Tri­bu­to a la ren­ta inexis­ten­te

Clarin - Rural - - ADMITE FORRAJERO -

Sa­bi­do es que el im­pues­to a las ga­nan­cias de­be ser el pi­lar fun­da­men­tal de la re­cau­da­ción del Es­ta­do, por res­pe­tar la pro­gre­si­vi­dad del sis­te­ma tri­bu­ta­rio exi­gien­do ma­yor im­pues­to a quien más ga­na, con­tem­plan­do así la ca­pa­ci­dad de con­tri­buir.

Es­te prin­ci­pio le­gi­ti­ma el im­pues­to y es esen­cial en la tri­bu­ta­ción del mun­do en­te­ro, pe­ro en Ar­gen­ti­na ob­ser­va­mos su fal­ta de cum­pli­mien­to an­te la obli­ga­ción de pa­gar im­pues­tos so­bre ren­tas fic­ti­cias por ha­ber­se sus­pen­di­do el ajus­te por in­fla­ción im­po­si­ti­vo.

Es­te gra­va­men es una de las for­mas más justas de im­po­si­ción, pues el con­tri­bu­yen­te rein­te­gra a la co­mu­ni­dad par­te de la ren­ta que ha ob­te­ni­do me­dian­te el de­sa­rro­llo de su ac­ti­vi­dad.

El prin­ci­pio ge­ne­ral es que las “ga­nan­cias” so­lo son aque­llos be­ne­fi­cios efec­ti­va­men­te “rea­li­za­dos”, pe­ro se des­vir­túa pa­ra el agro al exi­gir­se tri­bu­tar so­bre las “ga­nan­cias por te­nen­cia”.

Es­te sec­tor de­be va­lo­ri­zar los pro­duc­tos ex­traí­dos de la na­tu­ra­le­za en fun­ción de va­lo­res trans­pa­ren­tes de co­ti­za­ción al cie­rre. La ren­ta se de­ter­mi­na -ade­más de por las ven­tas, cos­tos y gas­to­sen vir­tud de cam­bios en los pre­cios de mer­ca­do de los bie­nes que com­po­nen su prin­ci­pal ac­ti­vo. Así no se cum­ple la reali­dad eco­nó­mi­ca, dis­tor­sio­nan­do el pa­go del im­pues­to. Des­de 1985 se obli­ga a las em­pre­sas agro­pe­cua­rias a ade­lan­tar im­pues­to so­bre un re­sul­ta- do que pue­de lue­go en los he­chos no pro­du­cir­se, an­te una re­duc­ción de las co­ti­za­cio­nes uti­li­za­das.

Ade­más, si los bie­nes si­guen en exis­ten­cia al ven­ci­mien­to del im­pues­to pue­de su­ce­der que no se dis­pon­ga de los fon­dos pa­ra afron­tar­lo, lo que obli­ga a li­qui­dar ac­ti­vos an­ti­ci­pa­dos.

Re­tor­nar a la apli­ca­ción del mé­to­do del ajus­te por in­fla­ción que fun­cio­nó des­de 1978 a 1991, no es una ven­ta­ja ni un be­ne­fi­cio, sino es un pro­ce­di­mien­to pa­ra co­rre­gir la ba­se de cálcu­lo de la ren­ta.

Des­de 1992 a 2001 con es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria y cam­bia­ria, se con­ge­la­ron los ín­di­ces de ac­tua­li­za­ción, pe­ro en el año 2002 la emer­gen­cia pú­bli­ca eli­mi­nó la con­ver­ti­bi­li­dad.

A par­tir de allí se dis­tor­sio­na­ron los va­lo­res de in­ter­cam­bios de las mo­ne­das, con una mo­di­fi­ca­ción abrup­ta en la re­la­ción de pre­cios de los bie­nes, que afec­tó la li­qui­da­ción de los im­pues­tos. La in­fla­ción es obra del dia­blo por­que res­pe­ta las apa­rien­cias y des­tru­ye las reali­da­des. Acep­tar las ga­nan­cias no­mi­na­les pro­du­ce des­ca­pi­ta­li­za­ción. Ade­más, el tri­bu­to de­be ser cohe­ren­te, co­rri­gien­do las dis­tor­sio­nes que des­na­tu­ra­li­zan su esen­cia eco­nó­mi­ca y ju­rí­di­ca.

La equi­dad tam­bién es­tá en ja­que en las dis­tin­tas si­tua­cio­nes de los ac­to­res de la economía. El ar­tícu­lo 4 de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal re­cuer­da que las con­tri­bu­cio­nes de­ben ser equi­ta­ti­vas y pro­por­cio­na­les a la po­bla­ción, por tan­to al rom­per­se el equi­li­brio no se res­pe­ta la pro­por­cio­na­li­dad.

Gran can­ti­dad de em­pre­sas se han pre­sen­ta­do an­te la jus­ti­cia exi­gien­do me­dir su re­sul­ta­do im­po­si­ti­vo de ma­ne­ra real, cu­ya dis­tor­sión in­fla­cio­na­ria fue con­tem­pla­da por los jue­ces pe­ro so­lo re­fe­ri­do al año 2002 cu­ya con­fis­ca­to­rie­dad fue ma­ni­fies­ta.

El pro­ble­ma sus­tan­cial que aho­ra en­fren­ta el pro­duc­tor es res­pec­to de los su­ce­si­vos años fis­ca­les pos­te­rio­res al 2002, cu­yas car­gas fis­ca­les re­sul­tan inequi­ta­ti­vas en me­nor gra­do si se con­tem­pla ca­da pe­río­do por se­pa­ra­do, pe­ro el per­jui­cio acu­mu­la­do es ma­ni­fies­to.

Pa­ra mos­trar los efec­tos que se ge­ne­ran en las ex­plo­ta­cio­nes ga­na­de­ras y las agrí­co­las, de­be­mos des­cri­bir las nor­mas de va­lua­ción dis­pues­tas por la le­gis­la­ción, pues ca­da una de ellas tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias. La ga­na­de­ría en 2010 fue la más per­ju­di­ca­da, cu­yos pro­duc­to­res des­ta­ca­ron los efec­tos per­ni­cio­sos.

Cla­ro es­tá que en la ac­ti­vi­dad de cría la con­se­cuen­cia es me­nor, pues la va­lua­ción per­mi­ti­da al 60% del pro­me­dio de ven­tas, ate­núa el efec­to. Los vien­tres, al man­te­ner­se su va­lua­ción ori­gi­nal has­ta la ven­ta, re­sul­tan ino­cuos.

En los ca­sos de in­ver­na­da, el per­jui­cio pa­ra el obli­ga­do al pa­go del im­pues­to es mu­cho ma­yor, da­do que va­lúan a pre­cio de mer­ca­do sus exis­ten­cias, lo cual re­sul­ta más gra­vo­so que la op­ción de los es­ta­ble­ci­mien­tos de cría.

Por su par­te, en agri­cul­tu­ra la va­lo­ri­za­ción de exis­ten­cias tam­bién se rea­li­za al pre­cio de pla­za al cie­rre me­nos gas­tos de ven­ta.

Es­te mé­to­do pro­du­ce tam­bién una re­per­cu­sión di­rec­ta en el im­pues­to a la ga­nan­cia mí­ni­ma pre­sun­ta. Ade­más, los ti­tu­la­res de em­pre­sas uni­per­so­na­les ve­rán in­cre­men­ta­da su car­ga fis­cal en el im­pues­to so­bre los bie­nes per­so­na­les, con una ta­sa má­xi­ma del 1,25%. En es­tos tri­bu­tos, co­mo la foto es ins­tan­tá­nea si los va­lo­res pos­te­rio­res dis­mi­nu­yen no se ad­mi­ten co­rrec­ción al­gu­na, pues la car­ga fis­cal ya es­tá in­gre­sa­da a las ar­cas. Las en­ti­da­des re­pre­sen­ta­ti­vas del sec­tor pro­pu­sie­ron alternativas pa­ra co­rre­gir de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria la dis­tor­sión, pe­ro na­da de ello fue con­tem­pla­do.

En la ha­cien­da va­cu­na, an­te la ne­ce­si­dad de re­com­po­ner stocks en nues­tro país, es in­dis­pen­sa­ble pro­po­ner in­cen­ti­vos fis­ca­les al­ter­na­ti­vos. Una po­si­bi­li­dad se­ría, per­mi­tir de­du­cir en el im­pues­to a las ga­nan­cias un por­cen­tual so­bre el pre­cio de los no­vi­llos pe­sa­dos y así in­cen­ti­var su ven­ta. Otra pro­pues­ta se­ría la de­duc­ción por au­men­to de vien­tres en fun­ción de las exis­ten­cias al cie­rre de ca­da ejer­ci­cio y así lo­grar que se in­cre­men­ten los plan­te­les de las ex­plo­ta­cio­nes de cría, tan­to va­cu­na co­mo ovi­na y por­ci­na.

Si bien mu­chos con­tri­bu­yen­tes acu­die­ron con éxi­to a la jus­ti­cia, co­rres­pon­de que se brin­de se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y ce­se el per­jui­cio cons­tan­te que afec­ta los prin­ci­pios esen­cia­les de los im­pues­tos.

Adi­cio­nal­men­te, los que­bran­tos de años an­te­rio­res se tras­la­dan pa­ra de­ter­mi­nar el im­pues­to a las ga­nan­cias sin ac­tua­li­za­ción al­gu­na, lo cual con­tri­bu­ye a po­ten­ciar aun más la dis­tor­sión fis­cal. Tam­bién los sal­dos a fa­vor del con­tri­bu­yen­te co­rren la mis­ma suer­te per­dien­do va­lor efec­ti­vo con el tiem­po.

La ven­ta de in­mue­bles ru­ra­les es ha­ri­na de otro cos­tal, de una gra­ve­dad pro­fun­da.

La úni­ca ven­ta­na abier­ta es la re­la­ti­va a la de­mos­tra­ción de la exis­ten­cia de con­fis­ca­to­rie­dad, siem­pre que ello se de­mues­tre con prue­bas feha­cien­tes, lo que has­ta aho­ra vie­ne re­sul­tan­do muy di­fí­cil de lo­grar.

San­tia­go Sáenz Va­lien­te CON­SUL­TOR EN TE­MAS AGRO­PE­CUA­RIOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.