En­tre la ló­gi­ca y la frus­tra­ción

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

De un la­do, to­do bien, has­ta muy bien. Del otro, to­do mal. Muy mal.

Em­pe­ce­mos por el bien. Es­ta se­ma­na se ins­ta­ló en Ro­sa­rio, don­de se­sio­nó el XX Con­gre­so de Aa­pre­sid, don­de la siem­bra di­rec­ta es sim­ple­men­te la me­tá­fo­ra que sin­te­ti­za el enor­me po­der crea­ti­vo de la agri­cul­tu­ra ar­gen­ti­na, de­ve­ni­da en la más mo­der­na del pla­ne­ta.

Allí des­fi­la­ron las no­ve­da­des del año, en de­ce­nas de lan­za­mien­tos, más de 40 ta­lle­res y con­fe­ren­cias que reunie­ron a 3000 ávi­dos par­ti­ci­pan­tes. En­tre ellos, mu­chos vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros sor­pren­di­dos, co­mo los de Ar­ca­dia, la com­pa­ñía ca­li­for­nia­na de bio­tec­no­lo­gía que com­pró el even­to de to­le­ran­cia a la se­quía de Bio­ce­res. “It works!” (fun­cio­na!) ex­cla­mó cuan­do le có­mo ha­bía an­da­do es­te año con la tre­men­da se­quía. Re­cor­de­mos que Bio­ce­res es una em­pre­sa que na­ció ha­ce diez años, pa­ra ca­na­li­zar in­ver­sio­nes al desa­rro­llo de bio­tec­no­lo­gía ar­gen­ti­na. A tra­vés de con­ve­nios con gru­pos de in­ves­ti­ga­do­res del sec­tor pú­bli­co (IN­TA, Co­ni­cet, Uni­ver­si­da­des) se lo­gró desa­rro­llar y pa­ten­tar even­tos trans­gé­ni­cos de

La di­rec­ta es so­lo la me­tá­fo­ra del enor­me po­der crea­ti­vo de la agri­cul­tu­ra

enor­me in­te­rés, co­mo és­te. O el de la qui­mo­si­na, cua­jo ve­ge­tal que ya en­tró al mer­ca­do.

En el mis­mo sen­ti­do po­si­ti­vo, se pue­de con­ta­bi­li­zar la pre­sen­cia del ex Mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra y ac­tual pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Ju­lián Do­mín­guez. El au­tor del Plan Es­tra­té­gi­co Agroa­li­men­ta­rio fue a Aa­pre­sid a en- tre­gar un re­co­no­ci­mien­to a la co­mi­sión di­rec­ti­va, y a de­cla­rar “de in­te­rés le­gis­la­ti­vo” el tra­ba­jo ins­ti­tu­cio­nal de la en­ti­dad. Una se­ñal de dis­ten­sión, en mo­men­tos en que nue­vos nu­ba­rro­nes se acu­mu­la­ban en el ho­ri­zon­te agrí­co­la: pe­si­fi­ca­ción de los mer­ca­dos de fu­tu­ros, ru­mo­res de re­ten­cio­nes, cam­bios en la po­lí­ti­ca ofi­cial de bio­com­bus­ti­bles.

Pe­ro mien­tras es­to su­ce­día, tam­bién Ro­sa­rio era epi­cen­tro de una escalada pe­li­gro­sa en el con­flic­to lác­teo. Mien­tras los tam­be­ros se mo­vi­li­za­ban con pi­que­tes en cua­ren­ta plan­tas -al­gu­nos muy fuer­tes co­mo los que in­vo­lu­cra­ron a La Se­re­ní­si­ma en Tren­que Lau­quen y Ca­nals-, una reunión cla­ve con los mi­nis­tros de Agri­cul­tu­ra de Cór­do­ba y San­ta Fé, y con la pre­sen­cia del se­cre­ta­rio de Le­che­ría de la Na­ción, ter­mi­na­ba en un es­cán­da­lo con la ex­pul­sión de va­rios di­ri­gen­tes ge­nui­nos del sec­tor. Le­jos de una so­lu­ción pa­ra un sec­tor gra­ve­men­te com­pro­me­pre­gun­ta­mos ti­do por los dis­la­tes de la po­lí­ti­ca ofi­cial, agra­va­dos aho­ra por la caí­da de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les, la cuer­da se ten­só al lí­mi­te. La ima­gen omi­no­sa de la le­che de­rra­ma­da en las ban­qui­nas mar­ca la pro­fun­di­dad de la cri­sis.

Al mis­mo tiem­po, cre­cía la preo­cu­pa­ción por los cam­bios drás­ti­cos en el ré­gi­men de bio­com­bus­ti­bles. For­man par­te de la

Los cam­bios en bio­com­bus­ti­bles com­pli­can aún más los em­bar­ques

nue­va es­tra­te­gia de con­trol to­tal por par­te del Es­ta­do. Al cie­rre de es­ta edi­ción se con­fir­mó la du­pli­ca­ción de los de­re­chos de ex­por­ta­ción al bio­die­sel, com­pli­can­do los em­bar­ques que ya ve­nían mal por el cie­rre del mer­ca­do es­pa­ñol co­mo re­pre­sa­lia por la ex­pro­pia­ción de las ac­cio­nes de la em­pre­sa en YPF. Al mis­mo tiem­po se fi­jó un pre­cio no re­mu­ne­ra­ti­vo pa­ra el mer­ca­do in­terno.

Es­to ge­ne­ra­ría pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad de la ca­de­na so­je­ra, don­de el bio­die­sel con­ta­ba con un mar­gen atrac­ti­vo. Al des­apa­re­cer és­te, el efec­to es com­pa­ra­ble al de la suba de re­ten­cio­nes: au­men­tar los de­re­chos de ex­por­ta­ción del bio­die­sel un 10% (es lo que tras­cen­dió) es más o me­nos lo mis­mo que su­bir­le un 5% a la so­ja.

En los úl­ti­mos cin­co años, se cons­tru­ye­ron quin­ce fá­bri­cas de bio­die­sel, que pue­den pro­ce­sar 3 mi­llo­nes de to­ne­la­das de acei­te por año. La in­ver­sión al­can­zó a los mil mi­llo­nes de dó­la­res, am­pa­ra­da por una po­lí­ti­ca im­pul­sa­da por el go­bierno K. El gol­pe de ti­món es co­mo el im­pac­to de un exo­cet por de­ba­jo de la lí­nea de flo­ta­ción del sec­tor más di­ná­mi­co de la eco­no­mía ar­gen­ti­na. Sin em­bar­go, el efec­to irá mu­cho más allá: la sen­sa­ción de que en la Ar­gen­ti­na, la apues­ta más ló­gi­ca ter­mi­na en una frus­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.