Sí... “es la se­mi­lla, don”

Con­cep­to La se­mi­lla ha pa­sa­do a ser el ele­men­to cla­ve en la ges­tión de la fo­to­sín­te­sis Mul­ti­pli­ca­ción Las em­pre­sas ha­cen una se­mi­lla, pe­ro los pro­duc­to­res pue­den ha­cer una to­ne­la­da

Clarin - Rural - - ARRANCA EL MIÉRCOLES EN SALTA TECNOLOGÍA -

“Es la eco­no­mía es­tú­pi­do”, di­jo Bill Clin­ton a los nor­te­duc­to­res, ame­ri­ca­nos en la cam­pa­ña elec­to­ral del 92. El slo­gan pe­gó fuer­te y alu­día a que los mé­ri­tos no eran de Bush, sino de la eco­no­mía.

Ac­tual­men­te, la for­ta­le­za de la eco­no­mía ar­gen­ti­na tie­ne que ver con la pro­duc­ción agrí­co­la, esen­cial­men­te con la pro­duc­ción de so­ja. Por otra par­te, es­ta al­ta pro­duc­ción tie­ne que ver con los gru­pos cortos de ma­du­rez de la so­ja, la siem­bra di­rec­ta y la bio­tec­no­lo­gía.

Del la­do de la de­man­da ha te­ni­do que ver con el cre­ci­mien­to de la po­bla­ción mun­dial y la ne­ce­si­dad de pro­teí­nas y bio­com­bus­ti­bles. El con­su­mo de so­ja ha ali­men­ta­do es­ta de­man­da.

Fue así que se pa­só de 50.000 to­ne­la­das de so­ja en 1970, a 50 mi­llo­nes de to­ne­la­das de so­ja en la ac­tua­li­dad: mil ve­ces más. Au­men­tó la su­per­fi­cie sem­bra­da y me­jo­ra­ron las se­mi­llas y las prác­ti­cas cul­tu­ra­les. Por eso me pa­re­ció res­pe­tuo­so de­cir: “Es la se­mi­lla, don”. Te­ne­mos que dar­nos cuen­ta de las ra­zo­nes de los “mi­la­gros”.

De los cam­bios de pa­ra­dig­mas, la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca cons­ti­tu­ye un cam­bio sus­tan­cial pa­ra la agri­cul­tu­ra, que nos per­mi­te trans­for­mar sus fun­cio­nes, más allá del au­men­to de pro­duc­ti­vi­dad y la re­duc­ción de cos­tos que pu­do dar­nos la re­sis­ten­cia a gli­fo­sa­to.

Te­ne­mos que en­ten­der que lo que se es­tá em­pe­zan­do a desarro- llar en la ge­né­ti­ca de las se­mi­llas tie­ne un al­can­ce inima­gi­na­ble. Na­ce una nue­va in­dus­tria pro­duc­to­ra de in­su­mos que se ali­men­ta de la ra­dia­ción so­lar, que ope­ra en una plan­ta, que se desa­rro­lla en el sue­lo y abre un nue­vo cam­po de ac­ción a la agri­cul­tu­ra.

Te­ne­mos que re­co­no­cer que el cen­tro de la agri­cul­tu­ra es­tá en la se­mi­lla. Es el prin­ci­pio y el fin de la agri­cul­tu­ra, que no cons­ti­tu­ye otra co­sa que el pro­ce­so de mul­ti­pli­ca­ción de la se­mi­lla, que de­ja de ser tal pa­ra ser un in­su­mo de la ali­men­ta­ción. Es­te pro­ce­so se ace­le­ró en los úl­ti­mos años, por el im­pac­to de la bio­tec­no­lo­gía, que nos per­mi­te mo­di­fi­car el ge­no­ma de las plan­tas.

La se­mi­lla ha pa­sa­do a ser el ele­men­to cla­ve en la “ges­tión” de la fo­to­sín­te­sis. La se­mi­lla se mo­di­fi­ca por in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca y se­lec­ción, pa­ra fa­bri­car pro­teí­nas es­pe­cí­fi­cas que tie­nen múl­ti­ples apli­ca­cio­nes, co­mo la de fa­bri­car en­zi­mas que de­gra­dan los res­tos fo­res­ta­les y pro­du­cir bio­com­bus­ti­bles de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

Re­cuer­do que ha­ce ya más de diez años, con un gru­po de pro- vi­si­ta­mos los la­bo­ra­to­rios de una im­por­tan­te in­dus­tria pe­tro­quí­mi­ca en los EE.UU. y uno de sus di­rec­ti­vos nos co­men­tó que un ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co de la com­pa­ñía era re­em­pla­zar el pe­tró­leo por las plan­tas.

Re­cuer­do que al sa­lir le co­men­té mi im­pre­sión al gru­po: “una se­mi­lla la ha­rán acá (re­fi­rién­do­me al la­bo­ra­to­rio), pe­ro una to­ne­la­da la pro­du­ci­re­mos no­so­tros en el cam­po”.

La agri­cul­tu­ra es una ac­ti­vi­dad que no tien­de a des­apa­re­cer, sino que tien­de a evo­lu­cio­nar, a trans­for­mar­se. La bio­tec­no­lo­gía ha co­rri­do los lí­mi­tes a las po­si­bi­li­da­des de la agri­cul­tu­ra.

Es­ta re­fle­xión vie­ne al ca­so aho­ra por­que hay pro­duc­to­res que se re­sis­ten a pa­gar los de­re­chos del crea­dor de la se­mi­lla y tra­tan de gam­be­tear es­te cos­to con fun­da­men­tos in­ge­nuos.

Eso sig­ni­fi­ca­ría con­de­nar la agri­cul­tu­ra al es­tan­ca­mien­to, a lo que fue. ¿A quién le va a in­tere­sar in­ver­tir en un ne­go­cio que no tie­ne fu­tu­ro? Se­ría de­te­ner el cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción agrí­co­la. ¿Qué in­te­rés pue­de te­ner un cria­de­ro en in­ver­tir en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo y com­pe­tir con otras em­pre­sas pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de las se­mi­llas si no se pue­de cap­tu­rar el va­lor del pro­duc­to?

La se­mi­lla es lo que nos per­mi­ti­rá fac­tu­rar ca­da día más por hec­tá­rea y de eso to­dos nos be­ne­fi­cia­mos. Pe­ro te­ne­mos que en­ten­der que so­mos par­te de un pro­ce­so pro­duc­ti­vo, y res­pe­tar el ne­go­cio de otras par­tes. No im­por­ta cuán ren­ta­ble sea ese otro ne­go­cio, siem­pre ten­dre­mos la li­ber­tad de ele­gir la se­mi­lla. Te­ne­mos que pen­sar que si la ac­ti­vi­dad de mi pro­vee­dor es bue­na, me­jor: eso me ase­gu­ra te­ner pro­vee­do­res y com­pe­ten­cia en­tre ellos.

La for­ma de pro­gre­sar es te­nien­do in­dus­trias se­mi­lle­ras com­pe­ti­ti­vas, con ca­pa­ci­dad pa­ra in­ver­tir en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo. Los agri­cul­to­res siem­pre ten­dre­mos la li­ber­tad de ele­gir.

De otra ma­ne­ra, la agri­cul­tu­ra no evo­lu­cio­na­rá de acuer­do a las po­si­bi­li­da­des de nues­tro tiem­po, sino que que­da­rá co­mo una ac­ti­vi­dad re­si­dual que ca­da día ten­drá me­nos mar­gen. Se­rá más “co­mo­dity” y las opor­tu­ni­da­des es­ta­rán en otra par­te, en otros paí­ses don­de los go­bier­nos y la po­bla­ción com­pren­dan los desafíos que re­pre­sen­tan esos nue­vos pa­ra­dig­mas.

Hoy, el cam­bio de pa­ra­dig­ma, la opor­tu­ni­dad que se nos pre­sen­ta, el desafío que te­ne­mos por de­lan­te los agri­cul­to­res, tie­ne que ver con la se­mi­lla. De­je­mos que los se­mi­lle­ros y la bio­tec­no­lo­gía nos sor­pren­dan.

Siem­pre habrá se­mi­llas dis­po­ni­bles que po­dre­mos sem­brar li­bre­men­te. Se­rán vie­jas se­mi­llas, las ya amor­ti­za­das, pe­ro creo que por ese ca­mino no es­ta­rá la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Se po­dría vol­ver a arar, pe­ro ya no ara­mos más, por­que nos he­mos da­do cuen­ta de que no nos be­ne­fi­cia.

No re­co­no­cer el va­lor de la se­mi­lla es una in­jus­ti­cia y una tor­pe­za. Lo pri­me­ro, por­que es­ta­mos apro­ve­chan­do el es­fuer­zo de otros sin re­co­no­cer­lo. Una tor­pe­za es no re­co­no­cer que si las em­pre­sas se­mi­lle­ras me­jo­ran su ren­ta­bi­li­dad se­rá por­que nos ofre­cen me­jo­res opor­tu­ni­da­des.

Los pa­ra­dig­mas han cam­bia­do y se­gui­rán cam­bian­do. La mi­ra­da cor­ta, don, no es la más re­co­men­da­ble. Hoy es un gas­to me­nos, ma­ña­na se­rá un me­nor in­gre­so.

Ayer fue la siem­bra di­rec­ta. Esa no tu­vo cos­to. Aho­ra es la se­mi­lla, don, y no se dis­trai­ga. No se equi­vo­que, el ne­go­cio no es ha­cer­se el dis­traí­do, sino ser par­te de una ca­de­na que ca­da año nos ofrez­ca me­jo­res opor­tu­ni­da­des. Siem­pre una to­ne­la­da de se­mi­lla la ha­re­mos no­so­tros.

Cuan­to más fun­cio­nes ten­ga la se­mi­lla, me­jor se­rá nues­tro fu­tu­ro. Clin­ton se dio cuen­ta que el mé­ri­to era de la eco­no­mía. En nues­tra hu­mil­de reali­dad, hoy, es en la se­mi­lla, don.

Víc­tor H. Truc­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.