Guar­da que se em­pa­chan

El em­pas­te es un tras­torno di­ges­ti­vo fre­cuen­te en la pri­ma­ve­ra. Cla­ves pa­ra evi­tar pér­di­das.

Clarin - Rural - - PRODUCCIÓN DE CARNE Y LECHE - Cla­rín Ru­ral cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

La pri­ma­ve­ra trae un re­bro­te rá­pi­do de las pas­tu­ras, con muy ba­jo con­te­ni­do de fi­bra y, co­mo con­tra­par­ti­da, con al­ta con­cen­tra­ción de al­gu­nos nu­trien­tes co­mo el ni­tró­geno, con­di­ción que pre­dis­po­ne el em­pas­te de bo­vi­nos.

Es­te tras­torno di­ges­ti­vo re­pre­sen­ta pér­di­das eco­nó­mi­cas fuer­tes, ya que oca­sio­na caí­das en el con­su­mo, lo cual afec­ta la pro­duc­ción de le­che y car­ne. En los ca­sos más ex­tre­mos, en los que el pro­ble­ma no es de­tec­ta­do a tiem­po, pue­de de­ri­var en la muer­te de ani­ma­les por as­fi­xia.

Pa­ra evi­tar mer­mas pro­duc­ti­vas, Lu­ciano Gi­nart, es­pe­cia­lis­ta del INTA Ce­sá­reo Naredo (Bue­nos Ai­res) brin­dó re­co­men­da­cio­nes téc­ni­cas pa­ra dis­mi­nuir los efec­tos del em­pas­te me­dian­te la pre­ven­ción y el buen ma­ne­jo de los ro­deos.

El em­pas­te, ex­pli­có el téc­ni­co, es una al­te­ra­ción di­ges­ti­va ca­rac­te­ri­za­da por la dis­ten­sión del ru­men co­mo con­se­cuen­cia de la acu­mu­la­ción de gas pro­ve­nien­te de la fer­men­ta­ción del ali­men­to. Es­to se pro­du­ce por­que la ali­men­ta­ción a ba­se de le­gu­mi­no­sas pue- de pro­vo­car, al for­mar es­pu­ma en el ru­men, di­fi­cul­ta­des pa­ra eli­mi­nar los ga­ses ru­mi­na­les por eruc­ta­ción. Es que pas­tu­ras co­mo la al­fal­fa y el tré­bol blan­co y ro­jo, por ejem­plo, po­seen un al­to con­te­ni­do de pro­teí­nas e hi­dra­tos de car­bono.

“Es­to oca­sio­na un au­men­to pro­gre­si­vo de la pre­sión in­tra-ru­mi­nal que pro­vo­ca, en los ca­sos más le­ves, una dis­mi­nu­ción del con­su­mo de ma­te­ria se­ca y, en los ca­sos gra­ves, pue­de pro­vo­car la muer­te del ani­mal por as­fi­xia”, ad­vir­tió Gi­nart.

Lue­go, ma­ni­fes­tó que hay múl­ti­ples cau­sas que pre­dis­po­nen a un ani­mal al em­pas­te e in­di­có, en­tre al­gu­nas de ellas, que las ra­zas bri­tá­ni­cas son más sus­cep­ti­bles que las ín­di­cas a con­traer es­ta en­fer­me­dad. Los ani­ma­les jó­ve­nes y los que están en en­gor­de son más pro­pen­sos a desa­rro­llar­la que las va­cas de cría que están en pe­río­do de lac­tan­cia.

El ma­ne­jo de la ali­men­ta­ción es otro de los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes, ya que los pro­ble­mas se re­gis­tran du­ran­te y lue­go del mo­men­to del pas­to­reo. En es­te sen­ti­do, Gi­nart ma­ni­fes­tó que es fun­da­men­tal que los ani­ma­les no in­gre­sen en ayuno a una pas­tu­ra pa­ra evi­tar que lle­nen el ru­men de for­ma rá­pi­da y en gran can­ti­dad con la le­gu­mi­no­sa pro­ble­má­ti­ca.

Lue­go de enu­me­rar cau­sas y efec­tos del em­pas­te, el téc­ni­co dio con­se­jos y es­tra­te­gias pre­ven­ti­vas pa­ra sa­ber có­mo ma­ne­jar es­ta ame­na­za. En­tre los con­se­jos, Gi­nart di­jo que hay que evi­tar sa­car el ro­deo a las pas­tu­ras pe­li­gro­sas en mo­men­tos don­de la ma­te­ria con­ten­ga ro­cío y mu­cha can­ti­dad de agua, por­que es un fac­tor ge­ne­ra­dor de es­pu­ma den­tro del ru­men.

Res­pec­to a las es­tra­te­gias pre­ven­ti­vas re­cor­dó que hay in­su­mos y tec­no­lo­gías que per­mi­ten mo­ri­ge­rar el im­pac­to en la pro­duc­ción, co­mo el pre mar­chi­ta­do del fo­rra­je a tra­vés del cor­te, en el que se de­ja orear la al­fal­fa pa­ra al­can­zar un con­te­ni­do de agua in­fe­rior al 50%. Tam­bién re­co­men­dó el su­mi­nis­tro de pro­duc­tos an­ti­em­pas­te co­mo ten­soac­ti­vos sin­té­ti­cos, an­ti­es­pu­man­te o an­ti­bió­ti­cos io­no­fo­ros en el agua de be­bi­da o en las ra­cio­nes de los ani­ma­les.

Fi­nal­men­te, acla­ró que, a pe­sar de que es­tas he­rra­mien­tas im­pli­quen un cos­to pa­ra el pro­duc­tor, “de­ben ser con­si­de­ra­das una in­ver­sión si se uti­li­zan es­tra­té­gi­ca­men­te du­ran­te los pe­río­dos de ma­yor ries­go”.

La con­clu­sión es que con aten­ción y me­ca­nis­mos pre­ven­ti­vos, el em­pas­te no de­be trans­for­mar­se en un pro­ble­ma pro­duc­ti­vo.

ARCHIVO CLA­RIN

Pre­ve­nir. La al­fal­fa, y otras pas­tu­ras le­gu­mi­no­sas, en es­ta épo­ca del año pue­den pro­vo­car al­te­ra­cio­nes di­ges­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.