Me­jo­rar las de­ci­sio­nes del agro

Ex­pec­ta­ti­vas El ci­clo 2012/13 po­dría ser bri­llan­te si se apro­ve­chan los bue­nos pre­cios Pro­tec­cio­nis­mo La UE quie­re se­guir res­trin­gien­do las im­por­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias

Clarin - Rural - - ALIMENTACIÓN ANIMAL -

El re­cien­te Se­mi­na­rio de la Fe­de­ra­ción de Aco­pia­do­res so­bre Agro­ten­den­cias per­mi­tió ha­cer una lec­tu­ra útil y po­co co­mún acer­ca del fu­tu­ro in­me­dia­to de los pre­cios y los mer­ca­dos. La jor­na­da sir­vió pa­ra re­vi­sar en de­ta­lle los da­tos y los fun­da­men­tos de las re­glas es­cri­tas y no es­cri­tas de lo que se in­sis­te en ca­li­fi­car co­mo un mun­do don­de pre­va­le­ce­rá un es­ce­na­rio de “pre­cios al­tos”, con la mi­ra­da pues­ta en sa­ber si tam­bién se­rá un mun­do con “pre­cios e in­gre­sos re­mu­ne­ra­ti­vos”.

En to­das las la­ti­tu­des se ha­cen ejer­ci­cios si­mi­la­res. Sin ir más le­jos, la idea de me­dir la re­mu­ne­ra­ción efec­ti­va es­tu­vo pre­sen­te en el pri­mer bo­rra­dor de la Po­lí­ti­ca Agrí­co­la Co­mún (PAC) de la Unión Eu­ro­pea pa­ra el pe­río­do 2014/2020 cuan­do de­cía, al com­pa­rar el pe­río­do 1986-2003 con el 2004-2010, que los pre­cios agrí­co­las ha­bían cre­ci­do 50 por cien­to, al mis­mo tiem­po que los ener­gé­ti­cos lo hi­cie­ron en 220 por cien­to y los fer­ti­li­zan­tes 150 por cien­to, ape­lan­do a la cla­se de len­gua­je CE­PAL que en el pa­sa­do so­na­ba a una evo­ca­ción del “de­te­rio­ro de los tér­mi­nos del in­ter­cam­bio” de los pro­duc­tos pri­ma­rios.

¿Y cuál era la ex­pli­ca­ción de es­te in­só­li­to en­fo­que tras cin­co años de sos­te­ni­do y cre­cien­te ni­vel de pre­cios? La res­pues­ta vino del ce­rea­lis­ta fran­cés Lean­dro Pier­bat­tis­ti quien, sin pre­gun­ta al­gu­na, jus­ti­fi­có en el se­mi­na­rio la fi­so­no­mía más cru­da del nue­vo pro­tec­cio­nis­mo eu­ro­peo. Des­ta­có que los lí­de­res de la UE pro­cu­ra­rán, al fi­nal del ca­mino, ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad de la pre­fe­ren­cia co­mu­ni­ta­ria, la efec­ti­vi­dad de los aran­ce­les y de las res­tric­cio­nes no aran­ce­la­rias a la im­por­ta­ción y, ob­via­men­te, el pa­que­te de sub­si­dios que sir­ven pa­ra en­san­char las ba­ses de la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria re­gio­nal y el ac­ce­so a cier­tos mer­ca­dos ex­tran­je­ros. Eso y de­cir que en el Vie­jo Con­ti­nen­te na­die cree po­si­ble so­me­ter la agri­cul­tu­ra a los ge­nui­nos ri­go­res de la com­pe­ten­cia internacional, es exac­ta­men­te lo mis­mo.

Pe­ro con esas re­ser­vas nin­guno de los ana­lis­tas de­jó de con­fir­mar la ex­pec­ta­ti­va de un ci­clo 2012/13 bri­llan­te, siem­pre que se den dos en­fo­ques con­ver­gen­tes. El pri­me­ro, que la po­lí­ti­ca ofi­cial se vea atraí­da u obli­ga­da a bus­car nue­vos re­cur­sos fis­ca­les y qui­te los fre­nos de mano que lle­van a sub-apro­ve­char la “llu­via de di­vi­sas”. El se­gun­do, que los ope­ra­do­res pri­va­dos cap­ten me­jor las ac­tua­les ne­ce­si­da­des y op­cio­nes de sus prin­ci­pa­les com­pra­do­res.

El ana­lis­ta En­ri­que Eri­ze ilus­tró el he­cho con la cuo­ta de ac­ce­so pre­fe­ren­cial de 7 mi­llo­nes de to­ne­la­das de trigo que el país tie­ne con Bra­sil. Re­cor­dó que ha­ce años se des­atien­de sis­te­má­ti­ca­men­te ese ne­go­cio es­tra­té­gi­co, por la pa­ra­le­la in­ci­den­cia de res­tric­cio­nes al co­mer­cio ex­te­rior y la ten­den­cia a mal­ven­der cuan­do nues­tros ve­ci­nos no de­sean com­prar, ni con­tar con stocks cuan­do es­tán en el mer­ca­do pa­ra bus­car el pro­duc­to. Con el agre­ga­do de que el des­aco­ple ge­ne­ra un pro­ble­ma co­mer­cial y una mo­les­ta ten­sión al cir­cui­to de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria del mer­ca­do im­por­ta­dor.

El se­mi­na­rio de­le­gó en un jo­ven y enér­gi­co pa­nel de es­pe­cia­lis­tas la ta­rea de ex­pli­car el muy ac­tual pro­ble­ma de la cer­ti­fi­ca­ción de pro­duc­tos, quie­nes des­cri­bie­ron los ser­vi­cios que ofre­cen pa­ra au­xi­liar a los em­pre­sas in­tere­sa­das en adap­tar­se a las nor­mas y exi­gen­cias de los prin­ci­pa­les mer­ca­dos de al­to desa­rro­llo, sin en­trar en el análisis de la le­ga­li­dad o ile­ga­li­dad de ta­les re­qui­si­tos. Que­dó pen­dien­te el análisis de las exi­gen­cias uni­la­te­ra­les que se apar­tan de la ley internacional apli­ca­ble a las re­glas de sa­ni­dad, ca­li­dad, pro­tec­ción del am­bien­te y cam­bio cli­má­ti­co.

Tam­po­co se me­tie­ron de lleno en el zig­za­guean­te e im­pro­vi­sa­do plan eu­ro­peo so­bre bio­com­bus­ti­bles pa­ra el trans­por­te, el que en es­tos días se en­cuen­tra su­je­to a una su­ges­ti­va mo­de­ra­ción y re­ajus­te de ob­je­ti­vos pa­ra con­te­ner los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas (maíz por ejem­plo) vin­cu­la­das con la ela­bo­ra­ción de eta­nol.

Qui­zás hu­bie­ra si­do desea­ble sa­car más pro­ve­cho de la pro­li­ja y sus­tan­ti­va pre­sen­ta­ción que apor­tó el in­ge­nie­ro Mar­ce­lo Re­gú­na­ga, ya que su re­su­men de las po­lí­ti­cas agrí­co­las y co­mer­cia­les abar­có un te­ma­rio en ex­tre­mo ambicioso. El ex­po­si­tor des­ta­có la caí­da de la im­por­tan­cia por­cen­tual de los sub­si­dios a la pro­duc­ción (PSE) de la OECD, cu­ya pro­por­ción me­dia se ubi­ca aho­ra en el 19 por cien­to y no en el 33/35 por cien­to re­gis­tra­do en dis­tin­tos pe­río­dos pi­co an­te­rio­res a la cri­sis ali­men­ta­ria que co­men­zó a fi­nes de 2007.

A mi­ta­des de los 90s, la Ar­gen­ti­na se ha­bía in­cor­po­ra­do en for­ma su­ma­ria al uso de in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca (“los yu­yi­tos”) pa­ra me­jo­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de la ex­por­ta­ción en una ci­fra si­mi­lar a esa in­ci­den­cia (15 al 18 por cien­to). Era un pe­río­do de pre­cios ba­jos en el que la po­lí­ti­ca de con­ver­ti­bi­li­dad ha­cía im­po­si­ble co­rre­gir el ti­po de cam­bio y no que­da­ban mu­chas otras op­cio­nes. Es­to su­po­ne que 19 por cien­to de apo­yo ofi­cial pue­de ser un apor­te sus­tan­ti­vo, en es­pe­cial si es­ta­mos an­te el uso de pa­gos des­co­nec­ta­dos que, en un mer­ca­do ba­jis­ta, po­drían re­tor­nar a su in­ci­den­cia an­te­rior.

Por otra par­te, no se­ría iló­gi­co coin­ci­dir con las ONGs am­bien­ta­lis­tas que ca­li­fi­can co­mo fan­ta­sía el ha­blar de pa­gos no dis­tor­si­vos (ca­ja ver­de). Se­gún sus es­pe­cia­lis­tas, to­dos afec­tan la con­duc­ta del pro­duc­tor y ello se de­mues­tra con la au­sen­cia del re-ba­lan­ce pro­duc­ti­vo que se es­pe­ra­ba, pe­ro nun­ca lle­gó, de la ca­nas­ta de pro­duc­ción agrí­co­la. El se­mi­na­rio coin­ci­dió en que hoy los pre­cios es­tán sus­ten­ta­dos por un mun­do que co­me más; por los in­cier­tos pla­nes de pro­duc­ción de bio­com­bus­ti­bles y por la au­to­des­truc­ción cli­má­ti­ca que sa­cu­de, al­ter­na­ti­va­men­te, a la ma­yo­ría de las na­cio­nes que for­man la ma­sa crí­ti­ca del abas­te­ci­mien­to mun­dial.

Re­gú­na­ga pu­so en pers­pec­ti­va la incertidumbre que ro­dea a la fu­tu­ra Ley Agrí­co­la de Es­ta­dos Uni­dos, tra­ba­da por la gue­rra de “lob­bies” po­lí­ti­cos que ope­ran en el Con­gre­so de ese país. Esa Ley no pue­de ig­no­rar, sin ele­va­do cos­to, la obli­ga­ción de ajus­tar el tex­to con las con­clu­sio­nes del pa­nel de la OMC que Bra­sil le ga­nó a Washington en el mar­co de la dispu­ta so­bre sub­si­dios al al­go­dón. Vis­to des­de es­ta pers­pec­ti­va, no es­ta­ría mal so­ñar con un fu­tu­ro en el que re­sul­te po­si­ble re­du­cir to­dos los pro­ble­mas agrí­co­las a un sim­ple ejer­ci­cio de rea­lis­mo má­gi­co.

Jor­ge Ria­boi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.