Las cla­ves pa­ra sa­car­le to­do el ju­go a la al­fal­fa

Una es­pe­cia­lis­ta del INTA ex­pli­ca có­mo evi­tar em­pas­tes, ba­jar cos­tos y apro­ve­char una pas­tu­ra es­tra­té­gi­ca pa­ra la ga­na­de­ría.

Clarin - Rural - - LA PRODUCCIÓN DE CARNE Y LECHE - SUN­CHA­LES, SAN­TA FE. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL Juan I. Martínez Dod­da cla­rin­ru­ral@cla­rin.com

“Ha lle­ga­do el mo­men­to de aban­do­nar el ma­ne­jo ex­ten­si­vo de la al­fal­fa pa­ra me­dir y ser más efi­cien­tes en pos de lo­grar una pro­duc­ción de ca­li­dad que lue­go pue­da ser ad­mi­nis­tra­da en di­fe­ren­tes usos“.

Las pa­la­bras co­rres­pon­den a la es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción del INTA Cas­te­lar, Mi­riam Ga­llar­do, quien, en diá­lo­go con Cla­rín Ru­ral, brin­dó re­co­men­da­cio­nes pa­ra ob­te­ner lo me­jor de la fo­rra­je­ra en el lo­te, pe­ro tam­bién ha­bló so­bre las di­fe­ren­tes es­tra­te­gias de ad­mi­nis­tra­ción de esa pro­duc­ción.

Ba­sa­da en la ge­né­ti­ca que ya exis­te y en el ma­ne­jo, Ga­llar­do con­si­de­ró que la pro­duc­ción de al­fal­fa tie­ne que ha­cer al­gu­nos ajus­tes pa­ra sa­lir a com­pe­tir me­jor por el uso de la tie­rra. “Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que se pue­de re­du­cir la mi­tad de la su­per­fi­cie de al­fal­fa pe­ro ob­te­ner tres ve­ces más de pro­duc­ción”, apun­tó Ga­llar­do.

Sin em­bar­go, más allá de las cues­tio­nes pro­duc­ti­vas que se pue­den me­jo­rar, co­mo nu­tri­cio­nis­ta Ga­llar­do apun­tó a lo que se pue­de ha­cer en la ad­mi­nis­tra­ción de esa pro­duc­ción pa­ra que ca­da ki­lo de ali­men­to sea con­ver­ti­do en más ki­los de car­ne o li­tros de le­che.

“Cuan­do uno tie­ne una ex­ce­len­te bio­ma­sa fo­rra­je­ra hay que trans­for­mar­la en ali­men­tos de al­ta ca­li­dad, sea co­mo fuente de fi­bra, que es fun­da­men­tal pa­ra el ru­mian­te, o co­mo fuente de pro­teí­na, que pue­den acom­pa­ñar a los su­ple­men­tos pro­tei­cos clá­si­cos dis­mi­nu­yen­do los cos­tos de ali­men­ta­ción”, ex­pli­có Ga­llar­do.

En es­te sen­ti­do, el ca­lor del ve­rano jue­ga un pa­pel de­ter­mi­nan­te en la ali­men­ta­ción “se­lec­ti­va” que ha­ce el ani­mal cuan­do se lo de­ja que co­ma “a vo­lun­tad”. Hay que pres­tar aten­ción al cam­bio de die­ta: “Du­ran­te el in­vierno las va­cas han es­ta­do co­mien­do si­lo, heno y con­cen­tra­dos, y ni bien se pue­de se las po­ne a co­mer al­fal­fa por­que es más ba­ra­to, pe­ro lo eco­nó­mi­co, por apu­rar­se, pue­de sa­lir caro si el ani­mal no es­tá pre­pa­ra­do”, ad­vir­tió Ga­llar­do.

Un ali­men­to fo­rra­je­ro tie­ne al­ta efi­cien­cia de con­ver­sión cuan­do no se des­per­di­cia en el pro­ce­so de ma­ni­pu­la­ción y cuan­do es me­ta­bó­li­ca­men­te bien apro­ve­cha­do por el ani­mal. Sin em­bar­go, Ga­llar­do ad­vier­te que en la Ar­gen­ti­na, por es­tas dos vías hay mu­chas pér­di­das.

Es­tá com­pro­ba­do que cuan­do ha­ce ca­lor el ani­mal dis­mi­nu­ye el pas­to­reo a la mi­tad, es mu­cho más se­lec­ti­vo y se sus­ci­tan pro­ble­mas de ato­nía ru­mi­nal; és­to sig­ni­fi­ca que el ru­men se mue­ve mu­cho me­nos. En es­te sen­ti­do, Ga­llar­do reflexiona: “Si obli­go a

> “Pla­ni­fi­car pas­to­reos noc­tur­nos es una ayu­da en ve­rano”, acon­se­ja Ga­llar­do

los ani­ma­les a es­tar en el pas­to en las ho­ras de más al­ta car­ga ca­ló­ri­ca, en­tre las diez de la ma­ña­na y las cin­co de la tar­de, por más que ten­gan un ver­gel de pas­to no van a co­mer por­que hay una si­tua­ción de es­trés”.

El ac­to de co­mer, mas­ti­car y ru­miar im­pli­ca un gas­to de ener­gía y el ani­mal tie­ne que aho­rrar esa ener­gía por­que tie­ne que di­si­par el ca­lor acu­mu­la­do. Por eso, la nu­tri­cio­nis­ta re­co­mien­da pla­ni­fi­car pas­to­reos noc­tur­nos. “Por más que mu­chos pro­duc­to­res se que­jen cuan­do de­ci­mos es­to”, in­sis­tió.

Otra for­ma de ayu­dar a que el ani­mal co­ma más y me­jor es cor­tar la pas­tu­ra co­mo si se fue­se a ha­cer heno, pe­ro se de­ja an­da­na­da con un pre oreo cor­to pa­ra que los ani­ma­les co­man di­rec­ta­men­te las an­da­nas. “Así el con­su­mo vo­lun­ta­rio au­men­ta por­que el bo­ca­do es­tá más dis­po­ni­ble”, re­co­no­ce Ga­llar­do, y agre­ga que otra op­ción es pi­car la al­fal­fa y dar­la en el co­me­de­ro.

En cual­quier ca­so, la nu­tri­cio­nis­ta re­co­no­ce que hay que ser muy pro­li­jos y con­se­cuen­tes, “te­ner to­do acei­ta­do”, por­que “no se le pue­de dar una al­fal­fa su­cia, ni de ma­ne­ra irre­gu­lar, da­do que cam­bia el ru­men y la di­ges­tión, y ter­mi­na afec­tan­do al ani­mal”.

Fi­nal­men­te, pa­ra evi­tar los em­pas­tes, Ga­llar­do re­co­mien­da equi­li­brar la die­ta. La es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có que el ani­mal se em­pas­ta por­que cuan­do se­lec­cio­na una ho­ja tier­ni­ta lle­ga a un ru­men se­mi va­cío con una le­ve rup­tu­ra de la ho­ja. En la pri­mer mas­ti­ca­ción se li­be­ran gran­des can­ti­da­des de pro­teí­nas Fa­se 1, que son las res­pon­sa­bles de ge­ne­rar esa es­pu­ma ca­rac­te­rís­ti­ca.

Por es­ta ra­zón, se re­co­mien­da in­cor­po­rar en­si­la­dos de maíz o sor­go, y que an­tes de pas­to­rear la va­ca ten­ga un con­su­mo de con­cen­tra­dos y fi­bras de ca­li­dad pa­ra que el ru­men tra­ba­je. “Cuan­do el ru­men es­tá tra­ba­jan­do y hay bue­na can­ti­dad de sa­li­va, la ho­ja tier­na que en­tra al ru­men re­tar­da la rup­tu­ra y la li­be­ra­ción de la pro­teí­na res­pon­sa­ble del tras­torno di­ges­ti­vo”, acla­ró la nu­tri­cio­nis­ta.

En lo que res­pec­ta a los cos­tos, Ga­llar­do des­ta­có que cuan­do se tra­ba­ja con die­tas in­te­gra­les en las que par­ti­ci­pa la al­fal­fa, los en­si­la­jes de maíz o sor­go, dis­tin­tos con­cen­tra­dos y una bue­na fuente de heno, se pue­den dis­mi­nuir has­ta 20% los cos­tos de su­ple­men­ta­ción pro­tei­ca ex­tra si el heno es de muy bue­na ca­li­dad. t

ARCHIVO CLA­RIN

Ago­bia­das. Las va­cas co­men me­nos pas­tu­ras cuan­do hay es­trés tér­mi­co. Por eso es im­por­tan­te equi­li­brar la die­ta.

RO­BER­TO PE­RA

Si­lo. Cuan­do el ali­men­to es­tá más cer­ca, el ani­mal con­su­me me­nos ener­gía.

Ga­llar­do. Nu­tri­cio­nis­ta del INTA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.