La ver­da­de­ra “cues­tión de fon­do”

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La so­cie­dad es­tá bom­bar­dea­da por no­ti­cias de mu­chí­si­mo im­pac­to e im­pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias (“bui­tres”, Grie­sa sí o no, de­fault, fra­ga­ta Li­ber­tad, la pla­ta pa­ra YPF, el 7D). Pe­ro mien­tras se di­ri­men es­tas cues­tio­nes fác­ti­cas, sub­ya­ce la ne­ce­si­dad de de­ba­tir la fa­mo­sa “cues­tión de fon­do”.

La cues­tión de fon­do, en la Ar-

Es un error ca­li­fi­car a gra­nos, car­ne y le­che co­mo pro­duc­tos pri­ma­rios

es en­ten­der la vi­da real.

En es­te sen­ti­do, es­ta se­ma­na coin­ci­die­ron dos eventos: un se­mi­na­rio de AC­TA, la en­ti­dad que reúne a las cá­ma­ras de tec­no­lo­gía agro­pe­cua­ria, y el en­cuen­tro anual de la Unión In­dus­trial Ar- gen­ti­na.

El en­cuen­tro de AC­TA reunió a un pa­nel in­te­gra­do por gen­te del sec­tor, aca­dé­mi­cos y fun­cio­na­rios del go­bierno. En­tre és­tos, una ex­po­si­to­ra de al­to ni­vel del Mi­nis­te­rio de Cien­cia y Téc­ni­ca, cu­yo ti­tu­lar Lino Ba­ra­ñao ha rea­li­za­do in­tere­san­tes y exi­to­sos es­fuer­zos orien­ta­dos al sec­tor agro­pe­cua­rio y agroin­dus­trial. Es uno de los me­jo­res ejem­plos de cons­truc­ción de bue­nos víncu­los en­tre el sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do, he­cho que que­dó sub­ra­ya­do por la con­tun­den­te ex­po­si­ción de la fun­cio­na­ria. Mu­chas em­pre­sas se han apa­lan­ca­do en apor­tes sus­tan­cio­sos y bien­ve­ni­dos del MinCyT.

Sin em­bar­go, no de­be ha­ber so­na­do muy bien, en el ám­bi­to de AC­TA, que reúne a los ge­ne­ra­do­res de tec­no­lo­gía pa­ra la pro­duc­ción de tri­go, maíz, so­ja, gi­ra­sol, car­ne, le­che, etc, el pá­rra­fo en el que la fun­cio­na­ria re­ba­jó a es­tos pro­duc­tos a la ca­te­go­ría de “pri­ma­rios”. De in­me­dia­to, re­mar­có con sa­tis­fac­ción que el país es­tá ex­por­tan­do ca­da vez más Ma­nu­fac­tu­ras de Ori­gen In­dus­trial (las MOI, que ya al­can­zan el 30%) y “es­te es el ca­mino por­que son las que ge­ne­ran va­lor agre­ga­do y em­pleo”.

Error. Pri­me­ro: el maíz le agre­ga va­lor al fer­ti­li­zan­te, a la se­mi­lla, al ino­cu­lan­te, a la ca­mio­ne­ta que se con­su­me en lle­var la se­mi­lla y al con­tra­tis­ta, a la co­se­cha­do­ra, al ca­mión que lo lle­va al puer­to. Son pro­duc­tos “in­dus­tria­les”.

Se­gun­do: las MOI han su­pe­ra­do a las Ma­nu­fac­tu­ras de Ori­gen Agro­pe­cua­rio (MOA), por­que en ellas se in­clu­yó al bio­die­sel, que el año pa­sa­do ex­hi­bió em­bar­ques por 2.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Pe­ro el bio­die­sel es cla­ra­men­te una

Al de­cir que las MOA son de se­gun­da, se ter­mi­nan jus­ti­fi­can­do las re­ten­cio­nes

MOA, ya que es 90% acei­te de so­ja. Si se lo sa­ca­mos a las MOI y lo su­ma­mos a las MOA, la his­to­ria se in­vier­te.

No es un te­ma se­mán­ti­co. Es­ta con­cep­tua­li­za­ción, gal­va­ni­za­da en la vie­ja idea de que in­dus­tria es so­lo lo que se vin­cu­la con cha­pa y pin­tu­ra, ter­mi­na dis­cri­mi­nan­do no sólo al agro, sino a la cas­ca­da de va­lor que sur­ge de la pro­duc­ción bá­si­ca. Las MOA son de se­gun­da, las MOI de pri­me­ra. Así, jus­ti­fi­ca­mos las re­ten­cio­nes.

Es­to lle­va a que la ma­yor par­te de los eco­no­mis­tas y los po­lí­ti­cos co­mul­guen con la idea de que el país se ha “desin­dus­tria­li­za­do”. No es cier­to. Aquí co­lap­só una vie­ja es­truc­tu­ra in­dus­trial, a pe­sar de que du­ran­te mu­chí­si­mos años se mas­ti­có in­gen­tes re­cur­sos de la co­mu­ni­dad, a tra­vés del pro­tec­cio­nis­mo y los sub­si­dios. Pe­ro al mis­mo tiem­po sur­gió otra, cu­ya fuer­za re­si­de en su ca­rác­ter sil­ves­tre.

Se­ño­res, en la Ar­gen­ti­na hu­bo re­gí­me­nes de to­do ti­po pa­ra cual­quier in­dus­tria. Y nun­ca hu­bo un Plan So­ja. Bueno, ahí es­tá el clus­ter so­je­ro más im­por­tan­te y com­pe­ti­ti­vo del pla­ne­ta, sos­tén de la economía na­cio­nal, la ma­cro y la mi­cro.

Mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo co­rrien­te arri­ba y co­rrien­te aba­jo. Fá­bri­cas de ma­qui­na­ria, plan­tas de se­mi­llas, fer­ti­li­zan­tes, inocu­gen­ti­na, lan­tes, her­bi­ci­das. De­ce­nas de mi­les de cha­ca­re­ros. Trans­por­te: en Ge­ne­ral Galarza, En­tre Ríos, ha­ce quin­ce años ha­bía so­lo un par de ca­mio­nes. Hoy hay 200 y es la ciu­dad con más ca­mio­nes per ca­pi­ta de la Ar­gen­ti­na… Los ca­mio­nes se fa­bri­can en Ar­gen­ti­na y Bra­sil.

La hi­dro­vía, ca­na­li­za­da a 36 pies, fa­vo­re­ció la cons­truc­ción de puer­tos y plan­tas de crus­hing a la ve­ra del Pa­ra­ná, mu­chas ba­jo la chi­ca­na de ha­bi­li­ta­cio­nes pre­ca­rias, otras hos­ti­ga­das por por­ta­ción de so­ja. Ca­da plan­ta ocu­pa cin­co ve­ces la su­per­fi­cie de cual-

No es un te­ma se­mán­ti­co. Por es­to se ter­mi­na dis­cri­mi­nan­do al agro

quier au­to­mo­triz y mue­ven 800 ca­mio­nes por día. Pe­ro pa­re­cen per­te­ne­cer a la sa­ga de la Ar­gen­ti­na Se­cre­ta.

Al­go ha­brá he­cho el sec­tor pa­ra que es­to no se co­noz­ca. Y, en con­se­cuen­cia, no se com­pren­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.