El feed­lot tie­ne una deu­da con el am­bien­te pe­ro pue­de trans­for­mar­la en un ac­ti­vo

Un es­tu­dio re­ve­la el im­pac­to de los co­rra­les y abre el in­te­rro­gan­te so­bre el uso de los efluen­tes co­mo abono.

Clarin - Revista Rural - - Ganaderia - Se­bas­tián Ta­mas­hi­ro/SLT-Fauba Es­pe­cial pa­ra Cla­rín Ru­ral

En el en­gor­de a co­rral o feed­lot, los ani­ma­les re­ci­ben, en es­pa­cios re­du­ci­dos, die­tas que fa­vo­re­cen el au­men­to de pe­so en el me­nor tiem­po po­si­ble. Es­ta prác­ti­ca ge­ne­ra mi­les de to­ne­la­das de es­tiér­col con gran­des con­cen­tra­cio­nes de nu­trien­tes, sa­les, an­ti­bió­ti­cos y com­pues­tos or­gá­ni­cos, en­tre otras sus­tan­cias, que pue­den afec­tar el am­bien­te. Un es­tu­dio ad­vir­tió acer­ca de las can­ti­da­des ele­va­das de fós­fo­ro que im­pac­tan de for­ma ne­ga­ti­va so­bre na­pas, sue­los y aguas su­per­fi­cia­les. Ade­más, se­ña­la­ron la fal­ta de nor­mas pa­ra tra­tar los re­si­duos de la ac­ti­vi­dad que po­drían fun­cio­nar co­mo fer­ti­li­zan­tes pa­ra los cam­pos.

Gran can­ti­dad de feed­lots se en­cuen­tran en la Pam­pa Hú­me­da de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Apro­xi­ma­da­men­te, 30% de la ofer­ta de car­ne del país pro­vie­ne de es­tos sis­te­mas de pro­duc­ción.

“Las con­se­cuen­cias del vo­lu­men ge­ne­ra­do de es­tiér­col y de efluen­tes so­bre el am­bien­te au­men­tan al co­exis­tir con pre­ci­pi­ta­cio­nes anua­les ele­va­das y con na­pas cer­ca­nas a la su­per­fi­cie. En es­te con­tex­to, los es­ta­ble­ci­mien­tos se con­vier­ten en fuen­tes de con­ta­mi­na­ción de aguas su­per­fi­cia­les y sub­su­per­fi­cia­les, y de los sue- los so­bre los cua­les se ubi­can”, se­ña­ló Ilea­na Ciap­pa­re­lli, do­cen­te de la cá­te­dra de Quí­mi­ca Inor­gá­ni­ca y Ana­lí­ti­ca de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UBA (FAUBA).

“En nues­tros es­tu­dios re­cien­tes, ob­ser­va­mos que el fós­fo­ro avan­zó ha­cia las na­pas mu­cho más rá­pi­do de lo que pen­sá­ba­mos. La mo­vi­li­dad de es­te nu­trien­te en for­ma ver­ti­cal es­tá po­co es­tu­dia­da en la Ar­gen­ti­na, pe­ro tie­ne una re­le­van­cia es­pe­cial ya que los cur­sos de agua de la Pam­pa Hú­me­da es­tán in­ter­co­nec­ta­dos y las na­pas pue­den es­tar a po­cos me­tros de pro­fun­di­dad”, desa­rro­lló.

Ade­más, re­sal­tó que el ex­ce­so de fós­fo­ro en las aguas su­per­fi­cia­les pue­de pro­vo­car el cre­ci­mien­to de al­gas que en­tur­bian el agua, y que se pue­den li­be­rar to­xi­nas si exis­ten cia­no­bac­te­rias do­mi­nan­do el sis­te­ma. In­clu­so, pue­de de­ri­var en una si­tua­ción de fal­ta de oxí­geno en la que los pe­ces, en­tre otras for­mas de vi­da acuá­ti­ca, no lo­gran so­bre­vi­vir. Ciap­pa­re­lli ex­pli­có que los ani­ma­les no pue­den asi­mi­lar to­do el fós­fo­ro su­mi­nis­tra­do en la die­ta. “Por esa razón, sus ex­cre­men­tos tie­nen una car­ga al­ta de fós­fo­ro. En­ton­ces, cuan­do es­tos re­si­duos son de­po­si­ta­dos en ex­ce­so so­bre la su­per­fi­cie del sue­lo, se pue­de sa­tu­rar la ca­pa­ci­dad de re­ten­ción de fós­fo­ro y se fa­vo­re­ce su mo­vi­li­dad con las pre­ci­pi­ta­cio­nes”.

“El en­gor­de en pe­que­ñas su­per­fi­cies se ha­ce más rá­pi­do. En 90 ó 120 días, el ani­mal es­tá lis­to pa­ra sa­lir al mer­ca­do. Si con­si­de­ra­mos un es­ta­ble­ci­mien­to con ca­pa­ci­dad de en­gor­de de 10 mil ani­ma­les por ci­clo pro­duc­ti­vo, con el pa­so del tiem­po se acu­mu­la un gran vo­lu­men de re­si-

duos só­li­dos y lí­qui­dos”, con­tó Ciap­pa­re­lli.

En es­te sen­ti­do, aña­dió: “Los efluen­tes pro­du­ci­dos por las es­co­rren­tías lue­go de una llu­via ge­ne­ral­men­te son di­ri­gi­dos ha­cia la­gu­nas de acu­mu­la­ción, aun­que no to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos cuen­tan con ellas o no siem­pre se en­cuen­tran bien di­se­ña­das. En cuan­to a los re­si­duos só­li­dos, no se sa­be muy bien dón­de ubi­car­los, por lo que se acu­mu­lan en gran­des pi­las. En am­bos ca­sos, re­pre­sen­tan un fo­co de con­ta­mi­na­ción”.

“A pe­sar de que en el año 2016 sa­lió una ley re­fe­ri­da a los feed­lots en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, no se es­ta­ble­cie­ron los cri­te­rios téc­ni­cos pa­ra que el pro­duc­tor o los pro­fe­sio­na­les que ase­so­ran al es­ta­ble­ci­mien­to se­pan có­mo tra­tar y dis­po­ner es­tos re­si­duos só­li­dos ade­cua­da­men­te. No se tie­ne cla­ro si con­vie­ne com­pos­tar­lo o si apli­car­lo al cam­po co­mo fer­ti­li­zan­te”, se­ña­ló.

Al mis­mo tiem­po, la do­cen­te con­tó que des­de la cá­te­dra de Quí­mi­ca Inor­gá­ni­ca y Ana­lí­ti­ca de la FAUBA, jun­to con el equi­po de Ana Gar­cía y con el apo­yo de Ali­cia Fa­bri­zio de Io­rio,

El ex­ce­so de fós­fo­ro pue­de ge­ne­rar pro­li­fe­ra­ción de al­gas que en­tur­bian el agua

con quie­nes com­par­te cá­te­dra, ha­ce años es­tu­dian ex­pe­rien­cias lo­ca­les pa­ra ver los efec­tos de es­tas prác­ti­cas en el am­bien­te. “De es­ta ma­ne­ra, po­de­mos de­mos­trar la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer nor­ma­ti­vas con cri­te­rios es­pe­cí­fi­cos pa­ra ma­ne­jar es­tos re­si­duos”, di­jo.

La mo­vi­li­dad del fós­fo­ro

“Nu­me­ro­sas in­ves­ti­ga­cio­nes es­tu­dia­ron que el fós­fo­ro pue­de mo­vi­li­zar­se por es­co­rren­tía su­per­fi­cial has­ta los cuer­pos su­per­fi­cia­les de agua. Con­si­de­ran­do que las pre­ci­pi­ta­cio­nes en la re­gión pue­den su­pe­rar los 1500 mm anua­les, es­te ma­cro­nu­trien­te pue­de re­co­rrer gran­des dis­tan­cias”, acla­ró.

Ade­más, ex­pu­so que el mo­vi­mien­to ver­ti­cal es me­nos co­no­ci­do. “Las par­tí­cu­las del sue­lo tie­nen si­tios dis­po­ni­bles pa­ra re­te­ner –téc­ni­ca­men- te, ad­sor­ber– el nu­trien­te, pe­ro los áci­dos or­gá­ni­cos del es­tiér­col ocu­pan aque­llos si­tios y com­pi­ten con el fós­fo­ro. En­ton­ces, al no que­dar re­te­ni­do, que­da ex­pues­to a que el agua lo mo­vi­li­ce. Am­bos mo­vi­mien­tos –es- co­rren­tía su­per­fi­cial y li­xi­via­ción o di­ná­mi­ca ver­ti­cal ha­cia aba­jo– se in­ten­si­fi­can con la al­ta con­cen­tra­ción de fós­fo­ro que ca­rac­te­ri­za a los ex­cre­men­tos de es­tos ani­ma­les”.

“Es po­si­ble uti­li­zar co­mo fer­ti­li­zan- te los re­si­duos or­gá­ni­cos de los feed­lots, pe­ro es ne­ce­sa­rio con­ti­nuar rea­li­zan­do es­tu­dios si­tio-es­pe­cí­fi­cos, ya que un ex­ce­so pue­de tra­du­cir­se en con­ta­mi­na­ción de na­pas y cuer­pos de agua su­per­fi­cia­les, co­mo tam­bién pue­de ge­ne­rar pér­di­das de pro­duc­ti­vi­dad”, in­for­mó.

“Es­to es po­si­ble con un plan de ma­ne­jo de nu­trien­tes que con­si­de­re los re­que­ri­mien­tos del cul­ti­vo, las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas del si­tio, el apor­te de nu­trien­tes de los re­si­duos, la fre­cuen­cia de apli­ca­ción desea­da y la ro­ta­ción de cul­ti­vos pla­ni­fi­ca­da, en­tre otros as­pec­tos. Mien­tras rea­li­zá­ba­mos un en­sa­yo en el sur de San­ta Fe en el 2010, en­con­tra­mos que una de las me­jo­res do­sis pa­ra un cul­ti­vo de tri­go era de 16 to­ne­la­das por hec­tá­rea de es­tiér­col jun­to a una apli­ca­ción com­ple­men­ta­ria de fer­ti­li­zan­tes inor­gá­ni­cos. Es im­por­tan­te re­sal­tar que los es­ta­ble­ci­mien­tos que no pla­ni­fi­can la dis­po­si­ción fi­nal de es­tos re­si­duos es­tán per­dien­do una can­ti­dad im­por­tan­te de fós­fo­ro que pue­de ser útil a ni­vel pro­duc­ti­vo y eco­nó­mi­co”, ce­rró Ciap­pa­re­lli.

Ba­rro. Ayu­da­do por el agua, el fós­fo­ro del es­tiér­col se in­fil­tra ha­cia las na­pas más rá­pi­do de lo que se pen­sa­ba

Die­ta. Los ani­ma­les no pue­den asi­mi­lar to­do el fós­fo­ro su­mi­nis­tra­do.

Ley. La pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res no es­ta­ble­ce cri­te­rios pa­ra el tra­ta­mien­to y la dis­po­si­ción de los vo­lú­me­nes gran­des de es­tiér­col en los feed­lots.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.