Tiem­pos es­qui­zo­fré­ni­cos

El fe­nó­meno El Ni­ño trae­rá agua su­fi­cien­te pa­ra la cam­pa­ña es­ti­val, pe­ro el cli­ma se­rá muy cam­bian­te.

Clarin - Rural - - EL PANORAMA CLIMÁTICO - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@clarin.com

En vis­tas al fi­nal del in­vierno y la pró­xi­ma cam­pa­ña de ve­rano, la evo­lu­ción del cli­ma es tal vez el fac­tor que ma­yor incertidumbre ge­ne­ra en los pro­duc­to­res. Las llu­vias de la pri­me­ra mi­tad del año no lle­ga­ron a tiem­po pa­ra sal­var los rin­des de la cam­pa­ña 2011/12, pe­ro los cul­ti­vos in­ver­na­les sí es­tán te­nien­do hu­me­dad su­fi­cien­te en la ma­yo­ría de las zo­nas agrí­co­las, y aho­ra el pa­no­ra­ma es di­fe­ren­te.

Se­gún el in­for­me cli­má­ti­co de la Bol­sa de Ce­rea­les de Bue­nos Aires, rea­li­za­do por el es­pe­cia­lis­ta Eduardo Sie­rra, el desa­rro­llo de un epi­so­dio del fe­nó­meno “El Ni­ño” trae­ría bue­nas con­di­cio­nes pa­ra la cam­pa­ña agrí­co­la 2012/2013, pe­ro la se­quía de los úl­ti­mos dos años po­dría te­ner un

Las pre­ci­pi­ta­cio­nes au­men­ta­rán pro­me­dian­do la pri­ma­ve­ra

efec­to re­si­dual en la car­ga de los per­fi­les. Por eso, los efec­tos be­né­fi­cos de “El Ni­ño” po­drían de­mo­rar­se en lle­gar, man­te­nien­do una se­rie de ries­gos a lo lar­go de la tem­po­ra­da.

Se­gún el in­for­me, “lo que res­ta del in­vierno y la pri­me­ra par­te de la pri­ma­ve­ra ob­ser­va­rán fuer­tes os­ci­la­cio­nes tér­mi­cas, en las que se al­ter­na­rán lap­sos cá­li­dos, que con­su­mi­rán las re­ser­vas de hu­me­dad de los sue­los con en­tra­das de ai­re po­lar, con ries­go de he­la­das tar­días”. Es­tas irrup­cio­nes de ai­re frío se man­ten­drán has­ta di­ciem­bre, re­tar­dan­do el arran­que de los cul­ti­vos es­ti­va­les.

En es­te pe­río­do las pre­ci­pi­ta­cio­nes se­rán muy des­pa­re­jas, con va­lo­res abun­dan­tes y ries­go de tor­men­tas se­ve­ras en al­gu­nas zo­nas, y va­lo­res es­ca­sos en la ma­yor par­te del área agrí­co­la na­cio­nal, in­di­ca la Bol­sa.

Las llu­vias au­men­ta­rán pro­me­dian­do la pri­ma­ve­ra, pe­ro su dis­tri­bu­ción se­gui­rá sien­do he­te­ro­gé­nea, con ries­go de gra­ni­zo, vien­tos y cha­pa­rro­nes to­rren­cia­les en al­gu­nas zo­nas. Se­gún el in­for­me, “las fuer­tes llu­vias que se pro­du­ci­rán so­bre la Al­ta Cuen­ca del Pla­ta pro­vo­ca­rán la cre­ci­da de los gran­des ríos, con ries­go de inun­da­cio­nes ri­be­re­ñas”.

Por otra par­te, el NOA, el nor­te de Cu­yo y el oes­te de la re­gión del Cha­co po­drían ex­pe­ri­men­tar un co­mien­zo tar­dío de la tem­po­ra­da de llu­vias, pre­sen­tán­do­se una si­tua­ción de se­quía que com­pro­me- te­rá la pro­duc­ción.

Al pa­re­cer, son tiem­pos de es­qui­zo­fre­nia cli­má­ti­ca. Los pro­duc­to­res ten­drán que acos­tum­brar­se a la va­ria­bi­li­dad, tan­to den­tro de una cam­pa­ña co­mo en­tre un año y otro. “Aun­que es­te es­que­ma es sólo una su­po­si­ción, se­rá pru­den­te em­pe­zar a te­ner en cuen­ta que el cli­ma del área agrí­co­la na­cio­nal es­tá atra­ve­san­do una eta­pa de acen­tua­da va­ria­bi­li­dad, por lo que de­be pre­ver­se la po­si­bi­li­dad de que, ca­da dos o tres cam­pa­ñas, se pre­sen­ten con­di­cio­nes al­ta­men­te li­mi­tan­tes, co­mo las ob­ser­va­das en 2008/2009 y 2011/2012”, ex­pli­ca Sie­rra en el in­for­me.

Aun­que sea inevi­ta­ble, es bueno es­tar avi­sa­dos.

RO­BER­TO PE­RA

Si­gue el ries­go. Tras dos años se­cos, mu­chas zo­nas se de­mo­ra­rán pa­ra vol­ver a car­gar sus per­fi­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.