El maíz es el ban­que­te de fin de año de las pla­gas

Los es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten so­bre los ries­gos de ata­que de ba­rre­na­dor del ta­llo y ti­zón co­mún. La cla­ve es mo­ni­to­rear pa­ra con­tro­lar a tiem­po.

Clarin - Rural - - EL MANEJO SANITARIO - Cla­rín Ru­ral cla­rín­ru­ral@cla­rin.com

La cam­pa­ña de maíz ya lle­va unos me­ses des­de el co­mien­zo y pa­sa­do el ries­go de ata­ques de pla­gas de prin­ci­pio de ci­clo, és­tas se re­nue­van y apa­re­cen los pri­me­ros in­sec­tos que da­ñan cuan­do el cul­ti­vo tie­ne un de­sa­rro­llo ve­ge­ta­ti­vo más avan­za­do.

Así, mu­chas lo­ca­li­da­des de la zo­na nú­cleo están en aler­ta an­te los po­si­bles ata­ques de ba­rre­na­dor del ta­llo (Dia­traea sac­cha­ra­lis), en mai­za­les sus­cep­ti­bles, se­gún con­sig­na un in­for­me sa­ni­ta­rio con­fec­cio­na­do por el de­par­ta­men­to de zoo­lo­gía agrí­co­la del INTA Per­ga­mino. Acla­ra tam­bién el in­for­me, ela­bo­ra­do por el es­pe­cia­lis­ta Ni­co­lás Ian­no­ne, que la de­tec­ción de los pri­me­ros adul­tos del ba­rre­na­dor se reali­zó so­bre tram­pas de luz y por ello se­ña­la que el mo­ni­to­reo de las pos­tu­ras per­mi­ti­rá ob­te­ner la in­for­ma­ción pre­ci­sa de cuá­les son los lo­tes que están sien­do ata­ca­dos; ade­más, a tra­vés del con­trol se co­no­ce la co­lo­ra­ción de las pos­tu­ras que es un pa­rá­me­tro que in­di­ca el mo­men­to del tra­ta­mien­to pa­ra evi­tar da­ños.

Me­dian­te es­te pa­rá­me­tro, ex­pli­ca el in­for­me, la ven­ta­na de tiem- po óp­ti­mo pa­ra rea­li­zar el con­trol co­rres­pon­de a los seis o sie­te días pos­te­rio­res al re­gis­trar­se las pos­tu­ras de co­lo­ra­ción ama­ri­llen­to­ana­ran­ja­das.

Tam­bién en re­la­ción al tra­ta­mien­to de con­trol, el in­for­me, que se apo­ya en es­tu­dios desa­rro­lla­dos por el INTA Per­ga­mino, sos­tie­ne que la to­ma de de­ci­sión pa­ra la apli­ca­ción quí­mi­ca con­tra el ba­rre­na­dor se de­be­rá adop­tar cuan­do se re­gis­tre cer­ca de una

> En zo­na nú­cleo, hay mu­chas cap­tu­ras de adul­tos de Dia­traea en tram­pas de luz

ovi­po­si­ción ca­da diez plan­tas, o sea cuan­do el 8% al 10 % de plan­tas ten­gan una pos­tu­ra.

De acuer­do al mo­men­to del ini­cio de in­fes­ta­ción, se­gu­ra­men­te en los pró­xi­mos días se po­drán en­con­trar pos­tu­ras va­cías (lar­vas ya na­ci­das). Con­si­de­ran­do es­to, con el 10% a 20%, és­to in­di­ca que va­rias pos­tu­ras han eclo­sio­na­do ha­ce me­nos de una se­ma­na, y por lo tan­to las pe­que­ñas lar­vi­tas de Dia­traea es­ta­rán ex­pues­tas a la apli­ca­ción in­sec­ti­ci­da.

En el ca­so que las pos­tu­ras va­cías es­tén por en­ci­ma del 20% sig­ni­fi­ca que el lo­te de maíz o sor­go “es­tá pa­sa­do” en cuan­to al mo­men­to más ade­cua­do pa­ra el con­trol. Es­ta si­tua­ción im­pli­ca que al­gu­nas lar­vas na­ci­das ya se en­cuen­tran ubi­ca­das en­tre la ca­ña y la vai­na que la abra­za, a pun­to de in­gre­sar a la ca­ña.

Pa­ra es­tos ca­sos ex­tre­mos hay que re­cu­rrir a apli­ca­cio­nes in­me­dia­tas así co­mo tam­bién se­rá fun­da­men­tal adi­cio­nar un in­sec­ti­ci­da fos­fo­ra­do, co­mo di­me­toa­to o clor­pi­ri­fós (a ra­zón de 800 cen­tí­me­tros cú­bi­cos por hec­tá­rea), de­ta­lla el in­for­me, a fin de con­tro­lar las lar­vas pro­te­gi­das y ubi­ca­das en­tre la ca­ña y la vai­na de la ho­ja, fue­ra de la ac­ción de con­tac­to. En otro sen­ti­do, las en­fer­me­da­des fún­gi­cas tam­bién están ha­cien­do de las su­yas, apro­ve­chan­do las con­di­cio­nes am­bien­ta­les fa­vo­ra­bles pa­ra su de­sa­rro­llo.

Se­gún un in­for­me de Mar­ce­lo Car­mo­na, fi­to­pa­tó­lo­go de la Fau­ba, en plan­tas de maíz ya se han en­con­tra­do le­sio­nes es­po­ru­la­das de ti­zón co­mún de maíz en el ini­cio de flo­ra­ción (VT-R1), in­di­can­do una pre­sen­cia tem­pra­na y anun­cian­do po­si­bles ata­ques im­por­tan­tes pa­ra es­te año Ni­ño en hí­bri­dos sus­cep­ti­bles.

En su in­for­me, el es­pe­cia­lis­ta acon­se­ja apli­ca­cio­nes de fun­gi­ci­das a ba­se de es­tro­bi­lu­ri­nas más tria­zo­les, en ocho ho­jas des­ple­ga­das o más fre­cuen­te­men­te a par­tir de VT-R1. Acla­ra que pa­ra ha­cer la apli­ca­ción el pro­me­dio de le­sio­nes (con­si­de­ra­das le­sio­nes las que tie­nen un diá­me­tro a los 5 cen­tí- me­tros) por ho­ja de­be ser de una, con­si­de­ran­do to­das las ho­jas si el cul­ti­vo tie­ne ocho ho­jas, o bien tam­bién hay que apli­car si la ho­ja de la es­pi­ga, y más y me­nos una ho­ja, pre­sen­ta le­sio­nes.

Co­mo se tra­ta de un hon­go de di­fí­cil con­trol, y con­si­de­ran­do ade­más al año Ni­ño, el au­men­to de la do­sis co­mer­cial que se usa pa­ra tra­tar la ro­ya co­mún (por ejem­plo, has­ta un 20%) pue­de ser una me­di­da pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia del fun­gi­ci­da, es­pe­cial­men­te en hí­bri­dos sus­cep­ti­bles y ba­jo am­bien­te fa­vo­ra­ble. El re­tra­so en la apli­ca­ción, pue­de ge­ne­rar da­ños irre­ver­si­bles que pue­den re­per­cu­tir di­rec­ta­men­te so­bre el ren­di­mien­to del cul­ti­vo.

Pa­ra em­pe­zar el nue­vo año con el pie de­re­cho y es­tar tran­qui­lo en el fi­nal de es­te, con­vie­ne em­pe­zar a mi­rar los lo­tes des­de aho­ra. t

ARCHIVO CLA­RIN

Crí­ti­co. El ini­cio de la flo­ra­ción, co­mo en es­te ca­so, es el pe­río­do pa­ra cui­dar al má­xi­mo el ren­di­mien­to del ce­real.

Dia­traea. Con 10% de in­fes­ta­ción hay que tra­tar.

Ti­zón. Se de­be apli­car tria­zo­les más es­tro­bi­lu­ri­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.