Dur­mien­do con el enemi­go

Ex­per­tos ad­vir­tie­ron que los ex­ce­sos hí­dri­cos pue­den fa­vo­re­cer la apa­ri­ción de los pa­rá­si­tos en el ro­deo.

Clarin - Rural - - SANIDAD ANIMAL>>> - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@clarin.com

Los ex­ce­sos hí­dri­cos que afec­tan a mu­chas zo­nas, en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, obli­ga­rán a los pro­duc­to­res ga­na­de­ros a pres­tar es­pe­cial aten­ción a la sa­ni­dad del ro­deo. Uno de los gran­des ries­gos que es­te ti­po de si­tua­cio­nes cli­má­ti­cas sue­le ge­ne­rar en los bo­vi­nos es la pa­ra­si­to­sis.

Los doc­to­res Cé­sar Fiel y Pe­dro E. Stef­fan, del área de Pa­ra­si­to­lo­gía de la Fa­cul­tad de Cien­cias Ve­te­ri­na­rias de Tan­dil, afir­ma­ron que las inun­da­cio­nes pue­den traer apa­re­ja­das pér­di­das pro­duc­ti­vas aso­cia­das a los pa­rá­si­tos y brin­da­ron al­gu­nos con­se­jos pa­ra pre­ve­nir­las.

“Los pa­rá­si­tos que se lo­ca­li­zan en el es­tó­ma­go e in­tes­ti­nos de los bo­vi­nos oca­sio­nan im­por­tan­tes pér­di­das eco­nó­mi­cas, ma­yo­ri­ta­ria­men­te en ca­te­go­rías jó­ve­nes - re­cría e in­ver­na­da-. Por otro la­do, la ma­yor par­te del pe­so per­di­do a ma­nos de los pa­rá­si­tos se da du­ran­te los me­ses que van en­tre el des­te­te y la pri­ma­ve­ra ve­ge­tal”, ex­pli­ca­ron des­de la fa­cul­tad.

Los es­pe­cia­lis­tas de esa ca­sa de es­tu­dios re­pa­sa­ron las ra­zo­nes por las que se es­pe­ra la apa­ri­ción de pa­rá­si­tos. “Des­pués del ini­cio de oto­ño llu­vio­so se pre­sen­tó un in­vierno se­co que in­ter­fi­rió la sa­li­da de lar­vas des­de la bos­ta ha­cia la pas­tu­ra. En con­se­cuen­cia, co­men­za­ron a dis­mi­nuir los sín­to­mas en los ani­ma­les. Pe­ro la cal­ma fue so­par­ti­cu­lar­men­te lo pa­sa­je­ra de­bi­do a que las bos­tas guar­da­ron gran can­ti­dad de lom­bri­ces (lar­vas), que se ori­gi­nan en los muy al­tos apor­tes de hue­vos rea­li­za­dos du­ran­te el in­vierno. So­lo es ne­ce­sa­rio que llue­va pa­ra que una gran ma­sa de lom­bri­ces se tras­la­de ha­cia la pas­tu­ra, que­dan­do dis­po­ni­bles pa­ra que los ani­ma­les las in­gie­ran jun­to con el fo­rra­je”, in­di­ca­ron.

Lue­go, di­fe­ren­cia­ron en­tre dos ti­pos de si­tua­cio­nes: los cam­pos inun­da­dos y los no inun­da­dos. “En los cam­pos inun­da­dos, las ‘co­rre­de­ras’ po­drán arras­trar las lom­bri­ces y has­ta lim­piar los cam­pos de pa­rá­si­tos. Sin em­bar­go, en cam­pos don­de el agua dre­ne sua­ve­men­te, es de es­pe­rar el efec­to con­tra­rio, ya que al des­apa­re­cer el agua de­ja­rá dis­po­ni­bles una gran can­ti­dad de lar­vas que sa­lie­ron de las bos­tas cuan­do es­ta­ba en­char­ca­do”, di­je­ron.

En los cam­pos no inun­da­dos, ad­vir­tie­ron que pue­de ha­ber un efec­to in­me­dia­to en el que las lar­vas li­be­ra­das des­de la bos­ta re­ba­sen la ca­pa­ci­dad de de­fen­sa de los ani­ma­les y se es­ta­blez­ca una pa­ra­si­to­sis que afec­te la pro­duc­ti­vi­dad y has­ta lle­gue a ma­ni­fes­tar­se clí­ni-

ca­men­te. Pe­ro acla­ra­ron que es de es­pe­rar un efec­to me­dia­to, en el que un al­to por­cen­ta­je (su­pe­rior al 70%) de las lar­vas in­ge­ri­das por los ani­ma­les en­tran en Hi­po­bio­sis (se “ador­me­cen” por 3-4 me­ses den­tro del hués­ped) alar­gan­do el ci­clo pa­ra­si­ta­rio.

“Lo re­le­van­te es­ta­rá da­do por el mo­men­to en que las ci­ta­das lar­vas des­per­ta­rán (reanu­da­rán su desa­rro­llo), por el mes de di­ciem­bre, cau­san­do un mar­ca­do efec­to so­bre la ga­nan­cia de pe­so du­ran­te gran par­te del ve­rano”, ex­pli­ca­ron des­de la fa­cul­tad tan­di­len­se, y re­mar­ca­ron que en es­te ca­so la prevención re­sul­ta esen­cial. Es­to im­pli­ca an­ti­ci­par­se a la des­in­hi­bi­ción pa­ra­si­ta­ria, da­do que el da­ño pro­du­ci­do du­ran­te la “reanu­da­ción del desa­rro­llo” es irre­ver­si­ble. “Se­ría re­co­men­da­ble la apli­ca­ción de un tra­ta­mien­to an­ti­pa­ra­si­ta­rio a me­dia­dos de no­viem­bre, cuan­do aún se en­cuen­tra la ma­yor po­bla­ción de lar­vas ador­me­ci­das”, in­di­ca­ron.

“La opor­tu­ni­dad de des­pa­ra­si­tar, así co­mo su fre­cuen­cia y la ca­rac­te­rís­ti­ca de los pro­duc­tos a uti­li­zar de­be ser es­ta­ble­ci­da so­bre la ba­se del co­no­ci­mien­to de los pe­río­dos y ca­te­go­rías de ma­yor ries­go, lo que re­ve­la la ne­ce­si­dad de la con­sul­ta con un pro­fe­sio­nal, el mé­di­co ve­te­ri­na­rio de ca­da es­ta­ble­ci­mien­to”, re­co­men­da­ron des­de Tan­dil.

RO­BER­TO PE­RA

En ries­go. La acu­mu­la­ción de agua de­ja dis­po­ni­ble gran can­ti­dad de lar­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.