La per­ma­nen­te hui­da ha­cia ade­lan­te

Clarin - Rural - - LA SEMANA RURAL -

Chi­che Gel­blung pu­so el pun­to so­bre la pa­ra­do­ja cen­hay tral. El jue­ves, me sa­ca al ai­re y dis­pa­ra: “de­ci­me Héc­tor, ¿có­mo es po­si­ble que si el cam­po es­tá tan mal, si no se es­cu­chan más que que­jas, des­pués se lle­ne Ex­poa­gro y se ven­dan má­qui­nas de 400.000 dó­la­res?”. ¡Qué mo­men­to!

Pe­ro no me sor­pren­dió, por­que al­go pa­re­ci­do me ha­bía pre­gun­ta­do, la tar­de an­te­rior, una ban­que­ra lon­di­nen­se que vino a la ex­po­si­ción acom­pa­ñan­do a un gru­po de fa­mi­lias bri­tá­ni­cas in­tere­sa­das en in­ver­tir en el agro sud­ame­ri­cano (en Ar­gen­ti­na no pue­den por la nue­va ley de tie­rras).

En am­bos ca­sos, mi res­pues­ta fue que los pro­ble­mas exis­ten, que no es­tán mag­ni­fi­ca­dos, pe­ro que hay ra­zo­nes su­fi­cien­tes co­mo pa­ra se­guir en es­to. Al­gu­nas, sim­ple­men­te emo­cio­na­les. El agro es una pa­sión, tan­to pa­ra los que siem­bran, crían ga­na­do u or­de­ñan va­cas. Pe­ro la emo­ción se di­lu­ye cuan­do los bol­si­llos se va­cían. Co­mo di­ce Don Luis Lan­dris­ci­na, el cha­ca­re­ro que ga­na el loto si­gue sem­bran­do has­ta que se le aca­be la pla­ta.

Pe­ro más allá de es­ta vo­ca­ción,

Los pro­ble­mas exis­ten, pe­ro hay ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra se­guir en es­to

ra­zo­nes ob­je­ti­vas que ex­pli­can es­ta di­co­to­mía. Pri­me­ro, que a pe­sar de la exac­ción de las re­ten­cio­nes, de los pro­ble­mas pa­ra ven­der el tri­go, de las exi­gen­cias bu­ro­crá­ti­cas, tra­bas y com­pli­ca­cio­nes de to­do ti­po que han de­bi­do sor­tear­se, el ne­go­cio va­le la pe­na. Yo le di­je a Chi­che: a vos te ro­ba­ron va­rias ve­ces, y te da mu­ca­da cha bron­ca y mie­do. Pe­ro al día si­guien­te vol­vés a ha­cer lo que sa­bés. Por­que va­le la pe­na.

Es­tos mu­cha­chos del cam­po, y sus pro­vee­do­res de tec­no­lo­gía, hi­cie­ron una pro­fun­da re­vo­lu­ción. La Ar­gen­ti­na, se ve en Ex­poa­gro, se con­vir­tió en líder mun­dial de la nue­va agri­cul­tu­ra. La de la siem­bra di­rec­ta, la bio­tec­no­lo­gía y la ma­qui­na­ria efi­cien­te, na­cio­na­les o im­por­ta­das. Una má­qui­na se­rá bue­na re­cién des­pués de pro­bar­lo en es­tas pam­pas, en ma­nos de los con­tra­tis­tas más exi­gen­tes, que en un par de años trans­mu­tan el fie­rro en so­ja, maíz, tri­go, gi­ra­sol, y aho­ra ce­ba­da, col­za, gar­ban­zo, len­te­ja, ar­ve­ja. Una per­ma­nen­te hui­da ha­cia ade­lan­te, co­mo es­ca­pan­do del es­pan­to.

Pe­ro na­da es tan lo­co. Hay dos ra­zo­nes de fon­do pa­ra se­guir apos­tan­do. La pri­me­ra, el pe­tró­leo a más de cien dó­la­res el ba­rril, cin­co ve­ces más que ha­ce diez años. La se­gun­da, que en China abre un Ken­tucky Fried Chic­ken 19 ho­ras. La com­bi­na­ción de am­bos dri­vers ha­ce que el mun­do es­té cor­to en gra­nos bá­si­cos. La ter­ce­ra par­te del maíz es­ta­dou­ni­den­se se mue­le pa­ra bio­com­bus­ti­ble. China com­pra 50 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja, equi­va­len­te a to­da la co­se­cha ar­gen­ti­na. Ha­ce quin­ce años se au­to­abas­te­cía. Con­se­cuen­cia: los stocks de gra­nos es­tán en los ni­ve­les más ba­jos

La Ar­gen­ti­na, se ve en Ex­poa­gro, es líder mun­dial de la nue­va agri­cul­tu­ra

de la his­to­ria.

No es vien­to de co­la. Nin­gún vien­to es bueno pa­ra el que na­ve­ga sin rum­bo. El que sa­be ti­mo­near, avan­za aún con fuer­te vien­to en con­tra. La ex­pe­rien­cia crio­lla es que ge­ne­ran­do ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas, el país no so­lo pegó un gi­gan­tes­co salto pro­duc­ti­vo, du­pli­can­do la co­se­cha en diez años. Aho­ra, irra­dia in­no­va­ción ha­cia to­do el mun­do.

Eso es lo que ha­ce que mu­chí­si­mos ex­tran­je­ros ven­gan a Ex­poa­gro a bus­car tec­no­lo­gía. Y es tam­bién el im­pul­so pa­ra los pro­vee­do­res, que po­nen sus crea­cio­nes en el es­ca­pa­ra­te. Al­gu­nas per­li­tas: el bo­ta­lón de fi­bra de car­bono, desa­rro­lla­da por una em­pre­sa ar­gen­ti­na que ven­de más­ti­les pa­ra ve­le­ros en to­do el mun­do, y que aho­ra des­cu­bre el fas­ci­nan­te mun­do del cam­po (AgroKing). No­ve­dad mun­dial que des­per­tó el in­te­rés de los co­lo­sos. Otra: la pa­ra­fer­na­lia de ex­trac­to­res de los si­lo­bol­sas, don­de las no­rias sus­ti­tu­yen a los sin­fi­nes pa­ra un me­jor tra­ta­mien­to de los gra­nos. Otra más: la in­ter­ac­ción en­tre los fa­bri­can­tes de sem­bra­do­ras con los pro­vee­do­res de elec­tró­ni­ca, crean­do sis­te­mas de au­to­guía en re­em­pla­zo de los vie­jos mar­ca­do­res (Ju­ri/Con­tro­la­gro). To­do ma­de in Ar­gen­ti­na, don­de abre­va la nue­va agri­cul­tu­ra glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.