Tri­go: có­mo co­se­char lo­tes con fu­sa­rium

Es­te año muy llo­ve­dor ge­ne­ró una pre­sen­cia fuer­te de fu­sa­rio­sis en la es­pi­ga de tri­go. Un in­for­me del INTA Bal­car­ce acon­se­ja qué ha­cer en la co­se­cha.

Clarin - Rural - - FRONT PAGE - INTA

La en­fer­me­dad pe­gó fuer­te en es­ta cam­pa­ña. Los téc­ni­cos del INTA dan to­dos los con­se­jos.

En años con ele­va­do pro­me­dio de pre­ci­pi­ta­cio­nes, co­mo los años “Ni­ño”, tal co­mo su­ce­de en es­ta cam­pa­ña de co­se­cha de tri­go 2012, es nor­mal de­tec­tar la pre­sen­cia de ele­va­dos por­cen­ta­jes de es­pi­gas con gra­nos da­ña­dos por el hon­go fu­sa­rium, que trae co­mo con­se­cuen­cia el de­sa­rro­llo de gra­nos anor­ma­les que que­dan jun­to a los sa­nos y lim­pios al mo­men­to del al­ma­ce­na­je o co­mer­cia­li­za­ción.

El Pro­yec­to Efi­cien­cia en Co­se­cha y Post­co­se­cha de Gra­nos (Pre­cop) de INTA Bal­car­ce des­ta­có la im­por­tan­cia de te­ner en cuen­ta la pro­ble­má­ti­ca de la fu­sa­rio­sis en los gra­nos, ya que los da­ña­dos afec­tan di­rec­ta­men­te y en gran me­di­da la ca­li­dad de las ha­ri­nas, lue­go de la mo­lien­da.

Es por eso que du­ran­te la eta­pa de co­se­cha la re­gu­la­ción de la má­qui­na no de­be­ría ge­ne­rar de­ma­sia­da mo­lien­da en la pa­ja de tri­go y tri­llar so­la­men­te la por­ción de la es­pi­ga con gra­nos sa­nos, pa­ra pos­te­rior­men­te fa­ci­li­tar el tra­ba­jo del sis­te­ma de lim­pie­za y pro­vo­car el vo­la­do de los gra­nos de me­nor pe­so hec­to­lí­tri­co du­ran­te la lim­pie­za.

Te­nien­do en cuen­ta es­ta con­di­ción sa­ni­ta­ria que pue­de pre­sen­tar el cul­ti­vo al mo­men­to de la co­se­cha, el Pre­cop ex­pu­so dis­tin­tas re­gu­la­cio­nes que pue­den ha­cer­se en la tri­lla­do­ra.

Sus téc­ni­cos co­men­ta­ron que lo pri­me­ro que hay que re­gu­lar,

Un 17% a 18% de hu­me­dad es lo ideal pa­ra em­pe­zar las la­bo­res de co­se­cha

pa­ra mo­ri­ge­rar los per­jui­cios que pue­de oca­sio­nar es­te hon­go es el ca­be­zal.

Si el cul­ti­vo se pre­sen­ta en po­si­ción erec­ta o “nor­mal”, la cu­chi­lla de cor­te tie­ne que tra­ba­jar, ideal­men­te, unos 30 cen­tí­me­tros por de­ba­jo de la es­pi­ga. De es­ta for­ma se dis­mi­nu­ye la re­la­ción pa­ja/grano y se fa­ci­li­ta la la­bor de trilla en el ro­tor o ci­lin­dro, ex­pli­ca­ron. Ade­más, en días ven­to­sos, es­ta al­tu­ra de cor­te más cer­ca­na a la es­pi­ga obli­ga a uti­li­zar una pantalla pro­tec­to­ra de te­ji­do, ti­po “sor­gue­ra”, pa­ra evi­tar el vo­la­do de las es­pi­gas des­de el ca­be­zal, ya que las mis­mas tie­nen me­nor pe­so al po­seer me­nor pa­ja.

Si­guien­do el ca­mino de la es­pi­ga den­tro de la co­se­cha­do­ra, los téc­ni­cos se re­fi­rie­ron al ajus­te del sis­te­ma de trilla co­mo el si­guien­te pa­so.

En es­te ca­so es im­por­tan­te re­gu­lar la agre­si­vi­dad del con­jun­to ci­lin­dro-cón­ca­vo tra­tan­do de tri­llar so­lo los gra­nos con ca­li­dad co­mer­cial.

Co­mo pri­mer pun­to, se­ría im­por­tan­te ini­ciar las la­bo­res de co­se­cha con un 17% a 18% de hu­me­dad del grano, de for­ma tal de lo­grar una ma­yor di­fe­ren­cia en el pe­so es­pe­cí­fi­co en­tre el grano sano, en­te­ro y con ma­yor hu­me­dad, y el grano ata­ca­do por fu­sa­rio­sis.

Al mo­men­to de re­gu­lar un ro-

tor o un ci­lin­dro -di­je­ron los téc­ni­cos­se de­be evi­tar un ex­ce­si­vo des­me­nu­za­do de la es­pi­ga, tra­tan­do de se­pa­rar el grano sano y de­jar ad­he­ri­do a las pun­tas y co­las de es­pi­ga los gra­nos en­fer­mos de Fu­sa­rium o afec­ta­dos por heladas tar­días, al­go que tam­bién ocu­rrió en de­ter­mi­na­das zo­nas del país du­ran­te es­ta cam­pa­ña.

Pa­ra acla­rar, los téc­ni­cos brin­da­ron un ejem­plo so­bre el ajus­te del ci­lin­dro-cón­ca­vo.

Con­si­de­ran­do co­mo pro­me­dio un ci­lin­dro de 610 mi­lí­me­tros de diá­me­tro (trilla con­ven­cio­nal), tra­ba­jan­do con 17%-18% de hu­me­dad del grano, se de­be in­ten­tar co­men­zar el tra­ba­jo con 1.000 re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to (rpm) o me­nos del ci­lin­dro y una luz en­tre el ci­lin­dro y el cón­ca­vo de 15 mi­lí­me­tros.

Pa­ra es­tas mis­mas con­di­cio­nes, pe­ro pen­san­do en una trilla de ti­po axial, se re­co­mien­da co­men­zar el tra­ba­jo con 100 a 150 rpm me­nos y cer­ca de 20 mm de se­pa­ra­ción en­tre ro­tor/ca­mi­sa. Acla­ra­ron que es­ta es una re­co­men­da­ción a par­tir de la cual, por prue­ba y me­di­cio­nes de pér­di­das, se de­be ir ajus­tan­do la re­gu­la­ción de acuer­do a ca­da lo­te en par­ti­cu­lar, re­cor­dan­do siem­pre la idea de rea­li­zar una trilla lo me­nos agre­si­va po­si­ble en lo­tes ata­ca­dos por es­te hon­go.

Fi­nal­men­te, si­guie­ron con las re­gu­la­cio­nes del sis­te­ma de lim­pie­za, la úl­ti­ma eta­pa del tri­lla­do de los gra­nos. Pa­ra es­te sis­te­ma la ve­lo­ci­dad del ven­ti­la­dor o la tur­bi­na de lim­pie­za de­be­rá tra­ba­jar en un ran­go des­de los tres cuar­tos de ve­lo­ci­dad has­ta el má­xi­mo, ajus­tan­do la re­gu­la­ción del za­ran­dón a esas con­di­cio­nes.

Una vez que el pro­duc­tor reali­zó to­dos los ajus­tes re­co­men­da­dos, tie­ne que eva­luar, en el lo­te y con las pri­me­ras me­di­cio­nes de pér­di­das, si las co­las y pun­tas de las es­pi­gas que están sa­lien­do por la co­la de la má­qui­na po­seen al­gún grano to­da­vía de va­lor co­mer­cial. De no te­ner­lo, no se cam­bia­rá na­da en la re­gu­la­ción, pe­ro si se pier­den gra­nos de ca­li­dad, el ter­cer sec­tor del za­ran­dón se de­be­rá abrir lo ne­ce­sa­rio co­mo pa­ra en­viar al re­torno esa co­la y pun­ta de es­pi­ga y re­cu­pe­rar ese grano con va­lor co­mer­cial.

Dis­mi­nuir las pér­di­das pro­me­dio de co­se­cha de tri­go, que están en los 100 kg/ha a ni­vel na­cio­nal, es un gran desafío. Si a es­to se su­ma una nue­va va­ria­ble con la que li­diar (la pre­sen­cia de una en­fer­me­dad que afec­ta la es­pi­ga), obli­ga a ex­tre­mar los cui­da­dos pa­ra no per­der más quin­ta­les.

RO­BER­TO PE­RA INTA

A ba­jar las pér­di­das. Las re­gu­la­cio­nes hay que ha­cer­las en el ca­be­zal, el sis­te­ma de trilla y el de lim­pie­za. La com­bi­na­ción óp­ti­ma es cor­tar 30 cen­tí­me­tros por de­ba­jo de la es­pi­ga, a 1.000 rpm con un ci­lin­dro con­ven­cio­nal y una luz en­tre es­te y el cón­ca­vo de 15 mi­lí­me­tros.

“Gol­pe Blan­co”. Así se lla­ma al da­ño que pro­vo­ca el fu­sa­rium en el tri­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.