Dar­le al sue­lo lo que pi­de pa­ra po­ten­ciar la pro­duc­ción

En el nor­te bo­nae­ren­se, Luis Zar­ko­vich cuen­ta con fie­rros de al­ta ga­ma y po­ne lo que ha­ce fal­ta pa­ra po­ten­ciar el sue­lo.

Clarin - Revista Rural - - Sumario - Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Luis Zar­ko­vich cuen­ta los de­ta­lles de su plan­teo de al­to vue­lo en el nor­te bo­nae­ren­se.

Luis Zar­ko­vich ha­ce por lo me­nos 45 años que es­tá vin­cu­la­do al cam­po. En su fa­mi­lia, la co­sa em­pe­zó con su abue­lo, Ma­teo Zar­ko­vich, que cuan­do se vino de la ex Yu­gos­la­via com­pró un cam­po en la zo­na de Cha­ca­bu­co y se de­di­có a la agri­cul­tu­ra. El ne­go­cio pa­só a ma­nos de su pa­dre y lue­go vino él. Pe­ro en los años 90, cri­sis del sec­tor me­dian­te, tu­vie­ron que ven­der to­do: cam­po y he­rra­mien­tas. Y Luis tu­vo que em­pe­zar de nue­vo. Hoy tra­ba­ja unas 6.500 hec­tá­reas en el nor­te y no­roes­te bo­nae­ren­se, siem­bra pa­ra él, pres­ta ser­vi­cio a se­mi­lle-

En los 90 tu­vo que ven­der to­do, el cam­po y las he­rra­mien­tas, y em­pe­zar de nue­vo

ros y cuen­ta con un par­que de ma­qui­na­rias to­pe de ga­ma.

“Des­pués que ven­di­mos to­do, co­no­cí a Ge­rar­do Bar­to­lo­mé (N de la R: so­cio fun­da­dor del se­mi­lle­ro Gru­po Don Ma­rio), que me dio la po­si­bi­li­dad de em­pe­zar a tra­ba­jar pa­ra él, aco­mo­dar­me un po­co y com­prar un equi­po chi­qui­to de co­se­cha pa­ra tra­ba­jar­le en sus cam­pos”, re­su­mió Luis Zar­ko­vich. Y agre­gó: “Ahí mis­mo, en dos hec­tá­reas, sem­brá­ba­mos ca­la­ba­zas con mi fa­mi­lia que ven­día­mos en la ca­lle por las lo­ca­li­da­des de la zo­na, de ahí re­sur­gí”.

Cha­ca­bu­co, Per­ga­mino, Bai­go­rri­ta, Chi­vil­coy, Ro­jas y has­ta Car­men de Are­co, es la zo­na de in­fluen­cia don­de se mue­ve Zar­ko­vich. En sus plan­teos jue­gan fuer­te so­ja (40% de la su­per­fi­cie, gro­so mo­do) y maíz (30%), pe­ro tam­bién tri­go y ce­ba­da (30%). Ade­más, siem­bra 40 hec­tá­reas de maíz pi­sin­ga­llo, al­go de ar­ve­ja y muy po­co de fes­tu­ca. A to­do es­te com­bo le su­ma la mul­ti­pli­ca­ción de se­mi­llas pa­ra Don Ma­rio y Mon­san­to.

Ade­más de la tra­di­cio­nal tri­go/so­ja de se­gun­da, la ro­ta­ción ar­ve­ja/maíz de se­gun­da le sien­ta bien pa­ra al­gu­nos cam­pos. In­clu­so se ani­ma a tri­go/maíz de se­gun­da, si el ne­go­cio da, y ven­de maíz hú­me­do a feed­lots y tam­bos de la zo­na.

Al re­pa­sar la errá­ti­ca cam­pa­ña 2017/18 re­cor­dó que co­se­chó so­jas de 25 quin­ta­les por hec­tá­rea (qq/ha) pe­ro tam­bién 54 qq/ha en la zo­na de In­ge­nie­ro Sil­vei­ra (RN 7, en­tre Cha­ca­bu­co y Car­men de Are­co). “La cla­ve fue la na­pa y la ro­ta­ción a ra­ja­ta­bla que yo pro­pon­go en to­dos los cam­pos que pue­do”, es­gri­mió Zar­ko­vich. Y agre­gó: “En un cam­po de esa zo­na, don­de sé que va­mos po­der tra­ba­jar va­rios años, fer­ti­li­za­mos con 10.000 ki­los de guano de la ca­ma de los po­llos y ob­tu­vi­mos ca­si 12 to­ne­la­das por hec­tá­rea de maíz”.

En so­ja apues­ta a Gru­pos de ma­du­rez 3.8-4 y en Per­ga­mino 4.5-5. Su “ca­ba­llo de ba­ta­lla” –co­mo él di­ce- es la DM 3312, un Gru­po III corto in­de­ter­mi­na­do. En esos gru­pos cor­tos bus­ca sem­brar a 35 cm en­tre hi­le­ras. Ade­más, apues­ta al cu­ra­do pro­fe­sio­nal de las se­mi­llas, pa­ra mi­ni­mi­zar los ries­gos de en­fer­me­da­des que pon­gan en ja­que el po­ten­cial de rin­de ya des­de las pri­me­ras eta­pas del ci­clo pro­duc­ti­vo.

Con­sul­ta­do so­bre el rol de la tec­no­lo­gía en sus plan­teos no lo du­da: “La tec­no­lo­gía es to­do, es fun­da­men­tal por­que si vos te­nés un sue­lo que tie­ne po­ten­cial, des­apro­ve­char­lo usan­do in­su­mos de ba­jo po­ten­cial no sir­ve, por eso, yo apues­to a una bue­na se­mi­lla, pe­ro tam­bién a la fer­ti­li­za­ción, y a los agro­quí­mi­cos, si te­nés un buen cam­po no po­dés mez­qui­nar­le”.

Ade­más, siem­pre que ha po­di­do ha ido me­jo­ran­do su par­que de ma­qui­na­ria. Ac­tual­men­te cuen­ta con cua­tro co­se­cha­do­ras CA­SE (dos 9230, lo

me­jor de la mar­ca, con ca­be­za­les dra­pers de 45 pies, do­ble trac­ción y dua­les). “Ne­ce­si­ta­mos co­se­cha­do­ras que so­por­ten tra­ba­jar co­mo de­ci­mos no­so­tros, a mo­tor ca­lien­te, que co­se­chen so­ja de día y maíz de no­che en ple­na cam­pa­ña”, ex­pli­có Zar­ko­vich. Tam­bién cuen­ta con trac­to­res de pun­ta, dos tol­vas Co­mo­fra (una que car­ga 35 to­ne­la­das y otra de 25), pul­ve­ri­za­do­ras y cua­tro sem­bra­do­ras (un po­pu­rrí de mar­cas: VHB, Apa­che, Ju­ri y Er­ca).

Pa­ra Zar­ko­vich la ro­ta­ción es de- ter­mi­nan­te. “En los cam­pos que sa­be­mos te­ne­mos con­tra­tos de me­diano pla­zo apos­ta­mos fuer­te a la ro­ta­ción y la fer­ti­li­za­ción”, des­ta­có.

“La cla­ve del cre­ci­mien­to que he­mos lo­gra­do, tan­to per­so­nal­men­te co­mo de mi em­pre­sa, se lo atri­bu­yo a va­rias co­sas en­tre las que des­ta­ca­ría el es­fuer­zo co­ti­diano que le pon­go, por­que arran­co a las 5 de la ma­ña­na y has­ta la no­che no pa­ro, pe­ro ade­más, a la ca­pa­ci­ta­ción, tan­to acá co­mo en el ex­te­rior cuan­do pue­do, a de­di­car­le tiem­po y char­la con mis pro­vee­do­res

“La cla­ve fue la na­pa y la ro­ta­ción a ra­ja­ta­bla que pro­pon­go en to­dos los cam­pos”

y con los ban­cos pa­ra en­ten­der me­jor por dón­de vie­ne la co­sa, a la in­no­va­ción per­ma­nen­te y a la gen­te que tra­ba­ja día a día con­mi­go, sin to­do eso hu­bie­ra si­do di­fí­cil”, re­su­mió Zar­ko­vich. Y apor­tó: “Re­no­var­se es cla­ve, por­que hoy con in­ter­net po­dés ha­cer mu­chos trá­mi­tes des­de el cam­po, sin ale­jar­te de tu tra­ba­jo co­ti­diano”.

Al avi­zo­rar la pró­xi­ma cam­pa­ña, se de­fi­ne co­mo “un ti­po muy em­pren­de­dor”. “Le me­to pa­ra ade­lan­te, de he­cho es­toy vien­do de ce­rrar un al­qui­ler por otras 1500 hec­tá­reas que voy a su- mar a mi plan­teo”.

Des­pués de una cam­pa­ña 2017/18 que no fue tan ma­la co­mo pa­ra otros, pe­ro que de­ja en­se­ñan­zas, Zar­ko­vich tie­ne cla­ro que va a se­guir por la sen­da de di­ver­si­fi­car bien, ajus­tan­do ci­clos cor­tos y lar­gos, fe­chas de siem­bra y den­si­da­des, fer­ti­li­zar y se­guir apren­dien­do, co­mo lo ha­ce ca­da día des­de que veía a su abue­lo, des­pués a su pa­dre y has­ta cuan­do tu­vo que em­pe­zar de ce­ro. “Ga­rra y ga­nas de apren­der”. Así lle­gó has­ta acá, y así se­gui­rá.

CREDITO

Po­ten­te. El maíz re­pre­sen­ta el 30% de la ro­ta­ción. La úl­ti­ma cam­pa­ña fer­ti­li­zó con guano de po­llo y ob­tu­vo ren­di­mien­tos de 12 to­ne­la­das por ha.

So­ja. La cam­pa­ña fue errá­ti­ca, hu­bo lo­tes de 25 quin­ta­les y otros que al­can­za­ron los 54 quin­ta­les por ha.

Po­cho­clo. Pa­ra di­ver­si­fi­car, siem­bra 40 hec­tá­reas de maíz pi­sin­ga­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.