La le­che tie­ne fu­tu­ro

En el Va­lle de Ler­ma, al pie de la mon­ta­ña, el tam­bo de la fa­mi­lia Al­va­ra­do pro­du­ce con los rin­des de San­ta Fe o Cór­do­ba. El rie­go es un fac­tor es­tra­té­gi­co.

Clarin - Rural - - FRONT PAGE - Ve­ró­ni­ca Puig cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En el va­lle de Ler­ma, en Sal­ta, los Al­va­ra­do tie­nen un tam­bo con una pro­duc­ti­vi­dad si­mi­lar a los me­jo­res de la zo­na cen­tral del país. El rie­go es cla­ve, igual que la in­te­gra­ción con una agri­cul­tu­ra de pun­ta y, lue­go, la in­dus­tria­li­za­ción de su pro­pia pro­duc­ción.

En los cam­pos de la zo­na del Va­lle de Ler­ma, en Sal­ta, el gris plo­mo y el ver­de in­ten­so al­ter­nan en un gran con­tras­te. Lo­tes se­mi­ári­dos con pre­sen­cia de pie­dras y pol­vo en sus­pen­sión, don­de pa­re­cie­ra que na­da pue­de pro­du­cir­se, se unen con pra­de­ras flo­re­cien­tes co­mo las que se ven en la Pam­pa Hú­me­da. El mi­la­gro en­tre uno y otro lo pro­du­ce la pre­sen­cia o fal­ta de agua, ele­men­to fun­da­men­tal que de­ter­mi­na tipos de pro­duc­ción po­si­bles y ren­di­mien­tos.

Allí, en me­dio de esos con­tras­tes, tam­bién se pue­de pro­du­cir le­che y ha­cer­lo al más al­to ni­vel. Cla­rín Ru­ral re­co­rrió el tam­bo de al­ta pro­duc­ti­vi­dad de la fir­ma fa­mi­liar Agro San Pe­dro y co­no­ció las cla­ves de ma­ne­jo y la tec­no­lo­gía apli­ca­das pa­ra lo­grar ren­di­mien­tos de pri­mer ni­vel en pas­tu­ras, pro­duc­ción de gra­nos y li­tros de le­che.

Martín Ga­na, ase­sor del CREA NOA, del que for­ma par­te la em­pre­sa, es quien guía las es­tra­te­gias a se­guir en va­rios em­pren­di­mien­tos que com­par­ten am­bien­tes si­mi­la­res en el va­lle. Pa­ra el téc­ni­co, la po­ten­cia­li­dad de la ge­né­ti­ca de los ro­deos en pro­duc­ción de le­che pue­de ex­pre­sar­se a pleno si se ajus­ta a fon­do el ma­ne­jo de la ali­men­ta­ción y la pro­duc­ción de fo­rra­jes en un planteo pas­to­ril in­ten­si­vo.

“Tra­ba­ja­mos con ex­pec­ta­ti­vas al­tas por­que sa­be­mos que aquí las va­cas po­drían dar mu­cho más que los 30 li­tros dia­rios pro­me­dio que ma­ne­ja­mos. A la dis­tan­cia que es­ta­mos de los puer­tos, la ecua­ción de pro­du­cir gra­nos pa­ra la ali­men­ta­ción de las va­cas del tam­bo y pa­ra el en­gor­de de los ma­chos es una apues­ta de va­lor. Pas­tu­ras y su­ple­men­ta­ción, esa es la fór­mu­la que en­con­tra­mos pa­ra la zo­na”, di­jo el ase­sor.

En­ri­que Al­va­ra­do, in­ge­nie­ro in­dus­trial con se­ten­ta años de vi­da y más de trein­ta co­mo tam­be­ro, di­ri­ge la em­pre­sa fa­mi­liar, que tie­ne dos cam­pos en pro­duc­ción: uno en­tre Cam­po Qui­jano y Ro­sa­rio de Ler­ma y otro si­mi­lar en Navarro, Bue­nos Ai­res. Jun­to a dos de sus hi­jos ti­mo­nea el rum­bo con la idea fi­ja de pro­du­cir le­che de ca­li­dad e in­te­grar­lo con una pro­duc­ción in­dus­trial.

“Allá y acá te­ne­mos el mis­mo es­que­ma; en am­bos son 300 hec­tá­reas de su­per­fi­cie. Cuan­do uno va bien en un ne­go­cio, hay que po­ner­le car­bó­ni­co y co­piar. La di­fe­ren­cia es que, en es­te ca­so, el es­ta­ble­ci­mien­to es­tá in­te­gra­do con agri­cul­tu­ra, bá­si­ca­men­te sor­go, maíz y so­ja, des­ti­na­dos a

La em­pre­sa tie­ne un tam­bo ca­si idén­ti­co en la bo­nae­ren­se ciu­dad de Navarro

la ela­bo­ra­ción de ba­lan­cea­do pa­ra las va­cas. Ade­más, to­da la le­che se in­dus­tria­li­za: fa­bri­ca­mos dul­ce de le­che y yo­gur”, des­cri­bió.

En re­fe­ren­cia a las cla­ves pa­ra pro­du­cir le­che en es­ta zo­na, Al­va­ra­do se­ña­ló a las pas­tu­ras. “Las pra­de­ras, por el mo­men­to, se ma­ne­jan con pas­to­reos por fran­jas. Tra­ba­ja­mos con com­bi­na­cio­nes a ba­se de al­fal­fa, rai­grás y tré­bol blan­co y ro­jo”, de­ta­lló. Y re­mar­có la enor­me im­por­tan­cia del ac­ce­so al agua en es­ta re­gión: “Te­ne­mos 100 hec­tá­reas en pro­duc­ción pen­sa­das en fun­ción de la ca­pa­ci­dad de rie­go, por­que en se­cano no son po­si­bles”.

El in­ge­nie­ro Ga­na tam­bién des­ta­có que el rol del rie­go es cla­ve y di­jo que de­ben re­gar los lo­tes en pro­duc­ción des­de abril has­ta no­viem­bre. El agua se ob­tie­ne del di­que Las Lo­mi­tas, que la acu­mu­la en los me­ses de ve­rano. La ca­li­dad de esa agua es ca­li­fi­ca­da co­mo muy bue­na pa­ra cul­ti­vos y ani­ma­les, y el prin­ci­pal cos­to que tie­ne es la mano de obra es­pe­cia­li­za­da pa­ra su con­duc­ción y ma­ne­jo. Un con­sor­cio de rie­go ad­mi­nis­tra el agua de acuer­do a una do­ta­ción que tie­ne ca­da uno de los cam­pos, pa­ra lo cual ca­da pro­pie­ta­rio pa­ga un ca­non.

“En el ca­so del cam­po de Al­va­ra­do con­ta­mos con dos re­pre­sas pa­ra rie­go por inun­da­ción. Se tra­ta de go­mo­nes que dis­tri­bu­yen agua por los di­fe­ren­tes lo­tes”, ex­pli­có Ga­na, y agre­gó que están pla­ni­fi­can­do una in­ver­sión pa­ra po­der re­gar por ca­ñón. “Es­to per­mi­ti­rá du­pli­car la su­per­fi­cie re­ga­da. Si

cre­ce la can­ti­dad de rie­go, crez­co en su­per­fi­cie ver­de y, en con­se­cuen­cia, en li­tros de le­che por hec­tá­rea. Con rie­go, los cam­pos pro­du­cen el do­ble”, ase­gu­ró.

En el te­ma de in­ver­sio­nes, Al­va­ra­do agre­gó que pla­nean am­pliar el sec­tor de pi­que­tes pa­ra la re­cría de ter­ne­ros ma­chos. El ro­deo es­tá re­gis­tra­do en la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Cria­do­res de Ho­lan­do Ar­gen­tino, y pa­ra man­te­ner el va­lor in­se­mi­nan des­de ha­ce tres ge­ne­ra­cio­nes con semen de re­pro­duc­to­res de ori­gen nor­te­ame­ri­cano. In­cor­po­ra­mos in­se­mi­na­ción con semen se­xa­do pa­ra pro­du­cir hem­bras, pe­ro lo apli­ca­mos sólo a las va­qui­llas de pri­me­ra ca­li­dad”, co­men­tó el pro­duc­tor.

Ga­na ex­pli­có que, pa­ra es­te es­ta­ble­ci­mien­to, en el que la ex­pec­ta­ti­va es du­pli­car la pro­duc­ción de le­che, ade­más de las pas­tu­ras la vis­ta es­tá pues­ta en los ajus­tes a la su­ple­men­ta­ción.

“El si­lo de maíz es una he­rra­mien­ta que per­mi­te in­ten­si­fi­car la car­ga. Se im­plan­tan en­tre 70 y 90 hec­tá­reas pa­ra ge­ne­rar unos 60.000 ki­los de ma­te­ria ver­de”, in­di­có el téc­ni­co, y di­jo que tra­ba­jan tam­bién so­bre la ca­li­dad del fo­rra­je, ten­dien­do a es­ta­bi­li­zar los ba­ches es­ta­cio­na­les.

“Un 30% del ali­men­to se pro­du­ce en la épo­ca de llu­vias, bá­si­ca­men­te en ve­rano, en­tre los me­ses de no­viem­bre y ma­yo, y sir­ve pa­ra di­fe­rir ali­men­to pa­ra to­do el año”, de­ta­lló. El 30% de la ra­ción es a ba­se de si­lo de maíz y otro 30% es de pas­tu­ras. En es­te cam­po, se pro­du­ce el 60% de lo que co­men las va­cas. Ga­na di­jo que son pas­tu­ras po­li­fí­ti­cas y que lo de­ci­die­ron así por­que en­con­tra­ron que si bien las al­fal­fas tie­nen un ren­di­mien­to ex­cep­cio­nal, en los pe­río­dos de ex­ce­sos hí­dri­cos se re­gis­tran pér­di­das de plan­tas en al­gu­nos lo­tes. Y con es­ta mer­ma se pier­de es­ta­bi­li­dad.

“La idea a fu­tu­ro es po­der te­ner fo­rra­jes con­ser­va­dos de to­do ti­po y las va­cas quie­tas, co­mien­do en sis­te­mas de en­cie­rre. Sa­be­mos que el po­ten­cial de las va­cas no li­mi­ta pa­ra cre­cer en li­tros de le­che por día”, re­mar­có Al­va­ra­do.

De es­ta ma­ne­ra, con el agua que ba­ja de la mon­ta­ña y con un buen ma­ne­jo de las pas­tu­ras y la su­ple­men­ta­ción, los tam­be­ros sal­te­ños se ani­man a acer­car­se en los nú­me­ros a los de las prin­ci­pa­les cuen­cas le­che­ras de la Ar­gen­ti­na. Otra mues­tra, muy cla­ra, del gran po­ten­cial que el país to­da­vía tie­ne por ex­pre­sar.

Zam­ba, de mi es­pe­ran­za... En­ri­que Al­va­ra­do y su nie­to Fe­li­pe, en un lo­te de al­fal­fa en Cam­po Qui­jano.

FO­TOS: VERONICA PUIG

En la gua­che­ra. En­ri­que Al­va­ra­do, jun­to a su nie­to, Fe­li­pe. Apun­ta, des­de siem­pre, a pro­du­cir le­che de ca­li­dad e in­te­grar­lo con la pro­duc­ción in­dus­trial.

Pi­que­te. El con­su­mo de las pas­tu­ras con­so­cia­das se or­ga­ni­za en fran­jas.

FO­TOS: VERONICA PUIG

Con rie­go. Ga­na, ase­sor de Agro San Pe­dro, des­ta­có que el agua es cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.