Ra­dio­gra­fía de las apli­ca­do­ras de fer­ti­li­zan­te gra­nu­la­do

La pues­ta a pun­to de los ele­men­tos de ca­da ti­po de má­qui­na es cla­ve pa­ra usar efi­cien­te­men­te los pro­duc­tos.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Juan B. Rag­gio jrag­gio@fyea.com.ar

El co­no­ci­mien­to de ca­da ti­po de má­qui­na es cla­ve pa­ra ha­cer un uso efi­cien­te de los pro­duc­tos.

Las es­par­ci­do­ras pa­ra fer­ti­li­zan­tes gra­nu­la­dos y pol­vos de dos pla­tos dis­tri­bui­do­res (pa­ra or­de­nar las ideas, las lla­ma­re­mos ti­po 1) son si­nó­ni­mo de fer­ti­li­za­do­ras en nues­tro me­dio, y ello es de­bi­do a que los pro­duc­to­res pre­fie­ren es­tos equi­pos por su prac­ti­ci­dad y ba­jo cos­to ope­ra­ti­vo. Las razones de ese ba­jo cos­to son su gran an­cho de la­bor y su al­ta ve­lo­ci­dad de avan­ce com­pa­ra­dos con la op­ción de las in­yec­to­ras del fer­ti­li­zan­te en el sur­co (ti­po 2), si­mi­la­res a los equi­pos que lle­van las sem­bra­do­ras que fer­ti­li­zan con arran­ca­do­res y que tie­nen co­mo be­ne­fi­cio re­le­van­te mi­ni­mi­zar las pér­di­das por vo­la­ti­li­za­ción.

El he­cho es que cuan­do el pro­duc­tor com­pa­ra en­tre los pros y con­tras de am­bos equi­pos, mu­chas ve­ces se de­ci­de por la es­par­ci­do­ra pre­ci­sa­men­te por su ba­jo cos­to ope­ra­ti­vo y su agi­li­dad en el tra­ba­jo.

Así las co­sas, pa­sa­re­mos lis­ta a una se­rie de as­pec­tos a con­si­de­rar cuan­do mi­ra­mos una es­par­ci­do­ra y con­tem­pla­re­mos la ca­li­dad po­ten­cial a lo­grar en las fer­ti­li­za­cio­nes. Es po­si­ble agru- par ta­les as­pec­tos en tres gru­pos, cla­ra­men­te di­fe­ren­cia­dos.

En pri­mer lu­gar, los as­pec­tos de la má­qui­na, en­tre los que men­cio­na­mos los ori­fi­cios ca­li­bra­dos en­car­ga­dos de la do­si­fi­ca­ción y los pla­tos ro­ta­ti­vos con pa­le­tas que to­man mo­vi­mien­to de la to­ma de po­ten­cia del trac­tor, en­car­ga­dos de la dis­tri­bu­ción con uni­for­mi­dad en el an­cho de es­par­ci­do y a me­di­da que la má­qui­na avan­za du­ran­te el desa­rro­llo de la ta­rea. La pues­ta a pun­to de es­tos ele­men­tos es fun­da­men­tal pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo bus­ca­do (do­si­fi­ca­ción y dis­tri­bu­ción co­rrec­tas).

La ca­li­dad de dis­tri­bu­ción tam­bién de­pen­de del tren de ro­da­du­ra, con el cual se di­si­mu­lan las even­tua­les irre­gu­la­ri­da­des del te­rreno. Al­gu­nos equi­pos lle­van dos rue­das por la­do en ba­lan­cín y otros una rue­da de gran diá­me­tro. En am­bos ca­sos, la tro­cha es va­ria­ble pa­ra ha­cer tra­ba­jos en­tre las hi­le­ras de un maíz en cre­ci­mien­to sin pi­sar las plan­tas.

Otros de­ta­lles de im­por­tan­cia pa­ra la ca­li­dad de dis­tri­bu­ción son las re­ji­llas dis­pues­tas en la tol­va a fin de ta­mi­zar el ma­te­rial y dis­mi­nuir la lle­ga­da de cas­co­tes a los do­si­fi­ca­do­res. Asi­mis­mo, un re­mo­ve­dor de pa­le­tas so­bre ca­da ori­fi­cio de des­car­ga (ori­fi­cio do­si­fi­ca­dor) ayu­da a la sa­li­da uni­for­me del pro­duc­to, res­tan­do in­fluen­cia al pe­so de la co­lum­na del gra­nu­la­do so­bre el ori­fi­cio de sa­li­da y el efec­to de al­gún cas­co­te for­ma­do de­bi­do a la hi­gros­co­pi­ci­dad del pro­duc­to.

El se­gun­do as­pec­to que ha­ce a una bue­na fer­ti­li­za­ción con es­tos equi­pos es el am­bien­te, es de­cir el sue­lo, que re­sul­ta ideal cuan­do es lo más plano o pa­re­jo po­si­ble -co­sa poco fre­cuen­te en nues­tro me­dio- a fin de evi­tar las sa­cu­di­das de la má­qui­na que afec­tan la pro­yec­ción de las par­tí­cu­las. En cuan­to al am­bien­te tam­bién hay que con­si­de­rar al vien­to, que cuan­do es la­te­ral des­vía la tra­yec­to­ria de los grá­nu­los afec­tan­do su dis­tri­bu­ción, se­gún la in­ten­si­dad con que so­pla. Es pre­fe­ri­ble que la tra­yec­to­ria de la má­qui­na coin­ci­da con la di­rec­ción de los vien­tos en el mo­men­to de la apli­ca­ción.

Fi­nal­men­te, el ter­cer as­pec­to que in­flu­ye en to­da apli­ca­ción es la ca­li­dad del fer­ti­li­zan­te. Lo desea­do es que los grá­nu­los sean uni­for­mes en ta­ma­ño y for­ma pa­ra que un al­to por­cen­ta­je de ellos tien­da a vo­lar dis­tan­cias pa­re­ci­das. Que sean de bue­na es­fe­ri­ci­dad, pa­ra una me­jor pro­yec­ción des­de las pa­le­tas. Que los grá­nu­los re­sis­tan el gol­pe de las pa­le­tas sin pul­ve­ri­zar­se ya que los pul­ve­ri­za­dos o par­ti­dos pier­den ma­sa y vue­lan me­nos que los en­te­ros. La hi­gros­co­pi­ci­dad tam­bién es con­tra­ria a la bue­na dis­tri­bu­ción, de­bi­do a la for­ma­ción de cas­co­tes y pe­ga­ti­nas con­tra los ór­ga­nos do­si­fi­ca­do­res dis­tri­bui­do­res. Re­cor­de­mos que es­tos pro­duc­tos sue­len ab­sor­ber la hu­me­dad am­bien­te y de esa ma­ne­ra for­mar las pie­dras que en­tor­pe­cen las ta­reas.

Un ter­cer gru­po de má­qui­nas pa­ra dis­tri­buir gra­nu­la­dos (ti­po 3), son las que tie­nen en el fon­do de la tol­va una cin­ta o ca­de­na aca­rrea­do­ra del fer­ti­li­zan­te, cu­ya ve­lo­ci­dad de mo­vi­mien­to es pro­por­cio­nal al avan­ce. Es­tas má­qui­nas do­si­fi­can de ma­ne­ra pro­por­cio­nal al avan­ce. A la sa­li­da del fer­ti­li­zan­te trans­por­ta­do se en­cuen­tra una com­puer­ta con la que se re­gu­la el cau­dal de en­tre­ga de la mis­ma ma­ne­ra que con los ori­fi­cios ca­li­bra­dos en las má­qui­nas ti­po 2. Los as­pec­tos re­fe­ren­tes a sue­lo y ca­li­dad de fer­ti­li­zan­te, son co­mu­nes a las fer­ti­li­za­do­ras del ti­po 1.

Un cuar­to ti­po de fer­ti­li­za­do­ras (ti­po 4) son las air dril, es­par­ci­do­ras en su­per­fi­cie, que ofre­cen el be­ne­fi­cio de man­te­ner más li­bres de hu­me­dad a los gra­nu­la­dos de­bi­do, pre­ci­sa­men­te, a la co­rrien­te de ai­re que los im­pul­sa. Asi­mis­mo, re­cor­de­mos que sue­le ser ai­re ca­lien­te pro­duc­to del en­fria­dor de acei­te con el que ope­ran las air drill. Es­tas air dril tie­nen ba­jo con­su­mo de po­ten­cia (no van cla­va­das en el sue­lo), no es­tán tan in­fluen­cia­das en su dis­tri­bu­ción por los ac­ci­den­tes to­po­grá­fi­cos ni por la ca­li­dad del fer­ti­li­zan­te, sen­ci­lla­men­te por­que lo trans­por­tan has­ta cer­ca del sue­lo. Su an­cho de tra­ba­jo es me­jor que el de las es­par­ci­do­ras.

Un quin­to gru­po de fer­ti­li­za­do­ras (ti­po 5) se­rían las air drill in­yec­to­ras, si­mi­la­res a las sem­bra­do­ras air drill con equi­po de fer­ti­li­za­ción, que reúnen los be­ne­fi­cios de las má­qui­nas del gru­po 4, aun­que de­man­dan más po­ten­cia -tan­ta co­mo las del gru­po 2y tam­bién mi­ni­mi­zan las pér­di­das por vo­la­ti­li­za­ción.

Es pre­fe­ri­ble que la tra­yec­to­ria de la má­qui­na coin­ci­da con la del vien­to

En ac­ción. Lo desea­do es que los grá­nu­los sean uni­for­mes en ta­ma­ño y for­ma pa­ra que un al­to por­cen­ta­je de ellos tien­da a vo­lar dis­tan­cias pa­re­ci­das.

El pri­mer pa­so es ca­li­brar las pa­le­tas y los ori­fi­cios de des­car­ga. Vo­leo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.