Mal tiem­po... bue­na ca­ra

Mai­zar des­ta­có los bue­nos re­sul­ta­dos de las siem­bras tar­días en los úl­ti­mos años y el gran cre­ci­mien­to de la trans­for­ma­ción in­dus­trial del maíz.

Clarin - Rural - - Una campaña complicada - Andrés Ma­ti­na­ta cla­rin­ru­ral@clarin.com

En la ac­tual cam­pa­ña de maíz, fac­to­res co­mo las bue­nas con­di­cio­nes de hu­me­dad de sue­lo y pre­cios fa­vo­ra­bles per­mi­ten an­ti­ci­par un ci­clo pa­ra es­te ce­real que, se­gún los es­pe­cia­lis­tas, po­dría re­fle­jar­se en una co­se­cha de 26 a 27 mi­llo­nes de to­ne­la­das. En es­ta ecua­ción, el año “Ni­ño” y la aper­tu­ra de cu­pos ex­por­ta­bles cons­ti­tu­yen un ali­cien­te más pa­ra que los pro­duc­to­res se vuel­quen ha­cia es­te cul­ti­vo.

Sin lu­gar a du­das, es “el año del maíz”, y más allá de es­ta ci­fra alen­ta­do­ra, el cul­ti­vo en­fren­ta en es­tos días un am­plio aba­ni­co de no­ve­da­des y desafíos. Y pa­ra abor­dar es­te es­ce­na­rio, la Aso­cia­ción Maíz y Sor­go Ar­gen­tino (Mai­zar) or­ga­ni­zó un en­cuen­tro en la Bol­sa de Ce­rea­les por­te­ña, en don­de re­fe­ren­tes de la en­ti­dad des­me­nu­za­ron pre­sen­te y fu­tu­ro del maíz.

Ase­gu­rar una bue­na pro­duc­ción en es­ta cam­pa­ña, a pe­sar de los pro­ble­mas que plan­tean los ex­ce­sos hí­dri­cos en va­rias zo­nas, es el pri­mer pa­so, pe­ro en el me­diano y lar­go pla­zo el maíz de­be­rá re­co­rrer con ma­yor in­ten­si­dad el ca­mino de la trans­for­ma­ción, des­de car­nes y de­ri­va­dos de mo­lien­da has­ta eta­nol, que en nues­tro país co­mien­za a de­san­dar su ca­mino, coin­ci­die­ron los ex­po­si­to­res.

Así, des­de el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre ope­ra en los al­re­de­do­res de la ciu­dad de Río IV la plan­ta de BIO IV, que per­te­ne­ce a un gru­po de pro­duc­to­res cor­do­be­ses, y es la pri­me­ra de eta­nol a gran es­ca­la en Ar­gen­ti­na, con una ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da de 80.000 me­tros cú­bi­cos/ año y una mo­lien­da de 186.000 to­ne­la­das.

“Es­tas plan­tas ge­ne­ran un nue­vo mer­ca­do, que abre a los pro­duc­to­res otras po­si­bi­li­dad de co­mer­cia­li­zar su cul­ti­vo”, des­ta­có Al­ber­to Mo­re­lli, pre­si­den­te de Mai­zar.

El di­rec­ti­vo es­ti­mó que en los pró­xi­mos dos años fun­cio­na­rán ocho plan­tas de eta­nol (sie­te en Cór­do­ba y una en Sal­ta), que des­ti­na­rán su pro­duc­ción al mer­ca­do in­terno y en con­jun­to con­ta­rán con una ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va de 1 mi­llón de me­tros cú­bi­cos y una mo­lien­da de 2,25 mi­llo­nes de to­ne­la­das de maíz.

El cul­ti­vo tam­bién jue­ga fuer­te en la in­dus­tria aví­co­la, y de acuer­do a es­ti­ma­cio­nes de Ro­ber­to Do­me­nech, del Cen­tro de Em­pre­sas Pro­ce­sa­do­ras Aví­co­las (CE­PA), es­te sec­tor ce­rra­rá 2012 con un con­su­mo de maíz de 3,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das, des­ti­na­dos a pro­du­cir car­ne de po­llo, y 1,5 mi­llón de to­ne­la­das pa­ra la pro­duc­ción de hue­vos.

En el apar­ta­do pro­duc­ti­vo, Mo­re­lli afir­mó que el ter­mó­me­tro de es­ta cam­pa­ña os­ci­la­rá de acuer­do al fac­tor cli­má­ti­co.

Lue­go de un co­mien­zo de año que in­vi­ta­ba al pe­si­mis­mo por la fal­ta de llu­vias, se su­ce­die­ron la se­quía en EE.UU, la me­jo­ra en los pre­cios y la aper­tu­ra de los cu­pos de ex­por­ta­ción, que mar­ca­ron un an­tes y un des­pués en la in­ten­ción de siem­bra.

Con un pro­me­dio de rin­des de 80 qq/ha, y si la su­per­fi­cie sem­bra­da se man­tie­ne en las 3,4 mi­llo­nes de hec­tá­reas pro­yec­ta­das pa­ra grano con des­tino co­mer­cial, sos­tu­vo que se pue­den al­can­zar las 27 mi­llo­nes de to­ne­la­das de pro­duc­ción.

Y si bien las ac­tua­les llu­vias ame­na­zan con re­du­cir es­ta su­per­fi­cie, Mo­re­lli pro­nos­ti­có que es­tas hec­tá­reas pér­di­das se­rán par­cial­men­te com­pen­sa­das por un ma­yor ni­vel de ren­di­mien­tos.

Ade­más, de la mano de los nue­vos even­tos bio­tec­no­ló­gi­cos, las siem­bras tar­días son una op­ción ca­da vez más ex­plo­ra­das por los pro­duc­to­res.

“Es una ten­den­cia que lle­gó pa­ra que­dar­se, gra­cias a maí­ces trans­gé­ni­cos con con­trol a di­fe­ren­tes ba­rre­na­do­res”, ex­pli­có el in­ge­nie­ro Gui­ller­mo Alon­so, de Ni­de­ra. Des­de su óp­ti­ca, las siem­bras tar­días per­mi­ten es­ta­bi­li­zar rin­des y, fue­ra de la zo­na nú­cleo, cons­ti­tu­ye una al­ter­na­ti­va que co­ti­za en al­za.

En es­ta sin­to­nía, Juan Mas­cías, de Syn­gen­ta, se­ña­ló que la bio­tec­no­lo­gía le otor­ga más fle­xi­bi­li­dad y me­jo­res rin­des al cul­ti­vo. “An­tes ha­bía un so­lo mo­men­to de siem­bra, y con los nue­vos even­tos la ven­ta­na de im­plan­ta­ción es más am­plia”, re­mar­có.

Que­da cla­ro que, gra­cias a la bio­tec­no­lo­gía, el maíz cuen­ta con un gran po­ten­cial pro­duc­ti­vo. Y ade­más de bue­nos rin­des, uno de los ob­je­ti­vos en el me­diano pla­zo se­rá bus­car al­ter­na­ti­vas pa­ra una trans­for­ma­ción efi­cien­te del cul­ti­vo.

ARCHIVO CLARIN

Ida y vuel­ta. A pe­sar de los fuer­tes pro­ble­mas por los ex­ce­sos hí­dri­cos, Mai­zar pro­nos­ti­ca una ex­ce­len­te cam­pa­ña. Al­ber­to Mo­re­lli, su pre­si­den­te, dio pre­ci­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.