Es mo­men­to de ob­ser­var el re­que­ri­mien­to de mag­ne­sio

Clarin - Revista Rural - - Ganaderia - Ja­vier Con­fa­lo­nie­ri

Por fin pa­re­ce que el frío lle­ga pa­ra que­dar­se y po­ner un poco en or­den es­te cli­ma to­tal­men­te des­a­gui­sa­do. Es­pe­ro que es­te frío lo­gre sa­zo­nar un poco los pas­tos y les qui­te el ex­ce­so de agua pa­ra evi­tar que las ave­nas y otras pas­tu­ras es­tén he­chas un ve­neno pa­ra los ani­ma­les.

¿Có­mo se ex­pli­ca es­to? Sim­ple: con mu­cha hu­me­dad, pas­tos muy tier­nos y abun­dan­tes re­bro­tes, es cla­va­do que ten­dre­mos pro­ble­mas con el mag­ne­sio. Y es­to ya se ha vis­to des­de ma­yo en mu­chos lu­ga­res, cau­san­do mu­chas pér­di­das. No es mi in­ten­ción can­sar­los con es­tas en­fer­me­da­des, pe­ro se es­ti­ma que son la cau­sa de un 5 por cien­to de las mor­tan­da­des en cam­pos de cría y de al­re­de­dor del 8 por cien­to en las in­ver­na­das. Es­to su­ce­de por­que no se to­man las me­di­das pre­ven­ti­vas ade­cua­das o por­que se lo ha­ce de ma­ne­ra tar­día.

Tam­bién es ver­dad que en al­gu­nas oca­sio­nes prác­ti­ca­men­te to­do es en vano y so­lo nos que­da la re­sig­na­ción. Den­tro de ese es­ce­na­rio tam­bién se pue­de en­cua­drar al em­pas­te por al­fal­fa, en el cual, a pe­sar de lle­var a ca­bo to­das las me­di­das de ma­ne­jo re­co­men­da­das, el cua­dro clí­ni­co y la muer­te se pre­sen­tan igual­men­te. Es sin du­das una si­tua­ción frus­tran­te.

A to­mar no­ta y re­cor­dar: ani­ma­les con tem­blo­res en sus miem­bros, fun­da­men­tal­men­te los pos­te­rio­res, fu­rio­sos -ca­pa­ces de co­rrer­nos an­te cual­quier es­tí­mu­lo-, con ojos bri­llo­sos y ba­beo, es la des­crip­ción del cua­dro que pre­sen­tan, en ge­ne­ral, an­tes de caer­se y per­ma­ne­cer en de­cú­bi­to has­ta la muer­te.

Cual­quier fac­tor de es­trés -co­mo ser un tro­pea­da o un sim­ple cam­bio de po­tre­ro- ha­rá que va­rios de los ani­ma­les con un ni­vel ba­jo de mag­ne­sio en san­gre que­den ti­ra­dos. A es­tos ani­ma­les se los de­be tra­tar in­me­dia­ta­men­te con mag­ne­sio in­yec­ta­ble.

Es por es­to que cuan­do de­tec­ta- mos el pro­ble­ma se de­be evi­tar lle­var a los ani­ma­les a la man­ga pa­ra tra­tar­los con sa­les de mag­ne­sio o mi­ne­ra­li­zan­tes in­yec­ta­bles. El pro­ble­ma se de­be so­lu­cio­nar en el mis­mo po­tre­ro, ya sea con el agre­ga­do de sa­les mag­ne­sia­das en ba­tea -a mi gus­to, la me­jor op­ción-, pie­dras de sal, mag­ne­sio en el agua de be­bi­da o el uso de sa­les de óxi­do de mag­ne­sio es­pol­vo­rea­do en ro­llos.

Tam­bién es muy im­por­tan­te re­cor­dar que la su­ple­men­ta­ción mi­ne­ral se de­be co­men­zar, co­mo mí­ni­mo, dos se­ma­nas an­tes del co­mien­zo del pas­to­reo de los ver­deos o las pas­tu­ras pro­ble­má­ti­cas pa­ra que es­tos ele­men­tos sean in­cor­po­ra­dos al me­ta­bo­lis­mo del ani­mal.

Tampoco hay que dor­mir­se con el ma­ne­jo de los em­pas­tes ya que ha­ber co­men­za­do con una pas­tu­ra ade­cua­da­men­te con­so­cia­da (al­re­de­dor de un 60% de gra­mí­neas y 40% de le­gu­mi­no­sas) nos da­rá una ven­ta­ja con­si­de­ra­ble so­bre es­ta pro­ble­má­ti­ca.

A mo­do de re­cor­da­to­rio, enume­ro las prin­ci­pa­les me­di­das de ma­ne­jo a te­ner pre­sen­tes. En pri­mer lu­gar, no in­gre­sar ani­ma­les ham­brea­dos al lo­te de al­fal­fa, tra­tar de su­mi­nis­trar ro­llos de bue­na ca­li­dad o su­ple­men­tos nu­tri­cio­na­les -co­mo ser si­la­jes- cuan­do se prac­ti­ca en­cie­rre noc­turno, pa­ra evi­tar que al día si­guien­te los ani­ma­les en­tren con de­ma­sia­da vo­ra­ci­dad y es­to au­men­te el ries­go de em­pas­te. En se­gun­do lu­gar, tra­tar de con­su­mir la pas­tu­ra con un gra­do de desa­rro­llo avan­za­do (es­ta­do fe­no­ló­gi­co), pa­ra que con­ten­ga ma­yor can­ti­dad de pa­red ce­lu­lar y una re­la­ción ta­llos/ho­jas más ade­cua­da y dis­mi­nu­ya el ries­go de em­pas­te.

Otro pun­to muy im­por­tan­te es no in­gre­sar a co­mer con el ro­cío. Se de­be es­pe­rar a que se­que pa­ra evi­tar ma­yo­res pro­ble­mas, pues­to que es­ta si­tua­ción fa­ci­li­ta el quie­bre de las ho­jas y és­tas, a su vez, el em­pas­te, ya que el in­gre­so de agua al ru­men fa­vo­re­ce la for­ma­ción de es­pu­ma. Si hay que es­pe­rar has­ta des­pués del me­dio­día, se es­pe­ra.

La vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te de la tro­pa va a ha­cer una di­fe­ren­cia muy im­por­tan­te y va­lio­sa, en signo pe­sos sin du­das, pues­to que nos va a per­mi­tir de­tec­tar en for­ma tem­pra­na a aque­llos ani­ma­les sus­cep­ti­bles. Siem­pre hay ani­ma­les con una ma­yor pre­dis­po­si­ción a su­frir em- pas­te, hay que iden­ti­fi­car­los y sa­car­los de la tro­pa pa­ra dar­les un ma­ne­jo di­fe­ren­cia­do.

Cuan­do se cuen­ta con cier­to gra­do de tec­ni­fi­ca­ción, el pre mar­chi­ta­mien­to de la pas­tu­ra nos va a ayu­dar mu­cho en el des­cen­so del em­pas­te, de­jan­do orear las plan­tas pa­ra que pier­dan un 50% del con­te­ni­do de agua. Es­to se pue­de lo­grar me­dian­te el cor­te de las mis­mas o con el uso de her­bi­ci­das. En mu­chas opor­tu­ni­da­des, se sus­ti­tu­ye el pro­duc­to quí­mi­co por la as­per­sión de la pas­tu­ra con un agen­te ten­soac­ti­vo, el cual se pe­ga a las plan­tas y es di­rec­ta­men­te in­ge­ri­do por el ani­mal pa­ra pre­ve­nir la for­ma­ción de es­pu­ma.

Tam­bién la uti­li­za­ción de agen­tes ten­soac­ti­vos en el agua de be­bi­da nos va ayu­dar en el com­ba­te de es­te pro­ble­ma pe­ro, si bien son bue­nos, tie­nen el pro­ble­ma de la co­rrec­ta do­si­fi­ca­ción y el buen fun­cio­na­mien­to de los equi­pos que se co­lo­can en los be­be­de­ros.

To­do es­to, y se­gu­ra­men­te más me­di­das de ma­ne­jo, mu­chas ve­ces no al­can­zan. Por eso es tan im­por­tan­te que se vi­gi­le per­ma­nen­te­men­te los lo­tes en pas­to­reo, pues­to que mu­chas ve­ces los ani­ma­les afec­ta­dos mue­ren o que­dan “arrui­na­dos” des­pués de que se prac­ti­ca la pun­ción ru­mi­nal pa­ra in­ten­tar des­com­pri­mir el ex­ce­so de es­pu­ma.

Ob­ser­var el sue­lo y los ani­ma­les, en es­ta par­te del año en que los re­cur­sos em­pie­zan a es­ca­sear, pue­de ser cla­ve en la ren­ta­bi­li­dad.

Con hu­me­dad, pas­tos tier­nos y re­bro­tes, ha­brá pro­ble­mas con el mag­ne­sio A los ani­ma­les les dan tem­blo­res en sus miem­bros, es­tán fu­rio­sos y ba­bean

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.