¡Qué do­lor de ca­be­za!

Un ase­sor CREA ha­ce nú­me­ros y mues­tra cuán­to se pier­de en so­ja y maíz por las ma­le­zas re­sis­ten­tes.

Clarin - Rural - - DESAFÍO PARA LA AGRICULTURA CAPACITACIÓN - Inés Uma­ran cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

Las ma­le­zas de di­fí­cil con­trol son una ame­na­za en los sis­te­mas pro­duc­ti­vos y oca­sio­nan pér­di­das eco­nó­mi­cas sig­ni­fi­ca­ti­vas en di­fe­ren­tes áreas del país.

Pa­ra no re­pe­tir erro­res sir­ve ana­li­zar por qué aparecieron. La apli­ca­ción, du­ran­te mu­chos años, de un mis­mo her­bi­ci­da y la ba­ja ro­ta­ción de cul­ti­vos son los fac­to­res que más in­flu­ye­ron. Se ge­ne­ró una al­ta pre­sión de se­lec­ción en las po­bla­cio­nes de ma­le­zas y fue­ron cambia­ndo, di­fi­cul­tán­do­se su con­trol con las do­sis que se ve­nían usan­do. “Es­tá im­pac­tan­do de for­ma ne­ga­ti­va en las em­pre­sas en va­rios as­pec­tos”, di­jo el in­ge­nie­ro Lau­ta­ro Hai­dar, ase­sor CREA du­ran­te un pa­nel or­ga­ni­za­do por Aa­pre­sid.

Au­men­to de cos­tos en con­trol de ma­le­zas, dis­mi­nu­ción de la fac­tu­ra­ción por me­no­res rin­des, so­bre­car­ga de las pul­ve­ri­za­cio­nes en mo­men­tos de al­ta de­man­da re­tra­san­do los tra­ta­mien­tos y su efec­ti­vi­dad, ma­yor tiem­po de lim­pie­za de co­se­cha­do­ras y -en al­gu­nos ca­sos- man­cho­nes sin co­se­char que se re­co­lec­tan al fi­na­li­zar el lo­te, son al­gu­nas de las con­se­cuen­cias de es­te pro­ble­ma.

“En lo­tes con sor­go de Ale­po re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to o don­de fa­lla el con­trol de ra­ma ne­gra, au­men­tan los cos­tos de her­bi­ci­das más apli­ca­ción en 69 y 34 dó­la­res por hec­tá­rea res­pec­to a si­tua­cio­nes don­de no hay ma­le­zas du­ras”, ex­pli­có Hai­dar.

Un as­pec­to muy ana­li­za­do en las em­pre­sas es el cos­to de gerenciamiento de los cul­ti­vos. Su va­lor pue­de os­ci­lar en­tre 40 y 80 dó­la­res por hec­tá­rea, se­gún zo­na y es­ca­la de pro­duc­ción. So­bre es­te as­pec­to, Hai­dar di­jo que el au­men­to de cos­tos plan­tea­do pue­de equi­va­ler al cos­to anual de gerenciamiento de una em­pre­sa. Por eso, cam­biar la for­ma de ma­ne­jar las ma­le­zas es una ne­ce­si­dad evi­den­te.

No po­der con­tro­lar­las efi­caz­men­te pro­vo­ca mer­mas en los rin­des y -por con­si­guien­te- en la fac­tu­ra­ción de la em­pre­sa. Pa­ra cuan­ti­fi­car es­te im­pac­to, los ma­pas de ren­di­mien­to son una he­rra­mien­ta útil. Ob­ser­ván­do­los pa­ra un maíz cam­pa­ña 2011/12 que se usó pa­ra el aná­li­sis se ve una dis­mi­nu­ción del 8% del rinde por efec­to del sor­go de Ale­po re­sis­ten­te a gli­fo­sa­to, en una in­fes­ta­ción le­ve, y una mer­ma del 15% don­de la pre­sen­cia de la ma­le­za fue ma­yor.

¿Cuál es el im­pac­to eco­nó­mi­co de una mer­ma del 8% en so­ja de 1º? Una ba­ja del 49% en el re­sul­ta­do eco­nó­mi­co, ana­li­zan­do da­tos de una em­pre­sa en la zo­na de in­fluen­cia de Arms­trong (San­ta Fe) en la cam­pa­ña 2010/11.

Son mu­chos los que se es­pe­ran­zan con la apa­ri­ción de un her­bi­ci­da que so­lu­cio­ne to­dos los pro­ble­mas de ma­le­zas de di­fí­cil con­trol, co­mo lo fue el gli­fo­sa­to ha­ce años. Pe­ro es po­co pro­ba­ble y -de ocurrir- es­ta tec­no­lo­gía de­be­rá usar­se den­tro de un sis­te­ma in­te­gral de ma­ne­jo, pa­ra que no pa­se lo mis­mo.

Re­ver­tir es­ta pro­ble­má­ti­ca re­quie­re de to­da la ca­de­na pro­duc­ti­va. Si ca­da uno -pro­duc­to­res, téc­ni­cos, con­tra­tis­tas, due­ños de cam­po, pro­vee­do­res de agro­quí­mi­cos, ins­ti­tu­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción, or­ga­nis­mos pú­bli­co­sac­cio­na des­de su lu­gar hay opor­tu­ni­dad de me­jo­ra, pe­ro con bue­nas prác­ti­cas agrí­co­las que le­jos están de ma­ne­jos úni­cos.

To­le­ran­te. La ra­ma ne­gra, de di­fí­cil con­trol en so­ja, oca­sio­na al­tas pér­di­das.

Re­sis­ten­te. Se pier­de 8% de rinde de maíz con ata­que le­ve de sor­go de Ale­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.