El maíz des­pe­ga con agua y mu­cho co­no­ci­mien­to

El es­pe­cia­lis­ta Mar­tín Pass­man des­ta­có la im­por­tan­cia de sa­ber qué re­quie­re el cul­ti­vo si se su­ma el rie­go.

Clarin - Rural - - EL CONGRESO DE AAPRESID EL CONGRESO DE AAPRESID - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@clarin.com

El rie­go es una de las tec­no­lo­gías que ma­yor im­pac­to pue­de lle­gar a te­ner en el ren­di­mien­to fi­nal de un cul­ti­vo, pe­ro a su vez es el que ma­yo­res du­das ge­ne­ra en los pro­duc­to­res a la ho­ra de in­ver­tir. El mon­to de la in­ver­sión es muy al­to, y pa­ra que sea efec­ti­va de­be ser acom­pa­ña­da por un al­to gra­do de co­no­ci­mien­to. Por eso, el ta­ller so­bre rie­go en maíz dic­ta­do en el con­gre­so de Aa­pre­sid por Mar­tín Pass­man, pro­duc­tor agro­pe­cua­rio, es­pe­cia­lis­ta en rie­go y fun­da­dor de la em­pre­sa Irri Ma­na­ge­ment Ar­gen­ti­na, fue de las que más in­te­rés ge­ne­ra­ron en el pú­bli­co.

A ma­yor con­su­mo de agua por par­te de la plan­ta, ma­yo­res se­rán los rin­des

En­tre las va­ria­bles a te­ner en cuen­ta al mo­men­to del rie­go, se­gún ex­pli­có el es­pe­cia­lis­ta, la prin­ci­pal es la cur­va de eva­po­trans­pi­ra­ción. “La can­ti­dad de agua que apli­ca­mos de­be cu­brir la can­ti­dad de agua que el cul­ti­vo es­tá per­dien­do. Hay que ver cuán­to cree­mos que de­man­da­rá ca­da día y en ca­da mo­men­to del cul­ti­vo”, di­jo Pass­man.

El 30% del agua que se eva­po­ra sa­le di­rec­ta­men­te des­de el sue­lo, y el pro­duc­tor de­be in­ten­tar que ese por­cen­ta­je sea ca­da vez me­nor. “A ma­yor eva­po­trans­pi­ra­ción, es de­cir ma­yor con­su­mo de agua por par­te de la plan­ta, ten­dre­mos ma­yo­res rin­des”, gra­fi­có Pass­man, y re­mar­có la im­por­tan­cia de co­no­cer bien el sue­lo en el que se tra­ba­ja, que es la “cuen­ta co­rrien­te” de los pro­duc­to­res. La ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je de agua del sue­lo, la pro­fun­di­dad que se quie­re cu­brir y la ca­pa­ci­dad de in­fil­tra­ción son al­gu­nas de las va­ria­bles a te­ner en cuen­ta.

“Hay que cu­brir la de­man­da de agua en los mo­men­tos de má­xi­ma ne­ce­si­dad. Si no hay in­fil­tra­ción, el rie­go es in­efi­cien­te. Si hay me­nor pro­fun­di­dad de sue­lo hay que ha­cer más apli­ca­cio­nes con me­nor in­ten­si­dad”, di­jo el ex­per­to.

El mo­men­to in­di­ca­do pa­ra te­ner a mano los sis­te­mas de rie­go, se­gún ex­pli­có Pass­man, co­mien­za vein­te días an­tes de la flo­ra­ción y du­ra has­ta los vein­te días pos­te­rio­res a la flo­ra­ción. “En ese pe­río­do, el cul­ti­vo es más sen­si­ble al es­trés hí­dri­co”, di­jo el ex­per­to.

Con­sul­ta­do por la den­si­dad de siem­bra más con­ve­nien­te en lo­tes ba­jo rie­go, Pass­man di­jo que de­be ser 15-20% ma­yor que en el res­to de los lo­tes de la zo­na. Res­pec­to a cuál es el mo­men­to de de­jar de usar los equi­pos de rie­go del lo­te, el es­pe­cia­lis­ta di­jo que lo me­jor es es­pe­rar has­ta la ma­du­rez del grano. “En los maí­ces mo­der­nos se re­co­mien­da se­guir re­gan­do e in­clu­so fer­ti­li­zan­do en el mo­men­to de lle­na­do de gra­nos. Una bue­na al­ter­na­ti­va es la fer­ti-irri­ga­ción, que es sim­ple, efi­cien­te y ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te. Cuan­do ve­mos la lí­nea ne­gra que mar­ca la ma­du­rez del grano, se pue­de sa­car el equi­po“, ex­pli­có Pass­man.

La ex­pe­rien­cia de la úl­ti­ma cam­pa­ña de­jó con sed a mu­chos pro­duc­to­res; la tec­no­lo­gía y el co­no­ci­mien­to son un buen tra­go pa­ra sa­ciar­la.

Pass­man. El ex­per­to, en Aa­pre­sid.

Apli­ca­ción. La efi­cien­cia es cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.