La sa­ga del va­lor agre­ga­do

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

Si­ga­mos con la sa­ga del “va­lor agre­ga­do”. Aho­ra hay que agre­gar­le “en ori­gen” pa­ra per­fec­cio­nar la con­di­ción de po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. Y pa­ra in­cre­men­tar el gra­do de con­fu­sión al res­pec­to.

Si la con­fu­sión fue­se so­lo una cues­tión de or­den in­te­lec­tual, o aca­dé­mi­co, no se­ría de­ma­sia­do gra­ve, co­mo en las ge­ne­ra­les de la ley. La za­na­ta es en ge­ne­ral ino­cua. Pe­ro en el ca­so de la agri­cul­tu­ra, la co­sa es gra­ve. Los po­lí­ti­cos, que en ge­ne­ral tie­nen po­co em­pe­ño por es­tu­diar y aco­plar­se a la vi­da pro­du­ti­va, se afe­rran a cual­quier mu­le­ti­lla que les per­mi­ta ejer­cer su pa­pel en el eco­sis­te­ma: cap­tu­rar las ren­tas allí don­de es­tén, pa­ra des­ti­nar­las a fi­nes más au­gus­tos (o más a su gus­to).

Es­ta se­ma­na, el ejem­plo vie­ne de Pa­ra­guay. Han to­ma­do el ejem­plo y la ar­gu­men­ta­ción ar­gen­ti­na (que no es crea­ción de los K, aun­que hay que re­co­no­cer que es­tos le sa­ca­ron el ju­go a las pie­dras) pa­ra im­plan­tar re­ten­cio­nes del 10% a los gra­nos. Pa­ra jus­ti­fi­car­las, di­cen que hay que ayu­dar a los em­pre­sa­rios pa­ra­gua­yos a que “agre­guen va­lor” y de­jen de ex­por­tar “ma­te­rias pri­mas”.

Ami­gos pa­ra­gua­yos, las re­ten­cio­nes son pa­ra re­cau­dar, y na­da más. Es du­do­so que a par­tir de aho­ra al­gún empresario bien ha­bi­do va­ya a in­ver­tir por­que tie­ne un pre­mio teó­ri­co del 10% si ex­por­ta ha­ri­na en lu­gar de tri­go. No­so­tros ya es­tu­vi­mos ahí. El úl­ti­mo gol­pe lo tu­vi­mos ha­ce dos me­ses, cuan­do el go­bierno le du­pli­có las re­ten­cio­nes al bio­die­sel. En cin­co años se ha­bían in­ver­ti­do más de 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res en plan­tas que trans­for­ma­ban el acei­te en es­te sus­ti­tu­to del ga­soil, tan­to pa­ra el mer­ca­do in­terno co­mo pa­ra el in­ter­na­cio­nal. Pe­ro la ne­ce­si­dad de ca­ja de cor­to pla­zo pu­do más que las pro­me­sas y se­gu­ri­da­des otor­ga­das por otras áreas del mis­mo go­bierno, con vi­sión más pro­fun­da e in­te­li­gen­te.

En­ton­ces, ami­gos pa­ra­gua­yos, no a las re­ten­cio­nes co­mo “ins­tru­men­to del de­sa­rro­llo”. El me­jor es­tí­mu­lo a las in­ver­sio­nes es la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y den­tro de ella,

Pa­ra­guay to­mó el ejem­plo ar­gen­tino y le pu­so re­ten­cio­nes a la so­ja: 10%

la es­ta­bi­li­dad fis­cal. Si la rom­pen, afec­ta­rán el mo­tor del po­de­ro­so pro­ce­so de cre­ci­mien­to que han ex­hi­bi­do en los úl­ti­mos años. Ni los ar­gen­ti­nos se­gui­rán in­vir­tien­do en la siem­bra de so­ja.

Pe­ro más allá de es­ta rup­tu­ra de un flu­jo in­tere­san­te, que lle­vó a Pa­ra­guay a si­tuar­se en la pla­ta­for­ma agrí­co­la glo­bal, va­le la pe­na vol­ver a ex­pli­car que na­da ge­ne­ra tan­to va­lor agre­ga­do co­mo la tec­no­lo­gía apli­ca­da a los re­cur­sos na­tu­ra­les. La so­ja pa­ra­gua­ya es trans­for­ma­ción ge­né­ti­ca más siem­bra di­rec­ta. Fun­gui­ci­das, fer­ti­li­zan­tes, in­sec­ti­ci­das, bue­nos bar­be­chos, co­rrec­to ma­ne­jo del agua. Eso es lo que los pu­so en el ma­pa, ge­ne­ran­do una pros­pe­ri­dad de la que abre­va to­da la so­cie­dad.

Es­tá muy bien que in­cur­sio­nen en el agre­ga­do de va­lor. Pa­ra ello, en lu­gar de suc­cio­nar re­cur­sos de la pro­duc­ción bá­si­ca, que es la prin­ci­pal fuente de va­lor agre­ga­do, apo­yen las in­ver­sio­nes de los pri­va­dos. Hay re­cur­sos fi­nan­cie­ros abun­dan­tes en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, ávi­dos de ne­go­cios. La agri­cul­tu­ra es­tá de mo­da. La del Mercosur, so­bre to­do (sal­vo en la Ar­gen­ti­na, qué le va­mos a ha­cer). Pa­ra que esos re­cur­sos flu­yan, lo me­jor es evi­tar las in­ter­fe­ren­cias. Co­bren el im­pues­to a las ga­nan­cias. Si la re­ten­ción es pa­ra ello, se di­gie­re.

Pe­ro ya sa­be­mos que no es pa­ra co­brar un im­pues­to co­rrec­to y jus­to, sino pa­ra ir por to­do el ex­ce­den­te. A la lar­ga, se pa­ra to­do. Em­pe­za­mos con los gra­nos, se­gui­mos con la car­ne va­cu­na (que es maíz con va­lor agre­ga­do), con la le­che… En Es­pe­ran­za se inau­gu­ró una plan­ta de le­che en pol­vo ha­ce cin­co años, de ca­pi­ta­les pe­rua­nos. En la pri­me­ra se­ma­na le apli­ca­ron de­re­chos de ex­por­ta­ción del 100%. No­caut en el pri­mer round.

Aho­ra el ex­pe­ri­men­to K sub­ra­ya su éxi­to omi­no­so con grue­sos tra­zos de evi­den­cias. Los mi­nis­tros se de­ses­pe­ran por un pu­ña­do de dó­la­res. En su la­men­to, no caen en la cuen­ta de que han ahor­ca­do a la ga­lli­na de los hue­vos de oro. Pe­ro co­mo la ley de Gres­han, se­gún la cual la moneda ma­la co­rrom­pe a la bue­na, aho­ra el sus­pen­di­do so­cio del Mercosur adop­ta los ma­los ejem­plos. Con­sue­lo: ten­dre­mos me­nos com­pe­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.