“Te­ne­mos un pro­ble­ma de sus­ten­ta­bi­li­dad”

Lo sos­tu­vo An­to­nio Ara­cre, pre­si­den­te de Syn­gen­ta pa­ra el sur de La­ti­noa­mé­ri­ca. Pi­de sem­brar más maíz.

Clarin - Rural - - LA CADENA AGRÍCOLA - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

Las em­pre­sas pro­vee­do­ras de in­su­mos pa­ra el agro pade re­cen es­tar con­flu­yen­do en una mis­ma bús­que­da. El cre­ci­mien­to de los rin­des a par­tir de me­jo­res prác­ti­cas y nue­vos eventos bio­tec­no­ló­gi­cos ya no es un pro­yec­to sino una pre­mi­sa bá­si­ca. La pro­duc­ti­vi­dad, por más al­ta que sea, no pue­de pa­gar el gran pre­cio del equi­li­brio am­bien­tal y so­cial.

Con es­ta pre­mi­sa, Syn­gen­ta reali­zó la se­ma­na pa­sa­da en Bue­nos Ai­res el Fo­ro pa­ra el Fu­tu­ro de la Agri­cul­tu­ra, ba­jo el le­ma “Alian­zas: Co-crea­ción, Ac­ción y Re­sul­ta­dos”. Cla­rín Ru­ral apro­ve­chó la oca­sión pa­ra con­ver­sar con An­to­nio Ara­cre, pre­si­den­te de la com­pa­ñía pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca Sur, quien abrió el en­cuen­tro. - ¿ Cuá­les son los desafíos que ven hoy pa­ra la agro ar­gen­tino? - En un país que siem­bra más 20 mi­llo­nes de hec­tá­reas de so­ja y me­nos de 4 mi­llo­nes de hec­tá­reas de maíz. La pro­por­ción se­ña­la que te­ne­mos un pro­ble­ma de sus­ten­ta­bi­li­dad y de­man­da una con­cien­ti­za­ción por par­te de los pro­duc­to­res, no pri­vi­le­gian­do la ren­ta­bi­li­dad a cor­to pla­zo, sino la sus­ten­ta­bi­li­dad a lar­go pla­zo. Pe­ro tam­bién de­man­da de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que equi­li­bren y fuer­cen una ro­ta­ción más sustentable. Por ejem­plo, con la re­gu­la­ción de los con­tra­tos de al­qui­ler, co­mo pa­sa en otras par­tes del mun­do. - ¿ Qué apor­tan las com­pa­ñías, des­de la tec­no­lo­gía, a esa bús­que­da de sus­ten­ta­bi­li­dad? - El 80% de la in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo de ca­si to­das las em­pre­sas de tec­no­lo­gía agro­pe­cua­ria se des­ti­na al maíz, tra­tan­do de con­ver­tir­lo en un cul­ti­vo de elec­ción, y no so­lo de ro­ta­ción obli­ga­da. Aun así, es muy di­fí­cil tor­cer una ecua­ción eco­nó­mi­ca a fa­vor del maíz. Y no lo di­go en des­me­dro de la so­ja, que es un cul­ti­vo ex­tra­or­di­na­rio. La so­ja nos ha da­do ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas ex­ce­len­tes, nos ha per­mi­ti­do desa­rro­llar­nos in­clu­so des­de el pun­to de vis­ta agroin­dus­trial. Pe­ro la ecua­ción es­tá des­equi­li­bra­da y eso es al­go que des­de los sec­to­res pú­bli­co y pri­va­do se de­be tra­tar de mo­di­fi­car. - ¿Cuá­les son las tec­no­lo­gías a las que más po­ten­cial le ven pa­ra los pró­xi­mos años? - Una es la re­sis­ten­cia a in­sec­tos, que se va “es­ta­quean­do” a dis­tin­tos eventos bio­tec­no­ló­gi­cos, dán­do­les sus­ten­ta­bi­li­dad a tra­vés del uso de dis­tin­tas mo­lé­cu­las que los ha­cen más ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te. En maíz, la ace­le­ra­ción en el uso de fun­gi­ci­das, co­mo uno de los prin­ci­pa­les dis­pa­ra­do­res en la me­jo­ra de la ca­li­dad de grano, y el uso óp­ti­mo del agua. En so­ja, tec­no­lo­gías que con­tra­rres­ten los efec­tos de re­sis­ten­cia que ca­da vez se ven con ma­yor asi­dui­dad en el uso de gli­fo­sa­to, que se ha di­fun­di­do tan­to y es ca­da vez ma­yor. En Es­ta­dos Uni­dos, que nos lle­va al­gu­nos años, ya es muy preo­cu­pan­te. No­so­tros es­ta­mos desa­rro­llan­do va­rios eventos bio­tec­no­ló­gi­cos que tien­den a con­tra­rres­tar es­te efec­to. En gi­ra­sol, las me­jo­ras en el acei­te, par­ti­cu­lar­men­te el al­to olei­co, orien­ta­do a me­jo­rar la sa­lud del con­su­mi­dor. - Ha­ce po­cos días se anun­ció una alian­za de Syn­gen­ta con BASF en gi­ra­sol Clear­field. Las alian­zas en­tre los gran­des, en dis­tin­tos te­mas, ¿cons­ti­tu­yen una ten­den­cia mun­dial que se vie­ne? - Acuer­dos glo­ba­les de in­ter­cam­bios de tec­no­lo­gía te­ne­mos un mon­tón. Nin­gu­na em­pre­sa es due­ña de to­das las tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles, pe­ro to­das quie­ren te­ner la ofer­ta tec­no­ló­gi­ca más am­plia, pa­ra que sus pro­duc­to­res pue­dan op­tar por aque­lla que más se adap­ta al sue­lo don­de ope­ran. Por eso es que hay un in­ter­cam­bio ma­si­vo en­tre las em­pre­sas, li­cen­cián­do­se en for­ma cru­za­da sus tec­no­lo­gías. En Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, te­ne­mos un acuer­do con Ri­zo­bac­ter por la so­ja Ple­nus, que no es una se­mi­lla sino un nue­vo con­cep­to que in­te­gra di­fe­ren­tes tec­no­lo­gías. Es­ta­mos pro­ban­do al pro­duc­tor que la se­mi­lla no es un gas­to sino una de las in­ver­sio­nes cla­ve. - ¿ Qué pe­so tie­ne hoy la Ar­gen­ti­na pa­ra Syn­gen­ta a ni­vel glo­bal? - Enor­me. Es uno de los cua­tro mer­ca­dos es­tra­té­gi­cos más im­por­tan­tes pa­ra la em­pre­sa. Por eso es­ta­mos aquí no so­lo co­mo lí­de­res del mer­ca­do sino con in­ver­sio­nes muy im­por­tan­tes en tér­mi­nos de pro­duc­ción, de plan­tas, de in­cor­po­ra­ción de per­so­nas, de in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo. En un año com­ple­jo por la si­tua­ción cli­má­ti­ca, pe­ro nues­tro com­pro­mi­so a lar­go pla­zo con el país es muy gran­de.

ARCHIVO CLA­RIN

A fon­do. Ara­cre di­jo que Ar­gen­ti­na es uno de los cua­tro mer­ca­dos más im­por­tan­tes del mun­do pa­ra su com­pa­ñía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.