En­tre­na­mien­to a full

En Venado, pro­duc­to­res y con­tra­tis­tas se ca­pa­ci­ta­ron a cam­po pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo los fie­rros.

Clarin - Rural - - ADMITE AGRÍCOLA - AD­MI­TE Cla­rín Ru­ral

Más allá de las ten­den­cias o de los lan­za­mien­tos co­mer­cia­les, una se­lec­ción ade­cua­da al mo­men­to de ad­qui­rir una má­qui­na con­di­cio­na no­ta­ble­men­te la ren­ta­bi­li­dad del con­tra­tis­ta. Por eso, en Ad­mi­te Agrí­co­la, la pla­ta­for­ma de en­tre­na­mien­to pa­ra usua­rios de ma­qui­na­ria que co­men­zó el lu­nes pa­sa­do y que cul­mi­na hoy, uno de los ejes es­tu­vo pues­to en co­no­cer los úl­ti­mos en­sa­yos pa­ra in­cre­men­tar la efi­cien­cia des­de el mo­men­to de la com­pra.

En la Es­cue­la Sa­le­sia­na de Venado Tuer­to, San­ta Fe, Ad­mi­te pro­po­ne una me­to­do­lo­gía teó­ri­co-prác­ti­ca, con má­qui­nas in si­tu y una aten­ción per­so­na­li­za­da, que les per­mi­te a los usua­rios ac­ce­der a las úl­ti­mas in­no­va­cio­nes y eva­cuar to­das las pro­ble­má­ti­cas que se pre­sen­tan en la ta­rea co­ti­dia­na y en ca­da re­gión del país.

“A di­fe­ren­cia de una ca­pa­ci­ta­ción tra­di­cio­nal, en es­te ti­po de en­tre­na­mien­tos lo que bus­ca­mos es que quien ha­ga la de­man­da de equi­pos la ha­ga bien, que pi­da lo me­jor pa­ra el tra­ba­jo que va­ya a rea­li­zar, y que lue­go pue­da ca­li­brar­la pa­ra res­pon­der a las al­ter­na­ti­vas que pue­dan sur­gir”, de­fi­ne Her­nán Fe­rra­ri, res­pon­sa­ble del mó­du­lo de siem­bra y coor­di­na­dor re­gio­nal del pro­yec­to Pre­cop del IN­TA.

A car­go del mó­du­lo de co­se­cha es­tu­vo Ser­gio Ma­ri­ne­lli, re­co­no­ci­do con­tra­tis­ta y ase­sor pri­va­do, quien com­par­tió la vi­sión con Fe­rra­ri y plan­teó que “hoy es­ta­mos usan­do las co­se­cha­do­ras al 70 u 80% de su po­ten­cial, y en gran me­di­da es­to se de­be a la fal­ta de ca­pa­ci­ta­ción”.

Al re­fe­rir­se a qué se apun­ta en siem­bra, Fe­rra­ri ex­pli­có que uno de los ob­je­ti­vos es ho­mo­ge­nei­zar los na­ci­mien­tos. “La ten­den­cia ac­tual es uti­li­zar la mis­ma má­qui­na pa­ra la grue­sa y pa­ra la fi­na, pe­ro la ca­li­dad de siem­bra ca­yó mu­chí­si­mo. Yo creo que de ser po­si­ble es con­ve­nien­te con­tar con dos má­qui­nas, una pa­ra ca­da cam­pa­ña”, ex­pre­só Her­nán Fe­rra­ri, quien agre­gó que pa­ra el 70 % de las re­gio­nes del país, las sem­bra­do­ras con cu­chi­llas ti­po tur­bo son las más ap­tas, ya que ha­cen una mi­cro­la­bran­za.

Con­tra lo que se sue­le in­di­car, re­co­men­dó uti­li­zar cu­chi­llas con po­cas on­du­la­cio­nes, de 19 o 20. “Le po­de­mos agre­gar un pi­sa­rras­tro­jo, que per­mi­te que la cu­chi­lla ha­ga un cor­te ne­to, y es con­ve­nien­te uti­li­zar pul­mo­nes neu­má­ti­cos, que per­mi­ten que la car­ga se man­ten­ga cons­tan­te más allá de las os­ci­la­cio­nes en el tren de siem­bra”, ex­pre­só.

Por el con­tra­rio, pa­ra sue­los co­mo los uru­gua­yos, pa­ra­gua­yos, o los de las pro­vin­cias de En­tre Ríos o San Luis, la re­co­men­da­ción fue apun­tar a cu­chi­llas ri­za­das con abre­sur­co bi­dis­co. Ade­más, de­di­có par­te de su es­tu­dio a los trac­to­res, don­de ex­pli­có que el pe­so de la má­qui­na de­fi­ne la ca­pa­ci­dad de trac­ción, mien­tras que la po­ten­cia sólo in­di­ca a qué ve­lo­ci­dad se pue­de rea­li­zar di­cha la­bor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.