Las Pa­re­jas, Venado Tuer­to…

Clarin - Rural - - Los temas de la semana - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@clarin.com

Las Pa­re­jas y Venado Tuer­to son dos ciu­da­des em­ble­má­pre­sa ti­cas en la era de la Se­gun­da Re­vo­lu­ción de las Pam­pas. Es­ta se­ma­na, cuan­do el rui­do de ca­ce­ro­las do­mi­na to­da la es­ce­na, y al­gún pen­sa­dor K sos­tie­ne que pro­vie­ne de la mi­tad que se es­tá mu­rien­do, va­le la pe­na re­ca­lar en ellas.

Em­pe­ce­mos por Las Pa­re­jas. El do­min­go pa­sa­do fue re­ele­gi­do su jo­ven in­ten­den­te, Heraldo Man­si­lla. Es­tá en­ro­la­do en el ofi­cia­lis­mo. La pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner se anotó el triun­fo: lo atri­bu­yó a la re­cu­pe­ra­ción ope­ra­da des­de el 2002, cuan­do el des­em­pleo al­can­za­ba al 40%. La reali­dad es más com­ple­ja e in­tere­san­te.

Las Pa­re­jas y sus ve­ci­nas Arms­trong y Las Ro­sas cons­ti­tu­yen hoy una im­po­nen­te mues­tra de la nue­va es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, que se vie­ne ama­san­do des­de ha­ce 20 años. Siem­pre fue un po­lo me­tal­me­cá­ni­co, con em­pre­sas se­ñe­ras en im­ple­men­tos agrí­co­las. Pe­ro el cam­bio tec­no­ló­gi­co en los 90, fa­ci­li­ta­do por la eli­mi­na­ción de los de­re­chos de ex­por­ta­ción y la exis­ten­cia de un so­lo dó­lar tan­to pa­ra com­prar co­mo pa­ra ven­der, per­mi­tió que el cam­po desata­se ama­rras.

A me­dia­dos de los 90, la co­se­cha se ha­bía es­ta­bi­li­za­do en 45 mi­llo­nes de to­ne­la­das. En el 2003, cuan­do el “mo­de­lo de ma­triz di­ver­si­fi­ca­da con in­clu­sión so­cial ni se in­si­nua­ba”, se co­se­cha­ron 90. El do­ble en ape­nas cin­co años. Una enor­me ma­sa de re­cur­sos di­fun­dió por to­do el in­te­rior. Las Pa­re­jas con su in­dus­tria in­no­va­do­ra su­po cap­tu­rar­los. El in­ten­den­te era el so­cia­lis­ta An­to­nio Bon­fat­ti, hoy go­ber­na­dor de la pro­vin­cia. ¿Fue un­gi­do por “el mo­de­lo”?¿O por la fuer­za na­tu­ral de un pro­ce­so tan es­pon­tá­neo co- mo el ca­ce­ro­la­zo?

Es la so­ja, es­tú­pi­do, di­ría Clin­ton. Nin­gún go­bierno hi­zo mu­cho por ella. Es lo que ha­cen los pro­duc­to­res, con má­qui­nas que le pro­vee una in­dus­tria re­mo­za­da. Allí rei­na la in­no­va­ción. Un ejem­plo: la py­me Cai­mán, pri­me­ra en el mun­do en co­lo­car un bo­ta­lón de fi­bra de car­bono en una fu­mi­ga­do­ra. Pron­to la in­cor­po­ra­rán las

Sí, la Ar­gen­ti­na Ver­de y Com­pe­ti­ti­va ca­ce­ro­lea con fun­da­men­to

gran­des mar­cas mun­dia­les.

En es­te mar­co, si el in­ten­den­te ha­ce las co­sas bien, lo vo­tan.

La otra no­ti­cia in­vo­lu­cra a Venado Tuer­to. Y tam­bién tie­ne que ver con la tec­no­lo­gía. Más pre­ci­sa­men­te, la bio­tec­no­lo­gía, y es de una di­men­sión ex­tra­or­di­na­ria: allí, en el la­bo­ra­to­rio de una em- na­cio­nal (Ni­de­ra) se lo­gró ha­ce un par de años un gen de to­le­ran­cia a her­bi­ci­das del gru­po de las imi­da­zo­li­no­nas pa­ra el gi­ra­sol. El so­fis­ti­ca­do desa­rro­llo se hi­zo jun­to con apor­te eco­nó­mi­co de la gi­gan­tes­ca quí­mi­ca ale­ma­na BASF, con quien com­par­te la pa­ten­te. Bueno, es­ta se­ma­na BASF anun­ció un acuer­do con Syn­gen­ta, uno de los gran­des ac­to­res glo­ba­les del ne­go­cio de la se­mi­lla, por el cual le li­cen­cia el gen en to­do el mun­do.

Es una rup­tu­ra epis­te­mo­ló­gi­ca. Una em­pre­sa ar­gen­ti­na li­cen­cian­do un gen, cuan­do es­ta­mos acos­tum­bra­dos a que los ge­nes (trans­ge­nes en ge­ne­ral) sean desa­rro­llos de mul­ti­na­cio­na­les que los li­cen­cian a com­pa­ñías lo­ca­les de se­mi­llas. El gen de Ni­de­ra/BASF ayu­da­rá a re­sol­ver gra­ví­si­mos pro­ble­mas de ma­le­zas, co­mo el Oro­ban­ke que pu­lu­la en Eu­ro­pa Orien­tal, gran pro­duc­to­ra de gi­ra­sol.

En Venado Tuer­to hay más bió­lo­gos y bio­tec­nó­lo­gos con tra­ba­jo ge­nuino que en Bue­nos Aires. Y no es go­lon­dri­na de un so­lo ve­rano. En Ro­sa­rio, de la mano de Bio­ce­res (que ya ha­bía li­cen­cia­do un gen de to­le­ran­cia a se­quía a una em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se) tam­bién cre­ce un po­lo bio­tec­no­ló­gi­co.

Si hay me­dia Ar­gen­ti­na que se es­tá mu­rien­do, no es pre­ci­sa­men­te la del in­te­rior. Se­rá el eje Ma­tan­za-Ria­chue­lo, co­to de ca­za de la po­lí­ti­ca, con in­ten­den­tes ex­per­tos en man­guear adu­cien­do ab­sur­da­men­te que son “in­via­bles”. A con­fe­sión de par­te… Al­go habrá que ha­cer por ellos, pe­ro pa­ra que ha­ya re­cur­sos, habrá que dar­le jue­go al “mo­de­lo Las Pa­re­jas”, al “mo­de­lo Venado Tuer­to”, Mar­cos Juárez, Mon­te Maíz, San Fran­cis­co, Sun­cha­les, Ra­fae­la, Re­con­quis­ta, y las bo­nae­ren­ses Sal­to, Rojas, Ju­nín, Co­lón, Tan­dil, Nue­ve de Ju­lio. Sí, la Ar­gen­ti­na Ver­de y Com­pe­ti­ti­va, que ca­ce­ro­lea con fun­da­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.