Aso­ma la ci­ga­rra del Pam­pe­ro

Clarin - Rural - - LOS TEMAS DE LA SEMANA - Héc­tor A. Huer­go hhuer­go@cla­rin.com

La ci­ga­rra del Pam­pe­ro aso­ma en el ho­ri­zon­te. El ata­del que a la Ru­ral, con el in­ten­to de con­fis­ca­ción del pre­dio Pa­ler­mo, pu­so al agro en aler­ta. El jue­ves, en la com­ba­ti­va Azul -uno de los bas­tio­nes de la ba­ta­lla por la 125una asam­blea de pro­duc­to­res mar­có que el horno no es­tá pa­ra bo­llos. Di­fí­cil­men­te di­gie­ra otra mo­ja­da de ore­jas.

No es un mo­men­to sen­ci­llo. La se­quía de la úl­ti­ma cam­pa­ña cas­ti­gó du­ra­men­te. Los pre­cios ya no son lo que eran a me­dia­dos de año. Las in­ten­sas llu­vias de los úl­ti­mos me­ses de­te­rio­ra­ron la ca­li­dad del tri­go y la ce­ba­da, las dos alternativas in­ver­na­les. Y com­pli­ca­ron la siem­bra de la grue­sa. El dó­lar sube por la es­ca­le­ra mien- tras los cos­tos van en el as­cen­sor. Los pre­cios del ga­na­do ba­ja­ron en tér­mi­nos no­mi­na­les y mu­cho más en tér­mi­nos reales. La le­che no se ac­tua­li­za y los tam­bos si­guen acu­mu­lan­do nú­me­ros en ro­jo.

Pe­ro el pro­ble­ma va más allá. Las pe­nu­rias fis­ca­les del go­bierno K cons­ti­tu­yen aho­ra la ma­yor ame­na­za. El año pa­sa­do, cuan­do ne­ce­si­ta­ron dó­la­res, abrie­ron Roes (per­mi­sos de ex­por­ta­ción) pa­ra 5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de tri­go de la co­se­cha que lle­ga­ba. Des­pués, ha­bi­li­ta­ron 15 mi­llo­nes de to­ne­la­das del maíz que se co­se­cha a par­tir de mar­zo… En am­bos ca­sos, con la mo­da­li­dad de pa­gar al con­ta­do las re­ten­cio­nes. En otras pa­la­bras, gas­tan­do a cuen­ta.

Lo ha­cen con más frui­ción que efi­cien­cia. Ya se les ter­mi­na­ron esos dó­la­res an­ti­ci­pa­dos por la ex­por­ta­ción, y aho­ra van por más. Pe­ro lo ha­cen mien­tras de­cre­tan el de­fault triguero: co­mo la co­se­cha es me­nor que la que (ellos) es­pe­ra­ban, dis­pu­sie­ron que sólo se em­bar­ca­rán 2 mi­llo­nes. Tre­men­do lío pa­ra el cum­pli­mien­to de los con­tra­tos, la pro­gra­ma­ción de los em­bar­ques, la lo­gís­ti­ca de los puer­tos, los ban­cos que pre fi­nan­cia­ron las ex­por­ta­cio­nes, etc.

Pe­ro cla­ro, can­ce­lar ex­por­ta­cio­nes tam­bién es un pro­ble­ma pa­ra la ba­lan­za de di­vi­sas. El de­fault triguero sig­ni­fi­ca mil mi­llo­nes de

El ata­que a la Ru­ral pu­so en aler­ta otra vez al sec­tor agro­pe­cua­rio

dó­la­res me­nos que se es­pe­ra­ban aho­ra. So­lu­ción K: tras­cen­dió es­ta se­ma­na que el go­bierno es­tá apu­ran­do a los ex­por­ta­do­res pa­ra que li­qui­den di­vi­sas ace­le­ra­da­men­te. Se ru­mo­rea que quie­ren 3.500 mi­llo­nes de aho­ra a mar­zo, y otros 2.500 en­tre abril y ma­yo.

Pe­ro una co­sa son los tiem­pos go­bierno, y otra co­sa los tiem­pos del sis­te­ma. Hay res­tric­cio­nes bio­ló­gi­cas (los cul­ti­vos se en­tre­gan cuan­do quie­ren ellos), co­mer­cia­les y fi­nan­cie­ras. Bueno, la co­se­cha grue­sa lle­ga en mar­zo.

Nor­mal­men­te, los pro­duc­to­res más ave­za­dos ven­den una par­te de la co­se­cha en los mer­ca­dos de fu­tu­ros, pe­ro sólo lo ne­ce­sa­rio pa­ra cu­brir sus cos­tos. Esa es la por­ción que los ex­por­ta­do­res pue­den programar. Pe­ro los dó­la­res in­gre­san con­tra el em­bar­que. No es fá­cil ni son muy atrac­ti­vas las ta­sas de in­te­rés pa­ra cual­quier em­pre­sa (na­cio­nal o mul­ti­na­cio­nal, por más po­ten­te que pa­rez­ca) que an­ti­ci­pe la li­qui­da­ción de las di­vi­sas. So­bre to­do, por­que en­tre­ga dó­la­res y le dan pe­sos cu­yo va­lor cae pro­gra­ma­da­men­te.

Los pro­duc­to­res, a su vez, tie­nen su pro­pia ló­gi­ca. Pro­gra­man sus ven­tas de acuer­do a sus ne­ce­si­da­des y a su vi­sión co­mer­cial. Así, el in­gre­so de di­vi­sas mar­cha de ma­ne­ra ar­mó­ni­ca con la vo­lun­tad de ven­der o re­te­ner. La his­to­ria in­di­ca que, cuan­to más li­ber­tad y me­nos in­ter­fe­ren­cias, más flui­dez en la lle­ga­da de los an­sia­dos agro­dó­la­res.

Pe­ro és­to es vis­to por el go­bierno co­mo “re­ten­ción es­pe­cu­la­ti­va”. Creen que el “si­lo­bol­sa” es el cul­pa­ble. Mu­cha­chos K: el si­lo­bol­sa es una he­rra­mien­ta de lo­gís­ti­ca. Sir­ve pa­ra que la co­se­cha no se pa­re por fal­ta de ca­mio­nes o por­que se saturan los puer­tos. Evi­ta pér­di­das de co­se­cha, re­du­ce cos­tos, evi­ta las clá­si­cas co­las de ca­mio­nes o las mon­ta­ñas de gra­nos a la in­tem­pe­rie, co­mo en los tiem­pos de la Jun­ta Na­cio­nal de Gra­nos. En la AFIP creían que se usa­ban pa­ra “ne­grear”. Una pa­va­da: si al fi­nal la so­ja lle­ga al puer­to y ahí, ca­da tres ca­mio­nes, uno va pa­ra ban­car la aven­tu­ra de Ae­ro­lí­neas.

O del sha­le gas. Cui­da­do con el fós­fo­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.