Ga­nan­cias que, al fi­nal, res­tan

Clarin - Rural - - ECONOMÍAS REGIONALES -

Los pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios pa­gan im­pues­to a las ga­nan­cias an­te la exis­ten­cia de ren­ta ne­ta, ade­más de de­re­chos de ex­por­ta­ción (re­ten­cio­nes) so­bre sus in­gre­sos pro­ve­nien­tes de los gra­nos ven­di­dos.

Es­ta afir­ma­ción de Pe­ro­gru­llo se ha­ce en me­ri­to a que mu­chas per­so­nas de es­te país pue­den des­co­no­cer el tra­ta­mien­to a los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por el agro.

Al de­di­car­me a es­ta te­má­ti­ca, no sos­la­yo en ab­so­lu­to la gra­ví­si­ma si­tua­ción crea­da por la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, que in­cre­men­tó ex­po­nen­cial­men­te las va­lua­cio­nes fis­ca­les, con au­men­tos exa­ge­ra­dos en el im­pues­to in­mo­bi­lia­rio y de­ri­va­cio­nes en im­pues­tos na­cio­na­les. Los gre­mios por es­tos días re­cla­man -con mo­ti­vos jus­ti­fi­ca­dos­que se ele­ve en for­ma sus­tan­cial el lla­ma­do Mí­ni­mo No Im­po­ni­ble (MNI); sin em­bar­go, los asa­la­ria­dos no son los úni­cos afec­ta­dos. Más aun, aque­llos que tra­ba­jan en for­ma in­de­pen­dien­te pres­tan­do ser­vi­cios, o que su ren­ta pro­ven­ga de ac­ti­vi­da­des co­mo el co­mer­cio o el agro, es­tán en peo­res con­di­cio­nes por una ma­yor car­ga fis­cal.

Ello es una inequi­dad ab­so­lu­ta, pues en los he­chos to­dos los con­tri­bu­yen­tes men­cio­na­dos son tra­ba­ja­do­res y sus ga­nan­cias pro­vie­nen de la mis­ma fuen­te, de­bien­do atri­buír­se­les el mis­mo tra­ta­mien­to im­po­si­ti­vo.

En efec­to, a los em­plea­dos se les per­mi­te una de­duc­ción es­pe- cial anual y otra si­mi­lar a los res­tan­tes tra­ba­ja­do­res, siem­pre que ha­yan cum­pli­do co­rrec­ta­men­te con su obli­ga­ción del pa­go an­te la ca­ja de au­tó­no­mos.

Si bien es cier­to que al­guno ar­gu­men­ta­rá la exis­ten­cia y po­si­bi­li­dad de ad­he­rir­se al ré­gi­men de mo­no­tri­bu­to, ello so­lo es po­si­ble en de­ter­mi­na­dos ca­sos, pues son di­ver­sas las con­di­cio­nes que de­ben cum­plir­se pa­ra su en­cua­dre. El pro­ble­ma de ele­var el pi­so a par­tir del cual a un ciu­da­dano le co­rres­pon­da en­fren­tar el im­pues­to a las ga­nan­cias, no es­tá ais­la­do en es­te tri­bu­to.

El mon­to mí­ni­mo se ha des­fa­sa­do en el tiem­po, sien­do afec­ta­do por la in­fla­ción, fla­ge­lo és­te que dis­tor­sio­na los re­sul­ta­dos, mos­tran­do las apa­rien­cias y es­con­dien­do las reali­da­des. Es­ta si­tua­ción pro­du­ce in­jus­ti­cias ma­ni­fies­tas, al exi­gir im­pues­to don­de no exis­te ca­pa­ci­dad real pa­ra con­tri­buir. Se tra­ta de una ilu­sión óp­ti­ca, vien­do ci­fras que pue­den pa­re­cer re­le­van­tes y su­fi­cien­tes pa­ra una vi­da dig­na pe­ro com­pro­ba­do es­tá que no lo es.

Re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble que se dis­pon­ga una ac­tua­li­za­ción au­to­má­ti­ca de los mon­tos fi­ja­dos, con ín­di­ces acor­des a la real des­va­lo­ri­za­ción de la mo­ne­da, sin es­tar su­je­tos a una de­ci­sión uni­la­te­ral del Po­der Eje­cu­ti­vo. Es­te cam­bio re­sul­ta ne­ce­sa­rio ha­cer­lo por ley de la Na­ción.

Tam­bién las de­duc­cio­nes con to­pes o mon­to fi­jos, ta­les co­mo los gas­tos de man­te­ni­mien­to de au­to­mó­vil (cuan­do es­tá afec­ta­do a la ac­ti­vi­dad), in­tere­ses por prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios, y otros cómpu­tos es­pe­cial­men­te per­mi­ti­dos, tie­nen un atra­so en su ac­tua­li­za­ción sin ra­zo­nes va­le­de­ras, que in­cre­men­tan el im­pues­to a pa­gar.

A su vez, la ta­rea ad­mi­nis­tra­ti­va de la em­pre­sa em­plea­do­ra es re­le­van­te. Ade­más de efec­tuar los cálcu­los y rea­li­zar los de­pó­si­tos a fa­vor del fis­co, su in­cum­pli­mien­to to­tal o par­cial po­drá traer con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas por san­cio­nes o in­clu­so im­pe­di­men­to en la de­duc­ción de suel­dos.

Otra dis­tor­sión preo­cu­pan­te es la ta­bla de­ter­mi­na­ti­va de la obli­ga­ción fis­cal, la cual se man­tie­ne en sus va­lo­res no­mi­na­les des­de ha­ce más de 10 años. Un tri­bu­to cu­ya esen­cia es pro­gre­si­vo -de­bien­do exi­gir una ma­yor car­ga a quie­nes ga­nan más-, se ale­ja de su na­tu­ra­le­za al apli­car una ta­sa del 35% a par­tir del ex­ce­den­te anual de $ 120.000, sin im­por­tar el mon­to que di­cha ci­fra pue­da al­can­zar.

El agro re­sul­ta una ac­ti­vi­dad es­pe­cial­men­te per­ju­di­ca­da, an­te la exi­gen­cia de va­lua­ción de sus exis­ten­cias de gra­nos y ha­cien­da (sal­vo vien­tres) a su va­lor de co­ti­za­ción al cie­rre de ca­da ejer­ci­cio, por tra­tar­se de bie­nes con pre­cios tras­pa­ren­tes en el mer­ca­do en que acos­tum­bran ope­rar.

De es­ta ma­ne­ra que­da gra­va­da lo que se de­no­mi­na “ga­nan­cia por te­nen­cia”, es de­cir aque­lla uti­li­dad que fal­ta ser rea­li­za­da, no de­fi­ni­ti­va, ya que pue­de re­ver­tir­se. Ade­más, el re­sul­ta­do gra­va­do por el im­pues­to a las ga­nan­cias es irreal, no­mi­nal y ab­so­lu­ta­men­te fic­ti­cio an­te la sus­pen­sión del ajus­te por in­fla­ción. De es­ta for­ma se pro­du­cen inequi­da­des ma­ni­fies­tas re­co­no­ci­das por di­ver­sos fa­llos ju­di­cia­les, co­mo el em­ble­má­ti­co “Candy S.A” (3/7/2009), aquel con ac­ti­vi­dad agropecuaria “Gun­ning­ham, Die­go Juan” (3/8/2011) y de los más re­cien­tes “Swa­co de Ar­gen­ti­na SA” (14/2/2012).

Las prue­bas pe­ri­cia­les con­ta­bles, en la ma­yo­ría de los ca­sos fue­ron con­tun­den­tes, de­mos­tran­do que de no apli­car­se la normativa hoy sus­pen­di­da del ajus­te por in­fla­ción, se pro­du­ci­ría una con­fis­ca­to­rie­dad ma­ni­fies­ta.

Tam­bién se vul­ne­ra el prin­ci­pio esen­cial pa­ra la apli­ca­ción de im­pues­tos, cual es la ca­pa­ci­dad de con­tri­buir y la ta­sa efec­ti­va so­bre la ren­ta real en al­gu­nos ca­sos al­can­za­ría al 65%.

La dis­tor­sión se pre­sen­ta con ma­yor fre­cuen­cia en la ac­ti­vi­dad agropecuaria, por ser es­ta cí­cli­ca y pro­du­cir­se pér­di­das acu­mu­la­das en al­gu­nos pe­río­dos, que si bien pue­den tras­la­dar­se a otros ejer­ci­cios sub­si­guien­tes, se im­pi­de su ac­tua­li­za­ción, des­va­lo­ri­zan­do es­tos ge­nui­nos que­bran­tos.

La ven­ta de tie­rras ru­ra­les por par­te de una per­so­na fí­si­ca o so­cie­dad, al prohi­bir­se ac­tua­li­zar su cos­to ori­gi­nal, arro­ja un re­sul­ta­do fic­ti­cio. La dis­tor­sión es ma­ni­fies­ta cuan­do el in­mue­ble se re­ci­bió por he­ren­cia y pro­vie­ne de an­ti­gua da­ta, o ha­ya si­do ad­qui­ri­do con an­te­rio­ri­dad al año 2001. Ello re­quie­re una co­rrec­ción in­me­dia­ta.

La fal­ta de re­co­no­ci­mien­to de la in­fla­ción pa­ra li­qui­dar es­te tri­bu­to fue es­pe­cial­men­te con­tem­pla­da en la re­for­ma de la ley pe­nal tri­bu­ta­ria, don­de ac­tua­li­za­ron los mon­tos mí­ni­mos has­ta 4 ve­ces pa­ra com­pen­sar la de­pre­cia­ción de la mo­ne­da na­cio­nal

En con­clu­sión, si se pre­ten­de apli­car la ló­gi­ca y al me­nos res­pe­tar los prin­ci­pios esen­cia­les de los tri­bu­tos, se ha­ce ur­gen­te e im­pres­cin­di­ble po­ner en fun­cio­na­mien­to el me­ca­nis­mo que la pro­pia ley dis­po­ne y se ha­lla sus­pen­di­do des­de más de una dé­ca­da.

Santiago Saenz Va­lien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.