La im­por­tan­cia del mer­ca­do

Clarin - Rural - - LA GRAN MUESTRA DEL CAMPO -

Por sex­ta co­se­cha con­se­cu­ti­va, los mer­ca­dos de tri­go y maíz se en­cuen­tran in­ter­ve­ni­dos, sin com­pe­ten­cia y con di­fi­cul­ta­des pa­ra su co­mer­cia­li­za­ción.

El sis­te­ma de cu­pos a las ven­tas ex­ter­nas de­pri­me el pre­cio que re­ci­be el pro­duc­tor por su ce­real y crea una re­ten­ción adi­cio­nal que se su­ma a la que ya tie­nen es­tos gra­nos, por el des­cuen­to que apli­can las em­pre­sas ex­por­ta­do­ras y de con­su­mo in­terno a las ofer­tas de pre­cios de maíz y de tri­go. Se fa­vo­re­ce de es­te mo­do a unas po­cas em­pre­sas, y se bus­ca co­rre­gir un pro­ble­ma irreal, co­mo es la even­tual fal­ta de tri­go y maíz pa­ra el mer­ca­do in­terno.

Co­mo re­sul­ta­do, la Ar­gen­ti­na tu­vo es­te año la me­nor su­per­fi­cie de siem­bra de tri­go de los úl­ti­mos 110 años, con una co­ber­tu­ra to­tal de 3,6 mi­llo­nes de hec­tá­reas.

Es­to pro­vo­ca gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra to­da la ca­de­na, al re­gis­trar­se me­nos ven­tas de in­su­mos y se­mi­llas, una me­nor pa­sa­da de sem­bra­do­ras, co­se­cha­do­ras, pul­ve­ri­za­do­ras, fer­ti­li­zan­tes y de to­dos los ser­vi­cios aso­cia­dos al cul­ti­vo, y me­nos mo­vi­mien­to de ca­mio­nes. En su­ma, se pa­ra­li­zan las eco­no­mías del in­te­rior en el in­vierno. Ade­más, hay una me­nor ofer­ta de tri­go pa­ra el mer­ca­do in­terno y la ex­por­ta­ción, ha­cien­do que to­do sal­ga al re­vés del ob­je­ti­vo que se di­ce bus­car, es de­cir, que ha­ya me­nos can­ti­dad de tri­go dis­po­ni­ble.

Des­de el go­bierno, se ha es­ti­ma- do la ne­ce­si­dad de 6,5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go y 8 mi­llo­nes de to­ne­la­das de maíz pa­ra abas­te­ci­mien­to in­terno. Pe­ro es sa­bi­do que, por ejem­plo, pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des bá­si­cas pa­ra pro­du­cir ha­ri­na pa­ra pan, al­can­za con 2,4 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go. La de­ter­mi­na­ción de ne­ce­si­da­des in­ter­nas por de­más abun­dan­tes ge­ne­ra que el mer­ca­do es­té so­bre abas­te­ci­do y que el pre­cio al pro­duc­tor sea de re­ma­te. Y es­to sin nin­gún be­ne­fi­cio pa­ra los con­su­mi­do­res. Re­cor­de­mos que ha­ce tan sólo unos años el ki­lo de tri­go

Cu­pos de ven­ta Es un sis­te­ma que de­pri­me el pre­cio y fa­vo­re­ce a unas po­cas em­pre­sas

va­lía $ 0,4 y un ki­lo de pan $ 2,5. Hoy por un ki­lo de tri­go se pa­ga $ 1 y el ki­lo de pan va­le $ 10. Es de­cir que el pre­cio del tri­go in­ci­de en al­re­de­dor del 10% en el pre­cio del pan, y los au­men­tos en el pre­cio fi­nal del pan per­ma­ne­cen en la ca­de­na de co­mer­cia­li­za­ción con per­jui­cios pa­ra pro­duc­to­res y con­su­mi­do­res que que­dan pre­sos de la con­cen­tra­ción en otros es­la­bo­nes de la ca­de­na.

Pe­ro ade­más, an­te la opor­tu­ni­dad que nos brin­da el mun­do, no po­de­mos con­for­mar­nos con que no fal­te pro­duc­ción pa­ra el con- su­mo in­terno. So­mos ca­pa­ces de abas­te­cer la me­sa de los ar­gen­ti­nos y de ha­cer cre­cer la pro­duc­ción pa­ra ven­der­la al mun­do. So­mos ca­pa­ces de agre­gar va­lor trans­for­man­do la pro­duc­ción en ori­gen sin que es­to sig­ni­fi­que me­nos va­lor pa­ra el pro­duc­tor.

Por otra par­te, es­tos cul­ti­vos son vi­ta­les pa­ra man­te­ner una pro­duc­ción sustentable, pre­ve­nir la ero­sión y con­ser­var la es­truc­tu­ra de los sue­los.

Por eso, frente a es­ta fal­ta de pre­vi­si­bi­li­dad, y al ro­tun­do fra­ca­so que ge­ne­ró la in­ter­ven­ción ofi­cial, la me­jor so­lu­ción es vol­ver a los mer­ca­dos, a un sis­te­ma trans­pa­ren­te que per­mi­ta la sa­na com­pe­ten­cia en­tre los com­pra­do­res de gra­nos, y que con­tem­ple la aper­tu­ra de las ex­por­ta­cio­nes du­ran­te to­do el año pa­ra ob­te­ner pre­cios re­pre­sen­ta­ti­vos a tra­vés de los mer­ca­dos ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos.

El sis­te­ma que fun­cio­nó has­ta 2007 po­si­bi­li­tó la for­ma­ción de pre­cios pa­ra to­da la ca­de­na agro­pe­cua­ria, es­ti­mu­lan­do las in­ver­sio­nes al ge­ne­rar un ho­ri­zon­te pre­vi­si­ble, tan­to al pro­duc­tor co­mo a los pro­vee­do­res de in­su­mos. Un pre­cio cier­to es­ti­mu­la el uso de las di­fe­ren­tes he­rra­mien­tas fi­nan­cie­ras pa­ra la com­pra de in­su­mos, los con­tra­tos de can­je y la pre­fi­nan­cia­ción de ex­por­ta­cio­nes. De es­ta for­ma, otor­ga li­qui­dez a to­da la ca­de­na de pro­duc­ción e im­pul­sa el uso de la me­jor tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble. Ade­más, per­mi­te el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos de fu­tu­ros, que pro­te­gen a los pro­duc­to­res an­te cam­bios des­fa­vo­ra­bles en los pre­cios de sus pro­duc­tos, y que per­mi­ten dis­mi­nuir los ries­gos en una pro­duc­ción a cie­lo abier­to y su­je­ta a los aza­res del cli­ma.

La úni­ca so­lu­ción de­fi­ni­ti­va a un sis­te­ma que ha traí­do tan­tos da­ños y nin­gún be­ne­fi­cio es im­pul­sar la real com­pe­ten­cia en­tre los com­pra­do­res de maíz y tri­go, li­be­ran­do las ex­por­ta­cio­nes. Una so­lu­ción que su­pon­ga el fin de los Re­gis­tros de Ope­ra­cio­nes de Ex­por­ta­ción (ROE), que otor­ga la

Com­pe­ten­cia li­bre Es ne­ce­sa­rio im­pul­sar­la en­tre los com­pra­do­res de tri­go y maíz

Se­cre­ta­ría de Co­mer­cio In­te­rior y que son el ver­da­de­ro mo­ti­vo por el cual los pro­duc­to­res han su­fri­do des­cuen­tos de has­ta 50 dó­la­res por to­ne­la­da.

La Ar­gen­ti­na tie­ne ex­ce­len­tes pers­pec­ti­vas pa­ra crear más em­pleo gra­cias a la de­man­da in­ter­na­cio­nal por ali­men­tos y ener­gía. Cuen­ta con la ben­di­ción, por su cli­ma, de po­der ro­tar so­ja so­bre tri­go en la mis­ma cam­pa­ña en un al­to por­cen­ta­je de su su­per­fi­cie agrí­co­la. Tie­ne tam­bién la ven­ta­ja de po­der sem­brar maíz pa­ra ase­gu­rar la sus­ten­ta­bi­li­dad de los plan­teos agrí­co­las en el lar­go pla­zo.

Es por eso que des­de la So­cie­dad Ru­ral Ar­gen­ti­na se­gui­re­mos tra­ba­jan­do pa­ra lo­grar mer­ca­dos trans­pa­ren­tes y re­pre­sen­ta­ti­vos. Y tam­bién pa­ra que se en­tien­da que las re­ten­cio­nes son una ba­rre­ra de su­per­vi­ven­cia de­ma­sia­do ele­va­da que muy po­cos pro­duc­to­res pue­den sor­tear. Pen­se­mos sino en un pro­duc­tor de maíz del nor­te ar­gen­tino, que de­be afron­tar un cos­to del flete al puer­to de Ro­sa­rio del 50% de su in­gre­so por el ce­real. Si su­ma­mos a es­to sus cos­tos di­rec­tos e in­di­rec­tos y las re­ten­cio­nes, la cuen­ta fi­nal da ne­ga­ti­va. Por eso, cree­mos que es ho­ra de eli­mi­nar las re­ten­cio­nes en for­ma de­fi­ni­ti­va pa­ra el tri­go, el maíz, la car­ne y el gi­ra­sol, ya que es­te im­pues­to se ins­tau­ró en un con­tex­to de emer­gen­cia eco­nó­mi­ca pa­ra la Ar­gen­ti­na y, si he­mos cre­ci­do a ta­sas chi­nas, ya no re­sul­ta ne­ce­sa­rio.

Me­dian­te su eli­mi­na­ción y un buen fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos, el pro­duc­tor ac­ce­de­rá a pre­cios com­pe­ti­ti­vos que le per­mi­tan cre­cer y ge­ne­rar ma­yor de­sa­rro­llo en sus co­mu­ni­da­des. La me­jor op­ción es abrir el co­mer­cio de pro­duc­tos agrí­co­las y li­be­rar las enor­mes ener­gías que tie­nen nues­tros sue­los y las fuer­zas pro­duc­ti­vas del in­te­rior. De es­ta for­ma ga­na­re­mos to­dos. No un gru­po, ni un sec­tor. Así el cam­po po­drá su­mar pa­ra que ga­ne el país en su con­jun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.