Hay otro de­fault: el del tri­go

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Hay otro de­fault, qui­zá tan se­rio, o más, que el fi­nan­cie­pa, ro. Es el de­fault triguero. Va­mos a co­se­char 9 o 10 mi­llo­nes de to­ne­la­das, la mi­tad que ha­ce vein­te años. A es­ta al­tu­ra de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, ten­dría­mos que ha­ber can­ta­do las cua­ren­ta.

Cua­ren­ta mi­llo­nes de to­ne­la­das sur­gen de una su­per­fi­cie de 10 mi­llo­nes de hec­tá­reas, y un rinde de 40 quin­ta­les. Las dos va­ria­bles son no so­lo via­bles, sino ne­ce­sa­rias. Y están da­das to­das las con­di­cio­nes pa­ra al­can­zar­las. Pe­ro sem­bra­mos me­nos de 4 y el rinde se­rá de 25 quin­ta­les.

Es cier­to que la ce­ba­da cum­ple el mis­mo pa­pel en la ro­ta­ción, con la ven­ta­ja de la co­se­cha an­ti­ci­pa­da y siem­bra más tem­pra­na de la so­ja o maíz de se­gun­da. Fue ex­ce­len­te op­ción frente al dis­pa­ra­te del ce­po K. Pe­ro a ni­vel na­cio­nal, el de­fault triguero tie­ne con­se­cuen­cias im­pla­ca­bles. En lo cuan­ti­ta­ti­vo, por lu­cro ce­san­te. En lo cua­li­ta­ti­vo, por aban­do­nar a su suer­te al mer­ca­do bra­si­le­ño, el más im­por­tan­te del mun­do, que aho­ra no so­lo se abas­te­ce de Ca­na­dá, sino de Uru­guay y, es­te año, has­ta de Pa­ra­guay.

Aquí, el ce­real se siem­bra so­lo co­mo an­te­ce­sor, por su apor­te de car­bono

Es­te fra­ca­so se da mien­tras la tec­no­lo­gía evo­lu­cio­na con nue­vos bríos. No se no­ta en es­tas pam­pas, don­de sólo se siem­bra por ba­lan­ce de car­bono, con cha­ca­re­ros desahu­cia­dos por las com­pli­ca­cio­nes co­mer­cia­les. Pe­ro sí lo pu­di­mos ad­ver­tir ha­ce po­cos días en Uru­guay, don­de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca opera a fon­do. En po- co tiem­po, al­can­za­ron rin­des im­pen­sa­dos, que sub­ra­yan nues­tras pers­pec­ti­vas tri­gue­ras con grue­sos tra­zos de evi­den­cias. Vea­mos.

Ha­ce trein­ta años via­jé por pri­me­ra vez a Fran­cia, don­de cam­pea­ban los tri­gos de 100 quin­ta­les, con 60 co­mo rinde na­cio­nal. En la Ar­gen­ti­na el pro­me­dio era de 20 quin­ta­les, con to­pes de 40. Se ha­bía me­jo­ra­do mu­cho con la irrup­ción de los tri­gos “me­ji­ca­nos”, la ge­né­ti­ca pro­vis­ta por el Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Me­jo­ra­mien­to de Maíz y Tri­go que di­ri­gía el Pre­mio Nó­bel Nor­man Bor­laug en So­no­ra, Mé­xi­co. Es­tos tri­gos, de por­te más ba­jo y ci­clo cor­to, ha­bi­li­ta­ron el uso de fer­ti­li­zan­tes, cu­yo em­pleo en los cul­ti­va­res tra­di­cio­na­les de al­to por­te y ci­clo lar­go sólo pro­du­cía “vi­cio” y no se tra­du­cía en ma­yo­res rin­des.

El INTA y los se­mi­lle­ros pri­va­dos abre­va­ron con fer­vor del apor­te de Bor­laug. Cuan­do ex­pu­se en 1982 mi vi­sión so­bre lo que es­ta­ba ocu­rrien­do con el tri­go en Eu­rou­na y en par­ti­cu­lar en Fran­cia -en nu­me­ro­sos ar­tícu­los pu­bli­ca­dos en la re­vis­ta Di­ná­mi­ca Ru­ral- se ge­ne­ró mu­cha po­lé­mi­ca. “Ellos sub­si­dian”, de­cían al­gu­nos. Les res­pon­dí que hi­cié­ra­mos lo­tes de­mos­tra­ti­vos con el pa­que­te eu­ro­peo y ver qué pa­sa­ba. Otros co­men­ta­ban que se tra­ta­ba de cul­ti­va­res de ma­la ca­li­dad pa­na­de­ra. Les re­cor­dé que en Fran­cia se coal

A es­ta al­tu­ra de­be­ría­mos es­tar co­se­chan­do 40 mi­llo­nes de tns

me el me­jor pan del mun­do.

No pa­só na­da. Cuan­do me to­có pre­si­dir la ins­ti­tu­ción, en 1994, volví a la car­ga con el te­ma. Per­so­nal­men­te tra­je mues­tras de com­pa­ñías pri­va­das de Gran Bre­ta­ña y Fran­cia. Pe­ro re­cién ha­cia fi­nes de los 90, y de la mano de una com­pa­ñía de se­mi­llas sin his­to­ria en el ce­real (Ni­de­ra) lle­ga­ron mer­ca­do los pri­me­ros tri­gos fran­ce­ses. Se inau­gu­ra­ba la era del Ba­guet­te.

Aho­ra, to­dos los que ha­cen ge­né­ti­ca de tri­go se apo­yan en ma­te­ria­les fran­ce­ses. Li­ma­grain, Be­noit, Flo­ri­mond Des­prez, están pre­sen­tes en for­ma di­rec­ta o apor­tan­do su ger­mo­plas­ma. Y aho­ra el INTA, co­mo me en­te­ré en Uru­guay, tie­ne sus pri­me­ros cru­za­mien­tos de lí­neas pro­pias con el mis­mí­si­mo Ba­guet­te 10, el pri­mer hi­to de la ge­ne­ra­ción ga­la ha­ce ya una dé­ca­da. Era ho­ra.

Jun­to con la nue­va ge­né­ti­ca, vie­ne el res­to del pa­que­te tec­no­ló­gi­co. Fer­ti­li­za­ción más ge­ne­ro­sa e in­te­li­gen­te, ci­clos más lar­gos, uso es­tra­té­gi­co de fun­gui­ci­das y has­ta en­sa­yos con re­gu­la­do­res de cre­ci­mien­to. Es­to ge­ne­ra una nue­va pla­ta­for­ma pa­ra el re­lan­za­mien­to del tri­go ar­gen­tino, que vol­ve­rá a ju­gar un pa­pel no sólo co­mo an­te­ce­sor o por su apor­te de car­bono, sino tam­bién co­mo ne­go­cio país. Pa­ra sa­lir del de­fault.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.