Bo­li­lla a la bo­li­lle­ra

El re­co­no­ci­do ex­per­to Da­niel Igar­zá­bal di­ce que hay que mi­rar a es­ta pla­ga des­de los co­mien­zos de la so­ja.

Clarin - Rural - - LA SANIDAD DE LOS CULTIVOS - Clarin Ru­ral cla­rin­ru­ral@clarin.com

En los úl­ti­mos años, los ata­ques de iso­ca bo­li­lle­ra en so­ja es­tu­vie­ron en pri­mer plano y, par­ti­cu­lar­men­te en al­gu­nas cam­pa­ñas, to­ma­ron el cen­tro de la es­ce­na. Y es­te año no se­rá la ex­cep­ción que jus­ti­fi­que la re­gla.

Ha­cien­do un pa­ra­le­lis­mo fut­bo­lís­ti­co, Da­niel Igar­zá­bal, re­co­no­ci­do con­sul­tor en zoo­lo­gía agrí­co­la, ma­ni­fes­tó: “Pa­re­cie­ra que la iso­ca bo­li­lle­ra ya fir­mó el pa­se de­fi­ni­ti­vo a la so­ja y ju­ga­rá has­ta el fi­nal. Eso sí -di­jo re­fie­rién­do­se a es­ta cam­pa­ñaes­tu­vo prés­ta­mo por unos me­ses en los cul­ti­vos de in­vierno pa­ra es­tar bien en­tre­na­da du­ran­te el ve­rano. Es­tá pa­ra que­dar­se, y se­gún las ma­las len­guas, na­da la va a pa­rar, ni si­quie­ra la so­ja Bt”, ad­vir­tió el pro­fe­sio­nal.

Los da­ños va­rían de acuer­do a ca­da eta­pa del cul­ti­vo y al am­bien­te, aun­que hay fac­to­res co­mu­nes pa­ra to­das las si­tua­cio­nes, di­jo. Así, en las pri­me­ras eta­pas se ali­men­ta ca­si ex­clu­si­va­men­te de bro­tes. “Hay re­fe­ren­cias que ase­gu­ran que las pér­di­das su­pe­ran los mil ki­los cuan­do los da­ños se pro­du­cen en es­te pe­río­do”, aler­tó el es­pe­cia­lis­ta. En tan­to, en eta­pas ve­ge­ta­ti­vas avan­za­das y has­ta R3, la to­le­ran­cia del cul­ti­vo au­men­ta y nue­va­men­te de­cae en­tre R4 y prin­ci­pios de R6.

Por su par­te, ca­da uno de es­tos es­ce­na­rios mo­di­fi­ca los umbrales de tra­ta­mien­to pa­ra efec­tuar con­tro­les, agre­ga Igar­zá­bal. En el pri­mer ca­so, es­pe­ci­fi­có que se de­be­ría ha­cer tra­ta­mien­to in­sec­ti­ci­da con dos lar­vas por me­tro cua­dra­do. En cam­bio, en la si­guien­te eta­pa, más to­le­ran­te a ata­ques, el cul­ti­vo pue­de so­por­tar de ocho a diez oru­gas por me­tro cua­dra­do y, pa­ra la úl­ti­ma eta­pa, el um­bral pa­ra ha­cer con­tro­les no de­be su­pe­rar los tres in­sec­tos, ex­pre­só.

Igar­zá­bal sos­tu­vo que “las es­tra­te­gias de ma­ne­jo con in­sec­ti­ci­das tam­bién de­ben va­riar de acuer­do al es­ta­do del cul­ti­vo y al com­por­ta­mien­to de la pla­ga”.

La gran ma­yo­ría de es­tos in­sec­to mue­re por efec­tos de in­ges­tión y, ade­más, hay que ase­gu­rar­se que el prin­ci­pio ac­ti­vo es­té ho­mo­gé­nea­men­te dis­tri­bui­do con el uso de bue­nos coad­yu­van­tes, afir­mó. Sin em­bar­go -agre­gó- cuan­do se efec­túa un tra­ta­mien­to, las ho­jas tra­ta­das man­tie­nen su ca­pa­ci­dad de con­tro­lar a las oru­gas, pe­ro las ho­jas nue­vas no tie­nen pro­duc­to. “Jus­ta­men­te allí es don­de pre­fie­ren ovi­po­ner y ha­cer da­ño. Ca­si nin­gún in­sec­ti­ci­da apli­ca­do en V3 va a pro­te­ger ho­jas V4. Sólo mos­tra­ron un com­por­ta­mien­to dis­tin­to al­gu­nos pro­duc­tos sis­té­mi­cos del gru­po del Ry­naxypyr, que al ser ab­sor­bi­do por el ta­llo, pue­de lle­gar a ho­jas aún no pro­du­ci­das va­rios días des­pués de la apli­ca­ción”, in­di­có el es­pe­cia­lis­ta, ase­sor de la fir­ma Du­pont.

Fi­nal­men­te re­co­men­dó te­ner es­pe­cial aten­ción a la ca­li­dad de las apli­ca­cio­nes pa­ra lo­grar un buen mo­ja­do de los ta­llos y ade­cua­das con­cen­tra­cio­nes del pro­duc­to en pa­ra ejer­za es­te efec­to ci­ta­do en las ho­jas nue­vas.

Hay que cui­dar­se de la bo­li­lle­ra por­que es­tán da­das to­das las con­di­cio­nes pa­ra que es­ta cam­pa­ña ex­plo­te y la prin­ci­pal per­ju­di­ca, en es­te con­tex­to, se­rá la so­ja.

Al ata­que. Un bi­cho con­tra el rin­de.

Igar­zá­bal. Ex­pe­rien­cia cor­do­be­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.