Ges­tión de en­va­ses va­cíos de fi­to­sa­ni­ta­rios: ¿qué di­ce la Ley?

La Ley de Pre­su­pues­tos Mí­ni­mos pa­ra la ges­tión am­bien­tal de los en­va­ses va­cíos es­ta­ble­ce pro­ce­sos di­fe­ren­cia­dos se­gún la to­xi­ci­dad de los pro­duc­tos en cues­tión.

Clarin - Revista Rural - - Legislacion -

La apli­ca­ción de fi­to­sa­ni­ta­rios en la pro­duc­ción agrí­co­la es esen­cial pa­ra la sa­ni­dad de los cul­ti­vos, y co­mo en el úl­ti­mo tiem­po se ha in­cre­men­ta­do la uti­li­za­ción de in­su­mos de­bi­do a los al­tos ni­ve­les de tec­ni­fi­ca­ción que ha al­can­za­do la agri­cul­tu­ra, es ne­ce­sa­rio re­sol­ver el tra­ta­mien­to de los en­va­ses va­cíos pa­ra evi­tar que con­ta­mi­nen el am­bien­te. Se­gún es­ti­ma­cio­nes del Mi­nis­te­rio de Agroindustria, se uti­li­zan por año 17.000.000 de uni­da­des, que re­pre­sen­tan 13.000 to­ne­la­das, de los cua­les el 60% co­rres­pon­de a bi­do­nes de 20 li­tros.

La le­gis­la­ción so­bre fi­to­sa­ni­ta­rios en Ar­gen­ti­na pre­sen­ta la par­ti­cu­la­ri­dad de que aún no se ha dic­ta­do una ley na­cio­nal que re­gu­le, y al mis­mo tiem­po uni­fi­que los cri­te­rios de su uti­li­za­ción. Por eso, ca­da pro­vin­cia le­gis­ló al res­pec­to, y en al­gu­nos ca­sos hay dos o tres le­yes pro­vin­cia­les so­bre di­fe­ren­tes as­pec­tos. Al mis­mo tiem­po, hay can­ti­dad de nor­mas dic­ta­das por los Mu­ni­ci­pios o De­par­ta­men­tos se­gún la pro­vin­cia, en al­gu­nos ca­sos con cri­te­rios di­sí­mi­les, por ejem­plo so­bre la dis­tan­cia mí­ni­ma de las apli­ca­cio­nes aé­reas res­pec­to de los cen­tros ur­ba­nos.

La apli­ca­ción de pro­duc­tos fi­to­sa­ni­ta­rios in­vo­lu­cra di­ver­sas cues­tio­nes, co­mo los pro­duc­tos per­mi­ti­dos y la do­si­fi­ca­ción ade­cua­da, la obli­ga­to­rie­dad de re­ce­ta agro­nó­mi­ca pa­ra al­gu­nas sus­tan­cias quí­mi­cas, los ele­men­tos de pro­tec­ción per­so­nal de los tra­ba­ja­do­res, los lu­ga­res de al­ma­ce­na­mien­to, en­tre otros. La Ley 27.279 de Pre­su­pues­tos Mí­ni­mos pa­ra la Ges­tión Am­bien­tal de los En­va­ses Va­cíos de fi­to­sa­ni­ta­rios que se san­cio­nó en oc­tu­bre de 2016, es la pri­me­ra ley na­cio­nal res­pec­to de un te­ma vin­cu­la­do al uso de fi­to­sa­ni­ta­rios.

La ley de­fi­ne “Fi­to­sa­ni­ta­rio” co­mo cual­quier sus­tan­cia o mez­cla de sus­tan­cias des­ti­na­das a pre­ve­nir, con­tro­lar o des­truir cual­quier or­ga­nis­mo no­ci­vo, in­clu­yen­do las es­pe­cies no desea­das de plan­tas o ani­ma­les, que cau­san per­jui­cio o in­ter­fe­ren­cia ne­ga­ti­va en la pro­duc­ción, ela­bo­ra­ción o al­ma­ce­na­mien­to de los ve­ge­ta­les y sus pro­duc­tos. El tér­mino in­clu­ye coad­yu­van­te, fi­to­rre­gu­la­do­res, desecan­tes y las sus­tan­cias apli­ca­das a los ve­ge­ta­les an­tes o des­pués de la co­se­cha pa­ra pro­te­ger­los con­tra el de­te­rio­ro du­ran­te el al­ma­ce­na­mien­to y trans­por­te.

Res­pec­to de los en­va­ses, la ley es- ta­ble­ce la ges­tión di­fe­ren­cia­da de to­dos los en­va­ses va­cíos de fi­to­sa­ni­ta­rios uti­li­za­dos en el te­rri­to­rio na­cio­nal, en vir­tud de la to­xi­ci­dad del pro­duc­to que con­tu­vie­ron, los que de­be­rán in­gre­sar a un Sis­te­ma de Ges­tión In­te­gral de En­va­ses Va­cíos de Fi­to­sa­ni­ta­rios. Los ob­je­ti­vos de la ley son ase­gu­rar que esos en­va­ses no se em­pleen en usos que pue­dan cau­sar ries­gos a la sa­lud de per­so­nas y ani­ma­les o te­ner efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre el am­bien­te, por los re­si­duos que con­tie­nen (o sea el fi­to­sa­ni­ta­rio re­ma­nen­te en el en­va­se una vez va­cia­do el mis­mo).

Se prohí­be el aban­dono, ver­ti­do, que­ma y/o en­te­rra­mien­to de en­va­ses va­cíos, y la co­mer­cia­li­za­ción y/o en­tre­ga a per­so­nas fí­si­cas o ju­rí­di­cas por fue­ra del sis­te­ma au­to­ri­za­do. Tam­bién que­da prohi­bi­do el uso del ma­te­rial re­cu­pe­ra­do pa­ra ela­bo­rar cual­quier ti­po de pro­duc­tos.

Se dis­tin­guen dos cla­ses de en­va­ses: a) Aque­llos que sien­do sus­cep­ti­bles de ser so­me­ti­dos al pro­ce­di­mien­to de re­duc­ción de re­si­duos se les ha­ya rea­li­za­do el mis­mo y fue­ron en­tre­ga­dos en los Cen­tros de Al­ma­ce­na­mien­to Tran­si­to­rio ( CAT) au­to­ri­za­dos. b) Aque­llos en­va­ses va- cíos que no pue­den ser so­me­ti­dos al pro­ce­di­mien­to de re­duc­ción de re­si­duos, ya sea por sus ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas o por con­te­ner sus­tan­cias no mis­ci­bles o no dis­per­sa­bles en agua y que han si­do en­tre­ga­dos en los Cen­tros de Al­ma­ce­na­mien­to Tran­si­to­rio (CAT) au­to­ri­za­dos.

El Sis­te­ma de Ges­tón de en­va­ses se ar­ti­cu­la­rá en tres eta­pas:

a) Del Usua­rio al Cen­tro de Al­ma­ce­na­mien­to Tran­si­to­rio (CAT): Va­cia­do un en­va­se con­te­ne­dor de fi­to­sa­ni­ta­rios, el usua­rio y apli­ca­dor se­rán res­pon­sa­bles de ga­ran­ti­zar el pro­ce­di­mien­to de re­duc­ción de re­si­duos. De­be­rán se­pa­rar los en­va­ses va­cíos en las dos cla­ses, tras­la­dar­los y en­tre­gar­los a un Cen­tro de Al­ma­ce­na­mien­to Tran­si­to­rio (CAT). El usua­rio tie­ne has­ta un año de pla­zo a par­tir de la fe­cha de com­pra.

b) Del Cen­tro de Al­ma­ce­na­mien­to Tran­si­to­rio (CAT) al Ope­ra­dor: Re­ci­bi­dos los en­va­ses en los Cen­tros de Al­ma­ce­na­mien­to Tran­si­to­rio (CAT), de­be­rán ser cla­si­fi­ca­dos y aco­pia­dos en es­pa­cios di­fe­ren­cia­dos se­gún la cla­se. La ley de­fi­ne al “Ope­ra­dor” co­mo to­da per­so­na fí­si­ca o ju­rí­di­ca au­to­ri­za­da pa­ra mo­di­fi­car las ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas y/o la com­po­si­ción quí­mi­ca de cual­quier en­va­se va­cío de fi­to­sa­ni­ta­rio, de mo­do tal que se eli­mi­nen sus pro­pie­da­des no­ci­vas, se re­cu­pe­re ener­gía y/o re­cur­sos ma­te­ria­les, o se ob­ten­ga un re­si­duo me­nos tó­xi­co o se lo ha­ga sus­cep­ti­ble de re­cu­pe­ra­ción o más se­gu­ro pa­ra su trans­por­te o su dis­po­si­ción final.

c) Del Ope­ra­dor a la In­dus­tria: El ma­te­rial pro­ce­sa­do por el ope­ra­dor se en­via­rá me­dian­te un trans­por­tis­ta au­to­ri­za­do pa­ra su pos­te­rior re­in­ser­ción en un pro­ce­so pro­duc­ti­vo.

El in­cum­pli­mien­to a lo de­ter­mi­na­do en la ley po­drá te­ner san­cio­nes de

La Ley es na­cio­nal y las pro­vin­cias de­ben adap­tar a ella sus le­gis­la­cio­nes lo­ca­les

mul­ta, aper­ci­bi­mien­to, sus­pen­sión de la ac­ti­vi­dad, clau­su­ra, y po­drán apli­car­se va­rias san­cio­nes si­mul­tá­nea­men­te.

Con re­la­ción a la pro­tec­ción del am­bien­te, la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal de 1994 con­sa­gró el de­re­cho a un am­bien­te sano, equi­li­bra­do, ap­to pa­ra el desa­rro­llo hu­mano y pa­ra que las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas sa­tis­fa­gan las ne­ce­si­da­des pre­sen­tes sin com­pro­me­ter las de las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras; la obli­ga­ción de re­pa­rar el da­ño am­bien­tal cau­sa­do y la ins­ti­tu­ción del am­pa­ro en de­fen­sa de los in­tere­ses de in­ci­den­cia co­lec­ti­va. Ade­más se es­ta­ble­ció la dis­tri­bu­ción de com­pe­ten­cias en­tre la Na­ción y los go­bier­nos pro­vin­cia­les, se­gún la cual co­rres­pon­de a la pri­me­ra dic­tar las nor­mas con los pre­su­pues­tos mí­ni­mos de pro­tec­ción am­bien­tal, y a las pro­vin­cias las ne­ce­sa­rias pa­ra com­ple­men­tar­las.

La ley de ges­tión de en­va­ses va­cíos es la pri­me­ra ley na­cio­nal de pre­su­pues­tos mí­ni­mos de pro­tec­ción am­bien­tal vin­cu­la­da a la apli­ca­ción de agro­quí­mi­cos, y por lo tan­to re­pre­sen­ta un avan­ce im­por­tan­te en el cui­da­do del me­dio am­bien­te.

El Po­der Eje­cu­ti­vo de­be­rá re­gla­men­tar­la a la bre­ve­dad, y si bien al­gu­nas pro­vin­cias (por ejem­plo, Bue­nos Ai­res) ya re­gla­men­ta­ron su apli­ca­ción, las de­más de­be­rán adap­tar sus le­gis­la­cio­nes lo­ca­les pa­ra que se pue­da apli­car en lo in­me­dia­to.

Se de­fi­ne “fi­to­sa­ni­ta­rio” co­mo cual­quier sus­tan­cia des­ti­na­da a pre­ve­nir, con­tro­lar o des­truir or­ga­nis­mos no­ci­vos pa­ra la pro­duc­ción, ela­bo­ra­ción o al­ma­ce­na­mien­to de los ve­ge­ta­les. Ley.

Eu­ge­nia Bus­ta­man­te Abo­ga­da, pro­fe­so­ra en la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UCA y en el Pro­gra­ma de Agro­ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad Aus­tral.

Quí­mi­co. Se­gún es­ti­ma­cio­nes del Mi­nis­te­rio de Agroindustria, se uti­li­zan por año 13.000 to­ne­la­das de agro­quí­mi­cos en la pro­duc­ción agrí­co­la.

El 60 por cien­to de los pro­duc­tos uti­li­za­dos se co­mer­cia­li­zan en en­va­ses de 20 li­tros. En­jau­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.