Agroex­por­ta­cio­nes, un va­lor que equi­li­bra a la economía

El au­tor sos­tie­ne que las ex­por­ta­cio­nes de ori­gen agro­pe­cua­rio ge­ne­ran su­pe­rá­vits co­mer­cia­les hol­ga­dos que apor­tan las di­vi­sas ne­ce­sa­rias pa­ra sol­ven­tar im­por­ta­cio­nes, acu­mu­lar re­ser­vas y abo­nar obli­ga­cio­nes ex­ter­nas. Así se ge­ne­ra un re­sul­ta­do eco­nó­mi­co

Clarin - Rural - - PRIMER NIVEL - Mar­ce­lo Eli­zon­do CON­SUL­TOR

Di­ce el dic­cio­na­rio de la len­gua es­pa­ño­la que la pa­la­bra “va­lor” re­fie­re a la pro­pie­dad abs­trac­ta que tie­nen las co­sas pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas y pro­por­cio­nar bie­nes­tar.

Al sa­tis­fa­cer es­pe­cial­men­te ne­ce­si­da­des ali­men­ti­cias (aun­que tam­bién otras, co­mo ener­gé­ti­cas o de ves­ti­men­ta), las ex­por­ta­cio­nes de ori­gen agro­pe­cua­rio, que en 2012 ron­dan los 45.000 mi­llo­nes de dó­la­res, ge­ne­ran en­ton­ces un enor­me va­lor por­que, co­mo sos­tie­ne Ro­ger Kauf­man, el va­lor no es­tá en el pro­duc­to en sí (“out­put”) sino en la sa­tis­fac­ción de una ne­ce­si­dad (“out­co­me”).

Di­jo ha­ce po­co en una vi­si­ta a Ar­gen­ti­na el CEO de Dow Agro­cien­ces, An­to­nio Galíndez, que a la agri­cul­tu­ra mo­der­na no se le ha rendido el ho­me­na­je que me­re­ce, por­que nun­ca en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad se ha con­ta­do con tal va­rie­dad de ali­men­tos, con­si­de­ran­do que ha­ce se­sen­ta años ha­bía 3.000 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do pa­san­do ham­bre mien­tras hoy son 1.000 las que pa­de­cen ese fla­ge­lo, ha­bién­do­se du­pli­ca­do la po­bla­ción mun­dial du­ran­te ese tra­yec­to.

Por eso, es pre­ci­so aban­do­nar la ar­cai­ca idea que con­fun­de va­lor con ma­nu­fac­tu­ra­ción: no cuen­ta con ma­yor va­lor agre­ga­do lo que más pe­sa (el soft­wa­re per­de­ría an­te un tor­ni­llo) ni lo que más pie­zas lle­va (un au­to­mó­vil mo­de­lo 1980 ten­dría más va­lor que una mo­der­na se­mi­lla), ni lo que más ho­ras de pro­duc­ción fí­si­ca in­su­me (el co­no­ci­mien­to alien­ta la ve­lo­ci­dad).

Ade­más de los ce­rea­les y las olea­gi­no­sas, los acei­tes y ha­ri­nas, el mun­do re­ci­be y va­lo­ra nues­tras car­nes, pes­ca­dos, miel, hor­ta­li­zas y le­gum­bres (y sus pre­pa­ra­dos), fru­tas y ju­gos, lác­teos, in­fu­sio­nes, pro­duc­tos de mo­li­ne­ría, ali­men­tos ela­bo­ra­dos, go­lo­si­nas, vi­nos, cue­ros (y sus ma­nu­fac­tu­ras), la­nas o bio­dié­sel. To­do ello, con el va­lor agre­ga­do en su ca­li­dad in­trín­se­ca (a tra­vés de re­cur­sos hu­ma­nos, cien­cia, equi­pos de pro­duc­ción, tec­no­lo­gías de ges­tión, soft­wa­re, pro­ce­sos, cer­ti­fi­ca­cio­nes de es­tán­da­res, mar­ke­ting, ser­vi­cios uti­li­za­dos en el pro­ce­so de pro­duc­ción y en el de co­mer­cia­li­za­ción y re­le­van­te in­ver­sión) y el que es con­ce­di­do por quie­nes los de­man­dan (sólo en las ex­por­ta­cio­nes de ori­gen agro­pe­cua­rio la Ar­gen­ti­na un ac­tor glo­bal, ex­por­tan­do por re­le­van­tes mon­tos a Asia, Afri­ca o Eu­ro­pa, da­do que en otras dis­ci­pli­nas nues­tras ven­tas tie­nen un des­tino in­tra-he­mis­fé­ri­co).

Pe­ro un as­pec­to cen­tral que cru­za ho­ri­zon­tal­men­te a to­da la economía na­cio­nal es el del va­lor que agre­gan las agro-ex­por­ta­cio­nes a to­dos los otros sec­to­res por ser aque­llas las úni­cas que ge­ne­ran su­pe­rá­vits co­mer­cia­les hol­ga­dos

Ba­lan­ce co­mer­cial En 2012, ha­brá un su­pe­rá­vit to­tal de 12.000 mi­llo­nes de dó­la­res

que per­mi­ten con­tar con las di­vi­sas re­que­ri­das pa­ra sol­ven­tar im­por­ta­cio­nes, acu­mu­lar re­ser­vas, y abo­nar obli­ga­cio­nes ex­ter­nas. Ar­gen­ti­na ex­hi­be una es­tric­ta di­vi­sión en­tre ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas in­ter­na­cio­na­les que apor­tan un grue­so su­pe­rá­vit y otras que ge­ne­ran un dé­fi­cit cons­tan­te, de to­do lo cual sur­ge un re­sul­ta­do ne­to glo­bal po­si­ti­vo.

Si con­si­de­ra­mos los tres pri­me­ros tri­mes­tres de 2012 (aún no se cuen­ta con los nú­me­ros fi­na­les del cuar­to tri­mes­tre), la com­po­si­ción de los sal­dos de los di­ver­sos sec­to­res tran­sa­bles mues­tra que Ar­gen­ti­na ob­tie­ne un ge­ne­ro­so su­pe­rá­vit co­mer­cial en los sec­to­res de ori­gen agro­pe­cua­rio (pro­duc­tos pri­ma­rios o ma­nu­fac­tu­ra­dos) y un ho­mo­gé­neo dé­fi­cit en los sec­to­res in­dus­tria­les tra­di­cio­na­les.

Así, la su­ma de los su­pe­rá­vits de los ru­bros de ori­gen agro­pe­cua­rio (in­clui­da la in­dus­tria ali­men­ti­cia) arro­ja un sal­do fa­vo­ra­ble de 32.985 mi­llo­nes de dó­la­res en los pri­me­ros tres tri­mes­tres. Es­to sur­ge de los sal­dos de los pro­duc­tos del reino ani­mal, el ve­ge­tal, las gra­sas y acei­tes, los ali­men­tos ela­bo­ra­dos, be­bi­das y ta­ba­co y las pie­les y cue­ros y sus ma­nu­fac­tu­ras (a es­to de­be­ría res­tár­se­le un re­la­ti­va­men­te me­nor dé­fi­cit de la ac­ti­vi­dad de ma­de­ra, car­bón ve­ge­tal y cor­cho).

Mien­tras, la adi­ción de los re­sul­ta­dos de las ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les tra­di­cio­na­les con­ce­de un dé­fi­cit co­mer­cial re­mar­ca­ble en el pe­río­do es­tu­dia­do: -20.998 mi­llo­nes de dó­la­res.

A lo ex­pues­to de­be agre­gár­se­le que tam­bién arro­jan dé­fi­cit los mi­ne­ra­les (-2.985.650) y que arro­jan su­pe­rá­vit (el úni­co ru­bro que no es de ori­gen agro­pe­cua­rio que tie­ne sal­do fa­vo­ra­ble) las per­las, pie­dras y me­ta­les pre­cio­sos (1.802 mi­llo­nes de dó­la­res).

La Ar­gen­ti­na con­se­gui­rá un su­pe­rá­vit to­tal de más de 12.000 mi­llo­nes de dó­la­res en 2012. Sin em­bar­go, co­mo se ob­ser­va, eso sur­ge del grue­so su­pe­rá­vit de la ac­ti­vi­dad de ori­gen agro­pe­cua­rio que per­mi­te sos­te­ner el dé­fi­cit de las de­más ac­ti­vi­da­des, las que así tie­nen la ca­pa­ci­dad de im­por­tar (in­su­mos, bie­nes de ca­pi­tal, pie­zas y par­tes, ener­gía) pa­ra pro­du­cir.

La in­dus­tria Es­te año ge­ne­ró un dé­fi­cit re­mar­ca­ble de 20.998 mi­llo­nes de dó­la­res

Es es­te otro enor­me va­lor agre­ga­do por la ac­ti­vi­dad de ori­gen agro­pe­cua­rio al con­jun­to de la economía.

Jor­ge Luis Bor­ges afir­ma (en “El Zahir”) que na­da hay mas in­ma­te­rial que el di­ne­ro, ya que cual­quier moneda es, en ri­gor, un re­per­to­rio de fu­tu­ros po­si­bles; el di­ne­ro es abs­trac­to, es tiem­po fu­tu­ro, di­ce. Y afir­ma: el di­ne­ro pue­de ser una tar­de en las afue­ras, pue­de ser mú­si­ca de Brahms, ma­pas, ajedrez, un ca­fé o las pa­laes bras de Epíc­te­to.

Ex­tra­or­di­na­ria cla­ri­dad pa­ra, por ana­lo­gía, ex­pli­car que las di­vi­sas ge­ne­ra­das por los su­pe­rá­vits de ori­gen agro­pe­cua­rio son pa­ra to­das las ac­ti­vi­da­des de­fi­ci­ta­rias (pa­ra un país que no ac­ce­de a fi­nan­cia­mien­to in­ter­na­cio­nal, re­ci­be po­ca in­ver­sión ex­tran­je­ra y su­fre de sa­li­da de ca­pi­ta­les), má­qui­nas, com­bus­ti­ble, re­pues­tos, in­ge­nie­ría, di­se­ños o bie­nes in­ter­me­dios pa­ra con­ti­nuar pro­ce­sos pro­duc­ti­vos. Ade­más de ser cuan­tio­sos re­cur­sos fis­ca­les e ins­tru­men­tos pa­ra la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria.

Hay ca­na­les co­mu­ni­can­tes en­tre di­ver­sos sec­to­res pro­duc­ti­vos que de­be­rían lle­var­nos a re­du­cir tra­ta­mien­tos asi­mé­tri­cos que cons­pi­ran con­tra el re­sul­ta­do ge­ne­ral. Se­rá bueno avan­zar ha­cia una vi­sión me­nos con­flic­ti­va de esos di­ver­sos sec­to­res pro­duc­ti­vos en­tre sí.

Un sis­te­ma no fun­cio­na co­li­sio­nan­do sus par­tes sino in­te­grán­do­las. Así, co­mo en­se­ñó el pre­mio No­bel Il­ya Pro­god­gi­ne, “lo que us­ted ha­ce me in­flu­ye a mi, y lo que yo ha­go in­flu­ye a otros, y co­mo hoy esas in­ter­ac­cio­nes son ma­yo­res que nun­ca an­tes, po­de­mos es­pe­rar fluc­tua­cio­nes que nos lle­van a pen­sar que una so­lu­ción que era es­ta­ble an­tes se ha he­cho ines­ta­ble aho­ra”.

DIE­GO GIUDICE / BLOOMBERG

Ro­sa­rio. De los puer­tos ubi­ca­dos a sus al­re­de­do­res se em­bar­can las ex­por­ta­cio­nes más va­lio­sas del país: las del com­ple­jo agroin­dus­trial, sos­te­ni­dos bá­si­ca­men­te por la so­ja y sus de­ri­va­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.