Pro­ta­go­nis­tas del sue­ño del sue­lo eterno

Con ri­cas anéc­do­tas y fotos, Víc­tor Truc­co, pre­si­den­te ho­no­ra­rio de Aa­pre­sid, re­cor­dó la his­to­ria de los gran­des pio­ne­ros de la siem­bra di­rec­ta.

Clarin - Rural - - EL CONGRESO DE AAPRESID EL CONGRESO DE AAPRESID - Gas­tón Nef­fen cla­rin­ru­ral@clarin.com

El pa­ra­dig­ma de la siem­bra di­rec­ta im­pli­có una pro­fun­pues­ta da trans­for­ma­ción de la for­ma de ha­cer agri­cul­tu­ra. Por eso, en una de las con­fe­ren­cias ma­gis­tra­les del con­gre­so, Víc­tor Truc­co, pio­ne­ro de la siem­bra di­rec­ta y pre­si­den­te ho­no­ra­rio de Aa­pre­sid, con­tó la his­to­ria hu­ma­na que hay de­trás de es­ta ver­da­de­ra re­vo­lu­ción pro­duc­ti­va, con anéc­do­tas que re­cor­da­ron a los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de es­ta aven­tu­ra del co­no­ci­mien­to.

Tam­bién ana­li­zó los he­chos que fue­ron cla­ve pa­ra el cre­ci­mien­to del sis­te­ma y la con­so­li­da­ción de la en­ti­dad, pe­ro con la mi­ra en los desafíos que vie­nen ha­cia el 2032. “Los pro­ble­mas del fu­tu­ro los va­mos a re­sol­ver co­mo so­lu­cio­na­mos los del pa­sa­do, en ba­se a con­cep­tos y va­lo­res”, ase­gu­ró Truc­co.

Los re­cuer­dos del pre­si­den­te ho­no­ra­rio de Aa­pre­sid “desacar­to­na­ron” los re­la­tos aca­dé­mi­cos de los li­bros de agro­no­mía y mos­tra­ron a los hom­bres de car­ne y hue­so que se ani­ma­ron a pro­bar pri­me­ro un con­cep­to di­fe­ren­te.

Truc­co con­tó que en 1973 co­no­ció a Ro­ge­lio Fo­gan­te, un ge­ne­tis­ta que tra­ba­ja­ba en el IN­TA. Por esos años, les preo­cu­pa­ba el im­pac­to de la go­ta de llu­via so­bre el sue­lo des­nu­do y la cons­tan­te de­gra­da­ción del re­cur­so por la ero­sión (en la con­fe­ren­cia mos­tró có­mo vo­la­ba el pol­vo en un lo­te que se es­ta­ba aran­do en los 70). Es­te téc­ni­co lo con­ven­ció de que la so­ja po­día fun­cio­nar en San Jor­ge, San­ta Fe, y le co­men­zó a ha­blar de la siem­bra di­rec­ta.

En 1980, Fo­gan­te es­ti­ma­ba que en la zo­na de Mar­cos Juárez (en Cór­do­ba) ha­bía 16 pro­duc­to­res que sem­bra­ban 3.000 hec­tá­reas en siem­bra di­rec­ta, con la idea de ace­le­rar la im­plan­ta­ción de so­ja so­bre trigo. Pe­ro es­tar en la pun­ta de la lan­za nun­ca es fá­cil. Truc­co con­tó que tu­vie­ron que adap­tar mo­de­los de sem­bra­do­ras y des­pués im­por­tar­las de Bra­sil, y tam­bién in­vi­tar a re­fe­ren­tes de EE.UU., Bra­sil y Chi­le pa­ra que no cre­ye­ran que es­ta­ban lo­cos.

La Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Pro­duc­to­res en Siem­bra Di­rec-

Los dos gran­des de la SD son Crovetto y Fo­gan­te”, re­co­no­ció Truc­co

ta (Aa­pre­sid) se for­mó en 1987, en una reunión en la que ha­bía 20 per­so­nas (en 1989 re­ci­bió la per­so­ne­ría ju­rí­di­ca), y fue fun­da­men­tal pa­ra con­so­li­dar el nue­vo pa­ra­dig­ma. En el mar­co de la en­ti­dad, se or­ga­ni­za­ron via­jes a Bra­sil y Chi­le, pa­ra com­par­tir ex­pe­rien­cias, y se con­tra­tó a un téc­ni­co (Da­niel Ca­no­va) pa­ra que pu­die­ra orien­tar a los pro­duc­to­res en los ejes del nue­vo sis­te­ma.

En­tre las fotos que guar­da de esos años, Truc­co mos­tró la ima­gen de un ras­tro­jo que te­nía un bi­lle­te de 500.000 aus­tra­les en­ci­ma. “Es que que­ría­mos ex­pli­car que el ras­tro­jo va­lía”, des­ta­có. “En es­tos años, ade­más, co­no­ci­mos a Car­los Crovetto, un chi­leno que nos im­pre­sio­nó con su sue­ño del sue­lo eterno”, con­tó Truc­co.

Los ar­gen­ti­nos pe­re­gri­na­ron al cam­po de Crovetto en Che­quén (Chi­le) y se sor­pren­die­ron al ver có­mo fun­cio­na­ba el pa­ra­dig­ma en lo­tes di­fí­ci­les con fuer­tes pen­dien­tes. “Los gran­des de la siem­bra di­rec­ta son Crovetto y Fo­gan­te; nos con­ven­cie­ron de que po­día­mos pro­du­cir y te­ner un sue­lo ca­da vez me­jor”, re­co­no­ció.

En es­ta eta­pa, los re­fe­ren­tes de la siem­bra di­rec­ta co­men­za­ron a via­jar pa­ra ex­pli­car las ven­ta­jas agro­nó­mi­cas y am­bien­ta­les del sis­te­ma, e in­clu­so lle­ga­ron a pre­sen­tar un do­cu­men­to en la Con­fe­ren­cia Mun­dial so­bre Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble que or­ga­ni­zó la ONU en Río de Ja­nei­ro en 1992.

En 1997, Aa­pre­sid dio otro pa­só fun­da­men­tal. “Le di­ji­mos que sí a la bio­tec­no­lo­gía, lue­go de que dos téc­ni­cos nues­tros es­tu­dia­ran la opor­tu­ni­dad de sem­brar se­mi­llas trans­gé­ni­cas, en ese mo­men­to pen­sa­mos que si es­to era se­gu­ro pa­ra Es­ta­dos Uni­dos tam­bién lo era pa­ra no­so­tros”, re­cor­dó.

Du­ran­te to­da la con­fe­ren­cia, Truc­co agra­de­ció a los que tra­ba­ja­ron pa­ra el desa­rro­llo de Aa­pre­sid, y ha­bló de otro mo­men­to im­por­tan­te: el lan­za­mien­to de la Agri­cul­tu­ra Cer­ti­fi­ca­da (AC), pe­ro en el tra­mo fi­nal ana­li­zó lo que con­si­de­ra una ima­gen dis­tor­sio­na­da del sec­tor agro­pe­cua­rio en la so­cie­dad. “La gen­te aún no ha en­ten­di­do los va­lo­res que he­mos crea­do. No he­mos sa­bi­do co­mu­ni­car la im­por­tan­cia de una ac­ti­vi­dad que ge­ne­ra re­cur­sos en el in­te­rior de un país en el que se po­drían mul­ti­pli­car las ciu­da­des co­mo Ra­fae­la, Mar­cos Juárez y Per­ga­mino, en­tre mu­chas otras”, con­clu­yó.

GUS­TA­VO CASTAING

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.