En Sun­cha­les, a pu­ro fo­rra­je

En Sun­cha­les, al­fal­fa y mu­chas al­ter­na­ti­vas pa­ra los plan­teos de le­che de la prin­ci­pal cuen­ca del país. Las re­ser­vas, ca­da vez más pro­fe­sio­na­les.

Clarin - Rural - - TAPA - SUN­CHA­LES. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Juan I. Mar­tí­nez Dod­da cla­rin­ru­ral@clarin.com

Des­de la cuen­ca le­che­ra cen­tral, con­se­jos prác­ti­cos pa­ra me­jo­rar las re­ser­vas.

Ni el ca­lor, que en ho­ras del me­dio­día ro­zó los 40 gra­dos, pu­do mar­chi­tar las ga­nas de más de 100 pro­duc­to­res, con­tra­tis­tas y ase­so­res que fue­ron a Sun­cha­les pa­ra ca­pa­ci­tar­se en las úl­ti­mas no­ve­da­des en ma­te­ria fo­rra­je­ra. Ha­ce ya unos años que, arrin­co­na­da, la me­jor de­fen­sa de la pro­duc­ción de car­ne y le­che es la in­ten­si­fi­ca­ción. El cen­tro de la cues­tión es có­mo.

“El pro­ce­so de in­ten­si­fi­ca­ción no pa­sa por en­ce­rrar a los ani­ma­les sino por me­dir, por ejem­plo, con qué den­si­dad, con­te­ni­do de ma­te­ria se­ca y ca­li­dad se ar­mó el si­la­je, qué pa­sa cuan­do se abre, có­mo se lo su­mi­nis­tra o cuán­tos ki­los de si­lo se ne­ce­si­tan pa­ra trans­for­mar­lo en un li­tro de le­che, por­que a tra­vés de la me­di­ción ge­ne­ra­mos el co­no­ci­mien­to pa­ra to­mar me­jo­res de­ci­sio­nes”, di­jo an­te Cla­rín Ru­ral, el ase­sor pri­va­do, Gus­ta­vo Cle­men­te.

El ase­sor re­pa­só las prin­ci­pa­les va­ria­bles pa­ra te­ner un si­la­je de ca­li­dad: “El con­te­ni­do de ma­te­ria se­ca, la den­si­dad, el ni­vel de sus­tra­to o azú­ca­res de la plan­ta pa­ra ser trans­for­ma­do en áci­do y la po­bla­ción de bac­te­rias pre­sen­tes pa­ra trans­for­mar ese sus­tra­to en áci­do lác­ti­co”. Se­gún Cle­men­te, en Ar­gen­ti­na las pér­di­das de fo­rra­je con­ser­va­do su­pe­ran el 30%.

En la “Ex­pe­rien­cia fo­rra­je­ra”, or­ga­ni­za­da por Claas y Fo­rra­tec en Sun­cha­les, un téc­ni­co del se­mi­lle­ro, Da­río Ye­re­nich, co­mo pa­ra em­pe­zar a ha­blar de al­fal­fa, dis­pa­ró: “No la man­den al peor lo­te”. Y agre­gó: “Tam­bién es im­por­tan­te que el cul­ti­vo an­te­ce­sor de­je una bue­na ca­ma pa­ra la siem­bra y agua; hay que ha­cer análisis de sue­lo pa­ra de­ter­mi­nar ne­ce­si­da­des de fer­ti­li­za­ción, ele­gir la va­rie­dad co­rrec­ta pa­ra el uso que se le va a dar, ser efi­cien­tes en la im­plan­ta­ción y sem­brar una se­mi­lla cu­ra­da”. Re­cor­dó que si bien la me­dia de ma­te­ria se­ca ob­te­ni­da en la zo­na de Ra­fae­la es 7 to­ne­la­das por año, se­gún da­tos del IN­TA el po­ten­cial es de 15 TN/MS/año.

En cuan­to a la elec­ción va­rie­tal, Ye­re­nich re­co­men­dó que si el ob­je­ti­vo es ha­cer heno, hay que apun­tar a gru­pos cortos, VI o VII; si se va a ha­cer sólo pas­to­reo fun­cio­nan gru­pos VIII o IX, y si se va a ha­cer cor­te y pas­to­reo, un gru­po VIII es­tá bien. Tam­bién apun­tó al uso de se­mi­lla cer­ti­fi­ca­da: “Un 3% de im­pu­re­za nos dio 18 es­pe­cies de ma­le­zas y eso re­pre­sen­ta 600 gra­mos por hec­tá­rea”. Ahon­dan­do en la efi­cien­cia de im­plan­ta­ción, que en Ar­gen­ti­na es del 30%, Ye­re­nich di­jo que pa­ra te­ner una pas­tu­ra que du­re cua­tro años hay que lo­grar, en los pri­me­ros cien días, 350 a 400 plan­tas por me­tro cua­dra­do. “Si se arran­ca con 150-200 plan­tas, que es lo nor­mal que veo en la zo­na, al ter­cer año hay que dar vuel­ta el lo­te”, pun­tua­li­zó.

En re­fe­ren­cia a la com­pe­ten­cia por el uso de la tie­rra, la es­pe­cia­lis­ta del IN­TA Cas­te­lar Mi­riam Ga­llar­do des­ta­có que en la pro­duc­ción de al­fal­fa “hay tec­no­lo­gía co­mo pa­ra re­du­cir la mi­tad de la su­per­fi­cie ac­tual de la al­fal­fa pe­ro igual­men­te pro­du­cir tres ve­ces más”.

Ga­llar­do ad­vir­tió que “hoy en la Ar­gen­ti­na se pier­de efi­cien­cia de con­ver­sión tan­to en la ma­ni­pu­la­ción co­mo por mal apro­ve­cha­mien­to me­ta­bó­li­co”. En es­te sen­ti­do, y pen­san­do en un ve­rano ca­lu­ro­so, ex­pli­có que si los ani­ma­les pas­to­rean en las ho­ras de ma­yor car­ga ca­ló­ri­ca van a “mas­ti­car y ru­miar” me­nos, por­que eso sig­ni­fi­ca un gas­to de energía que tie­nen que usar pa­ra “di­si­par el ca­lor”. La re­co­men­da­ción es ha­cer un pas­to­reo noc­turno. “Te­ne­mos bue­na in­for­ma­ción al res­pec­to, de Ar­gen­ti­na y Aus­tra­lia, que mar­ca una me­jo­ra im­por­tan­te en el con­su­mo vo­lun­ta­rio del ani­mal”, di­jo. Otra for­ma de ali­via­nar el tra­ba­jo del ani­mal pa­ra me­jo­rar el con­su­mo es cor­tar la pas­tu­ra co­mo cuan­do se ha­ce heno, dis­po­ner­la en an­da­nas y ofre­cer­las con un oreo cor­to, acon­se­jó.

Pe­ro tam­bién los fie­rros de­ben ayu­dar. Las má­qui­nas pre­ci­sas y la tec­no­lo­gía ha­ce ya unos años han des­em­bar­ca­do en la pro­duc­ción de fo­rra­jes. “Pa­ra ob­te­ner un fo­rra­je de al­ta ca­li­dad, des­de la ca­bi­na de la pi­ca­do­ra se pue­den re­gu­lar una se­rie de con­di­cio­nes pa­ra lo­grar un cor­te de acuer­do

a las ne­ce­si­da­des del ro­deo que se va a ali­men­tar”, ex­pli­có a Cla­rín Ru­ral Jo­sé Cos­ta­mag­na, de Claas.

Las tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles per­mi­ten que el pro­duc­tor lle­gue al mo­men­to pi­co, cuan­do ne­ce­si­ta las re­ser­vas, con un ter­cio de ellas ya he­chas, en un mo­men­to di­fe­ren­te del año en el que se es­tá ju­gan­do to­do. Así lo ex­pli­ca Cos­ta­mag­na: “Nor­mal­men­te, el fo­co de re­ser­vas se po­nía en maíz y sor­go

Hoy, las re­ser­vas de ca­li­dad se pue­den ha­cer du­ran­te to­do el año

y la de­pen­den­cia de las llu­vias en la épo­ca es­ti­val era de­ter­mi­nan­te pa­ra sa­ber si se iba a po­der pa­sar me­jor el in­vierno; hoy, la al­ter­na­ti­va de ha­cer re­ser­vas de ca­li­dad fue­ra de la tem­po­ra­da al­ta es un gran ali­vio”. Ade­más, re­du­ce los cos­tos.

Pe­ro no hay que de­jar to­do li­bra­do a las má­qui­nas y a lo que pue­dan ha­cer los con­tra­tis­tas. “No­so­tros de­be­mos ca­pa­ci­tar­nos y los due­ños o ase­so­res de los cam­pos de­ben es­tar pre­sen­tes, por­que son ellos los que sa­ben las ne­ce­si­da­des de sus plan­te­les”, di­jo el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Con­tra­tis­tas Fo­rra­je­ros, Pa­tri­cio Agui­rre Sa­ra­via. Con­sul­ta­do so­bre los prin­ci­pa­les cam­bios en la con­fec­ción de re­ser­vas en los úl­ti­mos años, des­ta­có: “Has­ta ha­ce 15 años se ha­cían re­ser­vas pa­ra 60 días; hoy se pla­ni­fi­ca pa­ra 400 días, es­to da una ma­yor es­ta­bi­li­dad al sis­te­ma”.

AD­MI­TE

¡Qué ca­lor!. Los ca­si 40 gra­dos del cen­tro-oes­te de San­ta Fe no se sen­tían aden­tro de la pi­ca­do­ra, en un lo­te de ave­na.

AD­MI­TE

A co­mer. La al­fal­fa me­re­ce es­tar en bue­nos lo­tes, di­cen los es­pe­cia­lis­tas.

Ga­llar­do. Por ma­yor pro­duc­ti­vi­dad.

Cos­ta­mag­na. El cor­te, se­gún el ro­deo.

Agui­rre Sa­ra­via. Un con­tra­tis­ta lí­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.