El de­ba­te que se veía lle­gar

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Jor­ge Ria­boi DIPLOMATICO Y PERIODISTA

El au­tor plan­tea que las ac­tua­les res­tric­cio­nes a las ex­por­ta­cio­nes de ali­men­tos en el mun­do tie­nen co­mo pun­to de par­ti­da la cri­sis ali­men­ta­ria que em­pe­zó en 2007. Y afir­ma que la ines­ta­bi­li­dad en los pre­cios sur­ge, en­tre otros fac­to­res, del im­pac­to de las po­lí­ti­cas agro­ner­gé­ti­cas in­efi­cien­tes en Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea. El si­tio de in­ter­net de la OMC y el se­ma­na­rio am­bien­ta­lis­ta Brid­ges del pa­sa­do 21 de no­viem­bre coin­ci­die­ron en ha­cer una no­ta­ble lec­tu­ra del sal­do que de­jó la más re­cien­te de las reuniones in­for­ma­les des­ti­na­das a pre­pa­rar la 9ª Con­fe­ren­cia Mi­nis­te­rial de esa or­ga­ni­za­ción a rea­li­zar­se en Ba­li, In­do­ne­sia, en la pri­me­ra se­ma­na de di­ciem­bre de 2013.

En ella, el Gru­po de los 10 pi­dió un in­ven­ta­rio ac­tua­li­za­do de las prohi­bi­cio­nes o res­tric­cio­nes que afec­tan a la ex­por­ta­ción de ali­men­tos, in­quie­tud que re­edi­ta las exis­ten­tes en el Gru­po de los 20 (G20), en la APEC, la OECD, la FAO y en otros fo­ros in­ter­na­cio­na­les de si­mi­lar im­por­tan­cia.

No ha­ce fal­ta re­cor­dar que las res­tric­cio­nes a la ex­por­ta­ción fue­ron se­ña­la­das co­mo uno de los fac­to­res ar­ti­fi­cia­les de pro­pa­ga­ción del au­men­to del pre­cio mun­dial de las prin­ci­pa­les ma­te­rias pri­mas agro­pe­cua­rias co­mo el tri­go, el arroz y el maíz (es­te úl­ti­mo por su in­ci­den­cia en la pro­duc­ción de car­nes).

Se­gún am­bas fuen­tes, el cón­cla­ve pro­du­jo una sen­sa­ción de “cau­to op­ti­mis­mo” y el op­ti­mis­mo es una dro­ga de pri­me­ra ne­ce­si­dad en el bo­ti­quín de ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les frus­tran­tes co­mo las que se con­du­cen en esa Or­ga­ni­za­ción des­de fi­nes del si­glo an­te­rior.

Por lo me­nos, di­ce la cró­ni­ca, na­die ati­nó a blo­quear o apo­yar ni esa ni las otras dos pro­pues­tas que tra­je­ron a Gi­ne­bra paí­ses en de­sa­rro­llo del G20, con la fi­na­li­dad de re­que­rir sen­dos in­for­mes de la Se­cre­ta­ría acer­ca del uso y ad­mi­nis­tra­ción de las cuo­tas ta­ri­fa­rias (co­mo la Hil­ton de ac­ce­so pre­fe­ren­cial al mer­ca­do de car­nes de la UE; las de ta­ba­co y azú­car en los Es­ta­dos Uni­dos o la de arroz del Ja­pón) y so­bre có­mo fun­cio­nan en es­tos días las me­di­das de apo­yo a la com­pe­ten­cia de ex­por­ta­ción (sub­si­dios di­rec­tos, cré­di­to sub­si­dia­do, etc).

A ni­vel glo­bal Por bio­com­bus­ti­bles y fac­to­res cli­má­ti­cos se per­die­ron 140 mi­llo­nes de to­ne­la­das

Esos en­fo­ques están des­ti­na­dos a ha­cer más di­ge­ri­ble la ini­cia­ti­va so­bre “fa­ci­li­ta­ción de co­mer­cio” que desean im­po­ner en Ba­li los prin­ci­pa­les miem­bros de la OECD.

La ma­yo­ría de es­tas pro­pues­tas están en car­te­ra des­de fi­nes del si­glo pa­sa­do. Se ali­nean en­tre los te­mas que se dis­cu­ten en la OMC a par­tir de 1997, cuan­do lle­ga­ron al Co­mi­té de Agri­cul­tu­ra de la mano de la pri­me­ra Con­fe­ren­cia Mi­nis­te­rial, pa­ra lue­go ser in­clui­dos en las ne­go­cia­cio­nes de la aho­ra con­ge­la­da Ron­da Doha. Los im­por­ta­do­res nun­ca to­ma­ron en se­rio el re­que­ri­mien­to de ex­pli­car el per­sis­ten­te e irra­cio­nal subapro­ve­cha­mien­to de los be­ne­fi­cios agrí­co­las que ellos con­ce­die­ron en sus res­pec­ti­vos mer­ca­dos. En los úl­ti­mos tiem­pos se ha­ce igual­men­te di­fí­cil en­ten­der por qué los ex­por­ta­do­res to­da­vía in­sis­ten en em­plear mu­le­tas, o au­xi­lios in­di­rec­tos del Es­ta­do, pa­ra con­vi­vir con pre­cios in­ter­na­cio­na­les que en teo­ría de­bie­ran per­mi­tir ven­der sin apo­yo al­guno.

Aun­que ope­ra­do­res y go­bier­nos no ig­no­ran que tras la exis­ten­cia de cuo­tas mal ex­plo­ta­das pue­de ha­ber cier­ta in­efi­cien­cia del ex­por­ta­dor, el pro­ble­ma de fon­do re­si­de en la ob­via ma­ni­pu­la­ción po­lí­ti­co-ad­mi­nis­tra­ti­va en los mer­ca­dos im­por­ta­do­res, al­go que es teó­ri­ca­men­te ile­gal en la OMC y for­ma par­te del vas­to de­ba­te so­bre me­di­das ad­mi­nis­tra­ti­vas y otras res­tric­cio­nes no aran­ce­la­rias.

Un uni­ver­so que en los úl­ti­mos tres lus­tros se en­ri­que­ció con me­di­das de “nue­va ge­ne­ra­ción”, en mu­chos ca­sos ata­das al mal uso o abu­so de dis­tin­tas ver­sio­nes del “prin­ci­pio pre­cau­to­rio”, las que ca­si siem­pre se pre­sen­tan co­mo de­ci­sio­nes pa­ra pre­ser­var la sa­lud en to­dos sus fren­tes (hu­ma­na, ani­mal y ve­ge­tal); o pa­ra dar sus­ten­to a nor­mas de ca­li­dad, me­dio am­bien­te y de mi­ti­ga­ción del Cam­bio Cli­má­ti­co cu­yos ob­je­ti­vos no co­mer­cia­les no son ma­te­ria de dispu­ta.

Lo cier­to es que hoy es­tá cla­ro que va­rios de esos pro­ble­mas de­ri­van o son cau­sa, se­gún se los mi­re, de la cri­sis ali­men­ta­ria ini­cia­da a fi­nes de 2007. En­tre ellos, los im­pro­vi­sa­dos pla­nes de pro­duc­ción de bio­com­bus­ti­bles de Es­ta­dos Uni­dos y la UE, ya que el eta­nol y el bio­dié­sel hi­cie­ron al­go me­nos vul­ne­ra­ble al con­su­mo del trans­por­te pe­ro res­ta­ron ma­te­rias pri­mas esen­cia­les, a cor­to pla­zo, al con­su­mo de ali­men­to hu­mano y ani­mal. En nú­me­ros re­don­dos, los bio­com­bus­ti­bles y el desas­tre cli­má­ti­co sa­ca­ron unas 130/140 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ma­te­rias

Sin res­pues­tas Con bue­nos pre­cios in­ter­na­cio­na­les, las ven­tas de­be­rían ser sin apo­yo es­ta­tal

pri­mas ali­men­ta­rias o de fo­rra­je y oca­sio­na­ron de­ri­va­cio­nes que, sólo en el ca­so de Es­ta­dos Uni­dos, hi­cie­ron su­cum­bir unas 60.000 em­pre­sas cár­ni­cas (va­cu­nas, ovi­nas y avia­res).

La po­lí­ti­ca agro-ener­gé­ti­ca de EE.UU y la UE ter­mi­nó por neu­tra­li­zar sus vir­tuo­sos ob­je­ti­vos, al no me­dir el im­pac­to tem­po­ral del mal uso de la tie­rra que su­pu­so el anár­qui­co des­vío de los con­su­mos tra­di­cio­na­les. A ese error de per­cep­ción se su­mó el de los “gra­ne­ros del mun­do” (Ar­gen­ti­na, Ru­sia, Ka­zakhs­tán, Ucra­nia, Taia­bier­ta­men­te lan­dia, In­dia, Bra­sil y otros), que se lan­za­ron a res­trin­gir ex­por­ta­cio­nes sin mos­trar pro­ble­mas fun­da­dos de es­ca­sez, con lo que ace­le­ra­ron, en dis­tin­tas eta­pas, la fuer­te ines­ta­bi­li­dad de pre­cios. Y eso es lo que pa­re­ce ha­ber lle­ga­do a la me­sa de de­ba­te de la con­fe­ren­cia mi­nis­te­rial de la OMC.

El lec­tor en­tre­na­do en es­tos te­mas per­ci­be que es­tos con­flic­tos se vin­cu­lan con el de­seo de pre­ser­var la ren­ta y vi­gen­cia efec­ti­va de cuo­tas ta­ri­fa­rias que fue­ron apro­ba­das tras la re­ne­go­cia­ción de con­ce­sio­nes, la ne­ce­si­dad de com­pen­sar me­nos­ca­bos o da­ños in­he­ren­tes a la crea­ción de acuer­dos re­gio­na­les de in­te­gra­ción o por arre­glos que emer­gie­ron de ca­sos de so­lu­ción de di­fe­ren­cias.

Co­mo si fal­ta­ra al­go, In­do­ne­sia, país an­fi­trión de la con­fe­ren­cia y tra­di­cio­nal aun­que he­te­ro­do­xo miem­bro del Gru­po CAIRNS, pro­pu­so fle­xi­bi­li­zar las dis­po­si­cio­nes del Acuer­do so­bre Agri­cul­tu­ra de la OMC res­pec­to de la cons­ti­tu­ción de exis­ten­cias pa­ra en­fren­tar pro­ble­mas de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria.

Con la cul­tu­ra de per­te­ne­cer al Gru­po CAIRNS, es ca­si se­gu­ro que si el go­bierno de Ja­kar­ta re­le­ye­ra el Anexo 2 de ese acuer­do, ve­ría que tie­ne to­da la fle­xi­bi­li­dad del mun­do si ver­da­de­ra­men­te desea acre­cen­tar sus stocks de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria o su­ple­men­tar los in­gre­sos de sus pro­duc­to­res agrí­co­las de pe­que­ña di­men­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.