Ojo, que mez­clar pue­de ser un pro­ble­ma se­rio

Un gru­po de ex­per­tos di­ce qué hay que te­ner en cuen­ta al usar más de un pro­duc­to en la pul­ve­ri­za­ción.

Clarin - Rural - - EL MANEJO PRODUCTIVO - Ru­ral cla­rin­rrual@cla­rin.com

Un tra­ba­jo del Gru­po de Pro­tec­ción Ve­ge­tal del INC­la­rín TA Per­ga­mino, lle­va­do a ca­bo por Pe­dro Da­niel Lei­va y Ga­briel Pi­ca­pie­tra, re­cor­dó ha­ce po­cos días que en la Ar­gen­ti­na exis­ten al­re­de­dor de 25 mi­llo­nes de hec­tá­reas de cul­ti­vos ex­ten­si­vos en siem­bra di­rec­ta, en las cua­les el con­trol de ma­le­zas en bar­be­cho y du­ran­te las pri­me­ras eta­pas del cul­ti­vo re­sul­ta pri­mor­dial.

El vo­lu­men to­tal de pla­gui­ci­das que se uti­li­za es de apro­xi­ma­da­men­te 254 mi­llo­nes de lt-kg/año, y el gli­fo­sa­to es la ma­yor par­te. El pro­me­dio anual de uso es ade 11,58 li­tros por hec­tá­rea.

“Po­dría­mos es­ti­mar, de acuer­do al parque de pul­ve­ri­za­do­ras y hec­tá­reas por cam­pa­ña que rea­li­zan, que en pro­me­dio en la Ar­gen­ti­na se ha­cen unas 10 mi­llo­nes de car­gas de tan­que, con­ta­bi­li­zan­do la to­ta­li­dad de equi­pos ope­ra­ti­vos”, sos­tie­nen los au­to­res.

En al­gu­nas oca­sio­nes se pro­du­cen pro­ble­mas de com­pa­ti­bi­li­dad de mez­clas con se­pa­ra­ción en fa­ses, for­ma­ción de coá­gu­los o for­ma­ción de se­di­men­to, por ejem­plo. En­tre las con­di­cio­nes que pre­dis­po­nen a esos pro­ble­mas están el ba­jo vo­lu­men de agua (ma­yor con­cen­tra­ción), aguas du­ras (afec­tan el emul­sio­nan­te), ba­ja tem­pe­ra­tu­ra (me­nor ca­pa­ci­dad sol­ven­te del agua), rá­pi­do ver­ti­do del pla­gui­ci­da (po­co tiem­po pa­ra di­sol­ver­se), po­bre agi­ta­ción y, fi­nal­men­te, un in­co­rrec­to or­den de mez­cla­do.

“Si es­ti­ma­mos que los pro­ble­mas de in­com­pa­ti­bi­li­dad ocu­rren sólo en el 1% de los ca­sos (100.000 re­car­gas), el va­lor eco­nó­mi­co per­di­do se apro­xi­ma a 53 mi­llo­nes de dó­la­res por año”, di­cen Lei­va y Pi­ca­pie­tra.

Por su par­te, el in­ge­nie­ro An­to­nio Ca­ra­va­glia, es­pe­cia­lis­tas en el te­ma, de la em­pre­sa Red Sur­cos, ex­pli­ca que es muy co­mún que a la ho­ra de rea­li­zar una apli­ca­ción, se mez­clen di­ver­sos pro­duc­tos quí­mi­cos, ya sea con el ob­je­ti­vo de com­ba­tir una pla­ga me­dian­te di­fe­ren­tes mo­dos de ac­ción; pa­ra con­tro­lar pro­ble­má­ti­cas en el lo­te o apro­ve­char el in­gre­so de la má­qui­na pul­ve­ri­za­do­ra y apli­car pro­duc­tos que ac­túen de mo­do pre­ven­ti­vo frente a la apa­ri­ción de otra ad­ver­si­dad.

Sin em­bar­go, coin­ci­de en que “la mez­cla de di­fe­ren­tes pro­duc­tos en el cal­do pue­de aca­rrear di­ver­sos in­con­ve­nien­tes, al­gu­nos más fá­ci­les de re­co­no­cer que otros y de dis­tin­to gra­do de gra­ve­dad. En­tre los pro­ble­mas que sur­gen al in­cur­sio­nar en el mez­cla­do de prin­ci­pios ac­ti­vos po­de­mos men­cio­nar la in­com­pa­ti­bi­li­dad fí­si­ca, la in­com­pa­ti­bi­li­dad quí­mi­ca y la fi­to­to­xi­ci­dad”, di­ce el ex­per­to.

Por eso, re­co­mien­da te­ner en cuen­ta los si­guien­tes as­pec­tos a la ho­ra de pre­pa­rar un cal­do de as­per­sión:

Do­sis de ca­da pro­duc­to a uti­li­zar. Vo­lu­men de agua. PH y me­ca­nis­mo de ac­ción de los pro­duc­tos. Or­den de mez­cla­do. Tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te. En ca­so de du­da, rea­li­zar una prue­ba de com­pa­ti­bi­li­dad pre­via.

Por es­tos días, en que son tan co­mu­nes las apli­ca­cio­nes con­tra pla­gas y pa­ra con­trol de ma­le­zas, otro es­pe­cia­lis­ta del INTA, Ni­co­lás Ian­no­ne, afir­ma que el pro­ble­ma de la apli­ca­ción con­jun­ta del her­bi­ci­da con el in­sec­ti­ci­da es que, si se apli­ca du­ran­te el día, cuan­do nor­mal­men­te pre­do­mi­nan vien­tos no desea­bles, am­bos agro­quí­mi­cos ne­ce­si­tan dis­tin­tos ta­ma­ños de go­tas: me­dia­nas y gran­des pa­ra el her­bi­ci­da (con el ob­je­ti­vo de re­du­cir los ries­gos de de­ri­va), y go­tas chi­cas pa­ra el in­sec­ti­ci­da (a fin de lo­grar pe­ne­tra­ción y lle­ga­da de­ba­jo de la bro­za pre­sen­te, don­de se en­cuen­tran las oru­gas).

En de­fi­ni­ti­va, có­mo mezl­car es una cues­tión a te­ner muy en cuen­ta pa­ra ha­cer un uso ca­da vez más efi­cien­te de los in­su­mos.

GUS­TA­VO CASTAING

Apli­can­do. Hay que ver la do­sis de ca­da pro­duc­to, el vo­lu­men de agua y el or­den de mez­cla­do, en­tre otros fac­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.