La so­ja ya po­ne el fo­co en la sa­ni­dad

Des­de el análisis del cli­ma y la fi­to­pa­to­lo­gía, ad­vier­ten que es­te año habrá que cui­dar­se de las en­fer­me­da­des.

Clarin - Rural - - TAPA - Pablo Lo­sa­da plo­sa­da@clarin.com

Por el año con al­tas pre­ci­pi­ta­cio­nes, pro­nos­ti­can fuer­te pre­sen­cia de man­cha ojo de ra­na.

No habrá peor sor­do que el que no qui­so oir. Es­te di­cho, trans­for­ma­do en ad­ver­ten­cia en es­te ca­so, bien pue­de apli­car­se a lo que se vie­ne en ma­te­ria sa­ni­ta­ria en so­ja, ya que, de acuer­do a los pro­nós­ti­cos cli­má­ti­cos, los es­pe­cia­lis­tas ya ase­gu­ran que se­rá una cam­pa­ña con al­ta pre­sión de en­fer­me­da­des co­mo man­cha ojo de ra­na (MOR) y de en­fer­me­da­des de fin de ci­clo (EFC).

Es­ta se­ma­na, Mar­ce­lo Car­mo­na, es­pe­cia­lis­ta en fi­to­pa­to­lo­gía de la Fa­cul­tad de Agro­no­mía (UBA), jun­to a Eduardo Sie­rra, ex­per­to en cli­ma­to­lo­gía de la mis­ma ins­ti­tu­ción, se jun­ta­ron y ana­li­za­ron en pers­pec­ti­va la evo­lu­ción de es­te con­jun­to de en­fer­me­da­des a ni­vel re­gio­nal. De es­ta in­te­rac­ción, de la que fue tes­ti­go Cla­rín Ru­ral, sa­lie­ron in­tere­san­tes con­clu­sio­nes.

No es ca­sual es­ta unión in­ter­dis­ci­pli­na­ria, ya que los pa­tó­ge­nos fún­gi­cos y el cli­ma se “ami­gan” pa­ra cau­sar im­por­tan­tes en­fer­me­da­des en to­dos los cul­ti­vos. Ade­más, en el ca­so par­ti­cu­lar de la so­ja, la com­bi­na­ción de El Ni­ño y la MOR pro­du­jo una gran epi­fi­tia en la cam­pa­ña 2009/ 10, que cau­só cuan­tio­sas pér­di­das en la olea­gi­no­sa.

Es­tos dos es­pe­cia­lis­tas, ade­más, se unie­ron en el úl­ti­mo año pa­ra la ac­tua­li­za­ción del soft­wa­re Bay­Dir, de Ba­yer, que es una pla­ta­for­ma gra­tui­ta pa­ra el pro­duc­tor y una he­rra­mien­ta que ayu­da­rá en la to­ma de de­ci­sio­nes pa­ra la apli­ca­ción de fun­gi­ci­das, en la que la em­pre­sa ale­ma­na vie­ne tra­ba­jan­do en los úl­ti­mos años.

Sie­rra abrió la char­la con­tan­do el es­ce­na­rio cli­má­ti­co re­gio­nal que se vis­lum­bra pa­ra los pró­xi­mos me­ses. Ex­pli­có que el “fac­tor de El Ni­ño” ya pa­só, pe­ro aun que­dan sus efec­tos a ni­vel at­mos­fé­ri­co. Es­to sig­ni­fi­ca, con­ti­nuó, que se­gui­rán las pre­ci­pi­ta­cio­nes y que las mis­mas es­ta­rán más con­cen­tra­das en la zo­na nú­cleo y per­de­rán in­ten­si­dad en el res­to de las re­gio­nes. El ex­per­to hi­zo un pa­rén­te­sis en su análisis de la si­tua­ción ac­tual y afir­mó que ya se es­tá vien­do de acuer­do a la va­ria­ción de la tem­pe­ra­tu­ra del Pa­cí­fi­co Ecua­to­rial, la ma­ni­fes­ta­ción de una Ni­ña pre­coz pa­ra la pró­xi­ma cam­pa­ña. Lue­go, si­guió y di­jo que el am­bien­te hú­me­do de es­te año, más las al­tas tem­pe­ra­tu­ras del ve­rano que bajan de nor­te a sur del país, crean el am­bien­te pro­pi­cio pa­ra el desa­rro­llo de en­fer­me­da­des.

Ahí to­mó la pa­la­bra Car­mo­na, que ad­vir­tió que las tem­pe­ra­tu­ras y las ho­ras de mo­ja­do en las ho­jas crean las con­di­cio­nes con­du­cen­tes pa­ra el desa­rro­llo de la MOR. Así, en­cen­dió la alar­ma pa­ra la zo­na sur de San­ta Fe, nor­te de Bue­nos Aires y En­tre Ríos y di­jo que, por las con­di­cio­nes que se ave­ci­nan, “hay un al­to ries­go de ata­que de MOR pa­ra to­da la re­gión des­de el mes de di­ciem­bre”.

Acla­ró que es­te aler­ta ri­ge, por so­bre to­do, pa­ra las va­rie­da­des sem­bra­das que son sus­cep­ti­bles. Ade­más, in­di­có que el inócu­lo pue­de sub­sis­tir en los ras­tro­jos y es­te es un da­to que de­be te­ner­se en cuen­ta pa­ra ha­cer un buen mo­ni­to­reo de los lo­tes.

Agre­gó, a mo­do de an­ti­ci­po de lo que ven­drá, que ya se es­tán en­con­tran­do a cam­po plan­tas “gua­chas” de so­ja con sin­to­ma­to­lo­gía muy sos­pe­cho­sa y si­mi­lar a la MOR.

Con las en­fer­me­da­des de fin de ci­clo ocu­rre al­go pa­re­ci­do, pe­ro en es­te ca­so la abun­dan­cia de llu­vias es el des­en­ca­de­nan­te de es­te ti­po de pro­ble­mas. La di­fe­ren­cia, en es­te ca­so, es que “los al­tos ries­gos de ata­que de EFC co­mien­zan des­de fi­na­les de enero”. En am­bos ca­sos es muy im­por­tan­te el mo­ni­to­rear - coin­ci­die­ron-, más te­nien­do en cuen­ta que es­tán las con­di­cio­nes con­du­cen­tes pa­ra los ata­ques. En es­te úl­ti­mo ca­so -el de las EFC- hay que te­ner en cuen­ta que tie­nen la ca­pa­ci­dad de no mos­trar los sín­to­mas rá­pi­da­men­te, con lo cual los per­jui­cios pue­den ser mu­chos ma­yo­res que los ini­cial­men­te es­ti­ma­dos, ma­ni­fes­tó Car­mo­na.

Que­da cla­ro que no hay mar­gen de error. Hay que apun­tar to­dos los ca­ño­nes al mo­ni­to­reo y las apli­ca­cio­nes a tiem­po y de ca­li­dad, por­que el más mí­ni­mo error se pue­de pa­gar con mu­chos quin­ta­les de ren­di­mien­to.

Hay un aler­ta de ata­que de MOR des­de di­ciem­bre en to­da la zo­na nú­cleo

RO­BER­TO PE­RA

A cui­dar­la. De­bi­do a los al­tos ries­gos de apa­ri­ción de en­fer­me­da­des, es re­co­men­da­ble el mo­ni­to­reo des­de tem­prano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.