El pri­mer si­glo en un clá­si­co

El Cen­tro de Con­sig­na­ta­rios, que ma­ne­ja el Mer­ca­do de Li­niers, cum­ple 100 años. Sus di­rec­ti­vos re­pa­san la his­to­ria y los desafíos de la ac­tua­li­dad.

Clarin - Rural - - EL NEGOCIO GANADERO - Elina Mo­reno cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

En sus co­mien­zos fue im­pul­sa­da por los miem­bros de la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na, que por aque­llos años ve­nían tra­ba­jan­do de ma­ne­ra in­for­mal en la con­sig­na­ción de ha­cien­da y otros pro­duc­tos. Pe­ro la en­ti­dad de la que ha­bla­mos, el Cen­tro de Con­sig­na­ta­rios de Pro­duc­tos del País (CCPP) na­ció realmente en no­viem­bre de 1912 cuan­do aque­llos pio­ne­ros le die­ron un mar­co ins­ti­tu­cio­nal a su la­bor y se plan­tea­ron re­pre­sen­tar los in­tere­ses del pro­duc­tor frente al com­pra­dor. Es de­cir, cum­ple 100 años.

Es­tos hom­bres eran tam­bién ase­so­res, re­pre­sen­tan­tes le­ga­les y ad­mi­nis­tra­ti­vos, in­clu­si­ve ban­que­ros, por lo que el con­sig­na­ta­rio no tar­dó en con­ver­tir­se en un en­gra­na­je esen­cial de la co­mer­cia­li­za­ción de pro­duc­tos en el país.

En sus co­mien­zos, la en­ti­dad no se li­mi­ta­ba sólo a la ven­ta de bo­vi­nos; se con­sig­na­ban cer­dos, la­na­res, la­na, pie­les y plu­mas de aves­truz. La ma­yor par­te de es­tos pro­duc­tos pa­sa­ba por el Mer­ca­do de Li­niers, un so­cio es­tra­té­gi­co que, pa­ra en­ton­ces, llevaba po­co más de una dé­ca­da en fun­cio­na­mien­to.

“La re­la­ción del CCPP con el Mer­ca­do de Li­niers es cla­ve, por­que le ha da­do trans­pa­ren­cia y se­gu­ri­dad al ne­go­cio, con pre­cios de re­fe­ren­cia, co­sa que no se da en otros paí­ses; es un mer­ca­do úni­co en su ti­po”, co­men­tó a Cla­rín Ru­ral Fernando San­ta­ma­ri­na, ac­tual pre­si­den­te del Cen­tro y miem­bros de la quin­ta ge­ne­ra­ción de la ca­sa con­sig­na­ta­ria fa­mi­liar.

La mo­da­li­dad de ven­ta de la ha­cien­da un si­glo atrás era “al tan­to de car­ne y se­bo”. Las tro­pas se com­po­nían de 300 ca­be­zas, que el re­se­ro y los peo­nes de ca­da es­tan­cia arrea­ban has­ta por 15 días. En

esa épo­ca, cuan­do en­tra­ban tres mil ca­be­zas la pla­za se sa­tu­ra­ba a y apa­re­cían en es­ce­na los sa­la­de­ros - pa­ra des­com­pri­mir la ofer­ta, lle­ván­do­se los me­jo­res ani­ma­les y pre­cios.

Aho­ra, pa­re­ce le­ja­na aque­lla es­ce­na de re­se­ros ata­via­dos lu­cién­do­se en sus ca­ba­llos al in­gre­sar r con las tro­pas en el mer­ca­do.

Ro­ber­to Aran­ce­do, pre­si­den­te e ac­tual del Mer­ca­do de Li­niers (y del CCPP en los pe­río­dos 19801982 y 1990-1991), des­ta­có la gran n evo­lu­ción en in­fra­es­truc­tu­ra y en la ge­ne­ra­ción y co­mu­ni­ca­ción de la in­for­ma­ción que hu­bo en to­das es­tas dé­ca­das.

“Hoy te­ne­mos to­do in­for­ma­ti­za­do, des­de que lle­ga el ca­mión has­ta que sa­le, brin­da­mos es­ta­dís­ti­cas y se pue­de con­sul­tar to­da la ope­ra­to­ria con un click”, in­di­có. Y acla­ró que “siem­pre bus­ca­mos he­rra­mien­tas pa­ra di­ver­si­fi­car los ca­na­les co­mer­cia­les, co­mo los re­ma­tes te­le­vi­sa­dos y la ven­ta on­li­ne”.

Al­ber­to Mo­nas­te­rio fue el pre­si­den­te del pe­río­do 46 del Cen­tro. En esa épo­ca los in­gre­sos eran muy im­por­tan­tes. “En un día en­tra­ban 37.000 ca­be­zas”, re­cor­dó.

Pe­ro al­gu­nas co­sas cam­bian y otras no. Una de las que no, por ejem­plo, es que el mer­ca­do se ri­gió siem­pre por la ca­li­dad de la ha­cien­da y no por la can­ti­dad, prin­ci­pio que be­ne­fi­ció a los pro­duc­to­res más chi­cos.

Dos as­pec­tos que mar­ca­ron las pre­fe­ren­cias en el mer­ca­do, se­gún los con­sig­na­ta­rios, tie­nen que ver con la evo­lu­ción de la ga­na­de­ría: el me­jo­ra­mien­to ge­né­ti­co y la ali­men­ta­ción. Por eso, la ha­cien­da de hoy dis­ta mu­cho de la que se veía en los co­rra­les ha­ce 50 años, igual que cam­bió la ha­cien­da en los cam­pos ar­gen­ti­nos.

“El com­pra­dor hoy es mu­cho más exi­gen­te, en ge­ne­ral bus­ca feed­lot o que el ani­mal ten­ga ra­ción, el pu­ro cam­po ya no exis­te en Li­niers”, pre­ci­sa­ron los di­rec­ti­vos.

Por otro la­do, el au­men­to en el pe­so mí­ni­mo de fae­na lle­vó las ca­te­go­rías ha­cia arri­ba en cuan­to al ki­la­je. “Un no­vi­lli­to an­tes pe­sa­ba me­nos, pe­ro hoy es­tá ca­te­go­ri­za­do en­tre los 350-400 ki­los, y el no­vi­llo pe­sa­do (500 ki­los) que an­tes se ex­por­ta­ba, hoy se des­ti­na al cir­cui­to gas­tro­nó­mi­co y ho­te­le­ro”, ex­pli­có San­ta­ma­ri­na.

A Jor­ge Agui­rre Urre­ta le to­có pre­si­dir el cen­tro en­tre 2005 y 2007, dos años crí­ti­cos.

“El go­bierno ter­mi­nó in­ter­vi­nien­do el mer­ca­do, con­tro­lan­do pre­cios y fi­nal­men­te ce­rran­do la ex­por­ta­ción, lo que sig­ni­fi­có una so­bre­ofer­ta, ba­ja de pre­cios y li­qui­da­ción de 10 mi­llo­nes de ca­be­zas”, de­ta­lló.

Lue­go, la ga­na­de­ría sin­tió otros efec­tos ne­ga­ti­vos: el stock se re­du­jo y au­men­ta­ron los pre­cios en un 300% en po­co tiem­po. Lo cier­to es que, an­tes del cie­rre de la ex­por­ta­ción, el pro­duc­tor po­día ven­der más ki­los por ani­mal a un pre­cio di­fe­ren­cial, al­ter­na­ti­va que hoy no exis­te.

Con la mi­ra­da pues­ta en lo que vie­ne, Ju­lián La­lor, el in­te­gran­te más jo­ven del CCPP, co­mo vi­ce­pre­si­den­te 2º, se­ña­ló que el desafío de la ac­ti­vi­dad es es­tar aten­tos a las de­man­das de los so­cios y con­ti­nuar uni­dos pa­ra for­ta­le­cer la ac­ti­vi­dad.

“Apos­ta­mos a te­ner una en­ti­dad que tra­ba­je mano a mano con el Mer­ca­do de Li­niers y que bus­que siem­pre lo me­jor pa­ra la ca­de­na de ga­na­dos y car­nes”, afir­mó el jo­ven, que re­pre­sen­ta la quin­ta ge­ne­ra­ción fa­mi­liar en la con­sig­na­ción.

Ac­tual­men­te, los con­sig­na­ta­rios par­ti­ci­pan del 60% de la co­mer­cia­li­za­ción de ha­cien­da en to­do el país y re­pre­sen­tan el 50% de la fae­na pa­ra con­su­mo en Gran Bue­nos Ai­res y Ca­pi­tal Fe­de­ral, pro­por­ción que man­tu­vie­ron a lo lar­go de su ri­ca his­to­ria, de 100 años, que no es po­co.

EMI­LI­ANA MIGUELEZ

En yunta. De ade­lan­te ha­cia atrás, Aran­ce­do, San­ta­ma­ri­na, Agui­rre Urre­ta, La­lor y Mo­nas­te­rio, en una de las pa­sa­re­las.

Ma­ta­de­ros. En el ba­rrio ha­bía mu­cha ac­ti­vi­dad de fae­na.

Pul­pe­ría. Gau­chos y re­se­ros, en una pau­sa del tra­ba­jo.

LLos com­pra­do­res. A ca­ba­llo, en los co­rra­les del mer­ca­do.

Pos­tal. La re­co­va del mer­ca­do, en sus pri­me­ros años.

Re­vis­ta. Del Cen­tro y de 1913.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.