El ojo del amo

En el sur de Cór­do­ba, los Bos­sio evo­lu­cio­nan sin pri­sa y sin pau­sa. De 100% ga­na­de­ros pa­sa­ron a un mix con mu­cha agri­cul­tu­ra. Un cam­bio pa­ra co­no­cer.

Clarin - Rural - - FRONT PAGE - Lu­cas Villamil lvi­lla­mil@cla­rin.com

En Huin­ca Re­nan­có, Cór­do­ba, des­de 1950 Juan Bos­sio es un re­fle­jo de los cam­bios que vi­vió du­ran­te dé­ca­das la pro­duc­ción del país. De pu­ra ga­na­de­ría en sue­los are­no­sos, a agri­cul­tu­ra, feed­lot y cul­ti­vos de co­ber­tu­ra. La trans­for­ma­ción que no se de­tie­ne.

En el sur cor­do­bés, ca­si en el lí­mi­te con La Pam­pa, la fa­mi­lia Bos­sio le en­con­tró la vuel­ta a un sue­lo muy are­no­so y lo­gró au­men­tar su pro­duc­ti­vi­dad en ga­na­de­ría y en agri­cul­tu­ra a par­tir de una me­jor ro­ta­ción de cul­ti­vos, un ma­yor apro­ve­cha­mien­to de las pas­tu­ras y la su­ple­men­ta­ción de la ha­cien­da con sus pro­pios gra­nos.

Cla­rín Ru­ral con­ver­só con ellos y re­co­rrió un cam­po que sir­ve co­mo un fiel re­fle­jo de la evo­lu­ción que tu­vie­ron los sis­te­mas pro­duc­ti­vos ar­gen­ti­nos en los úl­ti­mos 30 o 40 años: la in­ten­si­fi­ca­ción e in­te­gra­ción de la ga­na­de­ría y la agri­cul­tu­ra a par­tir del co­no­ci­mien­to, el ma­ne­jo y la tec­no­lo­gía.

Juan Car­los Bos­sio lle­gó jun­to a su pa­dre al es­ta­ble­ci­mien­to La Per­la en el año 1954. En aquel en­ton­ces, es­te cam­po de 350 hec­tá­reas de la lo­ca­li­dad de Huin­ca Re­nan­có, en el par­ti­do de Ge­ne­ral Ro­ca, era ca­si pu­ra­men­te ga­na­de­ro. So­lo el 25% de la su­per­fi­cie era agrí­co­la: se ha­cía gi­ra­sol, sor­go y al­go de maíz. Te­nían 650 ca­be­zas con las que ha­cían una in­ver­na­da lar­ga, de 24 me­ses, prác­ti­ca­men­te sin al­fal­fa.

En 1978 los Bos­sio co­men­za­ron a tra­ba­jar jun­to al INTA, y el es­que­ma pro­duc­ti­vo em­pe­zó a trans­for­mar­se. “Co­men­za­mos a sem­brar al­fal­fas, cui­dar­las con­tra pla­gas y ma­le­zas, po­ner en prác­ti­ca el pas­to­reo ro­ta­ti­vo, y tras apro­xi­ma­da­men­te dos años nos pa­sa­mos a una in­ver­na­da cor­ta de do­ce me­ses”, re­su­me Bos­sio con rit­mo pau­sa­do y ma­te en mano. Esa in­ver­na­da cor­ta con­sis­tía en com­prar ter­ne­ros de 180 ki­los en abril y ven­der­los al año si­guien­te con 380-400 ki­los. El en­gor­de se ha­cía con al­fal­fa pu­ra y ver­deos de in­vierno co­mo ave­na, cen­teno y tri­ti­ca­le.

En­tra­dos los 90, co­men­za­ron a ha­cer su­ple­men­ta­ción es­tra­té­gi­ca, con lo que me­jo­ra­ron no­ta­ble­men­te la efi­cien­cia de la in­ver­na­da. “Te­nía­mos me­jor pun­to de ter­mi­na­ción, era un po­co más rá­pi­da y más se­gu­ra”, ex­pli­ca el pro­duc­tor. La ro­ta­ción agrí­co­la de aquel en­ton­ces -agre­ga- con­sis­tía en “rom­per” una al­fal­fa con una ave­na, so­bre la cual ha­cían sor­go gra­ní­fe­ro. Lue­go del sor­go sem­bra­ban cen­teno, so­bre el cen­teno ha­cían gi­ra­sol y fi­nal­men­te vol­vían a la al­fal­fa. Eran tres años de cul­ti­vos y cin­co de al­fal­fas. “Al prin­ci­pio, las al­fal­fas eran gru­pos cua­tro o cin­co, y des­pués pa­sa­mos a ci­clos más lar­gos: gru­pos ocho. Hoy tam­bién es­ta­mos con gru­pos diez”, di­ce Bos­sio.

Ac­tual­men­te, con Car­los y Jor­ge Ma­rio, hi­jos de Juan Car­los, in­cor­po­ra­dos al equi­po, los Bos­sio ma­ne­jan otros dos cam­pos, ade­más de La Per­la. Uno de ellos es­tá en San Luis, don­de ha­cen cría con 350 ma­dres. En el otro, muy cer­ca de La Per­la, ha­cen par­te de la in­ver­na­da. En to­tal, ma­ne­jan al­re­de­dor de 1.000 ca­be­zas, pe­ro to­man­do en cuen­ta so­la­men­te al es­ta­ble­ci­mien­to ori­gi­nal, la can­ti­dad de ca­be­zas dis­mi­nu­yó. De las 650 ini­cia­les, hoy ba­ja­ron a 430, pe­ro la pro­duc­ti­vi­dad au­men­tó. Hoy, es­te es­ta­ble­ci­mien­to sir­ve co­mo mo­de­lo pa­ra mu­chos pro­duc­to­res de la zo­na y al­ber­ga jor­na­das téc­ni­cas, co­mo la que reali­zó allí el Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na (Ipcva) ha­ce po­cos días.

La agri­cul­tu­ra, al rit­mo de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les de los gra­nos, pa­só a ocu­par más del 60% del cam­po, y se in­te­gró con la ga­na­de­ría pa­ra ha­cer­la más efi­cien­te. Los Bos­sio in­cor­po­ra­ron al cam­po un sis­te­ma de co­rra­les en los que se ha­ce una re­cría a ba­se de si­lo y gra­nos cuan­do los ter­ne­ros lle­gan al cam­po. Ya no ha­cen ver­deos de in­vierno: es­tos fue­ron re­em­pla­za­dos por los si­los de sor­go y de maíz. Lue­go, la ha­cien­da sa­le a las pas­tu­ras pe­ro se les man­tie­ne una su­ple­men­ta­ción es­tra­té­gi­ca con grano de sor­go par­ti­do, equi­va­len­te al 0,5% del pe­so vi­vo. Fi­nal­men­te, los ani­ma­les que lo ne­ce­si­tan vuel­ven a los co­rra­les pa­ra ha­cer la ter­mi­na­ción con die­ta de feed­lot. Los no­vi­llos sa­len ter­mi­na­dos cer­ca de los 430 ki­los.

“La in­ver­na­da es de al­ta pro­duc­ción, mes­ti­za, de bue­na ca­li­dad. Ge­ne­ral­men­te se com­pran en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Los ani­ma­les al­can­zan los 812 gra­mos de au­men­to de pe­so dia­rio, es de­cir, una efi­cien­cia al­ta. Te­ne­mos 3,23 ca­be­zas por hec­tá­rea ga­na­de­ra y, en al­fal­fa, 4,66 ca­be­zas. Eso nos per­mi­te co­mer las pas­tu­ras con muy po­ca flo­ra­ción”, di­ce Bos­sio.

Su hi­jo Car­los es el en­car­ga­do de la par­te agrí­co­la de la em­pre­sa, ade­más de ma­ne­jar va­rios cam­pos de la zo­na, y co­no­ce bien las par­ti­cu­la­ri­da­des del am­bien­te. “Es­tos son sue­los are­no­sos, no re­tie­nen el agua. Pe­ro es­te año ve­ni­mos te­nien­do muy bue­nas llu­vias, por lo que es­pe­ra­mos rin­des al­tos”, ex­pli­ca. La ro­ta­ción que ha­cen es al­fal­fa/ so­ja/sor­go/maíz/ma­ní.

El gi­ra­sol per­dió su lu­gar ha­ce ya unos cua­tro años por la in­con­tro­la­ble pre­sen­cia de pa­lo­mas. El ma­ní, por su par­te, lle­gó a la zo­na ha­ce al­gu­nos años pa­ra que­dar­se y obli­gó a los pro­duc­to­res a adap­tar sus es­que­mas pro­duc­ti­vos. En el cam­po de los Bos­sio es un ter­ce­ro el que rea­li­za ese cul­ti­vo, pe­ro Car­los se ocu­pa de que se ha­ga den­tro de un sis­te­ma sustentable (Ver El ma­ní...). “Una de las cla­ves que in­cor­po­ra­mos en los úl­ti­mos tiem­pos es la im­plan­ta­ción

La du­ra­ción de la in­ver­na­da pa­só de 24 me­ses a so­lo 12, con al­ta efi­cien­cia

de cul­ti­vos de co­ber­tu­ra, pa­ra que los cam­pos no que­den des­nu­dos en el in­vierno. El cen­teno es el cul­ti­vo que me­jor cum­ple esa fun­ción, por­que desa­rro­lla una gran ma­sa bio­ló­gi­ca en una ven­ta­na más cor­ta”, ex­pli­ca. An­tes de que el cen­teno co­mien­ce el lle­na­do de gra­nos, lo que­man, y so­bre esa co­ber­tu­ra siem­bran la so­ja.

El cen­teno apor­ta 2.215 ki­los de ma­te­ria se­ca por hec­tá­rea, al­go de lo que la so­ja sa­ca pro­ve­cho. Los sue­los de La Per­la tie­nen al­ta dis­po­ni­bi­li­dad de fós­fo­ro, y las al­fal­fas lo­gran ren­di­mien­tos de 14.150 ki­los de ma­te­ria se­ca por hec­tá­rea con un cos­to re­la­ti­va­men­te ba­jo. El sor­go, por su par­te, arro­ja rin­des de 7.000 ki­los por hec­tá­rea, al igual que el maíz, aun­que el se­gun­do es un cul­ti­vo mu­cho más ines­ta­ble. “En el fu­tu­ro va­mos a in­ten­tar su­mar más gra­mí­neas a la ro­ta­ción”, di­ce Car­los mien­tras ca­mi­na so­bre un lo­te con co­ber­tu­ra de cen­teno lis­to pa­ra re­ci­bir a la so­ja.

“Bus­ca­mos un sis­te­ma mix­to ca­da vez más ren­ta­ble y más sustentable”, re­su­me.

De es­ta ma­ne­ra, sin pri­sa pe­ro sin pau­sa, los Bos­sio si­guen adap­tan­do su es­que­ma pa­ra que las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas se in­te­gren po­si­ti­va­men­te. Se tra­ta de un ca­mino, inevi­ta­ble, en el que se en­cuen­tra la gran ma­yo­ría de los pro­duc­to­res ar­gen­ti­nos.

En su sal­sa. Bos­sio con la ha­cien­da, en un lo­te de al­fal­fa.

MAR­CE­LO CA­CE­RES/EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

Dos ge­ne­ra­cio­nes. De izq. a der., Jor­ge Ma­rio, Car­los y Juan Car­los Bos­sio, so­bre un lo­te de cen­teno pa­ra co­ber­tu­ra. Atrás, los co­rra­les de re­cría y en­gor­de.

Sor­go. Con su grano par­ti­do se su­ple­men­ta a la ha­cien­da de in­ver­na­da.

FO­TOS: MAR­CE­LO CA­CE­RES/EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

Dos me­núes. A la iz­quier­da, la ha­cien­da so­bre la al­fal­fa, el pla­to prin­ci­pal. A la de­re­cha, Juan Car­los Bos­sio mues­tra el si­lo de sor­go que se les da a los ani­ma­les en la ter­mi­na­ción. Tam­bién se uti­li­za el de maíz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.