser in­fec­ta­da.

In­ves­ti­ga­cio­nes rea­li­za­das en Es­ta­dos Uni­dos han de­ter­mi­na­do la pre­sen­cia de Cer­cos­po­ra en ho­jas de so­ja a tra­vés de la de­tec­ción del ADN del hon­go por PCR a tan so­lo 22 días

A com­pa­rar. A la iz­quier­da, el as­pec­to ha­bi­tual del ti­zón mo­ra­do, a la de­re­cha sus nue­vos sín­to­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.