El maíz mo­to­ri­za más in­ver­sio­nes agroin­dus­tria­les

Evo­nik, que ya es­tá en Ar­gen­ti­na, ins­ta­la una plan­ta de li­ci­na en Bra­sil. El Cono Sur, en to­do su po­ten­cial.

Clarin - Rural - - ALIMENTACIÓN ANIMAL - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Un nue­vo hi­to en el desa­rro­llo agroin­dus­trial del Cono Sur tu­vo lu­gar la se­ma­na pa­sa­da en Cu­ri­ti­ba, ca­pi­tal del es­ta­do de Pa­ra­ná, Bra­sil. Allí, la em­pre­sa ale­ma­na Evo­nik anun­ció una im­por­tan­te in­ver­sión pa­ra ela­bo­rar li­si­na, un ami­noá­ci­do esen­cial que se ob­tie­ne a par­tir del maíz. El des­tino de la li­si­na es la ali­men­ta­ción ani­mal.

Con es­te lan­za­mien­to, que fue acom­pa­ña­do por al­tas au­to­ri­da- des na­cio­na­les y es­ta­dua­les del Bra­sil, son tres las plan­tas que Evo­nik tie­ne en cons­truc­ción en Su­da­mé­ri­ca: una de ca­ta­li­za­dor (Me­ti­la­to) en Puer­to San Mar­tín, al nor­te de Ro­sa­rio. Otra de de­ri­va­dos oleo­quí­mi­cos pa­ra pro­du­cir 50.000 to­ne­la­das anua­les de in­su­mos de la in­dus­tria de cos­mé­ti­cos, en Ame­ri­ca­na (Bra­sil), y aho­ra la de li­si­na en Cas­tro, Pa­ra­ná, Bra­sil. En­tre las tres, la in­ver­sión su­ma más de 300 mi­llo­nes de eu­ros.

El me­ti­la­to es un in­su­mo cla­ve en la pro­duc­ción de bio­die­sel, ya que es el que per­mi­te la reac­ción de “tran­ses­te­ri­fi­ca­ción”, que con­vier­te al acei­te ve­ge­tal en un com­bus­ti­ble de al­ta flui­dez y ca­li­dad. Ac­tual­men­te se im­por­ta. La plan­ta de Evo­nik es­tá en cons­truc­ción y es­pe­ra arran­car a me­dia­dos del 2013. Ar­gen­ti­na es el ma­yor ex­por­ta­dor mun­dial de bio­die­sel, y es el país que im­pul­sa el ma­yor por­cen­ta­je de cor­te con el ga­soil en su mer­ca­do in­terno (7%, un 40% más que la Unión Eu­ro­pea).

La li­si­na es un ami­noá­ci­do esen­cial que nor­mal­men­te se adi­cio­na en las ra­cio­nes pa­ra mo­no­gás­tri­cos (po­llos, cer­dos, aves de pos­tu­ra) y en va­cas le­che­ras de muy al­ta pro­duc­ción. Evo­nik ya ha­bía ins­ta­la­do una gran plan­ta en Blair, Ne­bras­ka. Una par­ti­cu­la­ri­dad es que se cons­tru­yó aden­tro de un com­ple­jo de mo­lien­da de maíz de Car­gill, don­de sa­len to­da cla­se de pro­duc­tos, in­clu­so la fi­bra tex­til In­geo. Evo­nik ne­ce­si­ta uno de los de­ri­va­dos, la dex­tro­sa, que se fer­men­ta en gran­des tan­ques pa­ra pro­du­cir la li­si­na.

Lo mis­mo ha­rán en Cas­tro: allí hay otra plan­ta de Car­gill, que los pro­vee­rá de la dex­tro­sa. Lo no­ta­ble es que ha­ce pocos años Bra­sil no con­ta­ba con su­fi­cien­te maíz co­mo pa­ra ali­men­tar a su ga­na­do. Hoy el cul­ti­vo es­tá en fuer­te ex­pan­sión, tri­pli­can­do ya la pro­duc­ción ar­gen­ti­na (75 mi­llo­nes de to­ne­la­das). El mo­tor de es­te cre­ci­mien­to es la “sa­frin­ha”, el cul­ti­vo del maíz tras la co­se­cha de so­ja, ins­ta­lan­do un do­ble cul­ti­vo anual con al­tos rin­des en las nue­vas re­gio­nes agrí­co­las de los “Ce­rra­dos”. El do­ble cul­ti­vo abar­ca “sólo” al 50% de la so­ja, así que cuen­tan con la po­si­bi­li­dad de du­pli­car en po­co tiem­po.

La de­man­da mun­dial de li­si­na es­tá en fran­ca ex­pan­sión, por­que el maíz, el prin­ci­pal com­po­nen­te de los ali­men­tos ba­lan­cea­dos, es po­bre en es­te ami­noá­ci­do. La ha­ri­na de so­ja, que cuen­ta con una com­po­si­ción más equi­li­bra­da, en ge­ne­ral no al­can­za a com­pen­sar la ca­ren­cia y en­ton­ces se ape­la a la adi­ción de li­si­na bio­ló­gi­ca. La em­pre­sa ya pro­du­ce en el mun­do cua­tro ami­noá­ci­dos esen­cia­les: DL-me­tio­ni­na, L-Li­si­na (que se co­no­ce con el nom­bre de Bio­lis), L-Treo­ni­na y L-trip­tó­fano.

En los úl­ti­mos años, la apa­ri­ción de los DGS (un sub­pro­duc­to de la ela­bo­ra­ción de maíz pa­ra pro­du­cir el bio­com­bus­ti­ble eta­nol) pro­vo­có un cam­bio muy fuer­te en la in­dus­tria de la ali­men­ta­ción ani­mal. Los DGS abun­dan y son mu­cho más ba­ra­tos que la ha­ri­na de so­ja, el pro­duc­to que sus­ti­tu­yen. Pe­ro la pro­teí­na del maíz es po­bre en li­si­na, y en con­se­cuen­cia lo es tam­bién en el sub­pro­duc­to DGS. Es­to obli­ga a su­ple­men­tar­lo, lo que au­gu­ra una de­man­da cre­cien­te.

En la Ar­gen­ti­na hay un am­plio uso de es­te in­su­mo es­tra­té­gi­co. Por eso, no sor­pren­dió que el even­to con­ta­se con la pre­sen­cia de im­por­tan­tes em­pre­sa­rios de la in­dus­tria aví­co­la, en­tre ellos Car­los Si­ne­si, ge­ren­te de CE­PA, la Cá­ma­ra de Em­pre­sas Pro­ce­sa­do­ras Aví­co­las.

En Cu­ri­ti­ba, Pa­trik Wohl­hau­ser, miem­bro del Evo­nik Exe­cu­ti­ve Board y res­pon­sa­ble de la re­gión, di­jo que es­pe­ra que las ven­tas to­ta­les en Amé­ri­ca su­peren los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra el 2016, cuan­do las tres nue­vas in­ver­sio­nes ha­yan ma­du­ra­do.

Fir­ma. Eje­cu­ti­vos de la com­pa­ñía, la se­ma­na pa­sa­da en el Es­ta­do de Pa­ra­ná.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.