A apro­ve­char los ras­tro­jos y cul­ti­vos pa­ra re­gu­lar la hu­me­dad del sue­lo

La uti­li­za­ción de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra y ro­ta­cio­nes son he­rra­mien­tas cla­ve pa­ra ma­ne­jar el agua.

Clarin - Revista Rural - - Agricultura - Juan B. Rag­gio cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

cir, de­jar el sue­lo cu­bier­to con ras­tro­jo a fin de acu­mu­lar agua en el per­fil pa­ra el pró­xi­mo cul­ti­vo. Es una for­ma de ma­ne­jar el agua del per­fil aco­tan­do su con­su­mo. Pre­ci­sa­men­te con es­te mis­mo rum­bo de ideas -el me­jor uso del agua dis­po­ni­ble- es que apa­re­cen los abo­nos ver­des o cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, con los que se tra­ta de ge­ne­rar pre­ci­sa­men­te eso, “co­ber­tu­ra” y ma­te­ria or­gá­ni­ca apro­ve­chan­do el agua dis­po­ni­ble en el per­fil. Quie­nes de­fien­den es­ta prác­ti­ca afir­man que el agua que no se apro­ve­cha pa­ra for­mar ma­te­ria or­gá­ni­ca, en su ma­yo­ría se pier­de. Exis­ten es­tu­dios que de­mues­tran que esa pér­di­da ron­da el 80 por cien­to.

Por otro la­do, la in­clu­sión de abo- nos ver­des o cul­ti­vos de co­ber­tu­ra tie­ne que ver con la in­ten­si­dad de la ro­ta­ción. Y de­jan­do pa­ra otro mo­men­to los be­ne­fi­cios de la ro­ta­ción de cul­ti­vos po­de­mos re­cor­dar que la in­ten­si­dad de una ro­ta­ción es­tá de­fi­ni­da por la can­ti­dad de cul­ti­vos que se ha­ce en un lo­te por uni­dad de tiem­po. Por ejem­plo, la can­ti­dad de cul­ti­vos que se ha­ce en un lo­te en un año. La pra­de­ra pam­pea­na es uno de los po­cos lu­ga­res del mun­do que ad­mi­te más de un cul­ti­vo por año.

La in­ten­si­dad de una ro­ta­ción tie­ne que ver con la de­man­da de agua y las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de una zo­na que de­fi­nen la dis­po­ni­bi­li­dad de agua pa­ra los cul­ti­vos. In­ten­si­da­des me­no­res a las ade­cua­das ha­cen perder Al fi­nal de la cam­pa­ña de grue­sa, los lo­tes li­be­ra­dos son so­me­ti­dos a di­fe­ren­tes tra­ta­mien­tos an­tes de la pró­xi­ma siem­bra, y las op­cio­nes son va­rias y di­fe­ren­tes se­gún el cri­te­rio y óp­ti­ca de quien ma­ne­ja la agri­cul­tu­ra en la em­pre­sa.

El bar­be­cho es una op­ción, es de- agua y ren­ta­bi­li­dad, co­mo tam­bién in­ten­si­da­des ma­yo­res a las ade­cua­das re­du­ci­rán los rin­des. Tam­bién la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je de agua del per­fil tie­ne que ver con la in­ten­si­dad de la ro­ta­ción. Así, cuan­do los lo­tes re­sul­tan de­ma­sia­do hú­me­dos, por ejem­plo en un ci­clo ni­ño, es que pue­de fal­tar in­ten­si­dad en la ro­ta­ción, y cuan­do son de­ma­sia­do se­cos es por­que la ro­ta­ción es de­ma­sia­do in­ten­sa. Tam­bién es pa­ra re­cor­dar que an­te las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas va­ria­bles se re­quie­ren ro­ta­cio­nes cam­bian­tes en in­ten­si­dad.

Otra co­sa pa­ra to­mar en cuen­ta es có­mo in­flu­ye el ti­po de sue­lo en es­tas de­ci­sio­nes re­fe­ren­tes a la ro­ta­ción y el ma­ne­jo del agua. Los sue­los pro­fun­dos con tex­tu­ras fran­cas y al­to con­te­ni­do de ma­te­ria or­gá­ni­ca so­por­ta­rán ma­yor in­ten­si­dad de ro­ta­ción en di­fe­ren­tes con­di­cio­nes cli­má­ti­cas. Por el con­tra­rio, en sue­los po­co pro­fun­dos con tex­tu­ras are­no­sas y ba­jo con­te­ni­do de ma­te­ria or­gá­ni­ca se li­mi­ta la in­ten­si­dad de ro­ta­ción en to­da con­di­ción cli­má­ti­ca.

Por ejem­plo, trigo, mi­jo, col­za es una ro­ta­ción inade­cua­da pa­ra un sue­lo pro­fun­do ya que nin­guno de los cul­ti­vos ex­plo­ra en pro­fun­di­dad el per­fil. Trigo, sor­go, bar­be­cho no es ade­cua­da pa­ra un sue­lo de ca­pa­ci­dad de agua li­mi­ta­da de­bi­do a que du­ran­te el trigo y el bar­be­cho no se acu­mu­la­rá hu­me­dad pa­ra el sor­go.

Tam­bién es no­to­rio que la la­bran­za con­su­me agua, en­ton­ces la in­ten­si-

dad de las ro­ta­cio­nes en siem­bra di­rec­ta se­rá de ma­ne­ra fre­cuen­te ma­yor que en la la­bran­za. En siem­bra ba­jo co­ber­tu­ra, con un me­nor con­su­mo de agua, tien­de a au­men­tar la pre­sen­cia de ma­le­zas y de en­fer­me­da­des, se re­du­ce la ren­ta­bi­li­dad, y tien­den al in­cre­men­to los pro­ble­mas con la na­pa. En zo­nas ári­das o sub-hú­me­das, don­de las ro­ta­cio­nes con la­bran­za tie­nen bar­be­cho y/o una pro­por­ción sus­tan­cial de cul­ti­vos de ba­jo con­su­mo de agua, la in­ten­si­dad se pue­de au­men­tar re­du­cien­do los bar­be­chos y uti­li­zan­do cul­ti­vos de co­ber­tu­ra. A su vez, uti­li­zan­do cul­ti­vos de ma­yor con­su­mo en áreas hú­me­das se pue­de au­men­tar la in­ten­si­dad, con el do­ble cul­ti­vo o con abono ver­de. La ro­ta­ción de cul­ti­vos bien apli­ca­da pue­de au­men­tar rin­des y re­du­cir cos­tos de pro­duc­ción. Pue­de tam­bién dis­tri­buir en el tiem­po el uso de la ma­qui­na­ria y de los re­cur­sos.

Más allá de las ro­ta­cio­nes, las he­rra­mien­tas que el pro­duc­tor apli­ca pa­ra ma­ne­jar las co­ber­tu­ras y ras­tro­jos a tra­vés del in­vierno son la co­la de la co­se­cha­do­ra con ca­da vez me­jo­res pi­ca­do­res y dis­tri­bui­do­res de pa­ja y es­par­ci­do­res de gran­za pa­ra de­jar pre­pa­ra­da la “ca­ma de siem­bra”. Las pul­ve­ri­za­do­ras, pa­ra com­ba­tir las ma­le­zas en los pri­me­ros es­ta­dos de su cre­ci­mien­to, y los la­bo­reos re­du­ci­dos even­tua­les pa­ra bo­rrar las hue­llas de los ca­mio­nes y co­se­cha­do­ras por co­se­chas con ex­ce­so de hu­me­dad.

Al­fom­bra. Tras su co­se­cha, el maíz de­ja bue­na can­ti­dad de ras­tro­jos. La in­ten­si­dad de una ro­ta­ción de­be ser pla­ni­fi­ca­da en ba­se al ti­po de sue­lo so­bre el que se tra­ba­ja.

In­vierno ver­de. Un cul­ti­vo de co­ber­tu­ra cre­ce en­tre los ras­tro­jos de maíz, una for­ma de apro­ve­char la hu­me­dad pa­ra su­mar ma­te­ria or­gá­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.