El po­der de lo sim­ple

En Car­los Ca­sa­res, los her­ma­nos Schech­tel se apo­yan en la di­rec­ta, la ro­ta­ción de cul­ti­vos y la fer­ti­li­za­ción pa­ra lo­grar al­tos rin­des y ser sus­ten­ta­bles.

Clarin - Rural - - Agricultura inteligente - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

Pa­ra ser un pro­duc­tor sus­ten­ta­ble no se ne­ce­si­tan gran­des re­qui­si­tos. Ha­cien­do lo sim­ple y echan­do mano a cues­tio­nes que es­tán al al­can­ce de to­dos, se pue­de po­ten­ciar el sis­te­ma pro­duc­ti­vo. Así lo de­mues­tran Os­car y Gus­ta­vo Schech­tel, pro­duc­to­res del oes­te bo­nae­ren­se.

Cla­rín Ru­ral los vi­si­tó en uno de sus cam­pos, que es­tá en el lí­mi­te en­tre Car­los Ca­sa­res y 9 de Ju­lio, “El Re­torno”, en el cual, apo­yán­do­se en la siem­bra di­rec­ta, la fer­ti­li­za­ción y el sos­te­ni­mien­to de las ro­ta­cio­nes, lo­gran des­ta­ca­bles ren­di­mien­tos en el trigo, la so­ja y el maíz.

El Re­torno es un cam­po de 800 hec­tá­reas, con una his­to­ria ca­si pu­ra­men­te ga­na­de­ra pe­ro hoy com­ple­ta­men­te re­con­ver­ti­do a la agri­cul­tu­ra. Es par­te de las 1.500 hec­tá­reas que los Schech­tel ma­ne­jan en es­ta zo­na com­pren­di­da en­tre Ca­sa­res, 9 de Ju­lio, Bo­lí­var y Hi­pó­li­to Irigoyen. Lo com­pra­ron en el año 2003 y fue su pri­mer cam­po pro­pio.

Ha­cía cin­co años que el es­ta­ble­ci­mien­to ha­bía en­tra­do en agri­cul­tu­ra y des­de en­ton­ces tie­ne una ro­ta­ción per­ma­nen­te de cua­tros cul­ti­vos en tres años (trigo/so­ja de se­gun­da-maíz-so­ja de pri­me­ra). Pa­ra­le­la­men­te -cuen­ta Os­car, más ex­tro­ver­ti­do que su her­ma­noen la me­di­da en que com­pra­ban cam­pos fue­ron sa­lien­do del ne­go­cio del arren­da­mien­to.

“Yo veía, ya ha­ce quin­ce años atrás, que al ne­go­cio en­tra­ba di­ne­ro que no era ge­nuino y que me des­pla­za­ba por­que no te­nía có­mo com­pe­tir -di­ce Os­car-. En­ton­ces de­ci­dí com­prar cam­pos por­que, pa­ra mí, es­ta ac­ti­vi­dad es un ne­go­cio pro­duc­ti­vo y no fi­nan­cie­ro”. Y agre­ga: “Yo ten­go que pro­du­cir de la me­jor ma­ne­ra, por­que sino no ten­go for­ma de se­guir sub­sis­tien­do”.

Así, en el 2006 com­pró otras 200 hec­tá­reas y de­jó to­tal­men­te el arren­da­mien­to de cam­pos. En­tre 2009 y 2011 ad­qui­rió las 500 res­tan­tes, dis­tri­bui­das en cua­tro cam­pos chi­cos, con­tó Os­car.

La ac­ti­vi­dad agropecuaria, du­ran­te los úl­ti­mos años, vie­ne gol­pea­da. En­tre los vai­ve­nes cli­má­ti­cos y las res­tric­cio­nes co­mer­cia­les, ser (y man­te­ner­se) sus­ten­ta­ble es un gran desafío.

Sin ir más le­jos, al re­co­rrer El Re­torno se pue­den ver las con­se­cuen­cias de las llu­vias de los úl­ti­mos días, que de­ja­ron que cual­quier ba­jo o pe­que­ño des­ni­vel de un lo­te se con­vier­ta en un es­pe­jo de agua.

Di­fi­cíl­men­te, de ca­mino a Ca­sa­res, se vean tri­ga­les en los cam­pos lin­de­ros a la ru­ta. Sin em­bar­go, es un buen año pa­ra el trigo, da­do por las bue­nas llu­vias en los me­ses crí­ti­cos. Eso se pue­de ver en el ce­real que es­tá ter­mi­nan­do su ci­clo en el cam­po de es­tos dos her­ma­nos, don­de el cul­ti­vo es­tá en lle­na­do de gra­nos y en ex­ce­len­te con­di­ción, to­do sem­bra­do so­bre ras­tro­jo de so­ja de pri­me­ra.

Da a en­ten­der Os­car que la suer­te lo acom­pa­ñó es­te año. “Co­mo mi sem­bra­do­ra de do­ble fer­ti­li­za­ción es­ta­ba ro­ta tu­ve que traer un equi­po de sim­ple fer­ti­li­za­ción y a la siem­bra so­la­men­te apli­qué el fós­fo­ro, mien­tras que des­pués, con el trigo con 10 cen­tí­me­tros de al­tu­ra, le apli­qué 195 ki­los de UAN, cuan­do ha­bi­tual­men­te apli­co to­do jun­to a la siem­bra”, re­la­ta.

Y agre­ga, ex­pli­can­do por qué le vino bien que aque­lla sem­bra­do­ra se rom­pie­ra: “Con las abun­dan­tes llu­vias de agos­to, que es un mes en el que nor­mal­men­te llue­ve po­co, se la­vó to­do el ni­tró­geno de las apli­ca­cio­nes tem­pra­nas”.

Los tri­ga­les en es­te cam­po pin­tan muy bien. El año pa­sa­do -di­ce Os­car- lo­gra­ron un pro­me­dio de 62 qq/ha, con pi­cos de 71 quin­ta­les. “Si su­pie­ra que to­do el rin­de de trigo es­ta­rá por en­ci­ma de los 60 quin­ta­les de­be­ría po­ner más de 250 ki­los de UAN/ha”, ad­vier­te.

A la so­ja de se­gun­da tam­bién

se la fer­ti­li­za pa­ra po­ten­ciar sus rin­des. En es­te ca­so, se apli­can 60 ki­los de fos­fa­to mo­no­amó­ni­co y 100 ki­los de su­per­fos­fa­to sim­ple a la siem­bra, ade­más del cu­ra­do ini­cial, que los her­ma­nos Schech­tel ha­cen en el cam­po.

Pa­ra un año nor­mal, de llu­vias en el mo­men­to jus­to y de buen ré­gi­men, la so­ja de se­gun­da pue­de lle­gar a ren­di­mien­tos de 30 quin­ta­les, co­men­ta Os­car. En so­ja de pri­me­ra, la fer­ti­li­za­ción tam­bién co­bra mu­cha im­por­tan­cia. Se apli­can 40 ki­los de fos­fa­to mo­no­amó­ni­co por hec­tá­rea, más 60 ki­los de su­per­fos­fa­to sim­ple a la siem­bra de cul­ti­vo. Se­gún los da­tos que apor­ta Os­car, sin apli­car na­da de fer­ti­li­zan­te, en la olea­gi­no­sa se lo­gran en­tre 700 a 800 ki­los me­nos de ren­di­mien­to, cuan­do lo nor­mal -fer­ti­li­zan­do- son 4.000 ki­los por hec­tá­rea.

Tam­bién es­te cul­ti­vo des­ta­ca el buen apor­te que ha­ce al ren­di­mien­to si se tra­ba­ja co­rrec­ta­men­te en el con­trol de las en­fer­me­da­des. Pa­ra ello, siem­pre op­tan por con­tra­tar los ser­vi­cios de un téc­ni­co pa­ra te­ner un buen diag­nós­ti­co, y ma­ni­fies­tan que gra­cias al con­trol es­tric­to tie­nen siem­pre en­tre 200 a 300 ki­los más de ren­di­mien­to, ade­más de un ras­tro­jo más sano.

En el maíz tam­bién el ma­ne­jo es de avan­za­da. Nor­mal­men­te, to­do lo sem­bra­do en El Re­torno se ha­ce en fe­chas tem­pra­nas y con hí­bri­dos de pun­ta, pe­ro es­te año -da­do que las llu­vias cor­ta­ron la siem­bra en fe­chas óp­ti­mas- la su­per­fi­cie que­da­rá di­vi­di­da con la mi­tad de ma­te­ria­les tem­pra­nos y la otra mi­tad con fe­chas tar­días, de me­dia­dos de es­te mes.

En es­te cul­ti­vo, la ino­cu­la­ción con azos­pi­ri­llum y pseu­do­mo­nas trae mu­chos be­ne­fi­cios, ex­pli­ca Os­car. Con es­ta prác­ti­ca lo­gran 250 ki­los/ha más de ren­di­mien­to.

En el maíz, la fer­ti­li­za­ción es­tá di­vi­di­da: a la siem­bra se apli­can 145 ki­los de fos­fa­to mo­no­amó­ni­co y cuan­do el cul­ti­vo tie­ne en­tre cua­tro y seis ho­jas le me­ten 190 ki­los de UAN. Y los ren­di­mien­tos del ce­real no son ba­jos. Siem­pre pro­me­dian los 10.000 ki­los por hec­tá­rea y pue­den te­ner pi­cos de has­ta 13.000 ki­los.

Así, es­tá cla­ro que, con la adop­ción de la siem­bra di­rec­ta y las fer­ti­li­za­cio­nes, los plan­teos pro­duc­ti­vos ga­nan es­ta­bi­li­dad, aun­que eso no sea su­fi­cien­te. Se ne­ce­si­ta tam­bién man­te­ner las ro­ta­cio­nes pa­ra po­ten­ciar los ren­di­mien­tos. En es­te con­jun­to de com­po­nen­tes, pa­ra na­da com­ple­jos, es­tá el eje de la sus­ten­ta­bi­li­dad que plan­tean los Schech­tel. Es un ca­mino po­si­ble pa­ra to­dos. Y to­das.

FOTOS : RU­BEN DIGILIO / EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

Una gran apues­ta. Os­car Schech­tel, iz­quier­da, jun­to a Gus­ta­vo, es­ta se­ma­na en un lo­te de maíz sem­bra­do en fe­cha óp­ti­ma. El ce­real es cla­ve en la ro­ta­ción.

Cuan­to trigo que ten­go. Los tri­ga­les es­tán en muy bue­na con­di­ción en el es­ta­ble­ci­mien­to El Re­torno. Es­te año, las llu­vias lle­ga­ron en abun­dan­cia en pe­río­do crí­ti­co del cul­ti­vo. Pe­ro tam­bién hu­bo mu­cha pre­sión de en­fer­me­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.