Los trans­gé­ni­cos, en de­ba­te

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL -

El pa­sa­do 28 de no­viem­bre las prin­ci­pa­les au­to­ri­da­des cien­tí­fi­cas de la Unión Eu­ro­pea (UE) con­fir­ma­ron que no ha­bían en­con­tra­do mo­ti­vos pa­ra re­vi­sar su eva­lua­ción de ries­go so­bre el maíz ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­do NK603 de Mon­san­to.

Esa de­cla­ra­ción sir­vió pa­ra de­vol­ver tran­qui­li­dad al mun­do agrí­co­la y a una am­plia por­ción de la co­mu­ni­dad aca­dé­mi­ca, don­de la se­ñal de aler­ta ori­gi­na­da en un miem­bro del ve­cin­da­rio cien­tí­fi­co se ma­ne­jó, co­mo in­for­ma­ra tiem­po atrás Cla­rín, con enor­me pru­den­cia. Na­die qui­so ser cóm­pli­ce de un bro­te de irres­pon­sa­bi­li­dad es­pe­cu­la­ti­va ca­paz de in­ci­dir so­bre el flu­jo de abas­te­ci­mien­to de las ma­te­rias pri­mas Ge­né­ti­ca­men­te Mo­di­fi­ca­das (OGMs), cu­ya dis­po­ni­bi­li­dad im­pul­sa una par­te sus­tan­cial de la pro­duc­ción y el co­mer­cio mun­dial de ali­men­tos, fo­rra­jes y agro-ener­gía.

A pe­sar de esa sen­si­bi­li­dad, po­cos de­ja­rían de re­co­no­cer que, mien­tras los sa­cu­do­nes de la­bo­ra­to­rio sólo man­ten­gan abier­to el ra­dar de la con­tro­ver­sia cien­tí­fi­ca y de­jen sin ar­gu­men­tos a los in­tri­gan­tes de la po­lí­ti­ca, has­ta cier­to pun­to es útil con­vi­vir con el al­to cos­to de esa cla­se de in­cer­ti­dum­bres.

El gran pro­ble­ma irre­suel­to es que Eu­ro­pa de­ci­dió se­pa­rar la eva­lua­ción de los ries­gos sa­ni­ta­rios y am­bien­ta­les a car­go de EFSA, del ma­ne­jo y del cir­cui­to de la de­ci­sión fi­nal. O sea, de la sub- o la ar­bi­tra­rie­dad de la po­lí­ti­ca.

Con el nue­vo co­mu­ni­ca­do tam­bién se lo­gró dis­per­sar otra nu­be de in­quie­tud que pen­día so­bre la bio­tec­no­lo­gía a pe­sar de que, tras ca­si die­ci­ocho años de ex­plo­ta­ción co­mer­cial, aún no hay evi­den­cias que per­mi­tan cues­tio­nar la inocui­dad de esos pro­duc­tos, lo que no im­pli­ca fal­ta de re­pa­ros, crí­ti­cas o con­flic­tos de per­cep­ción so­cio­po­lí­ti­ca. El abis­mo cul­tu­ral que exis­te en ma­te­ria de in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca en­tre am­bas re­gio­nes del Atlán­ti­co Nor­te se pa­re­ce, co­mo

> Ali­men­tos El flu­jo de OGMs im­pul­sa gran par­te de la pro­duc­ción y el co­mer­cio mun­dial

di­jo al­gu­na vez el CEO de Nestlé, a un dog­ma o ri­tual que nu­tre sin ce­sar al de­ba­te ver­de.

Fue en ese mo­vi­do y “ri­co” es­ce­na­rio en el que se di­fun­die­ron con al­gún re­tra­so las eva­lua­cio­nes fi­na­les de la Au­to­ri­dad Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria (co­no­ci­da por la si­gla in­gle­sa EFSA), cu­yos ór­ga­nos re­le­van­tes dic­ta­mi­na­ron que el in­for­me pu­bli­ca­do en el Dia­rio de Ali­men­tos y To­xi­co­lo­gía Quí­mi­ca por el pro­fe­sor Gi­lles Eric Sé­ra­li­ni, y los da­tos com­ple­men­ta­rios que és­te le apor­ta­ra en res­pues­ta a su so­li­ci­tud, sólo le per­mi­tían ra­ti­fi­car que la do­cu­men­ta­ción del aca­dé­mi­co no te­nía la so­li­dez cien­tí­fi­ca ne­ce­sa­ria co­mo pa­ra jus­ti­fi­car la re­vi­sión del aná­li­sis de ries­go ori­gi­nal del pro­duc­to. EFSA sos­tu­vo que los tra­ba­jos de Sé­ra­li­ni fue­ron con­ce­bi­dos con se­rios de­fec­tos de di­se­ño, me­to­do­lo­gía, aná­li­sis y cri­te­rios de co­mu­ni­ca­ción.

Igua­les con­clu­sio­nes emer­gie­ron de los tra­ba­jos es­pe­cia­li­za­dos que en­car­gó la Co­mi­sión de la UE a las au­to­ri­da­des es­pe­cia­li­za­das de Bél­gi­ca, Di­na­mar­ca, Fran­cia, Ale­ma­nia, Ita­lia y Ho­lan­da, quie­nes con­du­je­ron sen­dos aná­li­sis pa­ra­le­los e in­de­pen­dien­tes del mis­mo ma­te­rial.

Co­mo se re­cor­da­rá, Cla­rín tam­bién in­for­mó que el as­pec­to más in­quie­tan­te del in­for­me Sé­ra­li­ni fue la po­si­ble pre­sen­cia de to­xi­ci­dad en el maíz NK603 y de un her­bi­ci­da que con­te­nía gli­fo­sa­to y fue em­plea­do co­mo in­su­mo de la in­ves­ti­ga­ción, in­di­can­do una po­si­ble re­la­ción de cau­sa­li­dad en­tre el ali­men­to de las ra­tas (el alu­di­do maíz) y el au­men­to de la in­ci­den­cia de tu­mo­res ma­lig­nos en los ani­ma­les que se usa­ron pa­ra lle­var a ca­bo el ex­pe­ri­men­to.

Con pos­te­rio­ri­dad al cie­rre del úl­ti­mo aná­li­sis de EFSA, el pro­fe­sor Sé­ra­li­ni emi­tió otro do­cu­men­to ti­tu­la­do “Res­pues­ta a los crí­ti­cos”, cu­yas “po­cas” par­tes re­le­van­tes fue­ron in­cor­po­ra­das al tra­ba­jo de EFSA, en don­de se to­mó no­ta del re­co­no­ci­mien­to del pro­pio au­tor res­pec­to de que la re­du­ci­da po­bla­ción de ani­ma­les (ra­tas) que in­ter­vi­nie­ron en el ex­pe­ri­men­to pu­bli­ca­do en el Dia­rio de Ali­men­tos y Quí­mi­ca To­xi­co­ló­gi­ca no da­ba mar­gen pa­ra ha­cer pre­dic­cio­nes a lar­go pla­zo acer­ca del au­men­to del ries­go can­ce­rí­geno. EFSA apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad pa­ra men­cio­nar que se­gui­rá ana­li­zan­do en for­ma per­ma­nen­te la li­te­ra­tu­ra que sea re­le­van­te pa­ra eva­luar ries­gos vin­cu­la­dos a los OGMs.

Los epi­so­dios re­la­ta­dos no fue­ron ex­clu­si­va­men­te un de­ba­te de la­bo­ra­to­rio. Vi­nie­ron acom­pa­ña­dos

> Pro­tec­cio­nis­mo Eu­ro­pa to­ma las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas sin de­te­ner­se en el aná­li­sis cien­tí­fi­co

de una in­ten­sa ac­ción psi­co­ló­gi­ca. Mon­san­to se li­mi­tó a reac­cio­nar an­te las ilus­tra­cio­nes del es­tu­dio de Sé­ra­li­ni, don­de se mos­tra­ban fo­tos im­pre­sio­nan­tes de las de­for­mi­da­des que el re­por­te im­pu­tó a las pro­pie­da­des del ali­men­to su­mi­nis­tra­do a las ra­tas.

Se­gún la pu­bli­ca­ción eu­ro­pea AgriMar­ke­ting del 23/10/2012, Fran­cia ya ve­nía su­gi­rien­do prohi­bir, des­de ha­ce tiem­po, otra va­rie­dad de maíz OGM apro­ba­do en la UE, pro­pues­ta que en­con­tró fir­me re­cha­zo en la ca­si to­ta­li­dad de las de­más na­cio­nes de ese tra­je­ti­vi­dad ta­do re­gio­nal. Ade­más, Pa­rís se ve­nía re­sis­tien­do a per­mi­tir el in­gre­so de ese maíz a pe­sar de que el Con­se­jo de Es­ta­do, el má­xi­mo tri­bu­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo de Fran­cia, ha­bía or­de­na­do le­van­tar di­cha prohi­bi­ción.

Pe­ro Sé­ra­li­ni po­dría es­tar in­cur­so, des­de cier­to pun­to de vis­ta, en otra he­re­jía am­bien­ta­lis­ta. La Di­rec­ti­va del Con­se­jo de la UE 98/58/EC del 20 de ju­lio de 1998 so­bre Bie­nes­tar Ani­mal, dis­po­ne que “A nin­gún ani­mal se le pro­vee­rá con ali­men­to o agua de una ma­ne­ra que… pue­da cau­sar­le in­ne­ce­sa­rio su­fri­mien­to o le­sión”.

Si bien quie­nes pre­go­nan ese prin­ci­pio te­nían en men­te prác­ti­cas co­mo el pro­ce­sa­mien­to in­dus­trial de aves o el ob­je­ti­vo de aca­bar con el “ga­va­ge” (co­sa que ya pu­so en prác­ti­ca el Es­ta­do de Ca­li­for­nia en los Es­ta­dos Uni­dos), que es una téc­ni­ca de cría con­sis­ten­te en en­fer­mar el hí­ga­do de los gan­sos pa­ra ela­bo­rar el foie gras y el pat­hé, el len­gua­je de la Di­rec­ti­va no pa­re­ce ex­cul­par de esa nor­ma a los es­pe­cia­lis­tas que so­me­tie­ron a las ra­tas a co­mer maíz NK603 por dos años en for­ma con­se­cu­ti­va y en­jau­la­das, ya que nin­guno de ellos se lan­zó a rea­li­zar esa in­ves­ti­ga­ción con la creen­cia de que ese ali­men­to po­día ser ino­cuo.

¿No se­ría pa­ra­dó­ji­co que Sé­ra­li­ni fue­se cul­pa­ble de vio­lar las re­glas bá­si­cas del Bie­nes­tar Ani­mal, una he­rra­mien­ta más del lu­jo­so ar­se­nal del pro­tec­cio­nis­mo eu­ro­peo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.