Otra vez la som­bra do­lien­te

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Co­mo la som­bra do­lien­te de San­tos Ve­gas, un cú­mu­lo de ame­na­zas cu­brió nue­va­men­te la pam­pa ar­gen­ti­na. La pri­me­ra bro­tó la se­ma­na pa­sa­da: la pe­si­fi­ca­ción de los con­tra­tos de fu­tu­ros en los mer­ca­dos a tér­mino. Es­to ha­bía sur­gi­do co­mo una ver­sión, pe­ro la pro­pia pre­si­den­ta del Ban­co Cen­tral sa­lió a con­fir­mar­lo.

Las ope­ra­cio­nes se pa­ra­li­za­ron, pe­ro se re­to­ma­ron ti­bia­men­te cuan­do se su­po que ha­bía una ins­tan­cia de ne­go­cia­ción en mar­cha. Has­ta que el miér­co­les el ru­mor de un au­men­to de las re­ten­cio­nes a la so­ja in­va­dió en pocos mi­nu­tos a las bol­sas. Otra vez se fre­nó to­do. La ver­sión te­nía fun­da­men­to, por­que sa­lió del “think tank” del vi­ce­mi­nis­tro de Eco­no­mía, Axel Ki­ci­llof. El en­cum­bra­do fun­cio­na­rio ya ha- bía ex­pues­to en va­rias oca­sio­nes su opinión a fa­vor de las re­ten­cio­nes mó­vi­les. Con el au­men­to de los pre­cios en Chica­go, fru­to de la se­quía en el Mid­west, era es­pe­ra­ble que in­ten­ta­ra pa­sar de la teo­ría en ac­ción.

A es­te co­lum­nis­ta le lle­gó in­clu­so el da­to de que sus ase­so­res ya ha­bían con­ta­do los po­ro­tos: con el au­men­to del 5% lo­gra­rían

Es­tos ru­mo­res, se con­cre­ten o no, son co­mo un pe­lo­ta­zo en con­tra

(su­po­nien­do que los pre­cios in­ter­na­cio­na­les se man­ten­gan) 1.400 mi­llo­nes ex­tra en el 2013. Bas­tan­te pa­re­ci­do a lo que po­día su­po­ner­se, un bo­ca­do de car­de­nal fren­te a las com­pli­ca­cio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas. Era ob­vio que una bur­bu­ja es­ta­ba avan­zan­do por la ca­ñe­ría. Pe­ro has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción de Cla­rín Ru­ral, no ha­bía sa­li­do al ai­re.

La ra­zón con­cre­ta del in­ten­to es, co­mo siem­pre, re­cau­dar. Aquí no co­rre la teo­ría del “des­aco­ple” (in­de­pen­di­zar los pre­cios in­ter­nos de los in­ter­na­cio­na­les), es­gri­mi­da por el go­bierno. Su­po­ne que las re­ten­cio­nes cons­ti­tu­yen una fór­mu­la pa­ra evi­tar el im­pac­to de las subas de pre­cios in­ter­na­cio­na­les en el cos­to de los ali­men­tos in­ter­nos. La so­ja se des­ti­na ca­si en su to­ta­li­dad al mer­ca­do internacional, por lo que los de­re­chos de ex­por­ta­ción son sim­ple­men­te una fuen­te de in­gre­sos fis­ca­les. Y na­da des­pre­cia­ble por cier­to: la os­ten­to­sa pues­ta en es­ce­na del jue­ves pa­sa­do en la Bol­sa de Co­mer­cio, cuan­do la pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner pro­cla­mó la in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca gra­cias al des­en­deu­da­mien­to, gi­ró en torno a un pa­go de 2.200 mi­llo­nes de dó­la­res. Es de­cir, ape­nas tres me­ses de re­ten­cio­nes a la so­ja…

En la oca­sión, CFK anun­ció tam­bién el au­men­to a los ju­bi­la­dos y un fuer­te y per­sis­ten­te su­pe­rá­vit en la ba­lan­za co­mer­cial. La fuen­te es la mis­ma.

Pe­ro la cues­tión de fon­do es el idea­rio que da sus­ten­to a la cap­tu­ra del ex­ce­den­te agrí­co­la por par­te del Es­ta­do. Ki­ci­llof ha ape­la­do a los eco­no­mis­tas clá­si­cos pa­ra fun­da­men­tar la teo­ría de las re­ten­cio­nes mó­vi­les. Sos­tie­ne que la agri­cul­tu­ra es di­fe­ren­te a la in­dus­tria, por­que la pri­me­ra se ba­sa en “re­cur­na­tu­ral

Con re­ten­cio­nes se es­tá gra­van­do el pro­ce­so pro­duc­ti­vo, no so­lo al pro­duc­to

sos na­tu­ra­les” y la se­gun­da en… no di­ce qué. El fun­da­men­to es dis­cu­ti­ble: por su­pues­to que se ope­ra so­bre un re­cur­so na­tu­ral. Tam­bién lo ha­ce la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca, que fun­de o for­ja el mi­ne­ral de hie­rro, o el plás­ti­co, que sin­te­ti­za mo­lé­cu­las a par­tir del gas.

Pe­ro ade­más la agri­cul­tu­ra se ba­sa ca­da vez me­nos en el re­cur­so (sue­lo y cli­ma) y ca­da vez más en la tec­no­lo­gía que le pro­por­cio­nan las in­dus­trias de in­su­mos y equi­pos. El maíz es fer­ti­li­zan­te, bio­tec­no­lo­gía, pro­duc­tos pa­ra com­ba­tir pla­gas y ma­le­zas, ma­qui­na­ria pa­ra sem­brar, pro­te­ger, co­se­char y trans­por­tar.

Cuan­do se apli­can re­ten­cio­nes so­bre el pro­duc­to en­tre­ga­do en el puer­to, se es­tá gra­van­do to­do el pro­ce­so pro­duc­ti­vo, no so­lo la ren­ta por el re­cur­so. De es­ta ma­ne­ra, la ga­be­la cas­ti­ga la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía, por­que se re­quie­ren más uni­da­des de pro­duc­to pa­ra pa­gar una uni­dad de in­su­mo tec­no­ló­gi­co.

Es­to es lo que no en­tien­de el mo­de­lo. Ki­ci­llof di­ce que cuan­do los pre­cios suben, la in­dus­tria in­cre­men­ta la pro­duc­ción. Lo mis­mo pa­sa en el cam­po, la in­dus­tria ver­de. Prue­bas al can­to: el au­men­to de las co­ti­za­cio­nes hu­bie­ra desata­do una fie­bre por sem­brar. Es­tos ru­mo­res, se con­cre­ten o no, son un pe­lo­ta­zo en con­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.